Via­je al te­cho de Es­pa­ña

Hay co­sas que no se pue­den com­prar con di­ne­ro, co­mo diez Ro­land Ga­rros o la mon­ta­ña más al­ta. Mien­tras Na­dal ha­cía his­to­ria so­bre la tie­rra de la Phi­lip­pe Cha­trier, la is­la de Te­ne­ri­fe po­nía en mar­cha su ma­yor fes­ti­val mon­ta­ñe­ro: la Bluetrail. Ha­bla­mos de

Trail Run - - GOURMET - POR: DA­NIEL SA­NA­BRIA FO­TOS: SAN­TIA­GO FERRERO

La ma­te­ria pri­ma es­tá ahí. So­lo es cues­tión de apren­der a usar­la con cri­te­rio. Y en eso tra­ba­ja Te­ne­ri­fe. La com­pe­ten­cia en las Is­las Ca­na­rias por te­ner el ul­tra-trail más bri­llan­te es una gue­rra fe­roz y cons­tan­te. Nin­gu­na de las gran­des quie­re que­dar­se atrás. Lo bueno es que hay tar­ta pa­ra to­dos, y la hay por­que la oro­gra­fía de las afor­tu­na­das es má­gi­ca allá don­de mi­res. Cual­quier rin­cón me­re­ce la pena. Aun­que no es la Bluetrail la clá­si­ca ca­rre­ra que quie­ra te­ner­la más lar­ga que na­die. En su tra­za­do de 97 ki­ló­me­tros no hay adi­ti­vos. Su re­co­rri­do es una ci­ca­triz per­fec­ta de sur a nor­te pa­san­do jun­to al Tei­de, res­pe­tan­do la fi­lo­so­fía del au­tén­ti­co sky­run­ning. Del ni­vel del mar al pun­to más al­to y re­gre­so a la cos­ta. Sin ro­deos. La pro­pues­ta es de lo más ro­mán­ti­ca, no di­gan que no. Po­cas al­ter­na­ti­vas hay más se­duc­to­ras pa­ra un co­rre­dor de mon­ta­ña que su­bir al pi­co más al­to de su país. Por mo­ti­vos me­dioam­bien­ta­les la prue­ba no pue­de lle­gar has­ta la ci­ma del Tei­de (3.718 m.), pe­ro se pa­sa ro­zan­do por ella dis­fru­tan­do de un Par­que Na­cio­nal que es Pa­tri­mo­nio de la Hu­ma­ni­dad. El te­rreno, re­sul­ta­do de erup­cio­nes vol­cá­ni­cas mi­le­na­rias, no pue­de ser más sal­va­je. En­tre ca­mi­nos de la­va y abrup­tos sen­de­ros de mal­paí­ses, la Bluetrail as­cien­de has­ta los 3.555 me­tros de al­ti­tud, lo que la con­vier­te en la ca­rre­ra más al­ta de Es­pa­ña y la se­gun­da de Eu­ro­pa. Mu­chos par­ti­ci­pan­tes -por no de­cir la ma­yo­ría- ja­más ha­bían lle­ga­do tan al­to en za­pa­ti­llas. Y al­gu­nos pa­ga­ron las con­se­cuen­cias. Hu­bo va­rios aban­do­nos por mal de al­tu­ra y el ca­lor hi­zo el res­to. Tem­pe­ra­tu­ras por en­ci­ma de los 30 gra­dos en un re­co­rri­do cin­ce­la­do a ba­se de mag­ma. El des­ni­vel tam­po­co da­ba res­pi­ros: los pri­me­ros 55 ki­ló­me­tros son to­dos ha­cia arri­ba. Aun­que una vez se lle­ga­ba a la ci­ma de la ca­rre­ra, ya so­lo que­da­ba dis­fru­tar de una vis­ta pa­no­rá­mi­ca en 360º de la is­la de Te­ne­ri­fe. Fue el me­jor re­ga­lo de la bol­sa del co­rre­dor. La no­che se hi­zo du­ra. Ese pi­cón ca­rac­te­rís­ti­co de las Is­las Ca­na­rias, for­ma­do por ríos de mi­nús­cu­las ro­cas íg­neas, en­du­re­cía la as­cen­sión. El des­gas­te mus­cu­lar es do­ble, con el es­fuer­zo que se ha­ce pa­ra dar la zan­ca­da y a su vez evi­tar des­li­zar­se ha­cia atrás. Los tiem­pos de cor­te pa­ra al­can­zar los pun­tos de con­trol eran exi­gen­tes. Aquí no bas­ta con ca­mi­nar a rit­mo de sen­de­ris­ta co­mo ocu­rre en otros mu­chos ul­tras. Hay que ir con cier­ta ale­gría.

CIN­CO CA­RRE­RAS EN UNA

Y así, mien­tras los pri­me­ros atle­tas de la ul­tra lle­ga­ban al Tei­de, po­co des­pués del ama­ne­cer, se po­nían en mar­cha el res­to de mo­da­li­da­des que com­ple­tan el even­to: el Trail de 66 km, el Ma­ra­tón de 43, la Media Ma­ra­tón y el Re­to Bluetrail. En aquel mo­men­to más de 2.700 co­rre­do­res con­ver­tían la is­la de Te­ne­ri­fe en un gi­gan­tes­co hor­mi­gue­ro hu­mano. La se­gun­da par­te del cir­cui­to es un ver­ti­gi­no­so des­cen­so de ca­si 4.000 me­tros ne­ga­ti­vos des­de La Ram­ble­ta has­ta el Puerto de la Cruz con una úni­ca subida rom­pe­pier­nas: el Aso­ma­de­ro, km 80. Pa­ra los ul­tre­ros que ha­bían sa­li­do la no­che del vier­nes des­de Los Cris­tia­nos fue una pa­red. Bueno, pa­ra el res­to tam­bién. Pe­ro era la úl­ti­ma pa­red. Una vez cul­mi­na­da, ya so­lo que­da­ba dis­fru­tar de la par­te fi­nal del re­co­rri­do en­tre pe­que­ñas bahías con te­rra­zas vol­cá­ni­cas y ba­jo los aplau­sos de los ve­ci­nos que acu­dían a la pla­ya. En el Puerto de la Cruz, po­co des­pués del fa­mo­so Lo­ro Par­que de la is­la, se le­van­tó el ar­co de lle­ga­da y to­da la in­fra­es­truc­tu­ra de me­ta. El ca­lor se­guía apre­tan­do y el ter­mó­me­tro se dis­pa­ra­ba en las ho­ras cen­tra­les del día. El vien­to no co­rría. Pe­ro sí lo ha- cían los mi­les de atle­tas que to­da­vía que­da­ban en ca­rre­ra. Co­mo Ye­ray Du­rán, que fue pro­fe­ta en su tie­rra y ga­nó cum­plien­do to­dos los pro­nós­ti­cos. Su tiem­po de 11h 29’ bas­tó pa­ra ven­cer a sus dos má­xi­mos ri­va­les, Ion Az­pi­roz y San­ge Sher­pa, se­gun­do y ter­ce­ro res­pec­ti­va­men­te. En ca­te­go­ría fe­me­ni­na la gran atrac­ción era la co­rre­do­ra me­xi­ca­na Lo­re­na Ra­mí­rez, per­te­ne­cien­te a la tri­bu ra­rá­mu­ri que ha­bi­ta en las abrup­tas Ba­rran­cas del Cobre. Era la pri­me­ra vez que una atle­ta ta­rahu­ma­ra co­rría un ul­tra en Eu­ro­pa, pe­ro el ex­pe­ri­men­to no sa­lió bien. Lo­re­na se re­ti­ra­ba des­pués de 55 ki­ló­me­tros por do­lo­res en su ro­di­lla. Has­ta en­ton­ces, ha­bía com­ple­ta­do el es­car­pa­do re­co­rri­do vol­cá­ni­co con su ves­ti­men­ta ha­bi­tual, una an­cha fal­da de flo­res y unas san­da­lias hua­ra­che. En me­ta, to­do el pro­ta­go­nis­mo fue pa­ra la fran­ce­sa Ch­ris­te­lle Bard, que se me­tió oc­ta­va de la ge­ne­ral (13h 58’) y ven­ció en­tre las mu­je­res sa­can­do más de dos ho­ras a sus per­se­gui­do­ras. Y así trans­cu­rrió la sép­ti­ma edi­ción de un even­to que pa­re­ce ha­ber en­con­tra­do su hue­co en el co­lap­sa­do ca­len­da­rio ul­tre­ro. El re­lie­ve de Te­ne­ri­fe y sus gen­tes bien lo me­re­cen.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.