La Épi­ca he­cha ca­rre­ra

Si hu­bie­ra que ex­pli­car­le a un ni­ño pe­que­ño lo que es la aven­tu­ra y la épi­ca en una ca­rre­ra de mon­ta­ña no ten­dría nin­gu­na du­da de que le ha­bla­ría de es­ta ca­rre­ra. Ca­da año es dis­tin­ta, mis­mo tra­za­do pe­ro múl­ti­ples va­ria­bles con un de­no­mi­na­dor co­mún: su in

Trail Run - - GOURMET - POR GOBITU BODE FO­TOS: JESÚS DYAÑEZ

Es­te año no ha­bía nie­ve en nin­gún tra­mo del re­co­rri­do, lo que le qui­ta­ba cier­ta do­sis de ries­go. Tam­bién le qui­ta­ba to­das esas do­sis de her­mo­su­ra que buscamos en es­ta ca­rre­ra cuan­do es­tás atra­ve­san­do el pri­mer sec­tor en el ma­ci­zo del Cor­nión, don­de en cier­tos mo­men­tos só­lo es­cu­chas el pro­pio ja­dear de tu res­pi­ra­ción y el so­ni­do de las pun­tas de los cram­po­nes ta­tuan­do el man­to blan­co del hie­lo. Los que co­no­ce­mos la ca­rre­ra va­mos pen­san­do du­ran­te los úl­ti­mos me­tros de la pri­me­ra gran subida has­ta el Bo­que­te, qué nos en­con­tra­re­mos en el abis­mo de la Ca­nal de Me­so­nes. Es al­go in­des­crip­ti­ble de con­tar, só­lo pue­des ex­pe­ri­men­tar­lo. Año tras año uno se mo­les­ta en ven­der la Travesera co­mo "la ma­dre de to­das las ca­rre­ras" y a ve­ces no en­cuen­tras las pa­la­bras exac­tas que le ha­gan jus­ti­cia. Es­te año la ca­rre­ra de ul­tra­dis­tan­cia as­tu­ria­na aco­gía el Cam­peo­na­to de Es­pa­ña de la es­pe­cia­li­dad, lo que atraía a tie­rras nor­te­ñas a al­gu­nos de los me­jo­res co­rre­do­res nacionales pa­ra lle­var­se un tí­tu­lo que va­le do­ble. Has­ta aho­ra y en sus an­te­rio­res tre­ce edi­cio­nes es­tá­ba­mos acos­tum­bra­dos a ver los triun­fos año tras año de los co­rre­do­res "lo­ca­les" a ex­cep­ción de las vic­to­rias de Iker Ca­rre­ra y Uxue Fraile. La pre­sen­cia a úl­ti­ma ho­ra del ame­ri­cano Dakota Jo­nes le da­ba un to­que de exo­tis­mo has­ta aho­ra des­co­no­ci­do a una prue­ba pa­ra los de ca­sa. Los días pre­vios a la ca­rre­ra se mas­ca­ba un cli­ma de ten­sión por po­der de­mos­trar­le a los fo­rá­neos las ex­ce­len­cias de un pa­ra­je úni­co en el mun­do, un au­tén­ti­co tea­tro de los sue­ños. A las 2 de la ma­dru­ga­da co­men­za­ba la ca­rre­ra con unos 15 gra­dos de tem­pe­ra­tu­ra, lo que con­ver­tía el pri­mer tra­mo de subida por el bos­que de Co­va­don­ga en una cal­de­ra. Me atre­vo a de­cir que es­te tra­mo que ocu­pa los ki­ló­me­tros tres y cua­tro en mu­chas oca­sio­nes lle­ga a ser de­ter­mi­nan­te, por­que con las pri­sas sa­les a cam­po abier­to y te en­fren­tas a la reali­dad que no es otra que las tem­pe­ra­tu­ras de la al­ta mon­ta­ña. Las di­fe­ren­cias de tem­pe­ra­tu­ra al­can­zan en es­te cam­bio de ra­san­te los 15 gra­dos. A los la­gos ( km 11) lle­ga­ban el gru­po de fa­vo­ri­tos en­tre los que es­ta­ban Manuel Nes­tar, Iván Cues­ta, Ja­vi Do­mín­guez, Ju­len Mar­tí­nez, Da­vid Cas­tán, Manuel An­gui­ta, Dakota Jo­nes y Sebas Sánchez. Eva Mo­re­da empezaba a mos­trar­nos des­te­llos de por qué es una de las me­jo­res co­rre­do­ras del mun­do y pa­sa­ba con Mer­ce­des Pi­la con unos mi­nu­tos de ven­ta­ja so­bre So­fía García, Mar­ta Escudero y Lei­re Mar­tí­nez. Ya des­de aquí sa­lían a cie­lo abier­to don­de se po­dían con­tem­plar algunas de las más be­llas imá­ge­nes de la ca­rre­ra; la si­lue­ta de las es­bel­tas cum­bres del ma­ci­zo oc­ci­den­tal re­ga­das por los ra­yos de una lu­na lle­na que inun­da­ba de luz las ilu­sio­nes de to­dos aque­llos que se aden­tra­ban en un mun­do des­co­no­ci­do.

EL PRE­MIO: AVISTAR EL PI­CO URRIELLU

La ser­pien­te de lu­ces ro­jas y blan­cas iba avanzando con pa­so fir­me, ya que la au­sen­cia de nie­ve te de­ja­ba co­rrer sin di­fi­cul­tad has­ta el ini­cio de la Ca­nal de Me­so­nes; aquí el tra­za­do cam­bia­ba por com­ple­to. Una pri­me­ra par­te has­ta la mi­tad de la ca­nal don­de en las es­tri­ba­cio­nes al se­do de me­so­nes te­ner un des­pis­te pue­de ser mor­tal. La des­tre­za en la ba­ja­da hi­zo que el ame­ri­cano Dakota lle­ga­se a Caín se­gui­do de los dos co­rre­do­res más en for­ma de la zo­na, Iván Cues­ta y Manuel Pé­rez Nes­tar en un

es­tra­tos­fé­ri­co tiem­po de 3h 49'. Por de­trás el res­to de pri­me­ras es­pa­das más con­ser­va­do­ras a te­nor de lo que les ve­nía en­ci­ma y que ya se vis­lum­bra­ba en el tra­mo de ba­ja­da con las pri­me­ras lu­ces del al­ba. ¡Qué es­pec­tácu­lo de ama­ne­cer! La co­rre­do­ra ba­lear se­guía ases­tan­do se­gun­dos de di­fe­ren­cia so­bre la co­rre­do­ra ecua­to­ria­na y un par de de­ce­nas de mi­nu­tos so­bre ese gru­pe­te de fa­vo­ri­tas. Por de­lan­te la ca­nal de mon­ta­ña más lar­ga de la pe­nín­su­la; lle­ga­ba Do­bre­sen­gos con sus 1.900 po­si­ti­vos en ape­nas 7 km. Aquí el le­ba­nie­go Iván Cues­ta lan­za­ba su le­tal ata­que pa­ra lle­gar al ze­nit de la hor­ca­da de Caín (2.340 m) en so­li­ta­rio. Aquí tie­nes que pa­rar­te un se­gun­do y con­tem­plar el em­ble­ma de la Travesera: el Pi­cu Urriellu o Na­ran­jo de Bul­nes. Me­re­ce la pena de­jar­te los ri­ño­nes en es­ta dan­tes­ca ca­nal de subida si el re­ga­lo que re­ci­bes es es­ta be­lla es­tam­pa. Aquí em­pe­zó to­do. Es­te pun­to del re­co­rri­do le da sen­ti­do a to­das las ho­ras que te has de­ja­do por el ca­mino. Una vez lle­ga­do aquí te de­jas lle­var pa­ra lle­gar al re­fu­gio de Urriellu don­de es­tá el avi­tua­lla­mien­to a pie de pa­red. Aquí el co­rre­dor cán­ta­bro y unos de los can­di­da­tos al triun­fo fi­nal lle­ga­ba con 7 mi­nu­tos de di­fe­ren­cia so­bre Ja­vi Do­mín­guez y ape­nas unos se­gun­dos de di­fe­ren­cia con Sebas Sánchez, Ti­to Pa­rra, Da­vid Díaz y Da­vid Cas­tán. Na­da cam­bia­ba en ca­te­go­ría fe­me­ni­na a no ser el in­cre­men­to de la dis­tan­cia en­tre co­rre­do­ras. Eva Ma­ría se­guía con su "mo­dus im­pe­ra­tus" y lle­ga­ba a es­te pun­to en la 29ª po­si­ción de la ge­ne­ral ya con 9 mi­nu­tos so­bre Mer­ce­des Pi­la. Por el ca­mino y de­bi­do al ca­lor iban que­dan­do los pri­me­ros ca­dá­ve­res. La au­sen­cia de nie­ve y las al­tas tem­pe­ra­tu­ras fue­ron de­ter­mi­nan­tes pa­ra que la le­yen­da que acom­pa­ña es­ta ca­rre­ra se agran­da­se a ca­da me­tro. Es­tá­ba­mos en el co­ra­zón del ma­ci­zo cen­tral en una zo­na don­de to­das las si­lue­tas más es­bel­tas de los Pi­cos de Eu­ro­pa ro­dean a la gran mo­le de pie­dra ca­li­za pa­ra ren­dir su si­len­cio­so ho­me­na­je a to­dos aque­llos que desafia­ban las le­yes de la épi­ca. Una du­ra pe­ro her­mo­sa subida a la Co­lla­da Bo­ni­ta (pun­to más al­to de la ca­rre­ra) nos obli­ga a gi­rar 180 gra­dos pa­ra dar las gra­cias obli­ga­das an­tes de em­pren­der la in­ter­mi­na­ble Ca­nal de las Mo­ñe­tas que nos acer­ca­ría al km 47 de ca­rre­ra en las Ve­gas de So­tres. 29 gra­dos es­pe­ra­ban el pa­so de los pri­me­ros co­rre­do­res. La es­pi­ga­da fi­gu­ra del co­rre­dor cán­ta­bro apa­re­cía a las 9h 41' de la ma­ña­na. Ja­vi Do­mín­guez lle­ga­ba pi­san­do los ta­lo­nes y le re­cor­ta­ba 2 mi­nu­tos. Em­pe­za­ban los ner­vios. La lu­cha por la ter­ce­ra pla­za se apre­ta­ba con la en­tra­da en es­ce­na de Manuel An­gui­ta. Y mien­tras tan­to se­guía­mos con el de­rro­che de fuer­za de la co­rre­do­ra del In­ver­se que iba es­ca­lan­do po­si­cio­nes en la cla­si­fi­ca­ción ge­ne­ral y au­men­tan­do la dis­tan­cia so­bre Mer­ce­des, Lei­re, Mar­ta y Ait­zi­ber. LLe­ga­dos a es­te pun­to se en­fren­ta­ban al tra­mo cla­ve de la ca­rre­ra. La mez­cla de ca­lor, sue­ño, ago­ta­mien­to pe­ro tam­bién emo­ción, sa­tis­fac­ción y to­das las be­llas es­tam­pas gra­ba­das en la re­ti­na for­man un cock­tail úni­co an­tes de em­pren­der la de­mo­le­do­ra Ca­nal de Ji­die­llu. Es el ca­li­fi­ca­ti­vo que más le ha­ce jus­ti­cia. Una ver­ti­cal de 1.100 m en ape­nas 3,5 km en to­da re­gla con tra­mos que al­can­zan el 50% de des­ni­vel y que ha­cen que te re­plan­tees lo que es­tás ha­cien­do. Año tras año ve­mos a de­ce­nas de co­rre­do­res dar­se la vuel­ta en es­te pun­to por­que es in­fran­quea­ble. Yo es­ta­ba en lo más al­to de la ca­nal y pue­do dar bue­na cuen­ta de ello. Las co­sas por de­lan­te se apre­ta­ban. Iván apa­re­cía tre­pan­do

los de­vas­ta­do­res me­tros fi­na­les que aso­ma­ban al Co­llau Val­do­min­gue­ro con 2’50’’ so­bre el co­rre­dor de le Eus­kal Se­le­cioak. Las es­pa­das es­ta­ban en to­do lo al­to. A 9 mi­nu­tos aso­ma­ba la cla­se de Manuel An­gui­ta que se mar­ca­ba la as­cen­sión más rá­pi­da de to­dos los par­ti­ci­pan­tes y re­cor­ta­ba 10 mi­nu­tos con la ca­be­za de ca­rre­ra. La emo­ción por to­do lo al­to; la fuer­za y la ra­za del co­rre­dor lo­cal con­tra la ra­pi­dez de dos gal­gos que ve­nían con la san­gre en la bo­ca. Ti­to Pa­rra y el jo­ven­cí­si­mo co­rre­dor ca­bra­lie­go Da­vid Díaz al ace­cho. Y de re­pen­te apa­re­ce la fi­gu­ra de Eva Ma­ría Mo­re­da en la po­si­ción 25 de la ge­ne­ral co­mo si no fue­se la co­sa con ella. Tran­qui­la y con 19 mi­nu­tos so­bre Mer­ce­des Pi­la, 40’ so­bre Lei­re Mar­tí­nez. 4ª pla­za pa­ra la co­rre­do­ra as­tu­ria­na Mar­ta Escudero que nos de­ja­ba la úni­ca son­ri­sa que sa­lía por ese agu­je­ro. Sa­bía que lo te­nía a ti­ro. El co­rre­dor que lle­ga a es­te pun­to de ca­rre­ra sa­be que sal­vo ca­tás­tro­fe la Travesera "Ta fe­cha". De aquí has­ta me­ta vienen dos ki­ló­me­tros in­có­mo­dos de ba­ja­da has­ta el Re­fu­gio de An­da­ra y otros dos de pis­ta has­ta el úl­ti­mo avi­tua­lla­mien­to an­tes de lle­gar a la co­di­cia­da me­ta. Si eres ca­paz de lle­gar con pier­nas al Ji­tu de Es­ca­ran­di em­pie­za una nueva par­ti­da. En es­te ca­so así fue. Ja­vi Do­mín­guez lle­ga­ba con só­lo un mi­nu­to de re­tra­so pe­ro en el tra­mo más co­rre­de­ro de la ca­rre­ra hi­zo va­ler su con­di­ción de atle­ta pa­ra re­ba­sar a "Iván El Te­rri­ble" y en­do­sar­le otros 7’30’’ en me­ta pa­ra al­zar­se con el Cam­peo­na­to de Es­pa­ña y una de las vic­to­rias más im­por­tan­tes y desea­das por él. Iván Cues­ta se ga­na­ba a pul­so el sub­cam­peo­na­to y Manuel An­gui­ta man­te­nía la pla­za de ho­nor pa­ra lle­var­se el bron­ce a pe­sar de su­frir en la ba­ja­da an­te el em­pu­je de los Ti­to Pa­rra, Da­vid Cas­tán y Da­vid Díaz que en­tra­ban en me­ta a po­cos mi­nu­tos de él. Y las chi­cas nos da­ban to­do un es­pec­tácu­lo de fuer­za y es­tra­te­gia re­ba­jan­do 5 de ellas el record de Uxue Fraile. Eva Ma­ría Mo­re­da se pro­cla­ma­ba Cam­peo­na de Es­pa­ña en una ac­tua­ción me­mo­ra­ble me­tién­do­se en la 23ª po­si­ción ab­so­lu­ta y re­ba­jan­do el ré­cord en ho­ra y media. La se­gun­da pla­za fue pa­ra la Mer­ce­des Pi­la. El sub­cam­peo­na­to de Es­pa­ña era pa­ra la co­rre­do­ra as­tu­ria­na Mar­ta Escudero que en un so­ber­bio tra­mo fi­nal le arre­ba­ta­ba la ter­ce­ra pla­za a Lei­re Mar­tí­nez que des­pe­ja­ba to­das sus du­das pa­ra lle­var­se el bron­ce. Así pues la au­sen­cia de nie­ve, la du­re­za an­te es­te con­di­cio­nan­te, las al­tí­si­mas tem­pe­ra­tu­ras y el al­to ni­vel de co­rre­do­res que ve­nían a com­pe­tir nos ha de­ja­do la me­jor Travesera de to­da la his­to­ria de las 14 edi­cio­nes has­ta la fe­cha y que só­lo dos co­rre­do­res pre­su­men de ha­ber com­ple­ta­do to­das: los dos co­rre­do­res del "Avien­tu So­lo­run­ners" Jo­sé Antonio Gu­tié­rrez y Ja­vi Pe­láez.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.