NUE­VA WEB DE RE­FE­REN­CIA EN CON­TE­NI­DOS DI­GI­TA­LES ES­PE­CIA­LI­ZA­DA EN DE­POR­TES DE MON­TA­ÑA

NO­TI­CIAS | DO­CU­MEN­TA­LES | STREA­MING EVEN­TOS DE­POR­TI­VOS Y MU­CHO MÁS

Trail Run - - UP&DOWN -

El es­pí­ri­tu po­lié­dri­co de su per­so­na se ma­ni­fies­ta, inago­ta­ble, en car­ne y hue­so si­guien­do las coor­de­na­das nor­te-sur, es­te-oes­te del uni­ver­so del trail. Per­si­gue con ahín­co la fuen­te don­de ma­na el eli­xir de la ubi­cui­dad y al­gu­nos di­cen que ya ha con­se­gui­do sa­bo­rear esas aguas. Eso se­ría lo úni­co que po­dría lle­gar a ex­pli­car el he­cho cier­to y tan­tas ve­ces em­pí­ri­ca­men­te de­mos­tra­do de po­der en­con­trar a Io­su Jua­ris­ti ha­cien­do fo­tos en­tre el pú­bli­co pe­ga­do al sen­de­ro, asis­tir cual sher­pa a una ma­ra­to­nia­na cam­peo­na del mun­do en to­dos los avi­tua­lla­mien­tos del tra­za­do, lle­gan­do por tie­rra, mar o ai­re, ser ca­paz de apa­re­cer en la lí­nea de me­ta de nue­vo con la cá­ma­ra lis­ta an­tes del “mo­men­to”... Y en los ra­tos li­bres, tra­ba­ja, or­ga­ni­za ca­rre­ras, ges­tio­na RRSS, mon­ta en bi­ci (po­co), vue­la, da de co­mer al ga­to y ha­ce de ma­ri­do ideal.

Des­de pe­que­ño me han lla­ma­do mu­cho la aten­ción los sher­pas y su la­bor du­ran­te las gran­des as­cen­sio­nes, pen­sa­ba que era alu­ci­nan­te que ellos subie­ran tan­tas ve­ces a la mon­ta­ña mien­tras que los bue­nos al­pi­nis­tas, las es­tre­llas, só­lo lo hi­cie­ran una vez, pa­ra mí eran sú­per hom­bres.

El 29 de ma­yo de 1953, Ed­mund Hi­llary hi­zo cum­bre en el Eve­rest, por tan so­lo un día no se cum­plió con exac­ti­tud la efe­mé­ri­des. El 28 de ma­yo de 2017, Mai­te lo­gró su sue­ño de ven­cer en Ze­ga­ma. Ten­zing Nor­gay con Hi­llary, Io­su jua­ris­ti con Mai­te. Por su­pues­to con to­da la hu­mil­dad del mun­do.

In­ten­to no trans­mi­tir ma­los ro­llos, pro­cu­ro ser ale­gre, po­si­ti­vo y op­ti­mis­ta. Si ella es­tá preo­cu­pa­da o ner­vio­sa, do­lo­ri­da o tris­te, bor­de o aris­ca, lle­ga el mo­men­to del cam­bio de rol, a par­tir de ahí soy el fo­tó­gra­fo se­rio y cen­tra­do en su tra­ba­jo.

Una vez que se da la sa­li­da co­mien­za mi la­bor, po­der lle­gar a to­dos los pun­tos del re­co­rri­do en los cua­les ten­go que apo­yar, asis­tir y fo­to­gra­fiar a Mai­te. Por con­se­guir lle­gar soy ca­paz de ju­gar­me el ti­po co­mo ya he he­cho al­gu­na vez só­lo por es­tar en ese pun­to en el que yo pen­sa­ba que es­ta­ba la fo­to... No siem­pre sa­le bien.

En la ca­rre­ra de Li­mo­ne por in­ten­tar lle­gar por mis san­tos “ob­je­ti­vos” a ha­cer una fo­to, me caí y me cla­vé una cá­ma­ra en las cos­ti­llas. Par­te de gue­rra: dos cos­ti­llas ro­tas y una cá­ma­ra a la ba­su­ra.

Nun­ca he si­do un gran de­por­tis­ta, no es que ha­ya des­ta­ca­do nun­ca fí­si­ca­men­te, pe­ro me gus­ta mon­tar en bi­ci y he con­se­gui­do ir “ra­pi­di­llo” al­gu­na que otra vez. Tam­bién ha­go al­gu­na ca­rre­ra ver­ti­cal. To­do pa­ra es­tar en for­ma y po­der lle­gar con la asis­ten­cia a los avi­tua­lla­mien­tos.

Ten­go mu­chas anéc­do­tas en to­dos es­tos años, co­mo la vez que no lle­gué a me­ta en Zer­matt por­que me subí en el te­le­fé­ri­co has­ta el Klein Mat­ter­horn pa­ra ha­cer fo­tos. La más gor­da fue en Hong Kong don­de nos sor­pren­dió en me­dio de la ca­rre­ra un ti­fón y es­tu­vi­mos a pun­to de sa­lir vo­lan­do.

To­da la vi­da he que­ri­do vo­lar, siem­pre pro­cu­ro ele­gir ven­ta­ni­lla cuan­do via­jo en avión. Re­cuer­do una vez que pi­llé a Mai­te con la guar­dia ba­ja y un po­co des­pis­ta­da y apro­ve­ché pa­ra sa­car­me el cur­so de vue­lo en pa­ra­pen­te y com­prar­me uno de esos ma­ra­vi­llo­sos ca­cha­rros.

Así voy vi­vien­do mi vi­da, mi día a día, en­tre vue­lo y vue­lo, en­tre fo­tos y ca­rre­ras. Pa­ra el que me ne­ce­si­te en al­gún mo­men­to ya sa­be dón­de me tie­ne, con to­dos us­te­des, siem­pre, Io­su Sher­pa.

s"aP­bear­daó­ned­le­qu­mee m tiee In­neoe,scuec­soSin­te ht eoernd­poaas" lu­gúst­ned­me­so, m seienm­topy­rae,

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.