Ma­rat­hon des Sa­bles Pe­rú

Pe­ru, el pais que es­con­de el mas le­gen­da­rio de los po­bla­dos, la na­cion don­de se es­bo­zan las mis­te­rio­sas lineas de Naz­ca. Pe­ru, con su ma­gia y sus cha­ma­nes, fue el Rin­con ele­gi­do en el ma­pa del mun­do pa­ra lle­var la mar­ca Sa­bles al otro la­do del atlan­ti­co p

Trail Run - - SUMARIO - POR: DANIEL SA­NA­BRIA FO­TOS: MAR­TA BA­CAR­DIT

Su­per­vi­ven­cia

Por­que el Ma­rat­hon des Sa­bles es co­mo un ho­me­na­je al hom­bre nómada del pa­leo­lí­ti­co, aquel que se abas­te­cía por sí mis­mo y ca­mi­na­ba du­ran­te ho­ras ca­da jor­na­da. No te­nía na­da más que ha­cer. Só­lo co­mer y so­bre­vi­vir. Y ha­cer­lo a la in­tem­pe­rie, bus­can­do un te­cho cual­quie­ra que hoy es­ta­ba aquí y ma­ña­na allá. En esen­cia, en eso con­sis­te es­te jue­go. Pres­cin­dir de to­do lo pres­cin­di­ble a ex­cep­ción de un bi­dón de agua dia­rio. Esa es to­da la ayu­da que re­ci­bie­ron los ca­si 300 par­ti­ci­pan­tes des­pla­za­dos a la pro­vin­cia de Naz­ca. An­te ellos, un de­sier­to de du­nas. Y el si­len­cio.

In­cer­ti­dum­bre

No só­lo pa­ra los co­rre­do­res, que se en­fren­ta­ban a un océano de are­na vir­gen en ma­te­ria de­por­ti­va, sino tam­bién pa­ra los or­ga­ni­za­do­res, em­pe­ña­dos en no per­der ni una piz­ca del es­pí­ri­tu del Ma­rat­hon des Sa­bles ori­gi­nal de Ma­rrue­cos. Em­pre­sa com­pli­ca­da cuan­do es­tás a nue­ve mil ki­ló­me­tros del Saha­ra. Jun­to al equi­po ha­bi­tual de Pa­trick Bauer (el ti­po que em­pe­zó con to­do es­to de los ul­tra­ma­ra­to­nes de­sér­ti­cos ha­ce 32 años) via­jó el club Aris­ta, des­de Las Pal­mas de Gran Ca­na­ria. El desafío allí era pa­ra to­dos. Los del dor­sal por­que te­nían que co­rrer 250 ki­ló­me­tros y los del pe­to por­que de­bían po­ner los me­dios pa­ra ello, sin sa­ber muy bien dón­de pi­sa­ban. Fran­ce­ses, es­pa­ño­les y pe­rua­nos tra­ba­jan­do en las du­nas co­mo una co­mu­ni­dad de hor­mi­gas.

So­le­dad

La que di­cen que su­fre -o dis­fru­ta- el co­rre­dor de fon­do. En el de­sier­to la so­le­dad se mag­ni­fi­ca, so­bre to­do en la no­che, den­tro de la hai­ma, el úni­co rin­cón ín­ti­mo pa­ra la­mer­se las he­ri­das del al­ma y cu­rar­se las lla­gas de los pies. Por­que cuan­do tie­nes que afron­tar una eta­pa de 80 ki­ló­me­tros en me­dio de un lu­gar tan in­hós­pi­to y hos­til co­mo es­te uno ter­mi­na con mu­chos da­ños. Fí­si­cos y men­ta­les. Y ne­ce­si­ta dia­lo­gar con­si­go mis­mo pa­ra no per­der la cor­du­ra, ya que al día si­guien­te hay que se­guir co­rrien­do.

Des­tino

Pa­ra­cas era la tie­rra pro­me­ti­da. Allí, en aquel pueblo por­tua­rio de la cos­ta sur de Pe­rú, es­ta­ba el fi­nal de la se­ma­na más lar­ga del año, un cuarto de mi­llar de ki­ló­me­tros des­pués. La tra­duc­ción ca­se­ra de Pa­ra­cas es “Llu­via de are­na”. Y ya lo sa­ben, Ma­rat­hon des Sa­bles sig­ni­fi­ca “Ma­ra­tón de las are­nas”. Qué co­ne­xión tan pa­ra­dó­ji­ca.

No so­bra de na­da cuan­do se tra­ta de com­ple­tar un re­to así. Se ne­ce­si­ta to­do eso y más. Va­len­tía. De­ter­mi­na­ción. Co­ra­je. En­te­re­za.

In­te­li­gen­cia

Po­dría­mos ha­blar tam­bién de es­tra­te­gia, as­tu­cia o pi­car­día. En cual­quier ca­so, no so­bra de na­da cuan­do se tra­ta de com­ple­tar un re­to así. Se ne­ce­si­ta to­do eso y más. Va­len­tía. De­ter­mi­na­ción. Co­ra­je. En­te­re­za. Ma­te­rial obli­ga­to­rio de en­tre 8 y 17 ki­los de pe­so. Por­que en los ul­tra­ma­ra­to­nes en de­sier­to la dis­tan­cia so­lo es una de las va­ria­bles que en­du­re­ce la ta­rea. La otra es el equi­po que arras­tras, con tu sa­co, tus ví­ve­res, tu ro­pa, tu man­ta tér­mi­ca, tus mie­dos y tus preo­cu­pa­cio­nes. Tie­ne que en­trar to­do. Y pe­sa mu­cho. Por eso la in­te­li­gen­cia de ca­da uno pa­ra ges­tio­nar el ma­te­rial a lo lar­go de los días es de­ci­si­vo.

Com­pe­ti­ción

Y aun­que es in­jus­to ha­blar de ga­na­do­res en una ca­rre­ra así, don­de to­dos ga­nan só­lo por pre­sen­tar­se a la lí­nea de sa­li­da y creer que pue­den ha­cer­lo, hu­bo unos cam­peo­nes. Es lo que tie­ne la com­pe­ti­ción. Fue­ron Ra­chid El Mo­ra­bity y Nat­ha­lie Mau­clair, do­mi­na­do­res ab­so­lu­tos del de­sier­to de Ica des­de el pri­mer has­ta el úl­ti­mo día. Na­die pu­do al­can­zar­les en las du­nas. Ni si­quie­ra Re­mi­gio Hua­mán, el co­rre­dor lo­cal que un par de me­ses an­tes ven­cía en la Half Ma­rat­hon des Sa­bles Fuer­te­ven­tu­ra.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.