De­sert Run

La De­sert Run es,co­mo su nombre in­di­ca, una Ca­rre­ra en el de­sier­to, si, pe­ro es mu­cho mas: un re­to de­por­ti­vo, un des­cu­bri­mien­to de otros ho­ri­zan­tes, cul­tu­ras y gen­tes, una Aven­tu­ra pa­ra vi­vir en fa­mi­lia, con co­le­gas o so­lo/a, ilos ami­gos los ha­ces alli!

Trail Run - - SUMARIO - POR ELE­NA MO­RO FO­TOS: JOR­DI ANGUERA

Una me­lo­día tec­noá­ra­be sue­na a to­do vo­lu­men por la ra­dio del 4x4 y no po­de­mos re­sis­tir­nos a can­tar y mo­ver­nos al rit­mo de la mú­si­ca mien­tras sur­ca­mos el de­sier­to con las ven­ta­ni­llas ba­ja­das y el ai­re pe­gán­do­nos en la ca­ra. Co­mo un anun­cio o un vi­deo­clip cual­quie­ra. La Play­list de You­nes, nues­tro chó­fer y guía, no ha­bía va­ria­do mu­cho has­ta aho­ra, sal­tan­do del “Des­pa­ci­to” al “Sú­be­me la ra­dio” de En­ri­que Igle­sias, con al­gu­na es­po­rá­di­ca ba­la­da ára­be in­ter­ca­la­da co­mo úni­ca al­ter­na­ti­va al atra­cón la­tino, así que nues­tro en­tu­sias­mo an­te el cam­bio de es­ti­lo mu­si­cal, su­ma­do al he­cho de que nos mo­ve­mos por al­gu­na de las pis­tas por las que trans­cu­rría el an­ti­guo rally Pa­rís Da­kar, ani­ma aún más a You­nes, que de­ci­de de­mos­trar­nos sus do­tes de con­duc­ción a lo Carlos Sainz y au­men­tar la ve­lo­ci­dad del to­do­te­rreno, de for­ma que ya no ro­da­mos, sino que le­vi­ta­mos so­bre las du­nas. Es­ta­mos en Ma­rrue­cos, es el se­gun­do día de la De­sert Run, y es­ta tar­de post ca­rre­ra des­cu­brien­do las es­pec­ta­cu­la­res du­nas ro­ji­zas de Erg Cheb­bi, el de­sier­to de are­na más gran­de del país, es uno de los mo­men­ta­zos del via­je. Des­pués del pa­seo en 4x4, pa­ra­mos pa­ra con­tem­plar el atardecer des­de la ci­ma de una de las du­nas, al­gu­nas de las cua­les al­can­zan una al­tu­ra de has­ta 150 me­tros. As­cen­de­mos por una de las pi­rá­mi­des de fi­na e in­ma­cu­la­da are­na, sin­tien­do has­ta lás­ti­ma de de­jar nues­tras hue­llas mar­ca­das en ella. Aleix, com­pa­ñe­ro del staff de la De­sert Run, y Moisés, uno de los fi­sio­te­ra­peu­tas, se ani­man a su­bir co­rrien­do. No sa­ben que han da­do la idea pa­ra una de las novedades de la pró­xi­ma edi­ción de la De­sert, la dé­ci­ma, en es­te 2018. Arri­ba des­can­san un be­duino y sus dro­me­da­rios. Pa­re­ce un es­ce­na­rio de pe­lí­cu­la. Des­de la pun­ta el pa­no­ra­ma es im­pre­sio­nan­te: an­te nues­tros ojos una su­ce­sión de si­nuo­sas lo­mas de are­na, ca­da vez más ro­jas se­gún se va es­con­dien­do el sol, y en el ho­ri­zon­te las mon­ta­ñas del Al­to Atlas y la fron­te­ra con Ar­ge­lia.

Es­ta es una de las ex­pe­rien­cias ex­tra que se pue­den vi­vir en la De­sert Run, por­que co­mo ya he­mos di­cho en la en­tra­di­lla, no es só­lo una ca­rre­ra, es mu­cho más, pe­ro em­pe­ce­mos por el prin­ci­pio…

10 años de la De­sert Run

La De­sert Run na­ció ha­ce 10 años de la men­te de Joan Boa­da, co­rre­dor y res­pon­sa­ble de la agen­cia es­pe­cia­li­za­da en via­jes de run­ning Spor­tra­vel. Afi­cio­na­do a la aven­tu­ra y enamo­ra­do del de­sier­to, Joan ya ha­bía rea­li­za­do mu­chos via­jes a Ma­rrue­cos, re­co­rrien­do el país de di­fe­ren­tes ma­ne­ras. Y en el área al­re­de­dor de Ar­foud, la lla­ma­da "puer­ta del de­sier­to”, cer­ca­na tam­bién al es­pec­ta­cu­lar Erg Cheb­bi, el de­sier­to más gran­de de Ma­rrue­cos, vio po­si­bi­li­da­des pa­ra plan­tear una ca­rre­ra por eta­pas. La idea no era imi­tar al Ma­ra­tón des Sa­bles, sino pro­por­cio­nar una ex­pe­rien­cia de co­rrer en el de­sier­to di­ga­mos “más ami­ga­ble”, un di­se­ño de eta­pas con dis­tan­cias ase­qui­bles pa­ra co­rrer por la ma­ña­na y el res­to del día te­ner tiem­po pa­ra des­can­sar y so­bre to­do des­cu­brir los pai­sa­jes, cul­tu­ra y gen­tes del sur de Ma­rrue­cos, o pa­ra dis­fru­tar de la con­vi­ven­cia con el res­to de par­ti­ci­pan­tes. Plan­teó la idea a Fer­nan­do Se­bas­tián, uno de los ex­per­tos del de­par­ta­men­to de even­tos y ca­rre­ras de Mo­tor­press Ibé­ri­ca, se des­pla­za­ron allí los dos y em­pe­za­ron a mo­ver los hi­los pa­ra dar for­ma de­fi­ni­ti­va a la De­sert Run. En el gru­po Xa­lu­ca, uno de los gru­pos ho­te­le­ros lí­de­res de Ma­rrue­cos, en­con­tra­ron el alia­do per­fec­to. En sep­tiem­bre de 2008 se ce­le­bró la pri­me­ra edi­ción de la De­sert Run. Que­da­ba inau­gu­ra­da es­ta es­pec­ta­cu­lar ex­pe­rien­cia por el de­sier­to de Ma­rrue­cos. Tu­ve la opor­tu­ni­dad en oc­tu­bre de 2017 de vi­vir la De­sert Run co­mo par­te del staff de la ca­rre­ra, pre­pa­ran­do dor­sa­les, avi­tua­lla­mien­tos, ani­man­do a los co­rre­do­res, acom­pa­ñan­do a sus fa­mi­lia­res, y la ex­pe­rien­cia, os lo ase­gu­ro, fue in­creí­ble, aun­que no me col­ga­ra un dor­sal.

Tres eta­pas en las que no so­lo se co­rre

La aven­tu­ra co­mien­za en el so­li­ta­rio ae­ro­puer­to de Arra­chi­dia: una úni­ca y ca­se­ra torre de con­trol que se le­van­ta en me­dio de la na­da. Ate­rri­za­mos por la no­che, y al sa­lir del avión nos re­ci­be una co­mi­ti­va de mú­si­cos y bai­la­ri­nes lo­ca­les que nos ofre­ce té mo­runo y dul­ces tí­pi­cos del país pa­ra ha­cer más le­ve el pa­so por la adua­na. Al otro la­do nos es­pe­ran 35 to­do­te­rre­nos, el me­dio de trans­por­te ideal, por no de­cir el úni­co, pa­ra mo­ver­se por aquí. Nues­tro pri­mer cam­po ba­se es la es­pec­ta­cu­lar Kas­bah Xa­lu­ca, una cons­truc­ción de ado­be tí­pi­ca ma­rro­quí, si­tua­da al la­do de Ar­foud. Pri­mer con­tac­to con la de­li­cio­sa gas­tro­no­mía de la zo­na, y a dor­mir pa­ra des­can­sar pa­ra la pri­me­ra eta­pa. Las dis­tan­cias de la De­sert Run no son ex­ce­si­va­men­te lar­gas (15, 21 y 26 km) y no tie­nen gran­des des­ni­ve­les, aun­que sí hay que su­bir y ba­jar al­gu­nos tra­mos de du­nas. Los ner­vios aflo­ran en­tre los co­rre­do­res las ho­ras an­tes del co­mien­zo de la pri­me­ra eta­pa, la más cor­ta de las tres, per­fec­ta pa­ra to­mar con­tac­to con el de­sier­to: 15 km en un tra­za­do cir­cu­lar con sa­li­da y lle­ga­da en el mis­mo ho­tel (Ar­foud-Ar­foud). Trans­cu­rre en su ma­yor par­te por pis­ta an­cha y uni­for­me. Al ini­cio y, so­bre to­do al fi­nal del re­co­rri­do, nos en­con­tra­mos con las fa­mo­sas du­nas, por lo que es re­co­men­da­ble guar­dar fuer­zas pa­ra es­te úl­ti­mo tra­mo si que­re­mos ven­cer con au­to­ri­dad a es­ta úl­ti­ma di­fi­cul­tad que nos ofre­ce el te­rreno. Hay que pro­bar la sen­sa­ción de co­rrer por la are­na, in­ten­tan­do no hun­dir­te en ella. Des­pués de la eta­pa, tiem­po pa­ra des­can­sar, dar­se un ba­ño en la pis­ci­na y co­mer, y por la tar­de sa­li­da en los 4x4 ( la or­ga­ni­za­ción se en­car­ga de lle­var el equi­pa­je de ho­tel en ho­tel) ha­cia Erg Cheb­bi, don­de cam­bia­mos los vehícu­los por dro­me­da­rios pa­ra dis­fru­tar de una ex­cur­sión por el in­creí­ble mar de du­nas con­tem­plan­do la pues­ta de sol. Es­ta no­che nos alo­ja­mos en el Bi­vouac de la Be­lle Etoi­le, for­ma­do por hai­mas con­fec­cio­na­das con pe­lo de dro­me­da­rio co­mo las que uti­li­zan los nó­ma­das del de­sier­to y dis­fru­ta­mos de una no­che má­gi­ca ba­jo las es­tre­llas…

Del de­sier­to de Erg Cheb­bi al oa­sis

Las eta­pas de la De­sert Run no co­mien­zan ex­ce­si­va­men­te tem­prano, so­bre las 9, pe­ro hoy me­re­ce la pe­na ma­dru­gar, se co­rra o se va­ya de acom­pa­ñan­te, pa­ra con­tem­plar el es­pec­ta­cu­lar ama­ne­cer en el de­sier­to. La se­gun­da eta­pa va des­de Erg Cheb­bi has­ta el Kas­bah Tom­boc­tou, cer­ca del pe­que­ño pueblo de Mer­gou­za, a unos 50 km de la fron­te­ra con Ar­ge­lia. Au­men­ta en 6 km la dis­tan­cia con res­pec­to a la pri­me­ra eta­pa, pe­ro a cam­bio te­ne­mos me­nos me­tros de du­nas y are­na, ya que la ma­yo­ría de la eta­pa dis­cu­rre por pis­tas y ca­mi­nos de la me­se­ta de­sér­ti­ca. Es­ta eta­pa me to­ca los avi­tua­lla­mien­tos cer­ca de al­gu­nas ca­sas, los ni­ños jue­gan a nues­tro al­re­de­dor, Aleix, que me acom­pa­ña en la la­bor, jue­ga con ellos al fút­bol mien­tras es­pe­ra­mos al pa­so de los co­rre­do­res, pa­re­ce que el tiem­po se de­tie­ne. Lle­gan los pri­me­ros co­rre­do­res y los ni­ños sa­len a su en­cuen­tro, les aga­rran de la mano, ríen, es un mo­men­to emo­cio­nan­te pa­ra los par­ti­ci­pan­tes. Ya en el bol­si­llo la se­gun­da eta­pa, por la tar­de to­ca ex­cur­sión: vi­si­ta a las can­te­ras de fó­si­les ma­ri­nos con una an­ti­güe­dad de 360 mi­llo­nes de años y al po­bla­do de ori­gen su­da­nés Kham­lia, don­de nos ob­se­quia­rán con sus dan­zas tra­di­cio­na­les y un té a la menta. Aun­que pa­ra la dé­ci­ma edi­ción de es­te 2018, el pro­gra­ma cam­bia con res­pec­to a años an­te­rio­res, y se ha in­clui­do una no­ve­dad: una cro­no­es­ca­la­da por las du­nas pa­ra to­dos aque­llos que quie­ran su­mar­le un pun­to de di­fi­cul­tad y di­ver­ti­mien­to a la De­sert Run, y que no compu­ta de ca­ra a la cla­si­fi­ca­ción ge­ne­ral. Una sa­li­da en mi­tad del de­sier­to, y un tra­za­do por una pis­ta in­fi­ni­ta, sin re­lie­ve en el ho­ri­zon­te. Pa­ra al­gu­nos la ter­ce­ra y úl­ti­ma eta­pa es la más atrac­ti­va, ca­si co­mo co­rrer por Mar­te, pa­ra otros la más du­ra men­tal­men­te de­bi­do a la mo­no­to­nía del pai­sa­je de tie­rra ne­gra y la pis­ta que pa­re­ce no aca­bar nun­ca… Pe­ro sí aca­ba, y co­mo en un buen fi­nal en el de­sier­to, la me­ta es­tá en un pre­cio­so oa­sis, el de Tisserdimine, don­de se ro­dó par­te de los ex­te­rio­res de la pe­lí­cu­la “Saha­ra”. Un fi­nal de pe­lí­cu­la pa­ra la De­sert Run. La úl­ti­ma no­che se ce­le­bra la entrega de pre­mios y la ce­na, don­de com­par­ti­mos la in­ten­sa ex­pe­rien­cia vi­vi­da con el res­to de par­ti­ci­pan­tes, mu­chos ya con­ver­ti­dos en ami­gos. Al día si­guien­te re­gre­so al ae­ro­puer­to de Arri­chi­dia, pe­ro an­tes una vi­si­ta sor­pre­sa que no voy a des­ve­lar, y que ten­dréis que des­cu­brir por vo­so­tros mis­mos… ¿Quién se ani­ma a vi­vir la dé­ci­ma edi­ción?

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.