Rin­cón del Co­rre­dor del Mon­tón

Trail Run - - SUMARIO - POR: ANA S. DIÉGUEZ

Es di­fí­cil ex­pli­car con pa­la­bras lo que sien­to al co­rrer, ya que es al­go tan li­be­ra­dor, gra­ti­fi­can­te y re­pa­ra­dor que las pa­la­bras se que­dan cor­tas. Pa­ra mí es la me­jor te­ra­pia, de eso no ca­be la me­nor du­da. Co­rrer me ayu­da a li­be­rar la men­te, deses­tre­sar­me y es la úni­ca ma­ne­ra con la que con­si­go eva­dir­me del mun­do y de to­dos los pro­ble­mas que des­gra­cia­da­men­te nos ro­dean. Lo me­jor de to­do es que no ne­ce­si­to mu­cho. En reali­dad, y lo más im­por­tan­te, es tiem­po, y he apren­di­do a en­con­trar­lo, ya que lo que sien­to des­pués de una bue­na ca­rre­ra me ge­ne­ra tal subidón que me­re­ce la pe­na sa­cri­fi­car otras co­sas. Ade­más, siem­pre hay tiem­po. Lo úni­co que hay que ha­cer es bus­car­lo y or­ga­ni­zar­se. Si yo he po­di­do ha­cer­lo os ase­gu­ro que to­dos po­déis. Os lo re­co­mien­do.

Co­rrer al ai­re li­bre y, so­bre to­do sa­lir a ro­dar por cam­po, es otra his­to­ria. Evi­den­te­men­te, eso a ve­ces es más com­pli­ca­do, pe­ro la di­fe­ren­cia es bru­tal. La sen­sa­ción de no pi­sar el as­fal­to, esas zan­ca­das amor­ti­gua­das por la tie­rra hú­me­da, el olor a cam­po, el vien­to aca­ri­cián­do­te la ca­ra, y si ha­ce bueno y el sol te ob­se­quia con unas bue­nas vis­tas de la na­tu­ra­le­za en su es­ta­do pu­ro… no se pue­de pe­dir más. In­clu­so si llue­ve la ex­pe­rien­cia es in­creí­ble. Co­rrer por la mon­ta­ña con llu­via sal­pi­cán­do­te las pier­nas de ba­rro al pi­sar los char­cos te ha­ce sen­tir que es­tás en otra di­men­sión, don­de só­lo tú po­nes los lí­mi­tes. Tú mar­cas el rit­mo y de­ci­des has­ta dón­de quie­res lle­gar. Co­rrer es una prue­ba de su­pera­ción que te per­mi­te de­mos­trar­te a ti mis­mo que ca­da día pue­des ir más allá, que pue­des me­jo­rar tus tiem­pos. Si jun­ta­mos la afi­ción por el run­ning y el amor por la mon­ta­ña la com­bi­na­ción es ex­plo­si­va. Y si lo lle­va­mos al lí­mi­te ha­cien­do trail run­ning la ex­pe­rien­cia se con­vier­te en una au­tén­ti­ca pa­sa­da. Evi­den­te­men­te, es ir un po­co más le­jos, de­jar atrás nues­tra zo­na de con­fort y arries­gar­nos a vi­vir nue­vas emo­cio­nes, ex­pe­ri­men­tar sen­sa­cio­nes des­co­no­ci­das y de­jar la men­te flo­tar mien­tras nues­tras pier­nas vue­lan li­bres por la mon­ta­ña. Des­pués de es­tar tan cer­ca de to­car el cie­lo cues­ta ba­jar de nue­vo a la tie­rra. Al co­rrer me en­cuen­tro con­mi­go mis­ma, li­be­ro to­do aque­llo que me ago­bia, hu­yo del mun­do y me co­bi­jo en una di­men­sión en la que só­lo yo man­do. Yo eli­jo el rit­mo. Yo eli­jo la ru­ta. Yo mar­co el en­treno. Y du­ran­te se­gun­dos, mi­nu­tos y a ve­ces in­clu­so ho­ras ten­go el mun­do ba­jo mis pies. Li­te­ral­men­te. Esa sen­sa­ción de po­der que te em­bria­ga y te ha­ce ol­vi­dar­lo to­do es lo que yo con­si­de­ro run­ning­te­ra­pia, y su­pon­go que es el mo­ti­vo por el cual ca­da vez hay más lo­cos adep­tos al run­ning. Va­ya dón­de va­ya siem­pre veo a al­guien co­rrien­do, in­clu­so en con­di­cio­nes me­teo- ro­ló­gi­cas ex­tre­mas. Ya sea con un frío in­ver­nal co­mo con un di­lu­vio uni­ver­sal o in­clu­so con un ago­bian­te y pe­ga­jo­so ca­lor… Y es que, a los que nos gus­ta co­rrer, no nos de­tie­ne na­da. Na­da. Re­cuer­do un ve­rano en San­tan­der. De­be ha­cer por lo me­nos un par de años. En esa épo­ca so­lía co­rrer a dia­rio ig­no­ran­do to­dos los co­men­ta­rios que me lle­ga­ban por­que me es­ta­ba pa­san­do. Co­mo siem­pre, yo se­guí ha­cien­do lo que me ape­te­cía. Co­rrer. Co­rrer por la mon­ta­ña. Co­rrer por la pla­ya. Me sen­tía eu­fó­ri­ca ca­da vez que me­jo­ra­ba mis tiem­pos y au­men­ta­ba mis re­co­rri­dos y pen­sa­ba que na­da me po­dría pa­rar. Co­rrer por San­tan­der es, al me­nos pa­ra mí, uno de los me­jo­res re­co­rri­dos que se pue­den ha­cer. La subida has­ta el fa­ro, es­qui­van­do las ro­cas mon­ta­ña arri­ba mien­tras se es­cu­cha el sua­ve ron­ro­neo de las olas y el sol te aca­ri­cia la nu­ca, es al­go di­fí­cil de ex­pli­car. Ese ve­rano hi­zo un tiem­po in­creí­ble en San­tan­der, pe­ro, evi­den­te­men­te es el nor­te y uno de los días en los que sa­lí a ro­dar em­pe­zó a chis­pear. Evi­den­te­men­te, a mí tres go­tas no me iban a jo­ro­bar la ca­rre­ra y se­guí ro­dan­do, su­bien­do pul­sa­cio­nes mien­tras sen­tía las re­fres­can­tes go­tas de agua es­ta­llar con­tra mi ca­ra. Po­co a po­co la in­ten­si­dad de la llu­via fue au­men­tan­do, pe­ro… ¿Qué po­día ha­cer yo? To­tal, ya es­ta­ba ca­la­da has­ta los hue­sos. Y se­guí co­rrien­do. Las za­pa­ti­llas em­pa­pa­das pe­sa­ban mu­cho y ca­da zan­ca­da cos­ta­ba más que la an­te­rior, pe­ro eso no me de­tu­vo. Los otros run­ners co­men­za­ron a co­bi­jar­se ba­jo las mar­que­si­nas de las pa­ra­das de au­to­bús y, mien­tras, yo se­guía co­rrien­do com­ple­ta­men­te em­bria­ga­da por la sen­sa­ción de co­rrer ba­jo la in­ten­sa llu­via. Y cuan­do fi­nal­men­te ter­mi­né el re­co­rri­do, lo pri­me­ro que hi­ce al lle­gar a ca­sa fue exa­mi­nar mis za­pa­ti­llas, esas que me acom­pa­ña­ron du­ran­te mu­chos ki­ló­me­tros, pa­ra ver si es­ta­rían se­cas pa­ra sa­lir a co­rrer al día si­guien­te. Se­gu­ro que mu­chos pen­sáis que es­toy co­mo una re­ga­de­ra y la ver­dad, pue­de que un po­co sí lo es­té, pe­ro es­toy se­gu­ra de que al me­nos ha­brá al­guien por ahí que me com­pren­da. Al­guien que, co­mo yo, ame co­rrer y dis­fru­te ha­cién­do­lo. Co­rrer pa­ra es­ca­par de la ru­ti­na. Co­rrer pa­ra huir de los pro­ble­mas. Co­rrer pa­ra su­pe­rar­te día a día y de­mos­trar­le al mun­do que nun­ca te vas a ren­dir. Por­que la vi­da es­tá he­cha de sue­ños y mi sue­ño es se­guir co­rrien­do has­ta que mis pier­nas aguan­ten. Me en­can­ta co­rrer. ¿Aca­so no se no­ta? Ir su­perán­do­me día tras día y so­bre to­do ex­pe­ri­men­tar esa sen­sa­ción úni­ca de su­pera­ción y li­be­ra­ción que sien­to ca­da vez que co­rro. Es­tá cla­ro: co­rrer o no co­rrer, esa es la cues­tión.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.