An­na Co­met: cró­ni­ca de un em­ba­ra­zo

Trail Run - - SUMARIO - POR: AN­NA CO­MET

Un es­pon­sor me res­pon­dio con unas pa­la­bras que me abrie­ron la men­te "el deportista lo es en to­dos sus as­pec­tos de la vi­da y, por es­tar em­ba­ra­za­da, tu no vas a de­jar de ser­lo". ¡Cuan­ta ra­zon! Aqui te­neis un re­su­men de to­dos mis pen­sa­mien­tos, emo­cio­nes , du­das, mie­dos y sen­ti­mien­tos res­pect a mi pri­mer em­ba­ra­zo.

Los de­por­tis­tas te­ne­mos la ma­la cos­tum­bre de lle­var­lo to­do a nues­tro te­rreno y te­ne­mos nues­tra pro­pia for­ma de afron­tar los nue­vos re­tos, sean del ca­li­bre que sean, co­mo si se tra­ta­ra de nue­vas com­pe­ti­cio­nes. Su­pon­go que nos da se­gu­ri­dad. Nos gus­ta ex­plo­rar nue­vos cam­pos aun­que nos den un po­co de vér­ti­go pe­ro nos man­tie­ne vi­vos y des­pier­tos. Ne­ce­si­ta­mos nues­tro tiem­po y so­le­mos rea­li­zar una se­rie de pro­ce­sos: nos pro­po­ne­mos el re­to, lo ana­li­za­mos con sus pros y sus con­tras, lo asi­mi­la­mos y po­ne­mos los me­dios ne­ce­sa­rios pa­ra al­can­zar­lo. El em­ba­ra­zo no ha si­do tan dis­tin­to. Soy no­va­ta en el asun­to y no pre­ten­do dar ni un so­lo con­se­jo. No me veo ca­pa­ci­ta­da pa­ra ello y es lo úl­ti­mo que am­bi­ciono ha­cer. Ten­go la per­cep­ción de que el em­ba­ra­zo es un pe­rio­do ex­tre­ma­da­men­te ín­ti­mo y va­le la pe­na con­ser­var­lo así. Des­cu­brir por una mis­ma la mon­ta­ña ru­sa por la que se atra­vie­sa a ni­vel fí­si­co, psí­qui­co, quí­mi­co y emo­cio­nal. Con es­te ar­tícu­lo úni­ca­men­te pre­ten­do des­nu­dar­me. Vais a en­con­trar un re­por­ta­je per­so­nal, con reflexiones al­re­de­dor del em­ba­ra­zo, la mu­jer, el de­por­te y mu­chí­si­mas du­das plan­tea­das pre­via­men­te, du­ran­te y de fu­tu­ro. Pe­ro, so­bre to­do, mu­cha ilu­sión.

EL DES­CU­BRI­MIEN­TO

Sos­pe­cha­mos que po­día es­tar em­ba­ra­za­da tras dos días de fuer­tes ma­reos y náu­seas cuan­do apre­ta­ba la má­qui­na. A prin­ci­pios del mes de di­ciem­bre co­rrí, co­mo de cos­tum­bre, el Cross In­ter­na­cio­nal de Gra­no­llers y, ade­más de no po­der se­guir el rit­mo al que yo creía que po­día co­rrer, ter­mi­né con unas ga­nas te­rri­bles de vo­mi­tar, co­sa que no me pa­sa ja­más. Al ca­bo de unos días, en­tre­nan­do con mi ma­ri­do, tu­ve una sen­sa­ción pa­re­ci­da ha­cien­do se­ries lar­gas con es­quís… ¡Qué ex­tra­ño! –co­men­ta­mos–, y nos reí­mos apun­tan­do que a lo me­jor ha­bía­mos he­cho pun­te­ría… ¿Pe­ro tan pron­to? Sí, fui­mos afor­tu­na­dos y des­de que nos lo pro­pu­si­mos has­ta con­se­guir­lo la es­pe­ra no se hi­zo lar­ga. Tras la ale­gría del no­ti­ción, tras unos días de vi­vir en una nu­be, cuan­do vol­vi­mos a la tie­rra y se­gui­mos con nues­tro día a día es cuan­do me plan­teé de ver­dad qué iba a ha­cer con mi vi­da de­por­ti­va y se ge­ne­ra­ron mu­chas pre­gun­tas: ¿Qué pue­do ha­cer? ¿H as­ta dón­de pue­do apre­tar? ¿Có­mo pue­do se­guir sien­do yo sin da­ñar al fe­to ni a mi mis­ma? La so­cie­dad nos im­pul­sa ha­cia un es­ta­do ge­ne­ral que uni­fi­ca a to­das las mu­je­res em­ba­ra­za­das: de­ja de ha­cer es­to… ¡Ay! ¿Co­rrer? Yo no lo ha­ría… No de­bes le­van­tar pe­sos… Tie­nes que re­po­sar… ¡No es­quís, eh! ¿Y si te caes? Tu­ve la gran suer­te de que las pri­me­ras pa­la­bras de mi gi­ne­có­lo­ga fue­ron: “An­na, es­tás em­ba­ra­za­da, no en­fer­ma. De­bes se­guir con tu vi­da en el sen­ti­do más am­plio de la pa­la­bra”. Ella co­no­ce bien mi his­to­rial de­por­ti­vo. Lo úni­co que me acon­se­jó fue: “Es­cu­cha tu cuer­po y lle­ga has­ta don­de te per­mi­ta. Si an­tes co­rrías 20, aho­ra co­rre­rás 10 o 15 in­clu­so, al­gún día, 0. Si el em­ba­ra­zo es nor­mal y no hay pér­di­das, de­bes se­guir con tus ac­ti­vi­da­des, no se­ría bueno pa­rar aho­ra”. Du­ran­te las pri­me­ras se­ma­nas, nos in­ven­ta­mos una le­sión des­afor­tu­na­da que me per­mi­tía co­rrer, es­quiar y ha­cer ac­ti­vi­dad pe­ro sin for­zar, sin se­ries, sin com­pe­ti­cio­nes…, has­ta que lle­ga­mos al ter­cer mes, que se ve que es cuan­do ya se cuen­ta, y lo hi­ci­mos pú­bli­co. Es emo­cio­nan­te ex­pli­cár­se­lo a to­do el mun­do. Esa ilu­sión que lle­vas den­tro, la com­par­tes, y re­ci­bes mi­les de fe­li­ci­ta­cio­nes. Pe­ro, al mis­mo tiem­po, em­pie­zas a re­co­ger con­se­jos gra­tui­tos so­bre qué de­bes o pue­des y que no de­bes o no pue­des ha­cer con tu vi­da. Du­ran­te los me­ses de se­cre­tis­mo ín­ti­mo, cuan­do pa­ra la ma­yo­ría es­ta­ba le­sio­na­da, tu­ve tiem­po de re­fle­xio­nar so­bre có­mo que­ría en­fo­car mi em­ba­ra­zo. Leí y si­go le­yen­do mu­chí­si­mo so­bre el te­ma: ar­tícu­los cien­tí­fi­cos, li­bros, veo ví­deos... Du­do que lea so­bre el par­to, so­bre có­mo ser ma­má, so­bre to­das es­tas co­sas que irán sa­lien­do de for­ma in­tui­ti­va, pe­ro el de­por­te y el em­ba­ra­zo me preo­cu­pa­ban y me ge­ne­ran un gran in­te­rés. Es­tas lec­tu­ras me han abier­to la men­te de una for­ma pre­cio­sa, del mis­mo mo­do que me han des­cu­bier­to una di­men­sión des­co­no­ci­da y apa­sio­nan­te. Pe­ro tam­bién me es­tán afir­man­do la po­ca in­for­ma­ción que te­ne­mos a ni­vel so­cial so­bre es­te as­pec­to, lo que me in­dig­na y sor­pren­de por igual.

ANALICEMOS LA SI­TUA­CIÓN

Me ha cos­ta­do años de­ci­dir­me a ser ma­dre y no ha si­do un te­ma de re­loj bio­ló­gi­co lo que se ha des­per­ta­do es­te año. Pe­ro con el tiem­po me he da­do cuen­ta de que lle­vo años con mi pa­re­ja, que es­ta­mos bien y que te­ne­mos pla­nes de fu­tu­ro. Él siem­pre ha te­ni­do la pa­cien­cia de com­pren­der mi si­tua­ción per­so­nal y de­por­ti­va, pe­ro si que­ría­mos se­guir ade­lan­te con nues­tro pro­yec­to fa­mi­liar ha­bía que em­pe­zar a mo­ver fi­cha. Lo te­nía cla­rí­si­mo, pe­ro me ge­ne­ra­ba cier­ta an­gus­tia pen­sar que, pa­ra ello, de­bía re­nun­ciar al de­por­te, a mi esen­cia. Du­ran­te mu­chos años he te­ni­do la sen­sa­ción de que si se­guía cen­tra­da en la com­pe­ti­ción re­nun­cia­ba a ser ma­dre, a crear nues­tra fa­mi­lia y, por lo con­tra­rio, si de­ci­día ser ma­dre, re­nun­cia­ba a se­guir con mi pro­yec­to de­por­ti­vo, al que he pues­to tan­tos es­fuer­zos e ilu­sio­nes a lo lar­go de mi vi­da y con el cual si­go te­nien­do im­por­tan­tes e ilu­sio­nan­tes pro­yec­tos. Veía es­tos dos cam­pos com­ple­ta­men­te in­com­pa­ti­bles. Una de mis ma­yo­res com­pa­ñe­ras de en­tre­na­mien­to fue ma­dre ha­ce un par de años y a ella le de­bo mi cam­bio de men­ta­li­dad pro­gre­si­va. Ella me ha en­se­ña­do que es com­pa­ti­ble, que se pue­den com­bi­nar am­bas si­tua­cio­nes con ab­so­lu­ta nor­ma­li­dad. Con ga­nas, bue­na vo­lun­tad, or­ga­ni­za­ción, ayu­da de la pa­re­ja y de la fa­mi­lia, to­do es po­si­ble. In­clu­so me ha en­se­ña­do que las ga­nas y los cam­bios hor­mo­na­les tras el em­ba­ra­zo son un trampolín ha­cia gran­des mar­cas y re­sul­ta­dos. A ella le de­bo mu­cho en es­te as­pec­to. Gra­cias de co­ra­zón.

AN­TES DEL EM­BA­RA­ZO

La si­tua­ción que des­cri­bo en las lí­neas an­te­rio­res me ge­ne­ra­ba mu­chas du­das y, por qué es­con­der­lo, al­gu­nos te­mo­res. Me iba ha­cien­do ma­yor -aca­bo de cum­plir los 35- y me da­ba mie­do que me cos­ta­ra mu­cho que­dar­me em­ba­ra­za­da. Ten­go ejem­plos pró­xi­mos y he co­no­ci­do de pri­me­ra mano la an­gus­tia que ge­ne­ra es­te es­ce­na­rio. No nos en­ga­ñe­mos: las de­por­tis­tas, a de­pen­de ya qué ni­ve­les, he­mos cas­ti­ga­do mu­cho nues­tro cuer­po du­ran­te un mon­tón de años. To­das he­mos pa­sa­do épo­cas en que la re­gla se re­tra­sa un po­co, anemias, mu­chas ho­ras de en­tre­na­mien­to y com­pe­ti­cio­nes du­ras, etc. Y no po­día evi­tar pen­sar que es­to no ju­ga­ría a fa­vor nues­tro pa­ra que el cuer­po es­tu­vie­ra dis­pues­to a for­mar una vi­da nue­va den­tro de mi. Así que es­te oto­ño re­nun­cié a la in­vi­ta­ción a Ma­rat­hon des Sa­bles pa­ra em­pe­zar con nues­tro pro­yec­to fa­mi­liar, no que­ría di­la­tar­lo más. Pe­ro, una nue­va du­da se ge­ne­ra­ba; ¿vol­ve­rían a que­rer­me en Sa­bles a mi vuel­ta? Re­nun­cia­ba a una de las ca­rre­ras que más me ilu­sio­na ac­tual­men­te pa­ra in­ten­tar al­go que no sa­bía­mos lo que nos iba a cos­tar…, no sa­bía­mos si es­ta­rían dan­do la sa­li­da en el Saha­ra y lo ve­ría­mos ya con tri­pi­ta o to­da­vía con in­ten­tos… He­mos si­do afor­tu­na­dos, da­rán la sa­li­da en el Saha­ra a prin­ci­pios del mes de abril y coin­ci­di­rá con la mi­tad de nues­tro em­ba­ra­zo apro­xi­ma­da­men­te. Po­dría ha­ber sa­li­do

de otro mo­do, pe­ro la vi­da es es­to, to­mar de­ci­sio­nes y se­guir ade­lan­te con lo que trai­gan. Lo que no hi­ce fue de­jar de en­tre­nar a to­pe mien­tras lo bus­cá­ba­mos. Te­nía mie­do de que si me cen­tra­ba al 100% úni­ca­men­te en que­dar em­ba­ra­za­da, me ob­se­sio­na­ría y es­to no se­ría bueno. Se­guí con mis ob­je­ti­vos, con mis en­tre­na­mien­tos, con el plan­tea­mien­to de la tem­po­ra­da, pe­ro, ¿y si ese rit­mo no me per­mi­tía que­dar em­ba­ra­za­da? ¿Y si que­da­ba em­ba­ra­za­da y lo per­día por se­guir en­tre­nan­do? ¿Y si es­ta­ba em­ba­ra­za­da y por cul­pa de com­pe­tir lo per­día­mos? Con el tiem­po y mis lec­tu­ras he com­pren­di­do que na­da de es­to po­día su­ce­der. Que si lo per­día al ini­cio del em­ba­ra­zo se­ría por mil ra­zo­nes, pe­ro nin­gu­na de ellas es­ta­ba en­tre mis du­das. ¿Al­guien nos lo po­dría ex­pli­car, por fa­vor? Fal­ta in­for­ma­ción des­de las ins­ti­tu­cio­nes su­pe­rio­res del de­por­te, fal­ta so­por­te a la mu­jer en es­te as­pec­to, fal­ta acom­pa­ña­mien­to a las de­por­tis­tas. Es­toy con­ven­ci­da de que si ayu­da­ran a las mu­je­res de­por­tis­tas en es­tos pa­sos, se con­se­gui­rían gran­des re­sul­ta­dos de­por­ti­vos y de ren­di­mien­to fu­tu­ros y se evi­ta­rían aban­do­nos pre­ma­tu­ros.

ES­TOY EM­BA­RA­ZA­DA… ¿Y AHO­RA QUÉ?

¿Có­mo van a reac­cio­nar los es­pon­sors que tan­to tiem­po me ha cos­ta­do con­se­guir? ¿Qué po­dré ha­cer? ¿Ten­dré que de­jar de co­rrer? ¿Me su­biré por las pa­re­des de ca­sa y ten­dré unos ce­los enor­mes de mi ma­ri­do que pue­de se­guir con su vi­da de­por­ti­va y com­pe­ti­ti­va? De­bo con­fe­sar que los es­pon­sors reac­cio­na­ron de una for­ma ejem­plar. Por una par­te, pien­sas que es co­mo de­be ser, pe­ro por otra co­noz­co ejem­plos no de­ma­sia­do le­ja­nos de de­por­tis­tas que han per­di­do bue­nos con­tra­tos. O, si lo ex­tra­po­la­mos a la vi­da dia­ria, no son tan ex­tra­ños los ca­sos de mu­je­res que han per­di­do car­gos im­por­tan­tes que tan­tos años les ha cos­ta­do con­se­guir. Po­co a po­co pa­re­ce que, en es­te as­pec­to, la so­cie­dad se va ajus­tan­do, pe­ro to­da­vía nos que­da mu­cho ca­mino por re­co­rrer. Y en cuan­to al res­to de mis pre­gun­tas so­bre qué po­dré y qué no po­dré ha­cer, de­ci­dí de­jar de es­cu­char a la gen­te y cen­trar­me en los men­sa­jes de mi cuer­po. In­for­mar­me, de­jar­me acon­se­jar por mi gi­ne­có­lo­ga y, de es­te mo­do, si­go una vi­da muy ac­ti­va que, aho­ra mis­mo me man­tie­ne equi­li­bra­da y fe­liz com­pa­gi­nan­do el de­por­te con el em­ba­ra­zo. Des­de que es­toy em­ba­ra­za­da, ca­da día me he cal­za­do las za­pa­ti­llas o los es­quís. He he­cho una vía fe­rra­ta y si­go con el tra­ba­jo de fuer­za en el gim­na­sio. In­clu­so los pri­me­ros me­ses que me en­con­tré bas­tan­te mal, des­cu­brí que si ha­cía el es­fuer­zo de le­van­tar­me del so­fá, po­ner­me unas ma­llas y unas za­pa­ti­llas de co­rrer, tras unos mi­nu­tos de ca­rre­ra y, so­bre to­do a la vuel­ta, mi ma­les­tar des­apa­re­cía du­ran­te unas ho­ras. Ac­tual­men­te es­toy vi­vien­do unos me­ses fan­tás­ti­cos, el vo­lu­men de la tri­pa to­da­vía no me im­pi­de na­da y fí­si­ca­men­te me en­cuen­tro bien. Es­tá lle­gan­do la pri­ma­ve­ra y sa­lir a co­rrer o a es­quiar es mag­ní­fi­co y agra­da­ble. To­do a rit­mos tran­qui­los, que no su­po­nen nin­gún es­trés pa­ra mi or­ga­nis­mo, ni pa­ra el fe­to, pe­ro sí un gran be­ne­fi­cio pa­ra mi tran­qui­li­dad, equi­li­brio y sa­lud, y to­das es­tas en­dor­fi­nas que ge­ne­ro se­gu­ro que las com­par­ti­mos con el pe­que­ñín que va cre­cien­do den­tro de mi de for­ma sa­lu­da­ble. Ma­lo se­ría que­dar­me en ca­sa, de mal hu­mor o ges­tio­nan­do de for­ma agria la si­tua­ción. Eso sí se­ría trans­mi­tir ma­las vi­bra­cio­nes al be­bé, de­jan­do de la­do to­das las evi­den­cias cien­tí­fi­cas que afir­man los be­ne­fi­cios de la práctica de la ac­ti­vi­dad fí­si­ca du­ran­te el em­ba­ra­zo tan­to pa­ra la ma­dre co­mo pa­ra el ges­tan­te.

¿QUÉ VEN­DRÁ DES­PUÉS?

No lo sé y ha­cer su­po­si­cio­nes no me pa­re­ce acer­ta­do. Ten­go de­seos, ten­go in­ten­cio­nes e ilu­sio­nes que de­be­ré ir ges­tio­nan­do a me­di­da que nos va­ya­mos adap­tan­do a la si­tua­ción. Ha­brá que ver có­mo son los úl­ti­mos me­ses del em­ba­ra­zo, có­mo es el par­to y la re­cu­pe­ra­ción. Có­mo es el ni­ño, su es­ta­do de sa­lud y el mío. Se­gu­ro que el or­den de las prio­ri­da­des cam­bia­rá y así es co­mo creo que de­be ser. Por otro la­do, es­toy con­ven­ci­da de que de­jar de cen­trar­me tan­to en mi, en mis en­tre­na­mien­tos, re­sul­ta­dos, es­cu­char en ca­da mo­men­to có­mo es­toy, có­mo me sien­to…, tie­ne que ser be­ne­fi­cio­so pa­ra dis­fru­tar to­da­vía más de los mo­men­tos que ten­dré pa­ra en­tre­nar y com­pe­tir, y de sa­ber re­la­ti­vi­zar con ma­yor ma­du­rez los re­sul­ta­dos, tan­to las de­rro­tas co­mo las vic­to­rias. Los días bue­nos y los ma­los. Ima­gino con ilu­sión com­par­tir es­te mun­do con mi fu­tu­ra fa­mi­lia. Se­guir via­jan­do en bus­ca de dor­sa­les, de ex­pe­rien­cias, de com­pe­ti­cio­nes, de nue­vas amis­ta­des. Com­par­tir­lo a tres ban­das en lu­gar de a dos co­mo he­mos he­cho has­ta el mo­men­to. Dar la sa­li­da y sa­ber que en el ki­ló­me­tro tal y en me­ta ve­ré las ca­ras de los hom­bres que ocu­pan mi vi­da. O es­pe­rar ju­gan­do en me­ta a que lle­gue pa­pá. En­tro en una nue­va di­men­sión que sé que nos cos­ta­rá es­fuer­zo, que no va a ser un ca­mino llano, pe­ro que me ge­ne­ra gran ilu­sión. Ten­go fu­tu­ros ob­je­ti­vos, bas­tan­te am­bi­cio­sos. He­cho mu­cho de me­nos la com­pe­ti­ción y sue­ño des­pier­ta en fu­tu­ras ca­rre­ras, pe­ro sé que las es­pe­ra­ré pa­cien­te y que, si lle­ga­do el mo­men­to to­da­vía ten­go ga­nas de ha­cer­las y vi­vir­las, las pre­pa­ra­ré a con­cien­cia co­mo he he­cho to­da mi vi­da y, se­gu­ra­men­te, las sa­bré go­zar mu­cho más. Co­mo co­men­to al ini­cio de es­te ar­tícu­lo, no quie­ro ser ejem­plo de na­da. Ca­da cual tie­ne su pro­pio equi­li­brio y creo que de­be­mos ex­plo­rar­lo. A mi, ade­más de ge­ne­rar­me un mon­tón de du­das y al­gu­na an­gus­tia, me es­tá su­po­nien­do una ex­plo­ra­ción pre­cio­sa de mi mis­ma y de un cam­po ab­so­lu­ta­men­te des­co­no­ci­do y bo­ni­to. ¿Sien­to ha­ber re­nun­cia­do an­tes a to­do es­to? No lo ten­go cla­ro, he­mos te­ni­do una vi­da sin hi­jos in­ten­sa y la he­mos apro­ve­cha­do al má­xi­mo. Lo que sí ten­go cla­ro es que no voy a se­guir re­nun­cian­do a na­da. Con ga­nas, sa­lud e ilu­sión se pue­de se­guir ade­lan­te con to­do.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.