En te­rri­to­rio de Jor­di Ga­mi­to

Trail Run - - SUMARIO - POR: JO­SÉ A. DE PA­BLO - DE­PA. FO­TOS: MAR­TA BA­CAR­DIT

Ce­pe­ri to­ta­tes­sunt, imo et ullan­da as mo­di com­nia nam, es­tiist eiur as di re que enis qui co­nec­tet laut etur, nus quid unt en­te­seq ua­te­ca­tem. Lup­ta­quam cul­par­ci­tas et pres eat­quam, ipic te il is num utem­po­ri atur au­dias non na­tem est, niet mo­lut ve­rum que es­tion­se­qui no­bi­tae si­mus­ci com­ni­hi­ciet ali­qui apis.

Re­sul­ta una evi­den­cia que­de una ma­ne­ra u otra, to­dos va­mos cons­tru­yén­do­nos, to­dos va­mos edi­fi­cán­do­nos po­co a po­co, la­dri­llo a la­dri­llo, a lo lar­go de nues­tra vi­da. Ave­ces es un tra­ba­jo que no se ve, que no lu­ce tan­to pe­ro que nos va for­jan­do y que va crean­do los ci­mien­tos so­bre los que ir cre­cien­do. Otras ve­ces el tra­ba­jo es fino, ele­gan­te, con de­ta­lles e in­clu­so con lu­ci­mien­to.

Es­te va a ser un fin de se­ma­na com­ple­to. Mien­tras re­co­rro los ki­ló­me­tros que unen Bar­ce­lo­na con el pi­ri­neo de Gi­ro­na, voy pen­san­do en lo que me es­pe­ra en es­tos días. Lle­ga­mos a Ri­bes de Fre­ser pa­ra co­mer en el Bar Gu­si, el tem­plo del trail, y des­pués, una so­bre­me­sa siem­pre agra­da­ble con Da­vid y to­dos los que por allí van apa­re­cien­do, que no son po­cos. El Gu­si es un lu­gar de pe­re­gri­na­ción pa­ra to­dos los afi­cio­na­dos al trail de la co­mar­ca.

Nú­ria

Más tar­de nos es­pe­ra el tren cre­ma­lle­ra pa­ra ac­ce­der a uno de los es­pa­cios na­tu­ra­les con más ma­gia y car­ga ener­gé­ti­ca que co­no­ce­mos. El Va­lle de Nú­ria, si­tua­do a 2.000 me­tros de al­ti­tud y so­lo ac­ce­si­ble a tra­vés del Cre­ma­lle­ra o ca­mi­nan­do, si­guien­do el his­tó­ri­co y milenario tra­za­do del Ca­mí Vell que a su vez for­ma par­te del GR11 o ru­ta pi­re­nai­ca y que en 7,5 ki­ló­me­tros te lle­va des­de Que­ralbs sal­van­do más de 800 me­tros de des­ni­vel positivo has­ta el San­tua­rio de Nú­ria. Es vier­nes y an­tes de su­bir al cre­ma­lle­ra en Ri­bes, bien car­ga­do pa­ra pa­sar to­do el fin de se­ma­na arri­ba, me en­cuen­tro con Jor­di Ga­mi­to. Es­te Te­rri­to­rio de, va a ser un po­co es­pe­cial ya que va­mos a com­par­tir con nues­tro pro­ta­go­nis­tas, ex­pe­rien­cias de lo más di­ver­sas, co­mo por ejem­plo, una com­pe­ti­ción. Por lo pron­to, co­men­za­mos con es­te via­je tu­rís­ti­co en tren. Des­de ha­ce un año apro­xi­ma­da­men­te, Jor­di se ha ve­ni­do a vi­vir a es­tar mon­ta­ñas del Pi­ri­neo de Gi­ro­na. “Es­to es un sue­ño, des­de siem­pre qui­se vi­vir en la mon­ta­ña y des­de ha­ce un año es­toy asen­ta­do en Cam­pro­dón y me en­can­ta. Más, aho­ra que ya es­tá vi­vien­do con­mi­go mi pa­re­ja, Ai­na, al­go que me apor­ta mu­cha es­ta­bi­li­dad. Me ha costado aban­do­nar mi ca­sa y mi quie­ro pue­blo Plat­ja d'Aro, en la cos­ta, pe­ro creo que en es­te mo­men­to es lo me­jor pa­ra mí. An­tes me es­ca­pa­ba con la ca­ra­va­na ca­da fin de se­ma­na a la mon­ta­ña, aho­ra vi­vo en ella”.

Vi­da

Siem­pre fue un de­por­tis­ta na­to y con­ven­ci­do, des­de tem­pra­na edad su pa­dre le in­cul­có el amor por el de­por­te, al prin­ci­pio fue el fút­bol, con­cre­ta­men­te se de­fen­día bien ba­jo pa­los e in­clu­so, lle­gó a ha­cer prue­bas pa­ra po­der en­trar en el Ba­rça, aun­que no pu­do con­se­guir­lo. “Sí, es cier­to, aun­que a mí lo que más me gus­ta­ba era el ci­clis­mo, al­go que a mi pa­dre no le ha­cía de­ma­sia­da gra­cia”. La his­to­ria vi­tal de Jor­di Ga­mi­to ha si­do más bien un ca­mino, co­mo no po­día ser de otra for­ma tra­tán­do­se de él y de su pro­fe­sión, que se ha ido cons­tru­yen­do el mis­mo, co­mo buen au­tó­no­mo, bal­do­sa a bal­do­sa, ha­cien­do ga­la de su ca­li­dad en la rea­li­za­ción de tra­ba­jos fi­nos y con bue­nos aca­ba­dos, acos­tum-

El Ul­tra-Trail du Mont Blanc, don­de fue dé­ci­mo el ve­rano pa­sa­do, y Ul­tra Pi­ri­neu son sus dos gran­des ob­je­ti­vos de es­ta tem­po­ra­da

bra­do tam­bién a cu­rrar so­lo, a lo su­yo, sin preo­cu­par­se de lo que di­gan o lo que ha­gan los de­más. “Cuan­do yo te­nía tan so­lo 9 años mis pa­dres se se­pa­ra­ron y yo me que­dé con mi pa­dre, des­de ese mo­men­to siem­pre es­tu­vi­mos los dos jun­tos y muy uni­dos. La ver­dad es que los li­bros no se me da­ban bien y co­mo no va­lía pa­ra es­tu­diar me to­có po­ner­me a tra­ba­jar muy pron­to, ha­bía que echar una mano en la eco­no­mía fa­mi­liar. No te­nía ni 16 años y tu­ve que to­mar la de­ci­sión, te­nía dos op­cio­nes o me po­nía a ayu­dar a mi pa­dre en el bar res­tau­ran­te que te­nía en el cen­tro de Plat­ja d'Aro, al­go que la ver­dad no me mo­ti­va­ba de­ma­sia­do, el tra­ba­jo de los ba­res nun­ca me gus­tó, de­ma­sia­do es­trés; o me bus­ca­ba la vi­da por otro la­do. De­ci­dí ha­cer de la al­ba­ñi­le­ría mi pro­fe­sión y así has­ta aho­ra que por suer­te pue­do com­pa­gi­nar­lo con mis en­tre­na­mien­tos ya que tra­ba­jo yo so­lo, en ho­ra­rio de tar­de”. Mien­tras sue­ña con po­der de­jar apar­ca­da la pa­le­ta por un tiem- po, al­go que de mo­men­to no se pue­de per­mi­tir ya que tam­po­co es­tá la co­sa pa­ra mu­chos alar­des en el mun­do del trail des­de el pun­to de vis­ta eco­nó­mi­co, se­gui­mos ha­blan­do de su vi­da per­so­nal y de un ca­rác­ter, el su­yo, que le ha for­ja­do una ca­rre­ra de­por­ti­va muy par­ti­cu­lar, o qui­zá ha­ya si­do el de­por­te el que le ha for­ja­do ese ca­rác­ter tan es­pe­cial. “Mi pa­dre fa­lle­ció en un ac­ci­den­te de cir­cu­la­ción. Yo era muy jo­ven, ape­nas ha­bía cum­pli­do los 19 años. Fue el gol­pe más du­ro que la vi­da me te­nía re­ser­va­do”.

Ar­te

Pa­sea­mos, ma­nos en los bol­si­llos, en torno al em­bal­se de Nú­ria, las nie­ves aún ta­pi­zan las cum­bres cer­ca­nas de to­da L'Olla, pi­cos que aca­ri­cian la ba­rre­ra de los 3.000 me­tros, co­mo el Fi­nis­tre­lles, Nou Fonts o el Puig­mal, a es­te úl­ti­mo su­bire­mos am­bos con un dor­sal pues­to pa­ra co­rrer la Ver­ti­cal de L'Olla. Se­gu­ro que no va­mos tan có­mo­dos co­mo aho­ra y, por su­pues­to, que se­gu­ro que tam­po­co yo le pue­do man­te­ner el rit­mo con la fa­ci­li­dad que lo ha­go en es­te pa­seo. Des­pués del fút­bol em­pe­zó a mon­tar en bi­ci, a ha­cer mo­to­cross, a co­rrer co­mo sus­ten­to pa­ra una bue­na for­ma fí­si­ca pe­ro sin du­da que el de­por­te que le lle­nó de ilu­sión, mo­ti­va­ción, ga­nas y afán de su­pera­ción, apren­di­za­je psi­co­ló­gi­co in­clui­do, fue el Muay Thay. Sí ami­gos, ha­béis leí­do bien, un de­por­te de com­ba­te co­no­ci­do tam­bién co­mo bo­xeo tai­lan­dés y que si vi­vié­ra­mos en otras épo­cas pre­té­ri­tas, qui­zá me cos­ta­ría mu­cho con­ven­ce­ros, al­go que aho­ra mis­mo re­sul­ta muy sen­ci­llo, sim­ple­men­te te­néis

"Los li­bros no se me da­ban bien, no va­lía pa­ra es­tu­diar, así que no te­nía ni 16 años cuan­do to­mé la de­ci­sión de po­ner­me a tra­ba­jar y ha­cer de la al­ba­ñi­le­ría mi pro­fe­sión"

que ir a san Goo­gle y ahí te­néis prue­bas irre­fu­ta­bles que con­ven­ce­rían has­ta al mis­mí­si­mo San­to To­más. Hay has­ta ví­deos... “Du­ran­te años prac­ti­qué el Muay Thay, lo que lla­man el ar­te de to­das las ar­tes mar­cia­les. En ve­rano me iba a Thai­lan­dia a en­tre­nar con los me­jo­res, a pre­pa­rar­me allí, a apren­der, en la cuna. Soy un tío tes­ta­ru­do y que ha­go to­do lo po­si­ble por con­se­guir lo que me pro­pon­go. Ade­más me con­si­de­ro un buen es­tra­te­ga. El ma­yor es­ta­dio del mun­do de Muay Thay es el Lum­pi­nee y mi sue­ño era po­der pe­lear al­gu­na vez allí y no pa­ré has­ta que lo lo­gré ha­ce unos años, tam­po­co tan­tos. En ese mo­men­to pen­sé que era el mo­men­to de pa­sar pá­gi­na y de­di­car­me a otra co­sa, el sue­ño ya es­ta­ba cum­pli­do”.

Trail

Fue en el año 2014 cuan­do em­pe­zó a co­rrer un po­co más en se­rio. El Cru­ce Co­lum­bia en los An­des fue la ca­rre­ra ele­gi­da, ya va­mos dán­do­nos cuen­ta que Ga­mi­to es un ti­po de gran­des re­tos, no le va­lía co­men­zar con cual­quier ca­rre­ra en cual­quier lu­gar de la co­mar­ca. Tres me­ses en­tre­nan­do a las ór­de­nes de Oc­ta­vio Pé­rez le per­mi­tie­ron un tra­ta­mien­to de tú a tú con gran­des co­rre­do­res co­mo Da­ko­ta Jo­nes o Mar­co de Gas­pe­ri en aque­lla prue­ba por eta­pas de Amé­ri­ca del Sur y un pen­sa­mien­to: “es­to no se me da tan mal y ade­más me ha­ce sen­tir co­mo nin­gu­na otra ac­ti­vi­dad an­tes, li­bre (con ma­yús­cu­las) al­go di­fí­cil de ex­pli­car. Tam­bién ten­go mis re­fe­ren­tes en es­te mun­do que me ayu­dan mu­cho por su for­ma de ser, per­so­nas y per­so­na­li­da­des, for­mas de ha­cer y de ac­tuar co­mo Luis Al­ber­to Her­nan­do, Blacky Mo­ra­les y, por su­pues­to, Jokin Li­zea­ga. Gra­cias a Jokin sé que cuan­do me pongo en una lí­nea de sa­li­da lle­go con to­dos los de­be­res he­chos y bien he­chos, lo que me apor­ta mu­cha tran­qui­li­dad pa­ra afron­tar la ca­rre­ra con con­fian­za”.

UTMB

Gra­cias a su re­sul­ta­do el año pa­sa­do en el UTMB con­si­guió que al­gu­nas mar­cas se fi­ja­ran en él, es­pe­cial­men­te Com­press­port que es el prin­ci­pal apo­yo de­por­ti­vo del co­rre­dor ca­ta­lán en es­tos mo­men­tos pe­ro tam­bién cuen­ta con la ayu­da de Ho­ka, The Ele­ments, Etixx, Neón y, al­go muy im­por­tan­te y emo­ti­vo, el re­co­no­ci­mien­to de su pue­blo, de Plat­ja d'Aro, ya sa­be­mos lo di­fí­cil que es ser pro­fe­ta en la propia tie­rra. De nue­vo Cha­mo­nix y la ca­rre­ra es­tre­lla del pro­gra­ma del UTMB se­rá el ob­je­ti­vo más am­bi­cio­so de la se­gun­da par­te de la tem­po-

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.