SUE­ÑO DE ALAS­KA

Trail Run - - UP & DOWN -

Alas­ka es el es­ta­do más gran­de de los Es­ta­dos Uni­dos, ade­más por un mar­gen enor­me. Alas­ka tie­ne el ta­ma­ño de ca­si la mi­tad de to­dos los otros es­ta­dos jun­tos, y en to­do es­te gran es­pa­cio vi­ven me­nos per­so­nas que en la ciu­dad de Nue­va York. De he­cho, hay cua­tro ve­ces más per­so­nas en Ma­drid que en Alas­ka. Re­co­rrer su te­rri­to­rio equi­val­dría a al­go así co­mo viajar des­de Lon­dres a Pra­ga y lle­gar has­ta Gre­cia. En lu­gar de en­con­trar per­so­nas y ciu­da­des, en Alas­ka en­cuen­tras ki­ló­me­tros in­fi­ni­tos de mon­ta­ñas, cié­na­gas y bos­ques po­bla­dos por osos, lo­bos, águi­las, sal­mo­nes y más in­sec­tos que pú­bli­co hay en Ze­ga­ma. Los mos­qui­tos pue­den cu­brir el cuer­po hu­mano con un es­pe­sor de diez cen­tí­me­tros. Con to­do es­to pa­re­ce que pue­de ser un buen lu­gar, ¿no? Don­de es­toy aho­ra, al sud­es­te de Alas­ka, el agua de­fi­ne la vi­da. Ju­neau, la ca­pi­tal del es­ta­do, es­tá en­tre el mar y los gla­cia­res. El océano Ár­ti­co es­tá muy cer­ca, y el Cam­po de Hie­lo de Ju­neau es­tá tan só­lo mil me­tros más arri­ba. La ciu­dad, que tie­ne una po­bla­ción de 31.000 per­so­nas, es­tá si­tua­da, muy pro­ba­ble­men­te, en el úni­co lu­gar plano en mi­les de ki­ló­me­tros. La par­te pla­na tie­ne una ex­ten­sión de 1 ki­ló­me­tro por 3. Sin te­ner en cuen­ta la cer­ca­nía en­tre Ju­neau y el mar, po­dría­mos de­cir que el lu­gar en el mun­do más ade­cua­do pa­ra re­ci­bir el nom­bre de “ciu­dad de las mon­ta­ñas” sería Ju­neau. Me en­can­ta es­te pai­sa­je, por­que hay in­fi­ni­tas e in­creí­bles opor­tu­ni­da­des pa­ra co­rrer. De ver­dad, la prin­ci­pal ra­zón por la que es­toy aquí es por co­rrer. Co­mo par­te de la po­pu­la­ri­dad mun­dial que es­tán co­gien­do los trai­ning camps, mi ami­go el gran co­rre­dor Geoff Roes di­ri­ge uno que se lla­ma “Alas­ka Moun­tain Ul­tra­run­ning Camps”, y eso es exac­ta­men­te lo que va­mos a ha­cer. Por aquí no hay más que mon­ta­ñas y va­mos a in­ten­tar ex­plo­rar to­do lo más po­si­ble. ¿Re­cor­dáis a Geoff Roes? (Su nom­bre se pro­nun­cia co­mo “Jeff”). Du­ran­te va­rios años, a fi­na­les de la dé­ca­da pa­sa­da, él era el me­jor co­rre­dor de lar­gas dis­tan­cias del mun­do. Ga­nó to­das las ca­rre­ras im­por­tan­tes en los Es­ta­dos Uni­dos, in­clu­so Wes­tern Sta­tes en 2010, cuan­do lle­gó por de­lan­te de An­ton Kru­pic­ka y de un jo­ven Ki­lian Jor­net. En 2011 co­men­zó a te­ner pro­ble­mas de sa­lud y no en­con­tra­ba ex­pli­ca­ción. Des­pués de ca­si tres años, en 2014, aprendió que te­nía “over­trai­ning syn­dro­me” (sín­dro­me de so­bre­en­tre­na­mien­to), una enfermedad que afec­ta a las glán­du­las su­pra­rre­na­les. In­clu­so hoy si­gue sin po­der co­rrer co­mo an­tes. Geoff de­jó de co­rrer co­mo pro­fe­sio­nal, se mu­dó a Ju­neau, y co­men­zó una vi­da nor­mal. Se ca­só, tie­ne una ni­ña y tra­ba­ja en la es­cue­la. Creo que hay una par­te de él que pien­sa en lo que po­dría ha­ber si­do, pe­ro a pe­sar de ello pa­re­ce un ti­po con­ten­to. Vi­ve una vi­da ple­na. Geoff aún for­ma par­te del mun­do de los co­rre­do­res gra­cias a su camp. Du­ran­te la pró­xi­ma se­ma­na va­mos a in­tro­du­cir a va­rios co­rre­do­res en los desafíos y la be­lle­za de “la fron­te­ra fi­nal”. Las mon­ta­ñas aquí son muy si­mi­la­res a los Al­pes, pe­ro sin per­so­nas. No hay pue­blos o ca­lles en­tre los va­lles; hay so­la­men­te árboles, ríos, y osos, mu­chos osos. Oí de­cir y leí que a ve­ces los osos se co­men a las per­so­nas, pe­ro tam­bién eso es par­te de la ex­pe­rien­cia, ¿no creéis?. Me pre­gun­to si se­gui­ría di­cien­do lo mis­mo si me en­con­tra­se ca­ra a ca­ra con un oso, pe­ro no me preo­cu­po, por­que los osos pre­fie­ren los va­lles y no­so­tros ire­mos a co­rrer por las aris­tas. Hay cres­tas en to­das di­rec­cio­nes, ca­da una con ca­rac­te­rís­ti­cas di­fe­ren­tes. Cres­tas sua­ves con hier­bas, cres­tas em­pi­na­das, cres­tas cu­bier­tas de nie­ve y cres­tas al­pi­nas co­mo las de Cha­mo­nix. Quie­ro ver­las to­das. Quie­ro ha­cer­lo to­do. ¿Sa­bes de qué sen­sa­cio­nes es­toy ha­blan­do? ¿El de­seo de es­tar en un nue­vo lu­gar así tan di­fe­ren­te a cual­quier otro lu­gar don­de ha­yas es­ta­do an­tes que ol­vi­das has­ta las pa­la­bras pa­ra des­cri­bir­lo? ¿Sa­bes lo que quie­ro de­cir cuan­do di­go que la me­jor ma­ne­ra de com­pren­der las emo­cio­nes de un lu­gar es ex­plo­rar­lo? Mo­ver­me es ex­pre­sar­me. Y aho­ra, de­lan­te de mí hay un nue­vo mun­do, un mun­do inex­plo­ra­do, un mun­do de po­si­bi­li­da­des. Mi fu­tu­ro es­tá al otro la­do de las cres­tas, qui­zá en las to­rres de ro­ca más arri­ba del cam­po de hie­lo. Con es­tas vistas de­lan­te, sien­to que to­do es po­si­ble. ¿Dón­de vas a ir pa­ra ex­plo­rar tu propia Alas­ka?

*DA­KO­TA JO­NES ES UN JO­VEN CO­RRE­DOR NOR­TE­AME­RI­CANO DE TRAIL, VEN­CE­DOR EN­TRE OTRAS CA­RRE­RAS DE TRANS­VUL­CA­NIA 2012.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.