Una ca­rre­ra de au­to­su­pera­ción

Trail Run - - GOURMET - POR: AN­TO­NIO MA­DRI­ÑÁN. FO­TOS: MI­KAEL HELSING.

La se­gun­da edi­ción de Ria­ño Trail Run vol­vió a so­bre­co­ger a los par­ti­ci­pan­tes que re­co­rrie­ron ca­si 100 ki­ló­me­tros en 3 días por unas afi­la­das mon­ta­ñas en el Par­que Na­tu­ral de Fuen­tes Ca­rrio­nas y Fuen­te Co­bre – Mon­ta­ña Pa­len­ti­na, el Par­que Na­cio­nal de Pi­cos de Eu­ro­pa y el Par­que Re­gio­nal de Mon­ta­ñas de Ria­ño y Mam­po­dre. Un lu­ja­zo de tra­za­do que tu­vo co­mo ne­xo de unión el Ria­ño Camp.

Ria­ño Trail Run se ha con­ver­ti­do en to­do un de­sa­fío, un re­to su­per­la­ti­vo que po­ne al límite a to­dos los co­rre­do­res que par­ti­ci­pan en él, des­de el pri­me­ro has­ta el úl­ti­mo. Un de­sa­fío de tres días en el que to­dos los co­rre­do­res con­vi­ven y se her­ma­nan en un am­bien­te úni­co. Ese es po­si­ble­men­te uno de sus prin­ci­pa­les ac­ti­vos y atrac­ti­vos, la gen­te y sus his­to­rias, las de su­pera­ción que po­drían es­tar plas­ma­das en cual­quier li­bro de mo­ti­va­ción o de coaching, ejem­plos de vi­da y vi­ta­li­dad, lecciones mu­chas ve­ces ne­ce­sa­rias pa­ra el res­to de los mor­ta­les. Uno de esos cla­ros ejem­plos es el co­rre­dor bri­tá­ni­co Andrew Town­send, pos­tra­do en una si­lla de rue­das du­ran­te un lar­go tiem­po de­bi­do a una enfermedad. Sus ga­nas de vi­vir y su­pe­rar­se lo han lle­va­do a re­cu­pe­rar­se tras mu­chos años de tra­ba­jo pa­ra vol­ver a ca­mi­nar e in­clu­so co­rrer par­ti­ci­pan­do en prue­bas co­mo el Eco­trail de Ma­drid, Ul­tra Sie­rra Ne­va­da o po­ner­se en la lí­nea de sa­li­da de es­ta Ria­ño Trail Run 2018. Andrew no pu­do con las 3 eta­pas de la prue­ba y, pe­se a ello, es uno de los prin­ci­pa­les ga­na­do­res de la mis­ma. Por­que de allí se lle­va más fuer­za de la que te­nía, si ca­be, y sus re­ti­nas re­ple­tas de gran­des mo­men­tos, tan gran­des co­mo los her­mo­sos pai­sa­jes que se alzan a la vis­ta y a los pies de to­dos los par­ti­ci­pan­tes de Ria­ño Trail Run, esos pai­sa­jes que ha­cen que tan­to esfuerzo me­rez­ca la pe­na. Y es que la be­lle­za de Pi­cos de Eu­ro­pa en con­tras­te con el Par­que Re­gio­nal Mon­ta­ñas de Ria­ño y Mam­po­dre, y el Par­que Na­tu­ral Fuen­tes Ca­rrio­nas es in­fi­ni­ta. Otra bo­ni­ta his­to­ria ha si­do la del co­rre­dor ve­ne­zo­lano Víctor Hu­go Ca­rri­llo, que co­mien­za una nue­va vi­da en Es­pa­ña con su mujer y pa­ra es­tre­nar es­ta nue­va eta­pa pen­só en ha­cer­lo con un im­por­tan­te re­to. Así que op­tó por la Ria­ño Trail Run Open. La prue­ba fue du­ra, pe­ro me­re­ció mu­cho la pe­na. Em­be­le­sa­do por su her­mo­so re­co­rri­do y por unas pier­nas lle­nas de ca­lam­bres, pro­me­tió que al­can­za­ría una vez más la meta, y así lo hi­zo tras nue­ve ho­ras de com­pe­ti­ción.

Pri­me­ra eta­pa (VAL­VER­DE - BO­CA DE HUÉRGANO. 29,9 KM. 2.450 M. D+)

La pri­me­ra eta­pa de Ria­ño Trail Run par­te de Val­ver­de y lo ha­ce por un be­llo bos­que que por mo­men­tos nos pue­de re­cor­dar a un lu­gar tan mí­ti­co co­mo Ze­ga­ma. Es­te es un in­ci­so en la mon­ta­ña pa­len­ti­na, un ver­de sen­de­ro que po­co a po­co nos va con­du­cien­do a una de las mí­ti­cas y más fa­mo­sas mon­ta­ñas pa­len­ti­nas, El Es­pi­güe­te, muy si­mi­lar es­té­ti­ca­men­te al K2, con 2.450 me­tros de al­tu­ra y un pai­sa­je de al­ta mon­ta­ña con una subida muy du­ra, muy téc­ni­ca y con un cres­te­río que ha­ce las de­li­cias de los co­rre­do­res más pre­pa­ra­dos téc­ni­ca­men­te. El des­cen­so pos­te­rior es ver­ti­gi­no­so ha­cia el Re­fu­gio de Ma­zo­bre, y ca­si sin des­can­so, se en­la­zan subidas y ba­ja­das has­ta lle­gar a Bo­ca de Huérgano.

Se­gun­da eta­pa

La se­gun­da eta­pa es, con mu­cho, la más du­ra de to­das. Sus 38 ki­ló­me­tros de dis­tan­cia con los más de 3.000 me­tros de des­ni­vel positivo se ha­cen más du­ros des­pués de una jor­na­da es­par­ta­na co­mo fue la pri­me­ra. Hoy, ade­más, se sa­le de Caín pa­ra afron­tar en la pri­me­ra subida la frio­le­ra de 1.500 me­tros de des­ni­vel positivo por el Ca­nal de Me­so­nes, ofre­cién­do­nos una ima­gen es­pe­cial y po­de­ro­sa de lo que son los Pi­cos de Eu­ro­pa. Con ese te­lón de fon­do co­mien­za un des­cen­so muy téc­ni­co con par­tes de pie­dra suel­ta y tra­mos in­cli­na­dos. So­lo un pe­que­ño tra­mo de ba­ja­da deja re­cu­pe­rar el alien­to an­tes de lle­gar al “Mi­ra­dor el Tom­bo”, don­de nos es­pe­ra otra subida po­ten­te pa­ra vol­ver a ba­jar sin des­can­so has­ta Ose­ja de Sa­jam­bre, lu­gar don­de en­con­tra­mos la lí­nea de meta.

Ter­ce­ra eta­pa

La ter­ce­ra y úl­ti­ma de las eta­pas de Ria­ño Trail Run es la ele­gi­da pa­ra el dis­fru­te. Una dis­tan­cia ase­qui­ble con no de­ma­sia­do des­ni­vel que nos re­ga­la una pa­no­rá­mi­ca ex­cep­cio­nal. A lo lar­go de sus 22,7 ki­ló­me­tros de dis­tan­cia la du­re­za la im­po­ne el rit­mo que quie­ra mar­car ca­da uno, y es que hay un buen pu­ña­do de tra­mos don­de se pue­de co­rrer muy rá­pi­do. En es­ta ter­ce­ra eta­pa se pa­sa por el Gil­bo, un icono pa­ra Ria­ño y pa­ra la prue­ba. El Cer­vino leo­nés, con 1.677 me­tros de al­ti­tud, atrae co­mo si fue­ra un imán. Su be­lle­za te deja hip­no­ti­za­do. Y es que es di­fí­cil no le­van­tar la ca­be­za va­rias ve­ces al día en su bús­que­da. Por eso, cuan­do lo tie­nes ba­jo los pies im­pre­sio­na tan­to o más que cuan­do lo tie­nes en fren­te. Su aris­ta es sen­ci­lla­men­te bas­ta y pre­cio­sa, con una ba­ja­da de in­far­to que lle­va a los co­rre­do­res di­rec­tos a cum­plir el sue­ño de atra­ve­sar la lí­nea de meta de es­ta prue­ba.

Ria­ño Open

La Ria­ño Open es un de­sa­fío en to­da re­gla, una ca­rre­ra di­se­ña­da pa­ra los co­rre­do­res más téc­ni­cos y ex­pe­ri­men­ta­dos con un re­co­rri­do muy du­ro y abrup­to, pe­ro so­bre to­do bo­ni­to. La sa­li­da des­de Ma­ra­ña en­se­gui­da pica fuer­te ha­cia arri­ba, con unos pri­me­ros ki­ló­me­tros con mu­chas zo­nas sin sen­de­ro. Pu­ra aven­tu­ra que ele­va­rá tus pul­sa­cio­nes al as­cen­der por el Ma­ci­zo del Mam­po­dre. La pos­te­rior ba­ja­da nos va de­jan­do co­rrer bas­tan­te rá­pi­do ha­cia Las Salas, pa­ra as­cen­der de nue­vo ha­cia Hor­ca­das y re­ma­tar con el as­cen­so al Gil­bo. Des­de la cum­bre se dis­fru­ta de una de las par­tes más má­gi­cas de la prue­ba, con sus pai­sa­jes in­ter­mi­na­bles y su cres­te­río de en­sue­ño que nos lle­va di­rec­tos a la úl­ti­ma ba­ja­da fuer­te de Ria­ño Trail Run, una ba­ja­da que nos lle­va di­rec­ta­men­te a la glo­ria de ha­ber con­quis­ta­do una vez más la lí­nea de meta.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.