Es­ca­pe Room en la mi­na

Trail Run - - GOURMET - POR: DA­NIEL SA­NA­BRIA. FO­TOS: HU­NO­SA / A. FUEN­TE.

Di­cen que As­tu­rias tie­ne pi­rá­mi­des. No en­tien­des el es­lo­gan has­ta que te su­mer­ges 600 me­tros ba­jo tie­rra y des­cu­bres el la­be­rin­to de ga­le­rías, pa­si­llos y es­con­dri­jos que co­nec­tan los rin­co­nes de una mi­na de car­bón. A esas pro­fun­di­da­des se ce­le­bró la edi­ción ex­pe­ri­men­tal del Trail Po­zo Sotón, con 50 atle­tas se­lec­cio­na­dos a con­cien­cia pa­ra vi­vir un acon­te­ci­mien­to iné­di­to en la his­to­ria del de­por­te.

Una jau­la de ape­nas un metro de an­cho y cin­co de lar­go des­cien­de por una ren­di­ja ex­ca­va­da en la tie­rra. Ba­ja a una ve­lo­ci­dad de ocho me­tros por se­gun­do. Den­tro van do­ce ti­pos de cor­to, ata­via­dos con cas­co, lin­ter­na, guan­tes y za­pa­ti­llas de co­rrer. Se mi­ran pas­ma­dos, in­cré­du­los, in­clu­so con una pizca de te­mor. El mie­do a lo des­co­no­ci­do. Por­que nin­guno de ellos ha es­ta­do an­tes en una ca­rre­ra a 600 me­tros ba­jo tie­rra. La ma­yo­ría ni si­quie­ra den­tro de una mi­na. El ascensor ate­rri­za en la dé­ci­ma plan­ta del Po­zo Sotón, una de las ex­plo­ta­cio­nes hu­lle­ras más em­ble­má­ti­cas del con­ce­jo de Lan­greo. Son las diez de la ma­ña­na y llo­viz­na en As­tu­rias. Ha­ce ca­si cua­tro años que ce­só su ac­ti­vi­dad. Y se no­ta. To­da­vía que­dan do­ce­nas de va­go­ne­tas apos­ta­das en las té­tri­cas ga­le­rías que for­man el com­ple­jo. Cues­ta des­cri­bir aque­llo. Es al­go así co­mo un edi­fi­cio cons­trui­do ha­cia aba­jo, con sus mu­ros, pa­si­llos, es­ca­le­ras, vías y chi­me­neas, to­do su­je­to por le­ños y hie­rra­jos. Una me­ga­ex­ca­va­ción co­mu­ni­ca­da per­fec­ta­men­te por un sin­fín de agu­je­ros. Hu­no­sa es la em­pre­sa pro­pie­ta­ria de es­ta mi­na que ha fun­cio­na­do du­ran­te ca­si cien años. Em­pe­zó su ac­ti­vi­dad en 1922, des­vian­do el cur­so del río Nalón pa­ra ser pro­fun­di­za­da, y se aban­do­nó en di­ciem­bre de 2014. En la ac­tua­li­dad se or­ga­ni­zan vi­si­tas guia­das. El pa­sa­do 3 de ju­nio se ce­le­bró la Edi­ción Ze­ro del bau­ti­za­do co­mo Xtreme Trail Po­zo Sotón, una prue­ba ex­pe­ri­men­tal pa­ra la que se es­co­gió cui­da­do­sa­men­te a 50 co­rre­do­res. To­dos ellos pue­den de­cir que han si­do los pri­me­ros en el mun­do en par­ti­ci­par en una ca­rre­ra den­tro de una mi­na de car­bón. Una con­tra­rre­loj que su­mó 5 ki­ló­me­tros con un des­ni­vel (cues­ta saber si positivo o ne­ga­ti­vo es­tan­do ba­jo tie­rra) de unos 180 me­tros. Ca­da dos mi­nu­tos sa­lía un par­ti­ci­pan­te, mar­gen su­fi­cien­te pa­ra evi­tar ade­lan­ta­mien­tos en un cir­cui­to que fue una ma­dri­gue­ra.

Agó­ni­co fi­nal en la ‘Jo­ta’

Em­pe­zó en la dé­ci­ma plan­ta y ter­mi­nó en la oc­ta­va. En­tre la al­fom­bra de sa­li­da y la meta un la­be­rin­to de ga­le­rías y pa­sa­di­zos que lle­va­ron a los atle­tas des­de los 557 me­tros de pro­fun­di­dad a los 386, en tan­das de do­ce. El te­rreno es im­prac­ti­ca­ble, con cons­tan­tes cru­ces de vías que a me­nu­do se ocul­ta­ban ba­jo las char­cas y lo­da­za­les del sue­lo. Tra­mos inun­da­dos que se al­ter­na­ban con otros más des­pe­ja­dos pe­ro cu­yo te­cho se en­co­gía. Fal­ta de luz, de es­pa­cio, de oxí­geno, de to­do. Y de re­pen­te, 260 es­ca­lo­nes em­ba­rra­dos con una in­cli­na­ción que obli­ga­ba a ti­rar de bra­zos. Aun­que el re­co­rri­do ex­po­nía cier­ta pe­li­gro­si­dad, las do­ce­nas de mi­ne­ros vo­lun­ta­rios que se re­par­tie­ron a lo lar­go del cir­cui­to da­ban con­fian­za a los co­rre­do­res. Ti­pos que a dia­rio tra­ba­jan allí du­ran­te ho­ras, en con­di­cio­nes des­pia­da­das, con­vir­tien­do aquel agu­je­ro en su ofi­ci­na. Su pre­sen­cia fue tran­qui­li­za­do­ra en los pa­sos más de­li­ca­dos de la mi­na, co­mo en la vía de eva­cua­ción de ape­nas un metro de an­cho que co­nec­ta dos chi­me­neas ver­ti­ca­les. La in­cli­na­ción del ca­mino, que men­gua­ba se­gún avan­za­bas,

obli­ga­ba a los de­por­tis­tas a con­ti­nuar a ga­tas. El cas­co y los guan­tes no eran de postureo. Al tra­mo fi­nal, con el que se asciende a la meta, lo lla­man la Jo­ta. Es­te es­con­dri­jo del Po­zo Sotón se lle­va el premio al más claus­tro­fó­bi­co. La sen­sa­ción de ago­nía su­pera to­do lo vi­vi­do an­te­rior­men­te, as­cen­dien­do por un ori­fi­cio ver­ti­cal de ma­de­ros con caí­da li­bre. No se pue­den co­me­ter erro­res. En la plan­ta ocho la es­ce­na era en­tre có­mi­ca y an­gus­tio­sa, con las cabezas de los co­rre­do­res aso­man­do igual que la de Ste­ve McQueen en "La Gran Eva­sión". Ape­nas hay tiem­po de co­men­tar la ju­ga­da, pues otra do­ce­na de co­rre­do­res es­pe­ra en la su­per­fi­cie. Lle­ga la jau­la, car­ga y su­be. El epi­so­dio se re­pi­tió un pu­ña­do de ve­ces has­ta que los 50 ele­gi­dos fi­na­li­za­ron su periplo ba­jo tie­rra, de­jan­do imá­ge­nes iné­di­tas en la his­to­ria de la mi­ne­ría as­tu­ria­na. Ese gi­gan­tes­co hor­mi­gue­ro hu­mano que em­pe­za­ra a fun­cio­nar du­ran­te los años vein­te se ha­bía con­ver­ti­do en un la­bo­ra­to­rio de­por­ti­vo con trail­run­ners co­mo ra­ton­ci­llos. Ex­pe­ri­men­ta­ron con no­so­tros. Y qué pri­vi­le­gio.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.