LA CRI­SIS DE LOS 40

POR: JA­VIER DIEZ

Trail Run - - UP & DOWN -

No di­ré que sea un asi­duo lec­tor de es­ta re­vis­ta. Ha­ce años me con­ven­cí de no com­prar es­te ti­po de pu­bli­ca­cio­nes que só­lo acre­cen­ta­ban mi de­seo de sa­lir a la na­tu­ra­le­za con la mis­ma li­ber­tad que lo ha­cía 9 años atrás, pe­ro a lo que no he po­di­do re­nun­ciar es a mi­rar de vez en cuan­do el es­ca­pa­ra­te de los quios­cos, esa zo­na don­de es­tán los ro­ta­ti­vos que hablan so­bre pe­que­ñas o gran­des aven­tu­ras en la na­tu­ra­le­za, en las mon­ta­ñas, y es ahí don­de a ve­ces en­cuen­tro es­ta re­vis­ta y, tras pen­sár­me­lo un ra­to, mi­ro en mi bol­si­llo a ver si ten­go la su­fi­cien­te cal­de­ri­lla pa­ra no cam­biar el bi­lle­te de 20. En ca­so positivo, abro una puer­ta a la nos­tal­gia. Cum­pli­ré 44 es­te ve­rano. Siem­pre que me pre­gun­tan so­bre có­mo pa­sé la cri­sis de los cua­ren­ta res­pon­do que la ade­lan­té 5 años, allá por 2009, cuan­do ter­mi­né mi úl­ti­ma ca­rre­ra por as­fal­to: una me­dia ma­ra­tón en Tor­de­si­llas con un tiem­po digno en­tre la me­dio­cri­dad de quie­nes acu­di­mos a es­tas ca­rre­ras no a lu­char con­tra la cla­si­fi- ca­ción (ve­ta­da a unos po­cos), sino con­tra uno mis­mo. Un año an­tes ha­bía ter­mi­na­do mi úl­ti­ma ca­rre­ra por mon­ta­ña en Bra­ño­se­ra. De­trás de es­tas pa­la­bras es­pe­ráis leer una trá­gi­ca his­to­ria de gra­ves en­fer­me­da­des o cos­to­sas re­cu­pe­ra­cio­nes y lecciones de su­per­vi­ven­cia. No, mi me­dio­cri­dad no apo­ya re­la­tos so­bre nin­gu­na épi­ca de su­pera­ción. Una sim­ple le­sión en uno de mis ge­me­los, que ya me dio gue­rra an­te­rior­men­te, fue el ini­cia­dor de mi desas­tre. Sin ter­mi­nar de re­cu­pe­rar, el ten­dón de Aqui­les de la otra pierna me tu­vo de­ma­sia­do tiem­po apea­do de mi pa­sión. Des­pués vino una ci­ru­gía de ca­de­ra y, a par­tir de ahí, co­men­za­ron a aflo­rar los da­ños co­la­te­ra­les a la de­bi­li­dad mus­cu­lar. La con­dro­ma­la­cia ro­tu­lia­na, her­nias y pro­tu­sio­nes en las vér­te­bras lum­ba­res, fre­cuen­tes con­trac­tu­ras mus­cu­la­res… La his­to­ria em­pe­zó en mis pri­me­ras sa­li­das a la mon­ta­ña a fi­na­les de los no­ven­ta en Guadarrama. Ya me gus­ta­ba co­rrer; por aquel en­ton­ces re­co­rría fre­cuen­te­men­te las sen­das del Pi­nar de An­te­que­ra en Va­lla­do­lid o la ri­be­ra del Pi­suer­ga, cuan­do no lo ha­cía por Ma­drid, don­de tra­ba­ja­ba, re­co­rrien­do los par­ques de Av. Los po­bla­dos, el Cam­po de las Na­cio­nes, y ya co­men­za­do el si­glo XXI, los sen­de­ros de Co­lla­do Vi­llal­ba, don­de ubi­qué mi re­si­den­cia. Por aquel en­ton­ces la mon­ta­ña ya ha­bía en­tra­do en mi vi­da de ma­ne­ra muy fuer­te y se ha­bía asen­ta­do per­fec­ta­men­te. Ca­da tar­de li­bre o fin de se­ma­na obli­ga­do a que­dar­me en Ma­drid mar­cha­ba a co­no­cer los ca­mi­nos de La Ba­rran­ca, de Cer­ce­di­lla, vi­si­ta­ba la Pedriza o subía al puer­to de Na­va­ce­rra­da pa­ra deam­bu­lar por la sen­da Sch­midt; cuan­do con­ta­ba con más tiem­po acu­día a la Mon­ta­ña Pa­len­ti­na o a des­cu­brir aque­llas que más me han apa­sio­na­do: Pi­cos de Eu­ro­pa. Pe­ro es en Guadarrama don­de por pri­me­ra vez vi a al­guien co­rrien­do por don­de yo ape­nas po­día ca­mi­nar. Así des­cu­brí que se po­dían unir mis dos pa­sio­nes: la ca­rre­ra y la na­tu­ra­le­za, y me pu­se a ello. Mis pier­nas no es­ta­ban pre­pa­ra­das pa­ra las cues­tas; era ca­paz de se­guir rit­mos bas­tan­te al­tos en llano, pe­ro una cues­ta lo­gra­ba ha­cer­me pa­rar. Pe­ro en la mon­ta­ña era distinto, el en­torno que ro­dea­ba a las subidas me ha­cía ol­vi­dar que el sue­lo se iba ele­van­do a ca­da pa­so, ad­qui­rí un nue­vo rit­mo de ca­rre­ra ade­cua­do a mi res­pi­ra­ción y al te­rreno, me sen­tía me­jor que nun­ca. Po­co des­pués co­no­cí las ba­ja­das y los des­ni­ve­les po­si­ti­vos de­ja­ron de im­por­tar­me. Era la épo­ca en la que veía vo­lar al mí­ti­co Tra-

ga­mi­llas por las cues­tas del ce­rro del Te­lé­gra­fo, cuan­do te po­días apun­tar a una ca­rre­ra de mon­ta­ña el día an­tes y co­rrer ca­si en fa­mi­lia. Re­cuer­do, tras unos años co­rrien­do por Guadarrama y ya ha­bi­tua­do a la nue­va mo­da­li­dad de de­por­te que ha­bía ele­gi­do, apun­tar­me a mi pri­me­ra ca­rre­ra en la mon­ta­ña. Coin­ci­dien­do que el pri­mer cam­peo­na­to de Es­pa­ña de ca­rre­ras de mon­ta­ña se ce­le­bra­ba en Vi­llal­ba, me apun­té a la ca­rre­ra po­pu­lar que con el mis­mo re­co­rri­do se ce­le­bra­ba en pa­ra­le­lo. Tan po­qui­tos éra­mos los apun­ta­dos tan­to al cam­peo­na­to co­mo a la po­pu­lar, que de­ci­die­ron unir am­bas ca­rre­ras. Me sen­tía im­por­tan­te, ha­bía co­rri­do mi pri­me­ra com­pe­ti­ción de mon­ta­ña en un cam­peo­na­to de Es­pa­ña, na­da me­nos que jun­to a quie­nes lu­cha­ban por lle­var­se el tí­tu­lo. A esa ca­rre­ra la si­guie­ron otras co­mo el KM Ver­ti­cal de La Ba­rran­ca, In­te­gral de Val­de­ce­bo­llas, cro­no­es­ca­la­da al To­rreón… Pe­ro eso era lo de me­nos, las ca­rre­ras. Me en­can­ta­ba en­tre­nar, desen­vol­ver­me ágil­men­te por la na­tu­ra­le­za, re­co­rrer los sen­de­ros, ho­llar las ci­mas, atra­ve­sar de un sal­to los arro­yos, res­pi­rar esa li­ber­tad de saber que pue­des lo­grar lle­gar a don­de te pro­pon­gas, sen­tir­se fuer­te, ca­si po­de­ro­so. Tras esa eta­pa que du­ró apro­xi­ma­da­men­te una dé­ca­da, lle­gó la te­mi­da cri­sis de los cua­ren­ta con los cin­co años de ade­lan­to ya di­chos. To­do cam­bió en las mon­ta­ñas. El ha­lo ro­mán­ti­co de ser uno de los po­cos que re­co­rría­mos con la li­ge­re­za de un re­be­co las sen­das ya no era tal. Mu­cha gen­te em­pe­zó a ha­cer­lo, las ca­rre­ras se ma­si­fi­ca­ron de tal ma­ne­ra que ha­bía que sa­car los dor­sa­les con me­ses de an­te­la­ción y en­se­gui­da se ce­rra­ban, ha­bía pre­cio­sas ca­rre­ras que se iban abrien­do pa­so con ra­pi­dez mien­tras yo iba con el freno echa­do vien­do có­mo me ade­lan­ta­ban. No pue­do de­cir que me ha­ya ren­di­do, aún si­go in­ten­tan­do que es­tas le­sio­nes que co­mo un an­cla me su­je­tan si­gan su cur­so y me de­jen atrás, pe­ro la mon­ta­ña si­gue for­man­do par­te de mi vi­da. Ya siem­pre des­pa­cio, al rit­mo de la na­tu­ra­le­za, si­go mo­vién­do­me por los ma­ci­zos de Pi­cos, que ya co­noz­co co­mo mi se­gun­da ca­sa, al igual que lo son Guadarrama o la Mon­ta­ña Pa­len­ti­na, he co­no­ci­do las ma­ra­vi­llas de Pi­ri­neos en Or­de­sa y fre­cuen­to des­de los bos­ques del Sa­ja, has­ta zo­nas de am­bien­te me­di­te­rrá­neo co­mo Ba­tue­cas. Ayer, mien­tras des­pis­ta­do ca­mi­na­ba por Va­lla­do­lid, hi­ce un es­cor­zo con el pie pa­ra evi­tar pi­sar una mier­da. Al po­sar­lo unos cen­tí­me­tros pa­sa­do el ex­cre­men­to no me do­lía el Aqui­les. ¿Ha­brá si­do es­te mi pri­mer pa­so en un nue­vo amanecer por la mon­ta­ña?

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.