SIEM­PRE…

Trail Run - - FUEL -

La su­ple­men­ta­ción no es más que la pun­ta de una pi­rá­mi­de nu­tri­cio­nal y la ma­yor par­te de los es­fuer­zos del de­por­tis­ta han de cen­trar­se en la ali­men­ta­ción de ba­se.

Co­mo con­clu­sión de to­do ello, in­sis­ti­mos en que el ob­je­ti­vo de es­tos ar­tícu­los es dar a co­no­cer he­rra­mien­tas nu­tri­cio­na­les úti­les de ca­ra al de­por­tis­ta y con cier­ta re­le­van­cia den­tro del mun­do del al­to ren­di­mien­to. Pe­ro siem­pre, siem­pre , siem­pre… se ha­ce ne­ce­sa­rio re­cor­dar que el uso de di­cha su­ple­men­ta­ción ha de res­pe­tar tres as­pec­tos crí­ti­cos:

Aun­que sea lla­ma­ti­va, la su­ple­men­ta­ción no es más que la pun­ta de una pi­rá­mi­de nu­tri­cio­nal y la ma­yor par­te de los es­fuer­zos del de­por­tis­ta (so­bre to­do el po­pu­lar) han de cen­trar­se en la ali­men­ta­ción de ba­se. Des­afor­tu­na­da­men­te esta ba­se se des­cui­da y só­lo pa­re­ce atraer aque­llo que es ac­ce­so­rio.

La nu­tri­ción es una cien­cia que, sien­do sen­ci­lla de ba­se, se com­pli­ca cuan­do se tra­ta de “hi­lar fino”. Es el nu­tri­cio­nis­ta el en­car­ga­do de su­per­vi­sar y ma­ne­jar es­te cam­po. Ha­bla­mos de la sa­lud y eso no tie­ne re­cam­bio, lo me­jor es po­ner­se en ma­nos de un profesional.

To­das las re­co­men­da­cio­nes lan­za­das en es­te me­dio o cual­quie­ra, son glo­ba­les. Ca­da per­so­na es un mun­do y la no in­di­vi­dua­li­za­ción sin el su­fi­cien­te ri­gor no só­lo no tie­ne efec­tos po­si­ti­vos, sino que pue­de te­ner efec­tos ad­ver­sos. A mo­do de re­su­men, in­clui­re­mos un tex­to (pú­bli­co) fru­to del con­sen­so del co­mi­té de expertos en ma­te­ria de nu­tri­ción del Co­mi­té Olím­pi­co In­ter­na­cio­nal, da­do que re­fle­ja muy bien aque­llo que to­dos los nu­tri­cio­nis­tas de­be­mos de te­ner cla­ro a cer­ca del uso de la su­ple­men­ta­ción y que no siem­pre se asu­me por par­te del de­por­tis­ta. Lec­tu­ra obli­ga­da y que sir­va co­mo ini­cio de re­fle­xión acer­ca de si aque­llo que se demanda (es­tra­te­gia de su­ple­men­ta­ción) es aque­llo que pri­me­ro se ne­ce­si­ta (des­can­so, co­rrec­to en­tre­na­mien­to y bue­na ali­men­ta­ción de ba­se). La die­ta in­flu­ye sig­ni­fi­ca­ti­va­men­te en el ren­di­mien­to atlé­ti­co, pe­ro el uso de su­ple­men­tos no com­pen­sa una nu­tri­ción po­bre o una inade­cua­da die­ta. La su­ple­men­ta­ción con nu­trien­tes esen­cia­les se­ría be­ne­fi­cio­sa si una de­fi­cien­cia es­pe­cí­fi­ca nu­tri­cio­nal es diag­nos­ti­ca­da mé­di­ca­men­te y una so­lu­ción ba­sa­da en los ali­men­tos na­tu­ra­les no pue­de ser fá­cil­men­te im­ple­men­ta­da. Unos po­cos su­ple­men­tos, de los mi­les de di­fe­ren­tes pro­duc­tos del mer­ca­do, po­drían apor­tar / au­men­tar ren­di­mien­to o apor­tar be­ne­fi­cios sa­lu­da­bles pa­ra al­gu­nos atle­tas en al­gu­nos ti­pos de de­por­tes, cuan­do un en­tre­na­mien­to op­ti­mo, nu­tri­cio­nal y re­cu­pe­ra­ción ya es­tán con­se­gui­dos. La ga­ran­tía de ca­li­dad en la ela­bo­ra­ción del su­ple­men­to, al­ma­ce­na­mien­to y dis­tri­bu­ción a ve­ces no es es­tric­ta­men­te obli­ga­to­rio, con lo que pue­de ha­ber pro­duc­tos que tie­nen po­ca ca­li­dad o es­tán con­ta­mi­na­dos.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.