LA REI­NA DEL CRIS­TAL

El ca­mión es un te­rri­to­rio con mar­ca­do ca­rác­ter mas­cu­lino, pe­ro con te­són y vo­lun­tad las mu­je­res han con­se­gui­do su par­ce­la en el trans­por­te por ca­rre­te­ra. La me­jor mues­tra es Ro­sa Za­pi­co que ha­ce ga­la de su vo­ca­ción trans­por­tan­do cris­tal por to­da Eu­ro­pa a

Transporte Mundial - - SUMARIO - Al­ber­to Puer­ta (Tex­to y fo­tos)

Com­par­tien­do vo­lan­te con su pa­dre Ro­sa Za­pi­co re­co­rre las ru­tas in­ter­na­cio­na­les trans­por­tan­do plan­chas de cris­tal en su fla­man­te MB Ac­tros 1851 Gi­gas­pa­ce.

Desde siem­pre se ha vis­to nues­tra pro­fe­sión co­mo una cues­tión de hom­bres en la que el se­xo fe­me­nino no po­día co­mer­se una ros­ca de­bi­do a las exi­gen­cias de fuer­za, des­tre­za y “ti­ming” le­jos del ho­gar, pe­ro to­do cam­bia con el pa­so del tiem­po y en par­ce­las don­de una mu­jer no en­ca­ja­ba ahora lu­chan co­do con co­do con sus co­le­gas mas­cu­li­nos, de­jan­do cla­ro que na­da se les in­ter­po­ne.

A ello ha con­tri­bui­do el tre­men­do desa­rro­llo de unos me­dios de trans­por­te en los que la fuer­za bru­ta ya no re­pre­sen­ta una ba­za de­ci­si­va a la ho­ra de de­ter­mi­nar la efi­cien­cia o pro­fe­sio­na­li­dad. Ello ha fa­ci­li­ta­do que las mu­je­res, to­da­vía de una for­ma tí­mi­da, ha­yan de­ci­di­do que es­te sec­tor tam­bién pue­de ser el su­yo, ha­cien­do del trans­por­te por ca­rre­te­ra su me­dio de vi­da y apor­tan­do con ello un so­plo de ai­re fres­co a un sec­tor ne­ce­si­ta­do de re­ge­ne­ra­ción.

Una Xa­na y una gón­do­la

La ri­ca mi­to­lo­gía as­tu­ria­na tie­ne co­mo rei­na a unas nin­fas hi­lan­de­ras -Xa­nas- que te­jen sus hi­los de oro en lím­pi­das fuen­tes de agua cris­ta­li­na. Aquel afor­tu­na­do que lo­gre arre­ba­tar­les el hi­lo se­rá in­me­dia­ta­men­te ri­co, pues­to que el hi­lo de oro no tie­ne fin. Ro­sa no es la rei­na de las eté­reas xa­nas, pe­ro a buen se­gu­ro que es la rei­na del trans­por­te de cris­tal.

Una “xa­ni­na” que pi­lo­ta un im­pre­sio­nan­te Mer­ce­des Benz 1851 Gi­gas­pa­ce en­gan­cha­do a

una for­mi­da­ble gón­do­la Fay­mo­vi­lle pa­ra el trans­por­te de vidrio plano de gran­des di­men­sio­nes. De lo que no es­ta­mos se­gu­ros es de que al­gún pre­ten­dien­te lo­gre “ro­bar­le” su rue­ca de oro, ya que es­tá ce­lo­sa­men­te guar­da­do por un fé­rreo cen­ti­ne­la, su pa­dre Roberto.

Ro­sa es una chi­ca pre­pa­ra­da que ini­cial­men­te bus­có su fu­tu­ro le­jos del trans­por­te. Dos cur­sos su­pe­rio­res de for­ma­ción pro­fe­sio­nal, el pri­me­ro de aten­ción so­cio-sa­ni­ta­ria y el se­gun­do de au­xi­liar de en­fer­me­ría po­drían abrir­le el ca­mino ha­cia el fu­tu­ro, pe­ro no fue así y Ro­sa bus­có re­fu­gio en ca­sa, en el ofi­cio que desde ha­cía dé­ca­das pro­fe­sa­ba su pa­dre.

Roberto Za­pi­co co­men­zó co­mo chó­fer de pa­sa­je­ros pa­ra cam­biar de sec­tor en el 2000 y pa­sar­se a las mer­can­cías. Tras una pri­me­ra ex­pe­rien­cia con un tren de ca­rre­te­ra com­pró una plaza en Saint Go­bain a Al­fre­do Ma­teo, que se ju­bi­la­ba co­mo uno de los as­tu­ria­nos más ve­te­ra­nos en el trans­por­te de vidrio. La fá­bri­ca as­tu­ria­na de la mul­ti­na­cio­nal fran­ce­sa es­tá es­pe­cia­li­za­da en vi­drios pla­nos de gran­des di­men­sio­nes, por lo que pre­ci­sa de una importante flo­ta de gón­do­las au­to­por­tan­tes.

Es un tra­ba­jo que re­quie­re una alta es­pe­cia­li­za­ción de los me­dios, ya que la com­ple­ji­dad téc­ni­ca y la in­ver­sión de la gón­do­la es uno de los fac­to­res de­ter­mi­nan­tes de es­te ti­po de trans­por­te. “Pa­ra mí el trans­por­te de vidrio es un tra­ba­jo que no me pre­sen­ta nin­gún ti­po de di­fi­cul­tad –nos pre­ci­sa Ro­sa-. Hay que ser muy res­pon­sa­ble a la ho­ra de car­gar y des­car­gar el ca­ba­lle­te, ya que si bien la ma­nio­bra es sen­ci­lla com­por­ta una gran res­pon­sa­bi­li­dad”.

Apro­ve­chan­do un cur­so com­ple­to en Ase­tra de una ta­ca­da Ro­sa se sa­có de pri­me­ra mano el CAP, mer­can­cías pe­li­gro­sas

y el C1 y en un se­gun­do cur­so ya com­ple­tó to­dos los per­mi­sos co­men­zó con su pa­dre. Fiel “ti­fos­si” de la marca de la es­tre­lla Roberto dis­po­ne de un im­pac­tan­te MB 1851 de úl­ti­ma ge­ne­ra­ción con ca­bi­na Gi­gaS­pa­ce de­co­ra­do por Ve­las­co. A su lo­mo Ro­sa y Roberto re­co­rren las ru­tas co­mu­ni­ta­rias en una más que ori­gi­nal do­ble tri­pu­la­ción.

“Ahora pa­re­ce que el tra­ba­jo ha ba­ja­do un poco por cier­tas com­pe­ten­cias des­lea­les que no quie­ro ni nom­brar –nos pun­tua­li­za Ro­sa-, pe­ro cuan­do el mer­ca­do “ti­ra” siem­pre su­pe­ra­mos los die­ci­sie­te mil ki­ló­me­tros men­sua­les”.

En una jor­na­da de tra­ba­jo acom­pa­ña­mos a Ro­sa y Roberto a car­gar su gón­do­la a la fac­to­ría de San Juan de Nie­va con el en­car­go de un via­je “cor­to” has­ta Ma­drid. Lo bueno de es­te trans­por­te es que no sue­le per­der­se tiem­po en la car­ga y la des­car­ga ya que el pro­pio vehícu­lo se en­car­ga de ello.

En­fi­lan­do el Huer­na

La gón­do­la Fay­mo­vi­lle de cons­truc­ción bel­ga es un se­mi­rre­mol­que téc­ni­ca­men­te com­ple­jo y di­se­ña­do en ex­clu­si­va pa­ra es­te ti­po de trans­por­tes. La sus­pen­sión “arro­di­lla” el re­mol­que y se re­co­ge el ca­ba­lle­te con la car­ga pa­ra po­ner­lo en el ai­re al si­tuar­lo a la al­tu­ra de mar­cha. El fuer­te por­ta­lón tra­se­ro ha­ce de re­fuer­zo de la es­truc­tu­ra dan­do ri­gi­dez al bas­ti­dor.

Pa­ra nues­tra Ro­sa la ma­nio­bra no re­pre­sen­ta nin­gu­na di­fi­cul­tad y a los man­dos neu­má­ti­cos de la gón­do­la car­ga el ca­ba­lle­te mien­tras que su pa­dre ha­ce mar­cha atrás ha­cien­do to­pe en la par­te de­lan­te­ra. So­lo que­da fi­jar la car­ga con las guar­das la­te­ra­les hi­dráu­li­cas, ce­rrar el por­tón y en­fi­lar la ru­ta.

El día lu­cía mag­ni­fi­co pa­ra in­mor­ta­li­zar el pre­cio­so con­jun­to azul me­ta­li­za­do de la trac­to­ra con el blan­co in­ma­cu­la­do de la lo­na de la gón­do­la, en con­tras­te con los in­fi­ni­tos to­nos ver­des de la oro­gra­fía as­tu­ria­na ca­mino de la me­se­ta cas­te­lla­na.

Con una pí­ca­ra son­ri­sa Ro­sa toma el vo­lan­te ba­jo la aten­ta mi­ra­da de su pa­dre. El pri­mer turno de con­duc­ción es­tá en­co­men­da­do a la “gua­ja”. En el as­cen­so de la autopista bus­can­do el tú­nel del Ne­grón to­dos sa­lu­dan con respeto a es­ta ne­ña que ha he­cho del vo­lan­te su pro­fe­sión y que mues­tra el or­gu­llo de se­guir la sa­ga de su pa­dre.

Ya en tie­rras leo­ne­sas fi­na­li­za­mos nues­tra es­col­ta a dos pro­fe­sio­na­les co­mo la copa de un pino. Uno car­ga­do de ve­te­ra­nía y otra con esas ga­nas de apren­der que son ad­mi­ra­bles a día de hoy. El área de Cal­das de Lu­na fue tes­ti­go de nues­tra des­pe­di­da con unos ca­fés com­par­ti­dos y un “bue­na ru­ta” de ri­gor.

A pe­sar de su ju­ven­tud Ro­sa ejer­ce to­das los tra­ba­jos, ya sea con­du­cir o en­car­gar­se de que las plan­chas de cris­tal plano que­den per­fec­ta­men­te es­ti­ba­das en el ca­ba­lle­te.

Ro­sa y su pa­dre trans­por­tan por to­da Eu­ro­pa cris­tal de Saint Go­bain a los man­dos de un pre­cio­so Ac­tros 1851 con ca­bi­na Gi­gas­pa­ce.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.