EL BULL­DOG DE ALE­JAN­DRO RO­DRÍ­GUEZ

Una foto ol­vi­da­da en un ca­jón, unas pes­qui­sas en las re­des so­cia­les para re­co­no­cer al ve­te­rano Lan­cia 3RO que apa­re­ce en la ima­gen y al fi­nal to­do ter­mi­na ha­cien­do un re­por­ta­je al po­de­ro­so y es­plén­di­do Mack MH613 Ul­tra­li­ner de Ale­jan­dro Ro­drí­guez, hi­jo y

Transporte Mundial - - SUMARIO - AL­BER­TO PUER­TA (Texto y fotos)

Co­mo homenaje a su abue­lo y a su pa­dre, dos bue­nos pro­fe­sio­na­les del ca­mión, Ale­jan­dro Ro­drí­guez ha res­tau­ra­do un Mack MH613 Ul­tra­li­ner.

Las tie­rras leonesas del Bier­zo y su ca­pi­tal Pon­fe­rra­da fue­ron siem­pre vi­ve­ro de trans­por­tis­tas y pro­fe­sio­na­les de lar­ga tra­di­ción, con sus fruc­tí­fe­ras mi­nas de car­bón pro­du­cien­do el com­bus­ti­ble que mo­vió la in­dus­tria y ca­len­tó los ho­ga­res du­ran­te más de un si­glo.

Has­ta bien en­tra­dos los ochen­ta la an­tra­ci­ta, el lig­ni­to y la hu­lla de la co­mar­ca ber­cia­na fue­ron fuen­tes de ri­que­za, tra­ba­jo y pros­pe­ri­dad y en es­te con­tex­to el trans­por­te era una ne­ce­si­dad pe­ren­to­ria.

El fe­rro­ca­rril efec­tuó la mayor par­te de es­ta pe­sa­da la­bor du­ran­te dé­ca­das, pe­ro los ca­mio­nes siem­pre fue­ron el com­ple­men­to in­dis­pen­sa­ble para lle­gar has­ta don­de los ca­rri­les no po­dían. Sur­gen en­ton­ces em­pre­sas de trans­por­te y au­tó­no­mos que se en­car­gan de mo­ver mi­les de to­ne­la­das de car­bón.

El abue­lo de Ale­jan­dro Ro­drí­guez em­pie­za en los años vein­te con un His­pano y más tar­de se co­lo­ca co­mo chó­fer de Mi­nas de Fa­be­ro con un Büs­sing. El si­guien­te pa­so de Her­mi­nio Ro­drí­guez fue ha­cer­se trans­por­tis­ta y a los man­dos de un Che­vro­let se pu­so en el trans­por­te de pes­ca­do de Vigo y La Co­ru­ña a Ma­drid.

En los años cin­cuen­ta se incorpora a la pro­fe­sión una se­gun­da ge­ne­ra­ción, que cu­rio­sa­men­te se lla­ma y ape­lli­da igual que su pro­ge­ni­tor, y lle­ga en­ton­ces a la fa­mi­lia un Lan­cia 3RO pro­ce­den­te de un ex­ce­den­te mi­li­tar y que es el im­pul­sor de es­te re­por­ta­je. Cuan­do des­de TRANS­POR­TE MUN­DIAL nos pu­si­mos a in­da­gar so­bre la ima­gen de un ca­mión an­ti­guo, des­de el otro la­do del Fa­ce­book nos res­pon­dió con ale­gría Ale­jan­dro Ro­drí­guez: “Es el ca­mión de mi pa­dre”. En efec­to, el vehícu­lo que apa­re­cía era el vie­jo Lan­cia 3RO.

Una vez iden­ti­fi­ca­da la si­lue­ta del “vie­jo tras­to” nos en­te­ra­mos de que en homenaje a su pa­dre y a su abue­lo Ale­jan­dro a res­tau­ra­do un im­pre­sio­nan­te Mack MH613 Ul­tra­li­ner al que no le fal­ta nin­gún de­ta­lle y que tie­ne su ca­de­na ci­ne­má­ti­ca en ple­na for­ma.

So­lo fal­ta­ba fi­jar la fe­cha para des­pla­zar­nos a la Ciu­dad de los Tem­pla­rios y ad­mi­rar esa be­lla fie­ra con se­llo y mar­cha­mo “ma­de in USA”.

Tra­di­ción ame­ri­ca­na

Fun­da­da en 1900 por los her­ma­nos Mack la mar­ca pron­to ini­cia su ex­pan­sión si bien se­rá la Pri­me­ra Gue-

rra Mun­dial la que le pro­por­cio­ne un fuer­te im­pul­so gra­cias al “es­fuer­zo de gue­rra”.

Los ca­mio­nes Mack son fuer­tes, ro­bus­tos y fia­bles y su pe­cu­liar si­lue­ta con el ra­dia­dor tras el motor ha­ce que los sol­da­dos les apo­den “Bull­dog”. Des­pués de la con­tien­da Mack man­tie­ne la ori­gi­na­li­dad, fren­te al res­to de cons­truc­to­res nor­te­ame­ri­ca­nos, de fa­bri­car en­te­ra­men­te sus ca­mio­nes, des­de el bas­ti­dor y la ca­bi­na has­ta la ca­de­na ci­ne­má­ti­ca.

A prin­ci­pios de los ochen­ta Re­nault V.I. re­ca­la en el ac­cio­na­ria­do de Mack plan­tean­do una pro­fun­da re­mo­de­la­ción de la ofer­ta con la lle­ga­da de los Ul­tra­li­ner, sus­ti­tu­tos de los ve­te­ra­nos Crui­se­li­ner, y que a la pos­tre se­rían los úl­ti­mos “ca­bo­ver” fa­bri­ca­dos por Mack. Se ven­die­ron un to­tal de 16.200 Ul­tra­li­ner en­tre 1982 y 1993, años en que es­ta ga­ma se man­tu­vo en pro­duc­ción.

Mack apli­có en la ca­bi­na Ul­tra­li­ner nue­vas téc­ni­cas cons­truc­ti­vas que apos­ta­ban por el em­pleo de re­si­nas sin­té­ti­cas para las su­per­fi­cies ex­te­rio­res, so­lu­ción que in­cre­men­ta­ba la re­sis­ten­cia a los ele­men­tos cli­ma­to­ló­gi­cos so­bre una es­truc­tu­ra me­tá­li­ca de al­ta re­sis­ten­cia.

Ano­tar que la po­si­ción de eje fron­tal ade­lan­ta­do po­ten­cia­ba la se­gu­ri­dad ac­ti­va en ca­so de ac­ci­den­te, aun­que co­mo su­ce­día con el Mag­num el ac­ce­so a la ca­bi­na era un tan­to com­pli­ca­do. El bas­ti­dor tie­ne una ba­ta­lla al cen­tro de los ejes 0de 3,5 me­tros, con sus­pen­sión de ba­lles­tas pa­ra­bó­li­cas en el eje di­rec­triz y un con­jun­to Hen­drick­son de cua­tro dia­prés en el tán­dem tra­se­ro.

En la ca­de­na ci­ne­má­ti­ca man­da un motor Mack EE6 de on­ce li­tros con cua­tro vál­vu­las por ci­lin­dro e in­yec­ción de bom­bas uni­ta­rias. Es en reali­dad una versión “light” del EE7 que mon­ta­ron los Re­nault Mag­num en Eu­ro­pa. Rin­de 350 CV a 1.950 rpm con un bri­llan­te par de 176,6 Mkg a 1.250 rpm.

La ca­ja de cam­bios es la com­ple­ja -pe­ro eter­na- Ma­xi­tor­que Ex­ten­ded Ran­ge Trans­mis­sion con su pe­cu­liar “re­par­to” de aper­tu­ra con diez mar­chas para ro­dar so­bre as­fal­to, sie­te “Lo” para ta­reas du­ras o trans­por­tes es­pe­cia­les y cin­co re­tro­mar­chas, las mis­mas que la ca­ja prin­ci­pal tie­ne ha­cia ade­lan­te.

El chu­cho pla­tea­do

No fue has­ta 1932 cuan­do Mack co­men­zó a em­plear el fa­mo­so “Bull­dog” di­se­ña­do por el en­ton­ces In­ge­nie­ro Je­fe, A.F. Ma­sury, y des­de en­ton­ces su sim­pá­ti­ca si­lue­ta pre­si­de to­dos los fron­ta­les de la mar­ca ame­ri­ca­na.

En nues­tro ca­so el “bull­dog” era pla­tea­do, se­ñal inequí­vo­ca de que al­gu­na par­te del ca­mión no era en­te­ra­men­te Mack. En es­te ca­so eran los di­fe­ren­cia­les y la sus­pen­sión tra­se­ra, por­que de mon­tar to­dos los com­po­nen­tes “ma­de in Mack” el bull­dog se­ría en co­lor oro.

En el par­king del cen­tro de trans­por­tes de Pon­fe­rra­da nos esperaba un co­mi­té de re­cep­ción ca­pi­ta­nea­dos por Ale­jan­dro Ro­drí­guez es­col­ta­do por los her­ma­nos Cerezales y Os­car, un trans­por­tis­ta de la zo­na que tra­ba­ja para CUPA, la empresa de pro­duc­ción de pi­za­rras de la que Ale­jan­dro es di­rec­tor fi­nan­cie­ro.

Gra­cias a Os­car dis­pu­si­mos de una ga­ba­rra car­ga­da con pa­lets de pi­za­rra que nos per­mi­tió “sa­bo­rear” el vie­jo Mack a ple­na car­ga. El motor ron­ro­nea­ba con ese so­ni­do me­tá­li­co tan ca­rac­te­rís­ti­co de los Mack mien­tras ha­cía­mos ai­re y ca­len­tá­ba­mos el motor.

En com­pa­ra­ción con las ca­bi­nas de la épo­ca la del Ul­tra­li­ner es la tí­pi­ca ame­ri­ca­na, con un vo­lu­mi­no­so ca­pó motor, el sal­pi­ca­de­ro en fuer­te án­gu­lo ob­tu­so y su am­plia y úni­ca li­te­ra de ge­ne­ro­sas di­men­sio­nes.

Im­por­ta­do por Dis­tri­bui­do­res Mack de Ma­drid es­te Ul­tra­li­ner fue ma­tri­cu­la­do en 1990 y lu­ce en la tra­se­ra el lo­go VH (Vehícu­lo His­tó­ri­co) si bien Ale­jan­dro ha pre­fe­ri­do man­te­ner la ma­trí­cu­la ori­gi­nal. Re­ca­ló en una empresa del Bier­zo y su prin­ci­pal ven­ta­ja era que al ser un trac­tor de tres ejes po­día en­gan­char una pla­ta­for­ma tán­dem y car­gar con ello las 40 to­ne­la­das que en aque­lla fe­cha aca­ba­ban de ser au­to­ri­za­das.

En homenaje a su pa­dre y a su abue­lo, uno de los pio­ne­ros del trans­por­te ber­ciano, Ale­jan­dro ha re­cu­pe­ra­do es­te Mack MH613 que tras una lar­ga vi­da ac­ti­va al­can­za una ju­bi­la­ción de lu­jo.

Co­mo se pue­de apre­ciar en la ima­gen el cua­dro de man­dos del Mack Ul­tra­li­ner es de­ma­sia­do es­par­tano para los gus­tos ame­ri­ca­nos. En el sal­pi­ca­de­ro de for­ma en­vol­ven­te se en­cuen­tran el freno de es­ta­cio­na­mien­to y los man­dos del sis­te­ma de ca­le­fac­ción.

Pe­se a su ve­te­ra­nía el vie­jo “Bull­dog” to­da­vía “ha­ce con­jun­to” y se mue­ve con ele­gan­cia por las ru­tas ber­cia­nas. Su ca­de­na ci­ne­má­ti­ca es­tá to­da­vía en ple­na for­ma.

En la clá­si­ca con­cep­ción ame­ri­ca­na la úni­ca li­te­ra tie­ne unas ge­ne­ro­sas di­men­sio­nes, tan so­lo pe­na­li­za­das por el vo­lu­mi­no­so tú­nel motor.

La pa­lan­ca de cam­bios dis­po­ne de un man­do con cua­tro po­si­cio­nes des­de el que po­de­mos ma­ne­jar la siem­pre com­ple­ja ca­ja de cam­bios Ma­xi­tor­que.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.