FIAT DUCATO NA­TU­RAL PO­WER

Con las res­tric­cio­nes al trá­fi­co por con­ta­mi­na­ción to­do el mundo po­ne la vis­ta en las ver­sio­nes eléc­tri­cas, pe­ro hoy por hoy las me­cá­ni­cas GNC, co­mo la de es­ta Ducato Na­tu­ral Po­wer, son una reali­dad para aque­llos trans­por­tis­tas que tie­nen que tra­ba­jar en

Transporte Mundial - - SUMARIO - IÑAQUI NÚÑEZ (Texto) IS­RAEL GARDYN (Fotos)

El gas na­tu­ral ga­na adep­tos en el trans­por­te ur­bano.

La Fiat Ducato es uno de los mo­de­los más po­pu­la­res y de­man­da­dos en el seg­men­to de los fur­go­nes de gran for­ma­to, don­de ofre­ce un gran sur­ti­do de ver­sio­nes pro­pul­sa­das ma­yo­ri­ta­ria­men­te por me­cá­ni­cas dié­sel.

Hoy que­re­mos pre­sen­tar una va­rian­te me­nos ha­bi­tual, por el mo­men­to, pe­ro que sin du­da co­bra­rá pro­ta­go­nis­mo a la vis­ta de có­mo se es­tán po­nien­do las co­sas en cuan­to a res­tric­cio­nes al trá­fi­co por cues­tio­nes de con­ta­mi­na­ción am­bien­tal, tra­bas que es­ta Fiat Ducato Na­tu­ral Po­wer se sal­ta olím­pi­ca­men­te gra­cias a las ba­jas emi­sio­nes que ge­ne­ra su motor pro­pul­sa­do por gas na­tu­ral com­pri­mi­do (GNC). Un gas que no se ob­tie­ne del pe­tró­leo, con gran­des re­ser­vas en el sub­sue­lo, que ade­más pue­de ge­ne­ra­se me­dian­te el tra­ta­mien­to de los re­si­duos ur­ba­nos. Se tra­ta de un com­bus­ti­ble lim­pio en cuan­to a los ni­ve­les de CO2 (234 gr/km), lo que otor­ga la con­si­de­ra­ción me­dioam­bien­tal ECO y le per­mi­te sor­tear las res­tric­cio­nes al trá­fi­co que exis­ten o exis­ti­rán en los cen­tros ur­ba­nos.

Para ello se par­te de un motor a ga­so­li­na de tres li­tros, 136 CV en­tre 2.750 y 3.500 rpm y un par má­xi­mo de 350 Nm a 1.500 vuel­tas, so­bre el que ha tra­ba­ja­do la in­ge­nie­ría de Fiat Po­wer­train para trans­for­mar­lo en lo que ha­bi­tual­men­te se de­no­mi­na­mo­tor bi­fuel, ca­paz de fun­cio­nar con ga­so­li­na y en es­te ca­so con GNC.

Aun­que el vehícu­lo cuen­ta con un do­ble sis­te­ma de en­cen­di­do y ali-

men­ta­ción, para el fun­cio­na­mien­to ha­bi­tual em­plea el gas na­tu­ral al­ma­ce­na­do en cin­co bo­te­llas, dos de 50 li­tros de ca­pa­ci­dad -equi­va­len­tes a 8,5 kg ca­da una- a las que se aña­den otras tres de 40 li­tros -6,8 kg de gas en ca­da ca­so- y que su­man un to­tal de 220 li­tros ó 37,4 kg de GNC.

Es­ta car­ga ga­seo­sa con­fie­re a la Ducato Na­tu­ral Po­wer una au­to­no­mía de 400 ki­ló­me­tros, a los que hay que aña­dir los 100 ki­ló­me­tros que nos pro­por­cio­na un de­pó­si­to con 15 li­tros de ga­so­li­na co­mo re­cur­so de “emer­gen­cia” an­ta lle­gar a un pun­to de car­ga de gas.

Cin­co de­pó­si­tos

Los de­pó­si­tos de ace­ro re­for­za­dos, ya que el GNC se al­ma­ce­na a 15ºC y a una pre­sión de 200 ba­res, se en­cuen­tran si­tua­dos en­tre am­bos ejes ba­jo el plano de car­ga del vehícu­lo y sin in­ter­fe­rir lo más mí­ni­mo en la su­per­fi­cie dis­po­ni­ble.

El gas se tras­la­da has­ta los cua­tro in­yec­to­res si­tua­dos en la cu­la­ta, ges­tio­na­dos es­tos me­dian­te una cen­tra­li­ta elec­tró­ni­ca an­tes de ali­men­tar al motor, La pre­sión de in­yec­ción es de tan so­lo 7 ba­res, para lo cual an­tes el gas tie­ne que pa­sar por un re­gu­la­dor que se en­car­ga de re­du­cir y es­ta­bi­li­zar la pre­sión.

Se tra­ta de un motor muy silencioso com­pa­ra­do con la versión dié­sel, vir­tud que lla­ma la aten­ción des­de el pri­mer mo­men­to. Para los con­duc­to­res acos­tum­bra­dos a tra­ba­jar con me­cá­ni­cas de ga­só­leo se ha­ce ra­ro al arran­car, pues es­ta ban­ca­da Na­tu­ral Po­wer no tie­ne el “muscu­lo” ini­cial que per­mi­te po­ner­se en mo­vi­mien­to sin ne­ce­si­dad de ace­le­rar y con tan so­lo sol­tar el em­bra­gue.

Hay que te­ner en cuen­ta que se tra­ta de un motor a ga­so­li­na que re­quie­re mo­ver­nos a un ré­gi­men más al­to de re­vo­lu­cio­nes a la ho­ra de ini­ciar el mo­vi­mien­to, pre­mi­sa que se man­tie­ne en to­do mo­men­to aun­que el par motor se en­cuen­tre dis­po­ni­ble des­de 1.500 rpm, pu­dien­do es­ti­rar has­ta al­can­zar los 3.000 gi­ros.

Fiat Pro­fes­sio­nal es­ta­ble­ce para es­tas ver­sio­nes Na­tu­ral Po­wer una ve-

lo­ci­dad má­xi­ma de 159 km/h, con un con­su­mo en el ca­so de la versión de te­cho nor­mal y cha­sis me­dio, co­mo es nues­tro ca­so, de 13,1 me­tros cú­bi­cos de gas ca­da 100 ki­ló­me­tros

Nues­tra uni­dad de prue­bas te­nía li­mi­ta­da la ve­lo­ci­dad má­xi­ma a 100 km/h, que es la que se es­ta­ble­ce cuan­do el vehícu­lo fun­cio­na con ga­so­li­na, un con­di­cio­nan­te que nos ha li­mi­ta­do a la ho­ra de com­pro­bar las ace­le­ra­cio­nes má­xi­mas y que por el con­tra­rio no ha si­do obs­tácu­lo a la ho­ra de me­dir el es­fuer­zo que es­te vehícu­los es ca­paz de rea­li­zar en con­di­cio­nes de ple­na car­ga.

Bue­nas pres­ta­cio­nes

Con un las­tre de 1.000 kg a su es­pal­da, la car­ga no han su­pues­to una lo­sa para es­ta Ducato Na­tu­ral Po­wer, que al­can­za rá­pi­da­men­te el rit­mo de tra­ba­jo con ab­so­lu­ta sol­ven­cia, aun­que siem­pre a un ré­gi­men li­ge­ra­men­te su­pe­rior al de un motor de com­pre­sión.

Para do­si­fi­car los 136 CV de po­ten­cia dis­po­ne­mos de una ca­ja de cam­bios ma­nual de seis re­la­cio­nes, con un es­ca­lo­na­mien­to acer­ta­do para cum­plir con su mi­sión. En fun­ción de la car­ga trans­por­ta­da es­te equipo pue­de eje­cu­tar los cam­bios en­tre las 2.000 y las 2.500 re­vo­lu­cio­nes.

Por lo de­más, las ca­pa­ci­da­des di­ná­mi­cas de es­ta versión son idén­ti­cas a las que ofre­cen el res­to de mo­de­los Ducato, con la sal­ve­dad de que el efec­to de freno motor lo con­se­gui­mos a un rit­mo li­ge­ra­men­te su­pe­rior.

Ya ha­bía­mos pro­ba­do con an­te­rio­ri­dad di­fe­ren­tes ver­sio­nes de fur­go­ne­tas GNC, en al­gu­nos ca­sos con mo­to­res de más de 4 li­tros de ci­lin­dra­da, y es­ta Ducato Na­tu­ral Po­wer nos ha pa­re­ci­do una bue­na so­lu­ción para aque­llos pro­fe­sio­na­les que se mue­ven ha­bi­tual­men­te en la ciu­dad, in­clu­so para aque­llos que re­co­rren ru­tas de cor­ta distancia, no so­lo por lo eco­nó­mi­co que les re­sul­ta­rá el ki­ló­me­tro re­co­rri­do, sino por las pres­ta­cio­nes de un motor que, sin te­ner el “muscu­lo” que de­mues­tra un dié­sel a ba­jo ré­gi­men, tam­po­co re­sul­ta una me­cá­ni­ca apá­ti­ca y fal­ta de ca­rác­ter ya en ro­da­du­ra.

Se­gún la versión ele­gi­da, el equi­pa­mien­to pue­de in­cluir tam­bién una cá­ma­ra de mar­cha atrás y na­ve­ga­dor.

La bo­ca de car­ga se en­cuen­tra si­tua­da jun­to a la ha­bi­tual para re­pos­tar ga­so­li­na.

El ta­ble­ro de ins­tru­men­tos es el mis­mo que en­con­tra­mos en las ver­sio­nes dié­sel, al que se aña­de el in­di­ca­dor de gas.

Unas ba­rras si­tua­das en el pi­so del plano de car­ga, que re­fuer­zan los an­cla­jes, son el úni­co ele­men­to que de­la­tan la presencia de los de­pó­si­tos de gas en la par­te ba­ja.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.