El pri­me­ro de la cla­se

Transporte Mundial - - PRUEBA -

Mercedes-Benz siem­pre ha es­ta­do pre­sen­te en el seg­men­to de las al­tas po­ten­cias. Qui­zá en un plano más dis­cre­to que otras mar­cas com­pe­ti­do­ras, pe­ro siem­pre apor­tan­do su to­que de pres­ti­gio. Aho­ra el me­jor re­pre­sen­tan­te de esa filosofía es el Actros 1863, que tie­ne en su po­de­ro­sa me­cá­ni­ca la me­jor res­pues­ta a las ne­ce­si­da­des de un ni­cho de mer­ca­do muy exi­gen­te.

Y es que con­du­cir con más de seis­cien­tos ca­ba­llos ba­jo el pi­so es un pla­cer que po­cos pue­den dis­fru­tar. A des­ta­car la cla­ra filosofía ame­ri­ca­na de una planta mo­triz que pre­sen­ta unas pau­tas de con­duc­ción a las que no es­ta­mos acos­tum­bra­dos. El motor en­tre­ga lo me­jor de sí mis­mo de una for­ma rá­pi­da y con­tun­den­te, bas­ta con mi­rar el test de re­cu­pe­ra­ción, lle­gan­do con ale­gría a la po­ten­cia má­xi­ma a las 1.300 rpm en ga­ma ba­ja y a las 1.500 vuel­tas en ga­ma al­ta. Aun­que pue­da pa­re­cer ex­tra­ño ello no pe­na­li­za el con­su­mo a te­nor de los bri­llan­tes re­sul­ta­dos ob­te­ni­dos.

Tan so­lo en­con­tra­mos un pun­to de dis­cre­pan­cia al mar­char con el PPC ac­ti­va­do y es que a la me­nor pro­tu­be­ran­cia del te­rreno el ca­mión re­du­ce au­to­má­ti­ca­men­te una ve­lo­ci­dad pa­san­do de 12ª a 11ª. Creo que se tra­ta de una cues­tión de soft­wa­re que de­bie­ra re­to­car­se, ya que con los ar­gu­men­tos de par que ex­hi­be es­te pro­pul­sor se po­dría lle­gar sin pro­ble­mas a las 1.000 vuel­tas para re­du­cir.

Los nue­vos plan­tea­mien­tos so­bre economía y ren­di­mien­to ha­cen que re­cu­rra­mos el má­xi­mo tiem­po po­si­ble a los sis­te­mas de ayu­da elec­tró­ni­ca a la con­duc­ción, que com­ple­men­tan el to­que per­so­nal del ele­men­to hu­mano. So­bre­sa­lien­te la ca­pa­ci­dad de re­ten­ción del bi­no­mio freno motor/re­tár­der hi­dráu­li­co en los 17 ki­ló­me­tros de des­cen­so en la au­to­pis­ta del Huer­na.

Fi­nal­men­te, ano­tar que tan so­lo las in­cle­men­cias cli­ma­to­ló­gi­cas y los atas­cos que al re­gre­so su­fri­mos a la lle­ga­da a Ma­drid en me­dio de un día llu­vio­so, pe­na­li­za­ron la in­tere­san­te prue­ba de un ca­mión que nos pa­re­ce pleno de ex­pec­ta­ti­vas y de fu­tu­ro.

Un buen lu­gar de tra­ba­jo. El pues­to de con­duc­ción es un lu­gar agra­da­ble, con bue­na in­for­ma­ción y con los man­dos dis­pues­tos er­go­nó­mi­ca­men­te. El "joys­tick" del cam­bio ha pa­sa­do a la par­te de­re­cha de la co­lum­na de di­rec­ción.

Un di­se­ño en­vol­ven­te. En sua­ve án­gu­lo el sal­pi­ca­de­ro aco­ge la gran pan­ta­lla del na­ve­ga­dor, sis­te­ma de co­mu­ni­ca­cio­nes y au­dio, man­dos de cli­ma­ti­za­ción y lu­ces y freno de es­ta­cio­na­mien­to y emer­gen­cia.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.