NEW BER­LIN­GO

Transporte Mundial - - SUMARIO - IÑAQUI NÚ­ÑEZ (Tex­to y fotos)

Pro­ba­mos la nue­va ge­ne­ra­ción del “Rey” de Citroën.

La ter­ce­ra ge­ne­ra­ción del Citroën Ber­lin­go man­tie­ne su esen­cia y cua­li­da­des co­mo vehícu­lo de uso pro­fe­sio­nal, am­plia­do su per­so­na­li­dad “lu­dos­pa­ce” con la in­cor­po­ra­ción en las ver­sio­nes Mul­tis­pa­ce de una atrac­ti­va es­té­ti­ca “to­do­ca­mino” que in­cre­men­ta sus po­si­bi­li­da­des co­mo vehícu­lo de uso fa­mi­liar.

Citroën ha pre­sen­ta­do la ter­ce­ra ge­ne­ra­ción de su po­pu­lar Ber­lin­go. El con­cep­to de de­ri­va­do de tu­ris­mo sur­gió en 1950 con el pri­mer 2CV Fur­go­ne­ta y en 1984 evo­lu­cio­nó con la exi­to­sa C15, una trans­for­ma­ción que lu­cía el fron­tal de los Dya­ne, aun­que no fue has­ta 1996 cuan­do apa­re­ció la pri­me­ra ge­ne­ra­ción Ber­lin­go, un mo­de­lo po­li­fa­cé­ti­co que man­tie­ne su pro­duc­ción en Vi­go y del que se han ven­di­do un to­tal de 1,7 mi­llo­nes de uni­da­des.

El nue­vo Ber­lin­go es­tá dis­po­ni­ble en dos lon­gi­tu­des de ca­rro­ce­rías con de­no­mi­na­cio­nes M (4,4 me­tros) con dos cen­tí­me­tros más que en el mo­de­lo an­te­rior, mien­tras que la XL (4,75 me­tros) in­cre­men­ta su lon­gi­tud en 35 cen­tí­me­tros. La nue­va pla­ta­for­ma mo­du­lar in­cor­po­ra una par­te de­lan­te­ra ya em­plea­da en los Peu­geot 3008 y que per­mi­te un vo­la­di­zo más cor­to y ma­yor ma­nio­bra­bi­li­dad, mien­tras que en la zo­na pos­te­rior se man­tie­ne la em­plea­da en la an­te­rior ge­ne­ra­ción Ber­lin­go por sus cua­li­da­des en cuan­to a so­li­dez, confort y ca­pa­ci­dad pa­ra asu­mir car­ga.

Las ver­sio­nes M tie­nen una dis­tan­cia en­tre ejes de 2,78 me­tros, mien­tras que en las XL la ba­ta­lla se alar­ga has­ta los 2,97 me­tros y es­tán disponibles tan­to en ver­sión de fur­gón pa­ra car­ga co­mo en ter­mi­na­cio­nes acris­ta­la­das pa­ra pa­sa­je­ros (Lu­dos­pa­ce), que pue­den aco­mo­dar en su in­te­rior en­tre cin­co y sie­te ocu­pan­tes.

In­te­rior mo­du­la­ble

En la nue­va ge­ne­ra­ción Ber­lin­go se em­plean bu­ta­cas in­di­vi­dua­les en las

Un nue­vo mo­de­lo con un atractivo as­pec­to de "to­do­ca­mino" que in­cre­men­ta su vo­ca­ción de vehícu­lo fa­mi­liar y de ocio.

fi­las tra­se­ras, ele­men­tos que pue­den re­cli­nar­se, aba­tir­se o ple­gar­se, es­ca­mo­teán­do­se en el sue­lo me­dian­te el sis­te­ma Ma­gic Flat pa­ra con­se­guir un pi­so to­tal­men­te plano.

Los asien­tos de­lan­te­ros e in­ter­me­dios van fi­ja­dos al sue­lo me­dian­te un sis­te­ma de uña, mien­tras que en la ter­ce­ra fi­la se em­plea un ca­rril que per­mi­te des­pla­zar la bu­ta­cas y ga­nar en es­pa­cio pa­ra el equi­pa­je, pu­dien­do dis­po­ner de has­ta 2,7 me­tros en el ca­so de los mo­de­los M y de al­go más de tres me­tros en los XL.

El ma­le­te­ro de los M en con­fi­gu­ra­ción de cin­co pla­zas lle­ga a los 775 li­tros, lo que su­po­ne 100 li­tros más que en el Ber­lin­go an­te­rior, mien­tras que en las ver­sio­nes XL la ca­pa­ci­dad se am­plía has­ta los 1.050 li­tros en las mis­mas con­di­cio­nes.

El di­se­ño de la nue­va ca­rro­ce­ría si­gue la ins­pi­ra­ción de los mo­de­los SUV de la mar­ca, per­mi­tien­do un al­to gra­do de per­so­na­li­za­ción en cuan­to a los de­ta­lles ex­te­rio­res y la pre­sen­cia de com­ple­men­tos y ac­ce­so­rios co­mo ba­rras por­tae­qui­pa­jes, llan­tas de alea­ción, co­lor de los air­bag la­te­ra­les ex­te­rio­res (Air­bump), etc.

Al in­te­rior se ac­ce­de me­dian­te cin­co puer­tas, de las cua­les las dos la­te­ra­les son des­li­zan­tes y cuen­tan con ven­ta­ni­llas eléc­tri­cas. En la par­te tra­se­ra Citroën ofre­ce en los fur­go­nes una de do­ble ho­ja si­mé­tri­ca y en los lu­dos­pa­ce un por­tón ele­va­ble cu­yo cris­tal pue­de le­van­tar­se pa­ra co­lo­car ob­je­tos so­bre la ban­de­ja tra­se­ra que cu­bre el equi­pa­je.

En los mo­de­los Ber­lin­go Mul­tis­pa­ce ha­bla­mos de un in­te­rior muy cui­da­do y de muy buen as­pec­to pen­sa­do pa­ra un uso fa­mi­liar. Pa­ra ello se han in­cor­po­ra­do has­ta vein­tio­cho es­pa­cios y guan­te­ras por­taob­je­tos re­par­ti­dos por to­do el vehícu­lo con un to­tal de 186 li­tros de ca­pa­ci­dad, al­gu­na de ellas re­fri­ge­ra­da me­dian­te el ai­re acon­di­cio­na­do y que per­mi­te man­te­ner la be­bi­da fría du­ran­te el via­je.

En el pues­to de con­duc­ción dis­po­ne­mos de un ta­ble­ro de di­se­ño mo­derno don­de la in­for­ma­ción se brin­da a tra­vés de los clá­si­cos re­lo­jes de es­fe­ra con agu­jas di­gi­ta­les y las pan­ta­llas. Des­de el vo­lan­te mul­ti­fun­ción se pue­den ma­ne­jar los di­fe­ren­tes me­nús que nos ofre­ce el or­de­na­dor de a bor­do y na­ve­gar por las di­fe­ren­tes fun­cio­nes disponibles en el sis­te­ma de co­nec­ti­vi­dad y en­tre­te­ni­mien­to y que in­clu­ye el sis­te­ma de ma­nos li­bres.

En la par­te cen­tral de la con­so­la, en las ver­sio­nes Shi­ne (in­ter­me­dia) y Wild Green (al­to de ga­ma), se ins­ta­la una pan­ta­lla de 7 pul­ga­das en la que se ofre­ce to­do la in­for­ma­ción, mien­tras que en el más sen­ci­llo aca­ba­do Feel se con­tem­pla un equi­po de ra­dio más con­ven­cio­nal.

Ma­nual y au­to­má­ti­co

En la par­te cen­tral de la con­so­la se ins­ta­la la pa­lan­ca de cam­bios en el ca­so de los mo­de­los con ca­ja ma­nual, mien­tras que en los au­to­má­ti­cos se in­clu­ye una rue­da que per­mi­te se­lec­cio­nar el mo­do ele­gi­do.

En nues­tra to­ma de con­tac­to he­mos te­ni­do oca­sión de pro­bar am­bos equi­pos, en el pri­me­ro de ellos en ver­sión de seis desa­rro­llos al tra­tar­se del pro­pul­sor de 130 CV, ya que los mo­de­los con me­cá­ni­cas de 75 y 100 CV van equi­pa­dos con ca­jas de cin­co mar­chas.

La ca­ja ma­nual nos ha pa­re­ci­do ajus­ta­da a las ne­ce­si­da­des de un mo­de­lo de es­te seg­men­to, con un fun­cio­na­mien­to sua­ve y muy pro­gre­si­vo a la de­man­da del ace­le­ra­dor, aun­que la que más ex­pec­ta­ción ha des­per­ta­do sin du­da ha si­do la ca­ja au­to­má­ti­ca de

ocho mar­chas que es no­ve­dad en es­te seg­men­to.

Se tra­ta de un equi­po que apor­ta muy bue­nas cua­li­da­des di­ná­mi­cas, pues­to que ofre­ce un des­plie­gue muy am­plio de mar­chas lo que fa­ci­li­ta con­tar en to­do mo­men­to con el de­sa­rro­llo ade­cua­do pa­ra el es­fuer­zo que es­ta­mos so­li­ci­ta­mos al motor.

El con­ver­ti­dor de par tie­ne un fun­cio­na­mien­to muy sua­ve y el em­pu­je que pro­por­cio­na es cons­tan­te, ya que las mar­chas se su­ce­den con unos már­ge­nes en torno a las 600 re­vo­lu­cio­nes, lo que uni­do a un de­sa­rro­llo fi­nal muy lar­go nos per­mi­te ro­dar a 120 km/h con el motor gi­ran­do en el en­torno de las 1.800 rpm.

En re­duc­ción el cam­bio au­to­má­ti­co tam­bién se mues­tra muy efi­caz, ya que a la pri­me­ra in­si­nua­ción del pe­dal del freno ba­ja una mar­cha e in­clu­so dos si con­fir­ma­mos la ne­ce­si­dad de re­du­cir la ve­lo­ci­dad. Tam­bién per­mi­te el fun­cio­na­mien­to en mo­do ma­nual, pa­ra lo que bas­ta ac­cio­nar una te­cla si­tua­da jun­to a la rue­da de se­lec­ción pa­ra des­pués ha­cer los cam­bios con las le­vas si­tua­das de­trás del vo­lan­te.

En el ca­so del equi­po ma­nual de seis mar­chas, el ta­ma­ño y as­pec­to de la pa­lan­ca nos re­cuer­da al man­do de un cam­bio au­to­má­ti­co. El ac­cio­na­mien­to es sua­ve y pre­ci­so en las in­ser­cio­nes y nos per­mi­te mo­du­lar las fa­cul­ta­des de un pro­pul­sor, agra­da­ble y si­len­cio­so y que re­cu­pe­ra con ale­gría des­de la par­te ba­ja del cuen­ta­vuel­tas.

Nos ha gus­ta­do tam­bién el com­por­ta­mien­to de la nue­va di­rec­ción eléc­tri­ca, muy equi­li­bra­da y con un gra­do de pre­ci­sión y du­re­za que se adap­ta muy bien a las di­fe­ren­tes con­di­cio­nes y ve­lo­ci­da­des que con­lle­va un via­je.

El Citroën Ber­lin­go lle­va mu­chos años sien­do un re­fe­ren­te en su seg­men­to y es­ta ter­ce­ra ge­ne­ra­ción no des­me­re­ce en ab­so­lu­to es­ta con­si­de­ra­ción. El nue­vo mo­de­lo ha ga­na­do en ha­bi­ta­bi­li­dad y co­mo­di­dad pa­ra los pa­sa­je­ros apor­tan­do a ni­vel ge­ne­ral una es­tá­ti­ca que le acer­ca a los ac­tua­les SUV, con el atractivo aña­di­do de una ca­pa­ci­dad de pa­sa­je y car­ga muy con­si­de­ra­ble y un pre­cio com­pe­ti­ti­vo.

La aper­tu­ra in­de­pen­dien­te del cris­tal pos­te­rior re­sul­ta muy in­tere­san­te cuan­do no dis­po­ne­mos de es­pa­cio pa­ra abrir el por­tón en su to­ta­li­dad.

Con los asien­tos tra­se­ros ple­ga­dos se dis­po­ne de con­si­de­ra­ble es­pa­cio pa­raequi­pa­je u otros ob­je­tos.

El res­pal­do de los asien­tos pos­te­rio­res se re­gu­la de ma­ne­ra in­de­pen­dien­te al igual que la po­si­bi­li­dad de ple­gar­los.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.