¿TE CO­NO­CES?

Triatlón - - EDITORIAL - An­to­nio del Pino. DI­REC­TOR

Al me­nos dos días en­tre se­ma­na, me gus­ta ir al tra­ba­jo con una se­sión de en­tre­na­mien­to en el cuer­po. Me ac­ti­va, me ins­pi­ra y me re­la­ja, pe­ro lle­vo una bue­na tem­po­ra­da dur­mien­do me­nos de la mi­tad de lo que lo ha­cía ha­ce un año y cuan­do uno no descansa lo que de­be, a esas ho­ras las sá­ba­nas pe­san co­mo el ace­ro y pa­re­ce que te ha­yan es­ca­yo­la­do las pier­nas. Co­mo sé lo cues­ta arri­ba que se me ha­ce es­te ri­tual, por la no­che de­jo to­do el ma­te­rial pre­pa­ra­do en el sa­lón, pa­ra no des­per­tar a na­die. Me vis­to y equi­po ca­si co­mo un au­tó­ma­ta, me aco­plo los au­ri­cu­la­res, pul­so Play y no lo de­mo­ro de­ma­sia­do, no sea que me arre­pien­ta y vuel­va a la ca­ma. La puer­ta de mi ca­sa ape­nas tie­ne ace­ra y con un po­co de an­sie­dad por em­pe­zar a tro­tar, sa­lí con de­ma­sia­do im­pe­tu a la ca­lle. Cuan­do qui­se reac­cio­nar, el error ya no te­nía mar­cha atrás, es­ta­ba des­lum­bra­do por unos fa­ros y la can­ción de AC DC que tro­na­ba en mis cas­cos (High­way to Hell) se con­vi­tió en la iró­ni­ca ban­da so­no­ra ideal pa­ra anun­ciar mi des­tino in­me­dia­to. A esas ho­ras el con­duc­tor del ca­mión de la ba­su­ra con­du­cía con­fía­do, aun­que bas­tan­te más aten­to que yo, por­que se pa­ró en se­co y tan cer­ca de mi ca­ra que pu­de oler el acei­te re­ca­len­ta­do del gi­gan­tes­co mo­tor. ¡La ma­dre que te pa­rió! Y tan­to que sí, pen­sé. Aver­gon­za­do, no pu­de más que le­van­tar un po­co la mano y sa­lir al tro­te, co­mo un co­ne­ji­llo con suer­te hu­yen­do por la cu­ne­ta. Con el sus­to ol­vi­dé dar­le al Start del crono, ni si­quie­ra es­cu­cha­ba la musica pen­san­do en lo su­ce­di­do, pe­ro re­pen­ti­na­men­te me di cuenta de que no es­ta­ba con­tan­do ni el tiem­po y de he­cho…ha­bía ol­vi­da­do has­ta el sen­sor GPS con el que con­tro­lo mi ve­lo­ci­dad de ca­rre­ra. Me fas­ti­dió, me fas­ti­dió tan­to que in­cons­cien­te­men­te me de­tu­ve pa­ra vol­ver a ca­sa a por el sen­sor GPS y a po­ner el crono a ce­ro. Por un ins­tan­te es­ta­ba con­ven­ci­do de que ne­ce­si­ta­ba todos esos da­tos… ¿Los ne­ce­si­ta­ba tan­to co­mo pa­ra dar­me la vuel­ta, al­go que no ha­go ni cuan­do ten­go una fuer­te mo­les­tia en mi ro­di­lla de­re­cha? La no­che an­te­rior aca­ba­ba de ter­mi­nar el li­bro "Co­rrer o Mo­rir" de Ki­llian Jor­net, os lo re­co­mien­do, y re­cor­dé el mo­men­to en el que el jo­ven trail run­ner se re­plan­teó su ma­ne­ra de vi­vir y de­ci­dió no vol­ver a re­nun­ciar nun­ca a su yo más au­tén­ti­co, de­jan­do de com­pe­tir tem­po­ral­men­te pa­ra ha­cer só­lo lo que más le gus­ta­ba en es­te mun­do: co­rrer, sim­ple­men­te co­rrer sal­va­je­men­te, co­mo ha­bía apren­di­do des­de ni­ño. Des­pués de ese lap­sus me mi­ré de arri­ba aba­jo y sen­tí au­tén­ti­cas ga­nas de abo­fe­tear­me a mi mis­mo. Va­mos a ver: ha­bía sa­ca­do fuer­zas pa­ra le­van­tar­me a co­rrer antes del ama­ne­cer, pre­pa­ré to­do la no­che an­te­rior, ha­bía es­qui­va­do la muer­te a só­lo un cen­tí­me­tro de mi ca­ra, te­nía sa­lud pa­ra co­rrer… ¿Y me per­mi­tía el lu­jo de sen­tir­me muy mo­les­to por no tener mi tiem­po de ca­rre­ra y pa­so por ki­ló­me­tro? Lo apa­qué to­do y co­rrí en si­len­cio, co­mo he he­cho la ma­yor par­te de mi vi­da, ob­ser­van­do el ama­ne­cer del bos­que, aten­dien­do al 100% las sen­sa­cio­nes de mi cuer­po… y dis­fru­té tan­to que una vez más re - cor­dé por qué me com­pen­sa ven­cer al sue­ño pa­ra sa­lir a co­rrer. Soy un sú­per lo­co de la tec­no­lo­gía apli­ca- da al deporte, creo en ella sin con­di­cio­nes co­mo me­dio de me­jo­ra, di­ver­sión y pro­li­fe­ra­ción del deporte. Eso es verdad, pe­ro es más cier­to que creo en el deporte co­mo ma­ne­ra de vi­vir y so­bre to­do co­mo me­jor ca­mino pa­ra el au­to­co­no­ci­mien­to y des­de és­te al cre­ci­mien­to per­so­nal. Es­tá cla­ro que lle­var un buen ma­te­rial es im­por­tan­te, pe­ro dis­frú­ta­lo, no de­pen­das de él. Crée­me que mu­chos días las sen­sa­cio­nes se­rán tus me­jo­res da­tos: es­cu­char tu res­pi­ra­ción, la mano gol­pean­do el agua, tus za­pa­ti­llas ha­cien­do cru­jir la are­na de un ca­mino o la ca­de­na de tu bi­ci en­gra­nan­do los dien­tes de los pi­ño­nes… Su­mi­do en tus pen­sa­mien­tos de los que pro­ba­ble­men­te sur­jan las me­jo­res ideas que ja­más ha­yas te­ni­do. Pro­pon­te una dis­tan­cia y un rit­mo, equi­vó­ca­te y acierta por ex­ce­so o por de­fec­to, así apren­de­rás a ex­pri­mir tu cuer­po con la pre­ci­sión de la tec­no­lo­gía más avan­za­da. En­ton­ces po­drás de­cir “me co­noz­co” y to­do ese va­lio­so ma­te­rial que lle­vas se­rá una gran ayu­da pa­ra al­can­zar la ex­ce­len­cia, pe­ro siem­pre go­ber­nan­do tú so­bre él, pa­ra po­der ha­cer co­sas que ja­más te creis­te ca­paz.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.