SÓ­LO SE VI­VE DE ILU­SIÓN

Triatlón - - EDITORIAL - An­to­nio del Pino. DI­REC­TOR

Nun­ca se­ré un ver­da­de­ro triatle­ta IM, o al me­nos no creo que nun­ca lle­gue a ser­lo con to­da mi al­ma. No sien­to que sea na­da ma­lo, ca­da uno es co­mo es. Me fas­ci­nan to­das las dis­ci­pli­nas del tri, pe­ro per­so­nal­men­te creo que la ex­ce­len­cia es­tá en la dis­tan­cia olím­pi­ca. Esa dis­tan­cia tie­ne un pun­to de exi­gen­cia in­hu­ma­na en bus­ca de la per­fec­ción. De­fi­ni­ría co­mo el re­to per­fec­to a la me­dia dis­tan­cia, el Half, el 70.3 o co­mo que­ra­mos lla­mar­lo. Es una dis­tan­cia muy du­ra pe­ro asu­mi­ble que, per­mi­te es­for­zar­te y lu­cir­te en el de­por­te en que más fuer­te es­tás, sin­tien­do el do­lor de la in­ten­si­dad y pa­de­cien­do la con­tra­dic­to­ria y adic­ti­va lu­cha de la re­sis­ten­cia por se­guir co­rrien­do cuan­do tu cuer­po te di­ce bas­ta. Aun­que a al­gu­nos les pue­da pa­re­cer un sa­cri­le­gio, la dis­tan­cia IM siem­pre me ha pa­re­ci­do una bar­ba­ri­dad un tan­to des­na­ta­da y bas­tan­te ex­clu­yen­te. Exi­ge ju­gar­se una tem­po­ra­da a una car­ta, pre­vio pa­go de no me­nos de 300€ y ade­más dar­se un pa­li­zón de es­cán­da­lo con­tro­lan­do en to­do mo­men­to tus im­pul­sos, por­que co­mo se te va­ya la mano lo más pro­ba­ble es que no aca­bes. Só­lo unos po­cos tie­nen la ca­pa­ci­dad de dispu­tar­la de prin­ci­pio a fin en ac­ti­tud com­pe­ti­ti­va... El res­to, en el me­jor de los ca­sos, aca­ba­re­mos co­rrien­do los úl­ti­mos 15 Km más len­tos y do­lo­ro­sos de nues­tra vida... Al­go que se­gu­ro de­ja­rá un re­cuer­do im­bo­rra­ble, pe­ro nun­ca hay que pa­sar por al­to dón­de se me­te uno. Sin áni­mo de ser arro­gan­te, sé que fí­si­ca­men­te lle­vo mu­chos años pre­pa­ra­do pa­ra en­fren­tar­me a un IM… Y no por ello me creía en la obli­ga­ción de ha­cer­lo. Mi men­ta­li­dad no apro­ba­ba em­bar­car­me en el re­to del IM y tam­po­co te­nía la ne­ce­si­dad de ha­cer­lo, por­que ade­más creo que uno pue­de “li­cen­ciar­se” con honores co­mo triatle­ta, sin ha­cer un IM en la vida. Has­ta hoy he con­ce­bi­do la com­pe­ti­ción co­mo un mo­men­to di­ver­ti­do en el que po­de­mos dar más co­rrea a ese sal­va­je que lle­va­mos den­tro, y pre­ci­sa­men­te éso es lo que nun­ca he sa­bi­do ha­cer, atar al mío de cor­to. Ese es mi re­to y en esas estoy aho­ra, en pleno pro­ce­so de apren­di­za­je, y qué me­jor ma­ne­ra que ha­cer­lo con IM co­mo ob­je­ti­vo. Po­ner fe­cha y lu­gar a un re­to en el que a prio­ri no voy es­tar có­mo­do ha pues­to a to­pe mis ba­te­rías de ilu­sión. No en­tien­do la ex­pre­sión "de ilu­sión tam­bién se vi­ve" por­que real­men­te pien­so que "só­lo se vi­ve de ilu­sión", so­bre to­do en es­to del IM, en el que pa­ra po­der ir a “La Me­ca”, Ko­na, en­tre cla­si­fi­ca­to­rios, via­jes y de­más te de­jas en el ca­mino unos 5.000€ que se­gu­ro les ha­cen bas­tan­te ilu­sión a los que han mon­ta­do se­me­jan­te ne­go­cio. Lue­go, des­de un sen­ti­do más emo­cio­nal, la ilu­sión es el mo­tor de to­do, la idea ori­gi­nal de tus ac­tos, la mo­ti­va­ción que ha­ce que ca­da uno de nues­tros es­fuer­zos co­bre sen­ti­do. La au­sen­cia de ilu­sión ha­ce que ni la vida mis­ma ten­ga sen­ti­do, ya no di­ga­mos el triatlón. La ilu­sión es vi­tal pa­ra lo­grar tus re­tos, pe­ro no con­vie­ne po­ner ob­je­ti­vos ca­si inal­can­za­bles pa­ra mo­ti­var­se, por­que en­ton­ces esa ilu­sión es cuan­to me­nos una irres­pon­sa­bi­li­dad. Ha­blo de to­do es­to y de mi ca­so en par­ti­cu­lar co­mo tor­pe ejem­plo de evo­lu­ción ha­cia un buen IM, por­que úl­ti­ma­men­te re­ci­bi­mos nu­me­ro­sos co­rreos de per­so­nas lle­nas de ilu­sión con­tán­do­nos que sin ha­ber he­cho de­por­te se­ria­men­te en su vida, de pri­me­ras se van a pre­pa­rar un IM en un pla­zo de 5 ó 6 me­ses. Hay que ser cohe­ren­te e ir que­man­do etapas, co­mo la vida mis­ma. Si hay cu­rio­si­dad y pri­sa por ha­cer un triatlón, haz el más ve­loz y ac­ce­si­ble de to­dos, un sprint, y no ha­gas uno, haz diez. Cuan­do pue­das con un olím­pi­co, se­pas lo que es re­ci­bir una pa­li­za en el agua, apren­das que de na­da va­le su­frir y su­frir si lue­go tar­das cin­co mi­nu­tos en po­ner­te el cas­co y las za­pa­ti­llas, o que des­pués de mon­tar en bi­ci fuer­te a uno ca­si se le ol­vi­da co­rrer... Es po­si­ble que ya es­tés en el ca­mino de un Half. Ahí co­no­ce­rás tus lí­mi­tes, tus erro­res, tus de­bi­li­da­des co­mo triatle­ta, em­pe­za­rás a res­pe­tar­te a ti mis­mo y al triatlón en to­da su di­men­sión. En­ton­ces ya no ha­brá nin­gu­na li­ge­re­za en nin­gu­na de­ci­sión. En ese mo­men­to, si has se­gui­do una ra­zo­na­ble pro­gre­sión en tus re­tos, es muy pro­ba­ble que veas có­mo tu reali­dad pue­de aca­bar su­peran­do in­clu­so a tus pro­pias ilu­sio­nes.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.