SUS VEN­TA­JAS SON…

Triatlón - - SWIM BIKE RUN -

Es­to es una ver­dad con ma­ti­ces. El des­gas­te va siem­pre en fun­ción de la du­re­za del com­pues­to y del ti­po de as­fal­to por el que en­tre­ne­mos fre­cuen­te­men­te, ya que los, afor­tu­na­da­men­te, ca­da vez más de mo­da “ca­rri­les bi­ci” son muy abra­si­vos y se de­vo­ran las cu­bier­tas. La ofer­ta de tu­be­less ca­da vez es ma­yor y ya hay una ga­ma de op­cio­nes lo su­fi­cien­te­men­te am­plia co­mo pa­ra po­der en­con­trar tu­be­less de com­pues­to du­ro, co­mo pue­dan ser los Hut­chin­son In­ten­si­ve 2, o de com­pues­to blan­do co­mo la ver­sión Atom Comp o los eli­tis­tas Spe­cia­li­zed S-Works Tur­bo de muy al­tas pres­ta­cio­nes. Di­cho es­to, se afir­ma que du­ran más por­que su vi­da útil es más lar­ga y aun­que el com­pues­to es­té muy des­gas­ta­do, po­de­mos se­guir cir­cu­lan­do con ellos con mu­chas ga­ran­tías de no pin­char. Ha­bría que ha­cer el ba­lan­ce de ren­ta­bi­li­dad pre­cio/ki­ló­me­tros rea­li­za­dos/pin­cha­zos su­fri­dos, por­que to­dos los tu­be­less son más ca­ros que las cu­bier­tas. En ca­si to­dos los ca­sos ga­na­ría el tu­be­less, por­que con la ma­yo­ría de ver­sio­nes se pue­de ha­cer has­ta el do­ble de ki­ló­me­tros que con una cu­bier­ta de si­mi­la­res pres­ta­cio­nes, re­du­cien­do al mí­ni­mo las po­si­bi­li­da­des de su­frir un so­lo pin­cha­zo en un uso ra­zo­na­ble.

Unos de los gran­des mie­dos de los usua­rios es a que con las pre­sio­nes ele­va­das de 7-8 bar que lle­va­mos en los neu­má­ti­cos de cu­bier­ta, un tu­be­less no aguan­te y se des­ta­lo­ne. Pien­sa que el la­bio de un neu­má­ti­co tu­be­less es más am­plio y fir­me, es más fia­ble que el de una cu­bier­ta, por lo que si res­pe­tas las pre­sio­nes má­xi­mas re­co­men­da­das de ca­da fa­bri­can­te (apa­re­cen in­di­ca­das en el flan­co del neu­má­ti­co) es muy im­pro­ba­ble que es­to su­ce­da, ya que es­tas ci­fras siem­pre se re­co­mien­dan con am­plios már­ge­nes de se­gu­ri­dad que con­tem­plan las va­ria­cio­nes de tem­pe­ra­tu­ra o la di­ver­si­dad de llan­tas exis­ten­tes en el mer­ca­do.

Pin­chan mu­cho me­nos. Ob­via­men­te el ries­go a pin­char por llan­ta­zo es mí­ni­mo, ya que no exis­te una cá­ma­ra in­te­rior que pue­da ser mor­di­da por los per­fi­les de la llan­ta. Lue­go, la cons­truc­ción de un tu­be­less le con­fie­re una es­truc­tu­ra más só­li­da y ade­más...

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.