triatlón

PA­SAN­DO OLÍM­PI­CA­MEN­TE

Triatlón - - EDITORIAL - TRIATLONWEB. ES An­to­nio del Pino. DI­REC­TOR

¡Có­mo me ha do­li­do el “te­mi­ta” de la can­di­da­tu­ra Ma­drid 2020! Creo que soy un de­por­tis­ta en cuer­po y al­ma y co­mo tal me to­mo cual­quier de­rro­ta, con de­por­ti­vi­dad. Ten­go solera en acep­tar que me ga­nen. Sin em­bar­go, a la ho­ra de en­ca­jar el pa­lo de la eli­mi­na­ción de Ma­drid 2020 de la can­di­da­tu­ra olím­pi­ca, nos han to­ma­do el pe­lo. Me ale­gro por los ja­po­nen­ses, To­kio es una se­de per­fec­ta y ga­ran­ti­za unos jue­gos sen­sa­cio­na­les. Ba­jo ese ca­si pa­to­ló­gi­co si­len­cio y her­me­tis­mo orien­tal en el que cual­quier ex­pre­sión de emo­cio­nes es­tá mal vis­ta, se han re­pues­to con sor­pren­den­te ra­pi­dez de una tra­ge­dia na­cio­nal de di­men­sio­nes in­abar­ca­bles. Sa­ca­rán ade­lan­te unos jue­gos ex­cep­cio­na­les y vi­sual­men­te inol­vi­da­bles, por­que en el ca­so de que ha­ya al­gún pro­ble­ma, lo más pro­ba­ble es que na­die se en­te­re. Lue­go, si fue­ra por pre­su­pues­to, mo­ti­va­ción y le­ga­do his­tó­ri­co-cul­tu­ral, Tur­quía de­be­ría ser a los jue­gos olím­pi­cos lo que Kona al Iron­man: se­de per­pe­tua. Des­pués de cin­co in­ten­to­nas, ahí se que­da­ron de nue­vo con la me­sa pues­ta y la ce­na en el horno. El men­sa­je pa­ra los tur­cos ya va es­tan­do al­go más que en­tre lí­neas. Lue­go es­ta­mos los es­pa­ño­les a quie­nes siem­pre nos lla­man pa­ra ani­mar una fies­ta, destino tu­rís­ti­co del mun­do en­te­ro… em­pe­za­mos a ser co­mo ese aman­te de no­ve­la con el que to­dos desean acos­tar­se, pe­ro con el que na­die se ca­sa­rá ja­más. Un re­vol­cón y pun­to, pe­ro na­da de re­la­cio­nes con com­pro­mi­so. Eso se tie­ne que aca­bar. Te­ne­mos una cul­tu­ra ad­mi­ra­ble, di­ver­si­dad de cos­ta a cos­ta y un ca­rác­ter afa­ble. So­mos ge­ne­ro­sos y de­sin­te­re­sa­dos ex­por­ta­do­res de ta­len­to, es­cul­pi­do con nues­tros im­pues­tos pa­ra que lo ex­plo­ten otros. Es­pa­ña ya ha or­ga­ni­za­do unos jue­gos ejem­pla­res en Bar­ce­lo­na y aho­ra más: con una ciu­dad vol­ca­da al 100% co­mo Ma­drid, he­cha a me­di­da ba­jo las mi­li­mé­tri­cas exi­gen­cias del coi. Lo sé, tan­to “jue­gos olím­pi­cos” co­mo “co­mi­té olím­pi­co in­ter­na­cio­nal” de­be­rían es­cri­bir­se con ma­yús­cu­las, pe­ro hoy no me da la ga­na guar­dar las apa­rien­cias con un even­to y una ins­ti­tu­ción que ha de­mos­tra­do ser una fran­qui­cia de in­tere­ses par­ti­cu­la­res del ne­go­cio del gran cir­co olím­pi­co y, lo que más me due­le, que ha ma­ni­pu­la­do uno de los men­sa­jes éti­cos más ins­pi­ra­do­res, el del olimpismo. To­kio ha re­sul­ta­do ser una ca­ja rá­pi­da y fia­ble de in­gre­sos, ya es mu­cho de­cir den­tro de la ines­ta­ble eco­no­mía mun­dial, que ade­más da­rá el tiem­po su­fi­cien­te pa­ra que se re­cu­pe­ren los mer­ca­dos don­de todo ese su­pues­to co­mi­té de ca­ba­lle­ros de la éti­ca del de­por­te po­drán ama­sar for­tu­na ba­jo sus in­fluen­cias. No ten­go re­la­ción per­so­nal al­gu­na con Don Ale­jan­dro Blan­co, aun­que nos une al­gún buen ami­go co­mún. Por su tra­yec­to­ria pro­fe­sio­nal, le ten­go por un hom­bre de ho­nor, tra­ba­ja­dor y de gran sen­ti­do co­mún. To­dos de­be­ría­mos agra­de­cer­le ha­ber te­ni­do la sen­sa­ta per­se­ve­ran­cia y la fuer­za pa­ra traer a Es­pa­ña unos jue­gos olím­pi­cos que ne­ce­si­tá­ba­mos. Ja­más se ha­bría em­bar­ca­do en ese pro­yec­to sin ha­ber­se pre­pa­ra­do ob­je­ti­va­men­te pa­ra ga­nar. Esa era la can­di­da­tu­ra de Es­pa­ña, no una can­di­da­tu­ra en la que todo que­dó re­du­ci­do a po­co más que la as­que­ro­sa Ope­ra­ción Puer­to o que una inopor­tu­na tormenta ar­gen­ti­na pri­va­ra al mun­do en­te­ro de los só­li­dos ar­gu­men­tos de­por­ti­vos y el in­glés más ex­qui­si­to de nues­tros me­jo­res em­ba­ja­do­res: Pau Ga­sol y The­re­sa Za­bell. Mu­chas ta­zas de ca­fé con le­che des­pués y más ca­chon­deo aún de por me­dio, todo in­di­ca que la de­ci­sión de dar­nos la “patada olím­pi­ca” es­ta­ba to­ma­da con an­te­la­ción. Hay que te­ner muy po­ca ver­güen­za pa­ra uti­li­zar de re­lleno a un país en se­me­jan­te si­tua­ción eco­nó­mi­ca y desáni­mo so­cial. ¡Olé el es­pí­ri­tu olím­pi­co! Al­go fa­lló y no fue nues­tra can­di­da­tu­ra. Ex­pli­ca­cio­nes pos­te­rio­res ha­cen re­fe­ren­cia a in­tere­ses ha­cia otras can­di­da­tu­ras su­pues­tas y fu­tu­ras, que por pro­xi­mi­dad geo­grá­fi­ca no ca­sa­rían bien con la de Ma­drid. Del te­ma de con­si­de­rar nues­tros com­pla­cien­tes es­fuer­zos o dar la opor­tu­ni­dad a la so­cie­dad es­pa­ño­la de te­ner un im­pul­so pa­ra sa­lir del ho­yo en el que sie­te sin­ver­güen­zas han de­ja­do me­ti­dos a más de cua­ren­ta millones de es­pa­ño­les… na­da de na­da. Pue­de que el coi ten­ga ra­zón en al­go: no hay premio a cam­bio de per­ver­tir­se. No va­le la pe­na per­der nues­tra iden­ti­dad y de­jar de ser el país au­tén­ti­co y va­lio­so que siem­pre he­mos si­do, con jue­gos o sin ellos. Eso sí, el or­gu­llo pa­trio de­be sa­lir más allá de ti­rar­se a la ca­lle ves­ti­do de fut­bo­lis­ta al gri­to de “yo soy es­pa­ñol” con so­ni­que­te ru­so, de­jar de mi­rar­se al om­bli­go y car­gar­se de com­pro­mi­so con todo lo que ha­ce­mos. In­sis­ten en ven­der­nos que los es­pa­ño­les no so­mos com­pe­ti­ti­vos y yo, mire don­de mire, só­lo veo gen­te par­tién­do­se el lo­mo por ga­nar­se el pan y a otros seis millones más de­seo­sos de ha­cer­lo. ¿Qué no so­mos com­pe­ti­ti­vos? No vie­ron a J. Gómez No­ya en la Gran Fi­nal de las Se­ries Mun­dia­les, ha­cien­do lo im­pen­sa­ble: re­ven­tar en el mo­men­to crí­ti­co a su ri­val más fuer­te, en su casa y bai­lan­do su can­ción fa­vo­ri­ta, al es­print. Y pa­ra re­ma­te, un jo­ven Ma­rio Mola ce­rran­do el po­dio. Los de­por­tis­tas de éli­te son par­te de nues­tra ins­pi­ra­ción. Es cier­to. Si en un de­por­te tan com­pe­ti­ti­vo co­mo el triatlón olím­pi­co, un de­por­tis­ta co­mo Ja­vier pue­de en­con­trar mo­ti­va­ción pa­ra aña­dir más es­trés en sus ya ex­te­nuan­tes en­tre­na­mien­tos cuan­do ya no ha­bía más ho­ras al día, y un ta­len­to co­mo Ma­rio Mola tie­ne la de­ter­mi­na­ción de creer que pue­de ser el me­jor pa­ra aca­bar ter­ce­ro en un Mun­dial y dar con­ti­nui­dad al al­to ni­vel de nues­tro de­por­te… El res­to po­de­mos ha­cer que Es­pa­ña sea un país que eli­ja si quie­re o no quie­re unos jue­gos. De mo­men­to to­ca re­po­ner­se cu­rran­do du­ro, co­mo nues­tros triatle­tas, y vis­to lo vis­to va­mos a dar­nos el gus­ta­zo de aca­bar es­to a la es­pa­ño­la ¿Otros jue­gos olím­pi­cos en Es­pa­ña? Pa­sa­mos olím­pi­ca­men­te

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.