NO ES NA­DA FÁ­CIL

Triatlón - - EDITORIAL - An­to­nio del Pino. DI­REC­TOR

De ver­dad, lo en­tien­do. Uno abre la re­vis­ta TRIATLÓN y se har­ta de ver al mis­mo fi­gu­rín de prin­ci­pio a fin. An­to­nio del Pino has­ta en la so­pa. Na­die es más crí­ti­co que yo con la re­vis­ta y, creed­me o no, no me es­toy ex­cu­san­do con fal­se­dad pa­ra po­der se­guir abo­na­do a la ba­rra li­bre del pro­ta­go­nis­mo una tem­po­ra­di­ta más. De he­cho uno ten­drá que se­guir fi­gu­ran­do lo que exi­ja nues­tro rit­mo de tra­ba­jo. Po­dría pa­sar es­te te­ma por al­to, ha­cien­do oí­dos sor­dos pa­ra aco­ger­me a que la re­vis­ta la di­ri­jo yo y se ha­ce lo que con­si­de­re opor­tuno. Ni es­to es así ni lo sien­to así, por­que la re­vis­ta bá­si­ca­men­te es vues­tra, no­so­tros só­lo la pro­du­ci­mos con to­do nues­tro ca­ri­ño e ilu­sión in­ten­tan­do que os in­tere­se, que os dis­trai­ga y os apor­te lo má­xi­mo po­si­ble. Unas ve­ces lo con­se­gui­mos y otras… no. Os da­mos in­fi­ni­tas gra­cias a los que de ma­ne­ra res­pe­tuo­sa y ar­gu­men­ta­da nos lo ha­céis sa­ber mes a mes con un men­sa­je directo a la re­dac­ción, tan­to pa­ra co­rre­gir­nos co­mo pa­ra fe­li­ci­tar­nos.

Ni soy un már­tir ni sa­lir en la Re­vis­ta es que sea pre­ci­sa­men­te una cruz, es un sue­ño, pe­ro yo tam­bién es­toy can­sa­do de ver­me tan­to a mí mis­mo en tan­tas pá­gi­nas des­de ha­ce tan­to tiem­po. Ade­más, mi día a día la­bo­ral, ca­da vez más cer­cano a la ges­tión, a la pro­duc­ción y a la coor­di­na­ción que a la pu­ra re­dac­ción, me po­ne más y más di­fí­cil asu­mir un pro­ta­go­nis­mo en pri­me­ra lí­nea de es­ce­na­rio que ago­ta tan­to al que po­sa co­mo a los es­pec­ta­do­res. Lo sé y lle­vo mu­cho tiem­po, ca­si des­de el prin­ci­pio del pro­yec­to TRIATLÓN, tra­ba­jan­do pa­ra so­lu­cio­nar es­ta si­tua­ción, pe­ro no es tan fá­cil.

La Re­vis­ta de hoy es atro­pe­lla­da por la si­guien­te y no es sen­ci­llo en­con­trar per­so­nas vá­li­das que es­tén dis­po­ni­bles pa­ra ha­cer fo­tos de un día pa­ra otro o, a per­so­nas res­pon­sa­bles que no con­fun­dan lo que es un tra­ba­jo con un es­ca­pa­ra­te de ex­hi­bi­ción per­so­nal o co­mo me­dio pa­ra sa­tis­fa­cer sus ne­ce­si­da­des y ca­pri­chos par­ti­cu­la­res.

Al­guien tie­ne que sa­lir y dar la ca­ra, sin pa­sar por al­to al­go bas­tan­te cru­do: que de­ba­jo de los fo­cos ha­ce un ca­lor asf xian­te que pue­de lle­gar a que­mar­te, en sen­ti­do li­te­ral y f gu­ra­do.

Lo he in­ten­ta­do inf ni­dad de ve­ces. He ido a la bús­que­da de bue­nos co­la­bo­ra­do­res téc­ni­cos que asu­man la res­pon­sa­bi­li­dad de pro­bar y opi­nar so­bre ma­te­rial, con ri­gor y se­rie­dad, más allá de con­tar lo ob­vio o de co­piar y pe­gar lo que apa­re­ce en los ca­tá­lo­gos-webs… Lue­go es­tán los que caen en el otro ex­tre­mo, ca­si peor, en el yo, yo, yo… re­par­tien­do in­jus­tif ca­da­men­te pa­los a dies­tro y si­nies­tro con­tra to­do lo que se mue­va, sin más ar­gu­men­to que no les gus­ta por­que no se ajus­ta a sus pre­fe­ren­cias per­so­na­les. En es­ta mis­ma lí­nea, es­tán a los que les ex­ci­ta la idea de con­ver­tir­se en el mar­ti­llo de las mar­cas y al­zar­se co­mo lí­de­res de “opi­nión” de aque­llos que in­sis­ten­te­men­te se es­fuer­zan por de­mos­trar que to­do es una ba­su­ra o muy me­jo­ra­ble y que el con­te­ni­do más in­tere­san­te es el que a ellos les in­tere­sa sin lle­gar a de­cir nun­ca cuál es. Por su­pues­to, cuan­do una foto pu­bli­ca­da es bue­ní­si­ma, in­dis­tin­ta­men­te de que ha­ya ho­ras de tra­ba­jo de por me­dio y se re­pre­sen­te una ima­gen o una ac­ción ins­pi­ra­do­ra, la úni­ca con­clu­sión f nal es que el tío que sa­le es un fan­tas­ma. No es ni la pri­me­ra ni la se­gun­da re­vis­ta que tie­ne que echar el cie­rre por creer que es­te perf l de de­por­tis­ta es la reali­dad de nues­tro de­por­te.

Nues­tro tono es el del res­pe­to y es nor­ma de es­ta Re­vis­ta te­ner cri­te­rio in­de­pen­dien­te y pres­cri­bir bue­nos pro­duc­tos que sir­van de re­fe­ren­cia y que per­mi­tan al lec­tor po­der en­con­trar otros pro­duc­tos que se ase­me­jen a sus ca­rac­te­rís­ti­cas y pres­ta­cio­nes. Cree­mos que es me­jor así, por­que no se pue­de pro­bar to­do. Ca­da pro­duc­to tie­ne su usua­rio y es la obli­ga­ción de un buen pro­ba­dor sa­ber def nir con cla­ri­dad y la mis­ma ilu­sión que si fue­ra pa­ra ellos mis­mos, qué perf l de de­por­tis­ta dis­fru­ta­rá al 100% de ese pro­duc­to, de la mis­ma ma­ne­ra que el buen lec­tor tam­bién tie­ne que po­ner de su par­te y ha­cer por creer en no­so­tros, apli­cán­do­se y leer con aten­ción ca­da lí­nea es­cri­ta.

En es­te pro­ce­so de bús­que­da he en­con­tra­do per­so­nas llenas de bue­na in­ten­ción, pe­ro sin la cua­lif ca­ción o el in­te­rés real ne­ce­sa­rio. Tam­bién he con­tac­ta­do con al­gu­nas de esas per­so­nas que des­me­re­cen cual­quie­ra de nues­tros es­fuer­zos por ha­cer co­sas atrac­ti­vas y que nos ma­cha­can gra­tui­ta­men­te en di­ver­sos fo­ros ex­pre­san­do que­ja tras que­ja, con crí­ti­cas con­tra­dic­to­rias e in­clu­so in­fan­ti­les en unos ni­ve­les de exi­gen­cia ta­les, que dan ga­nas de pre­gun­tar­les: “Va­mos a ver. ¿Ha­ces triatlón? ¿En­ton­ces por qué to­da­vía no eres Cam­peón del Mun­do? No, no… ni “es que” ni na­da… del mis­mo mo­do que tú exi­ges sin in­dul­gen­cia, a mí tam­po­co me va­len tus ex­pli­ca­cio­nes ¿Por qué no has ga­na­do ya a No­ya o a Kien­le?”. Esa ac­ti­tud es in­sos­te­ni­ble. Así se com­por­tan al­gu­nas per­so­nas con no­so­tros y, creo, que con nues­tros erro­res y acier­tos, se­gui­mos me­jo­ran­do día a día

en una pro­gre­sión ló­gi­ca, acep­ta­ble y, en la me­di­da de lo po­si­ble, yo in­ten­to no ser tan pro­ta­go­nis­ta. En­tien­do que en lo que a mí res­pec­ta no es na­da per­so­nal. Aun­que creo que gano pun­tos en el tra­to ca­ra a ca­ra, soy cons­cien­te de que mi as­pec­to, so­bre to­do a tra­vés de la re­vis­ta, mi­ra­do con li­ge­re­za y un po­co de ma­la le­che, obe­de­ce al es­te­reo­ti­po de: tío al­ti­vo vi­vien­do de unos pri­vi­le­gios que tra­ta de man­te­ner a cos­ta de cui­dar las re­la­cio­nes con la mar­cas. Va­mos, lo que de to­da la vi­da se ha lla­ma­do en mi ba­rrio un chu­lo pa­ga­do de sí mis­mo bai­lán­do­le el agua a los que jus­tif can su suel­do. Ten­go mil de­fec­tos, pe­ro en­tre mis po­cas vir­tu­des creo que soy un ti­po ho­nes­to, res­pon­sa­ble, ge­ne­ro­so y ami­ga­ble…aun­que co­mo que­da pa­ten­te, tam­po­co soy el col­mo de la su­mi­sión. Que yo re­cuer­de nun­ca me he por­ta­do mal a con­cien­cia con na­die, lo que me da a pen­sar que es más un ac­to pri­ma­rio de reivin­di­ca­ción con­tra una f gu­ra que asu­me un pro­ta­go­nis­mo ex­ce­si­vo. Tam­bién me he es­for­za­do por co­no­cer de cer­ca a al­guno que otro de esos per­so­na­jes que ha­cién­do­se los des­pis­ta­dos, sor­pren­den­te­men­te se cue­lan a co­da­zos pa­ra dar­se no­to­rie­dad cuan­do en al­gún es­pa­cio pú­bli­co apa­re­ce mi nom­bre o el de la Re­vis­ta. Na­da, al f nal en el me­jor de los ca­sos só­lo te en­cuen­tras a gen­te que pro­po­ne ideas su­perf cia­les, la ma­yo­ría re­pe­ti­das co­mo mues­tra de que no nos si­guen con el in­te­rés del que pre­su­men, pa­ra que el tra­ba­jo de ver­dad, el de man­char­se, el de su­dar sin entrenar y can­sar­se sin que sea pa­ra me­jo­rar su ren­di­mien­to echan­do ho­ras de­lan­te de un frío or­de­na­dor…Eso que lo ha­ga otro por­que cla­ro, no es lo que ellos so­bre­en­ten­dían co­mo TRIATLÓN, ol­vi­dan­do que ca­da le­tra im­pre­sa en es­tas pá­gi­nas ha si­do pul­sa­da por una per­so­na. Siem­pre di­go que es­te tra­ba­jo es de esos en los que an­tes de em­pe­zar, ín­ti­ma­men­te uno de­be­ría es­tar dispuesto a ha­cer­lo in­clu­so gra­tis só­lo por el pri­vi­le­gio de po­der ha­cer­lo y que ca­da pa­li­za la­bo­ral, al aca­bar el día can­sa­do y con mono de entrenar, siem­pre te de­be que­dar la ple­ni­tud de ha­ber vivido uno de los me­jo­res días de tu vi­da. Si des­pués de leer es­to to­da­vía te que­dan ga­nas de in­ten­tar for­mar par­te del equi­po de prue­bas de TRIATLÓN y crees que pue­des dar el perf l… só­lo tie­nes que con­tac­tar con­mi­go. ¿Có­mo? Si eres la cla­se de per­so­na que bus­ca­mos sa­brás co­mo ha­cer­lo. De an­te­mano te ad­vier­to que es­te tra­ba­jo es el me­jor del mun­do, pe­ro ten por se­gu­ro que es un tra­ba­jo, que ca­da día es un re­to y que no es na­da fá­cil.

Nº 36 SEP­TIEM­BRE 2015

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.