Mano a mano con el do­lor

Triatlón - - SALUD DE HIERRO - Por Dr. Al­ber­to Sa­cris­tán. Dir. Mé­di­co de Sport Sa­lud, cen­tro de Ac­ti­vi­dad Fí­si­ca y Sa­lud (www.spor­tsa­lud.org), y triatle­ta po­pu­lar. Fo­tos: Cé­sar Llo­re­da

Pa­sar mu­chas ho­ras so­bre la bi­ci­cle­ta pue­de pro­vo­car una ten­sión con­ti­nua en ma­nos y an­te­bra­zos –ade­más de la ab­sor­ción de im­pac­tos si el te­rreno es irre­gu­lar- que de­ri­ve en so­bre­car­gas y mo­les­tias. Son los do­lo­res en las ma­nos y mu­ñe­cas, cos­qui­lleo y, so­bre to­do, la sen­sa­ción de ma­nos dor­mi­das que pre­sen­tan mu­chos ci­clis­tas. El doc­tor Al­ber­to Sa­cris­tán ha­ce en es­tas pá­gi­nas un re­pa­so por las más ha­bi­tua­les mo­les­tias y le­sio­nes no trau­má­ti­cas en los miem­bros su­pe­rio­res en­tre ci­clis­tas y triatle­tas.

Ha­bi­tual­men­te, las le­sio­nes no trau­má­ti­cas se pro­du­cen co­mo con­se­cuen­cia de una so­bre­car­ga que pue­de acom­pa­ñar­se o no de una inade­cua­da téc­ni­ca. Es­ta­mos ha­blan­do de le­sio­nes en las que se pro­du­ce una so­bre­car­ga por una ma­la eje­cu­ción o ma­la bio­me­cá­ni­ca, y en mu­chas oca­sio­nes cró­ni­cas. Pa­ra po­der lle­gar al diag­nós­ti­co co­rrec­to y así po­der apli­car el tra­ta­mien­to ade­cua­do, co­mo en to­das las le­sio­nes de cual­quier de­por­tis­ta, es ne­ce­sa­rio rea­li­zar una com­ple­ta his­to­ria clí­ni­ca con una anam­ne­sis de­ta­lla­da, pre­gun­tan­do don­de pre­sen­ta el pun­to de ma­yor do­lor o la le­sión, có­mo apa­re­ció el mis­mo, cuán­to tiem­po lle­va así, la evo­lu­ción des­de que co­men­zó con el do­lor o le­sión, si hay al­gu­na si­tua­ción que lo me­jo­ra o lo agra­va... Pe­ro ade­más, en las le­sio­nes de los ci­clis­tas y triatle­tas, nos se­rá de gran ayu­da po­der eva­luar al de­por­tis­ta so­bre la bi­ci­cle­ta, ex­plo­ran­do así su po­si­ción y su co­rrec­ta adap­ta­ción a la mis­ma. Muy fre­cuen­te­men­te es­tas le­sio­nes no trau­má­ti­cas su­ce­den por una ma­la o in­co­rrec­ta adap­ta­ción a la bi­ci­cle­ta. Es por eso que cuan­do un pa­cien­te acu­de a con­sul­ta que­ján­do­se de al­gún do­lor cuan­do mon­ta en bi­ci, lo pri­me­ro que ha­ce­mos es un es­tu­dio bio­me­cá­ni­co so­bre la mis­ma.

Re­vi­sión anató­mi­ca del miem­bro su­pe­rior

En la mano dis­tin­gui­mos tres zo­nas con 27 hue­sos en to­tal: car­po (mu­ñe­ca, con 8 hue­sos), me­ta­car­po (con 5 hue­sos) y de­dos. El an­te­bra­zo tie­ne dos hue­sos (cú­bi­to y ra­dio) y el bra­zo tan só­lo uno, el hú­me­ro. La des­crip­ción anató­mi­ca de los múscu­los, ten­do­nes, li­ga­men­tos ar­te­rias, ve­nas y ner­vios en es­ta zo­na del cuer­po es bas­tan­te com­ple­ja, con lo que no pro­fun­di­za­re­mos más.

Le­sio­nes en el ci­clis­mo

Las per­so­nas que prac­ti­can ci­clis­mo (ci­clis­tas y triatle­tas) pre­sen­tan fre­cuen­te­men­te le­sio­nes del miem­bro su­pe­rior muy dis­tin­tas a la de otros de­por­tes, don­de pre­do­mi­nan le­sio­nes co­mo epi­con­di­li­tis (in­fla­ma­ción de los ten­do­nes de los múscu­los que se in­ser­tan en el epi­cón­di­lo del co­do; muy fre­cuen­te en­tre los te­nis­tas, por eso se ha­bla de es­ta le­sión co­mo “co­do de te­nis­ta”), ten­di­no­pa­tía del man­gui­to de los ro­ta­do­res (en el hom­bro; fre­cuen­te, por ejem­plo, en­tre na­da­do­res o en de­por­tes de lan­za­mien­tos) u otros. Por su par­te, en­tre ci­clis­tas y triatle­tas apa­re­cen otras le­sio­nes que se sue­len pro­du­cir por una ma­la po­si­ción en la bi­ci, bien por no pre­sen­tar las an­gu­la­cio­nes co­rrec­tas o por una ma­la dis­po­si­ción en la bi­ci con el ba­ri­cen­tro des­equi­li­bra­do. Es­to pue­de lle­var a que el apo­yo en el ma­ni­llar sea ma­yor de lo ne­ce­sa­rio. Las le­sio­nes más fre­cuen­tes son:

1. Sín­dro­me del Tú­nel del Car­po:

Apa­re­ce co­mo con­se­cuen­cia de la com­pre­sión del ner­vio me­diano. Las cau­sas de es­ta le­sión pue­den ser muy di­ver­sas, in­clu­so pue­de apa­re­cer co­mo con­se­cuen­cia de pe­que­ños mi­cro­trau­ma­tis­mos al mis­mo ni­vel con in­fla­ma­ción pe­ri­fé­ri­ca e irri­ta­ción ner­vio­sa. Igual­men­te, si se dis­po­ne la mano en la par­te al­ta del ma­ni­llar, con el car­po en ex­ten­sión má­xi­ma, se pro­du­ci­rá una elon­ga­ción ex­ce­si­va del ner­vio, pro­vo­can­do igual­men­te una irri­ta­ción. Co­mo con­se­cuen­cia, la sin­to­ma­to­lo­gía que apa­re­ce es la de una al­te­ra­ción de la ac­ti­vi­dad mo­triz fi­na, hi­poes­te­sia y pa­res­te­sia (de­dos dor­mi­dos) del pul­gar, ín­di­ce, me­dio y la mi­tad del anu­lar. Es­ta si­tua­ción es des­cri­ta por los pa­cien­tes co­mo “de­dos de man­te­qui­lla” ya que se le sue­len caer ob­je­tos por fal­ta de fuer­za pren­sil. En la ex­plo­ra­ción so­le­mos en­con­trar una ma­nio­bra de Pha­len po­si­ti­va (man­te­ner una fle­xión má­xi­ma de la mu­ñe­ca du­ran­te un mi­nu­to) y un signo de Ti­nel igual­men­te po­si­ti­vo (se re­pro­du­ce la sen­sa­ción de hor­mi­gueo y ador­me­ci­mien­to con la per­cu­sión so­bre la zo­na com­pri­mi­da). Es­ta sin­to­ma­to­lo­gía ha­bi­tual­men­te só­lo su­ce­de con la prác­ti­ca de­por­ti­va y de­sa­pa­re­ce fue­ra del ám­bi­to de­por­ti­vo. Tra­ta­mien­to: la pri­me­ra op­ción se­rá rea­li­zar un es­tu­dio bio­me­cá­ni­co de­ta­lla­do, apli­can­do las mo­di­fi­ca­cio­nes per­ti­nen­tes en si­llín, ma­ni­llar, po­ten­cia del ma­ni­llar, an­gu­la­cio­nes, ba­ri­cen­tro… Es­te sue­le ser el úni­co tra­ta­mien­to ya que la sin­to­ma­to­lo­gía sue­le des­apa­re­cer con las co­rrec­cio­nes per­ti­nen­tes, pe­ro si per­sis­te ha­bría que rea­li­zar ra­dio­gra­fías, in­clu­so re­so­nan­cias, pa­ra po­der re­sol­ver la si­tua­ción. En es­tos ca­sos no sue­le es­tar in­di­ca­da la uti­li­za­ción de anal­gé­si­cos. Ini­cial­men­te po­de­mos uti­li­zar me­di­ca­men­tos de vi­ta­mi­nas del gru­po B, ya que dis­mi­nu­yen la irri­ta­ción de los ner­vios, así co­mo el mag­ne­sio.

2. Sín­dro­me del Ca­nal de Gu­yon:

En es­te ca­so el ner­vio afec­ta­do es la ra­ma mo­to­ra del ner­vio cu­bi­tal. El me­ca­nis­mo sue­le ser igual que en el ca­so del Sín­dro­me del Tú­nel Car­piano, mi­cro­trau­ma­tis­mos o com­pre­sión con­ti­nua a ni­vel del Ca­nal de Gu­yon con irri­ta­ción ner­vio­sa. Es­ta com­pre­sión del ner­vio cu­bi­tal se pro­du­ce cuan­do la dis­po­si­ción de la mano es en la par­te al­ta del ma­ni­llar con ex­ten­sión má­xi­ma del car­po. La sin­to­ma­to­lo­gía que apa­re­ce es igual­men­te hi­poes­te­sia y pa­res­te­sia (dis­mi­nu­ción sen­so­rial; sen­sa­ción de hor­mi­gueo

y de­dos dor­mi­dos), in­clu­so con pér­di­da de fuer­za del quin­to y cuar­to de­do. Sue­le apa­re­cer el signo de Wa­tem­berg (se­pa­ra­ción per­ma­nen­te del 5º de­do) y signo de Fra­ment (atro­fia hi­po­te­nar y ga­rra cu­bi­tal de los dos úl­ti­mos de­dos). Tra­ta­mien­to: es im­pres­cin­di­ble la mo­di­fi­ca­ción de la po­si­ción de la mano y mu­ñe­ca en el ma­ni­llar y evi­tar la vi­bra­ción al mis­mo ni­vel. Pue­de ser in­tere­san­te po­ner unas rue­das más an­chas, in­flar me­nos la rue­da y uti­li­zar guan­tes con acol­cha­do. Pa­ra dis­mi­nuir la irri­ta­ción del ner­vio cu­bi­tal pue­de ser re­co­men­da­ble la uti­li­za­ción de vi­ta­mi­nas del gru­po B así co­mo mag­ne­sio.

3. Ten­di­ni­tis de Quer­vain

La ten­di­ni­tis de Quer­vain es la in­fla­ma­ción del ab­duc­tor lar­go y del ex­ten­sor cor­to del pul­gar, a ni­vel de la apó­fi­sis es­ti­loi­des del ra­dio (zo­na que co­nec­ta el ra­dio con la mu­ñe­ca). Ha­bi­tual­men­te sur­ge co­mo con­se­cuen­cia del apo­yo de la mu­ñe­ca en el ma­ni­llar con una des­via­ción cu­bi­tal. Por es­ta al­te­ra­ción de la po­si­ción de la mu­ñe­ca en el ma­ni­llar se pro­du­ce una an­gu­la­ción de los ten­do­nes an­te­rior­men­te ci­ta­dos. Real­men­te lo que se pro­du­ce es una in­fla­ma­ción a ni­vel del tú­nel fi­bro­so-óseo que se de­no­mi­na te­no­si­no­vi­tis. Apa­re­ce do­lor in­ten­so en la zo­na de la es­ti­loi­des ra­dial, do­lor que se agra­va con la ma­nio­bra de Fin­kels­tein –ma­nio­bra ex­plo­ra­to­ria que se rea­li­za pa­ra el diag­nós­ti­co de es­ta ten­di­ni­tis- sien­do po­si­ti­va en es­te ca­so. Tra­ta­mien­to: uti­li­za­re­mos una or­te­sis du­ran­te el día, in­clu­so al mon­tar en bi­ci. Acu­dir de for­ma tem­pra­na al fi­sio­te­ra­peu­ta ase­gu­ra­rá una rá­pi­da cu­ra­ción al uti­li­zar téc­ni­cas co­mo ul­tra­so­ni­dos o ma­sa­je Cy­riax. Cuan­do es un pro­ce­so cró­ni­co la uti­li­za­ción de acu­pun­tu­ra jun­to con me­di­ca­men­tos bio­rre­gu­la­do­res pue­de re­sul­tar bas­tan­te efi­caz.

4. Ten­do­si­no­vi­tis de los extensores ra­dia­les y extensores de los de­dos

Es­ta le­sión sur­ge en aque­llos ci­clis­tas o triatle­tas que en­tre­nan o com­pi­ten en lar­ga dis­tan­cia y que tran­si­tan por una su­per­fi­cie de ca­rre­te­ra irre­gu­lar, con ado­qui­na­do o pa­vés. Al entrenar en es­te ti­po de su­per­fi­cie el de­por­tis­ta co­ge con ma­yor fuer­za el ma­ni­llar y co­mo con­se­cuen­cia se so­bre­car­ga la mus­cu­la­tu­ra del an­te­bra­zo, pro­du­cién­do­se una hi­per­tro­fia de los múscu­los ab­duc­tor lar­go y ex­ten­sor cor­to del pul­gar, que dis­cu­rren por en­ci­ma de los extensores ra­dia­les, los cua­les que­dan com­pri­mi­dos con­tra los pla­nos pro­fun­dos. Se pro­du­ce ha­bi­tual­men­te un do­lor con­ti­nuo en los mo­vi­mien­tos de fle­xo-ex­ten­sión de la mu­ñe­ca, in­clu­so en oca­sio­nes se oye una li­ge­ra cre­pi­ta­ción. Cuan­do se cro­ni­fi­ca la le­sión apa­re­ce una zo­na in­fla­ma­da a ni­vel de la ca­ra dor­sal del ra­dio. En es­te ca­so se­rá ne­ce­sa­rio cam­biar las ru­tas de en­tre­na­mien­tos bus­can­do otro ti­po de as­fal­to, más re­gu­lar.

Ma­nio­bra de Pha­len

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.