“NO GA­ME, NO PAIN”

Triatlón - - EDITORIAL - An­to­nio del Pino. DI­REC­TOR

Si voy so­lo ha­cien­do de­por­te, ten­go el de­fec­to de ser mi peor com­pa­ñe­ro, o al me­nos el más exi­gen­te. Con­mi­go mis­mo soy ese “pes­to­so” que nun­ca te de­ja res­pi­rar, ese con el que des­pués de un buen ca­len­tón y aca­bar en ta­blas, fir­mas el con­tra­to ver­bal más in­cum­pli­do, “Aho­ra sua­ve­ci­to ¿va­le?”, y ac­to se­gui­do vol­véis a es­tar en­zar­za­dos. Ne­ce­si­dad de li­be­rar es­trés, com­pe­ti­ti­vi­dad, bús­que­da de adre­na­li­na, su­pera­ción, ego… pue­de que no sea na­da de es­to o to­do jun­to, pe­ro ir rá­pi­do y sen­tir­me fuer­te es lo que más me di­vier­te. Es lo que con­si­gue que mu­chos de los en­tre­na­mien­tos que he he­cho en so­li­ta­rio me­jo­ren a la me­jor com­pe­ti­ción de mi vi­da. Po­dría po­ner­me muy so­lem­ne, pe­ro men­ti­ría vil­men­te si di­je­ra que el de­por­te re­la­ja­do me sa­tis­fa­ce. No re­cuer­do que lo que me en­gan­cha­ra al de­por­te fue­ra el “so­sie­go” de sen­tir có­mo me ar­dían los pul­mo­nes por lle­gar el pri­me­ro a la ci­ma de un puer­to o creer que se me iban a des­ga­rrar los cuá­dri­ceps de los fé­mu­res en los úl­ti­mos ki­ló­me­tros del ma­ra­tón en un Iron­man. Soy un de­por­tis­ta po­pu­lar y apren­do mu­cho de lo que escriben nues­tros sa­bios co­la­bo­ra­do­res, que ca­da mes nos in­cul­can un de­por­te sen­sa­to, pe­ro ten­go que re­co­no­cer que dis­fru­to apre­tán­do­me a fon­do y el día que na­do, pe­da­leo o co­rro a rit­mo sua­ve… la ma­yo­ría de ve­ces es por­que no ten­go el cuer­po o la ca­be­za pa­ra mu­chas bra­vu­co­na­das y de­bo con­for­mar­me y dis­fru­tar con lo que el cuer­po me dé. Ten­go la li­ge­ra sos­pe­cha de que no soy el úni­co afec­ta­do por el vi­rus del “gas a fon­do”. So­mos mu­chos los que dis­fra­za­mos de me­su­ra y mo­de­ra­ción men­tal nues­tros sín­to­mas cuan­do los ve­mos en otro, so­bre to­do cuan­do ese otro nos aca­ba de po­ner en nues­tro si­tio por la fuer­za. En­tre ja­deos y ríos de su­dor, mien­tras ves co­mo su fi­gu­ra de­sa­pa­re­ce en el ho­ri­zon­te di­ces: “es­te cha­val no es­tá bien de la ca­be­za, no sé qué quie­re de­mos­trar”. Si jus­to en ese ins­tan­te em­pe­za­ra a de­ce­le­rar, vol­ve­rías a apre­tar con to­do pa­ra in­ten­tar en­trar de nue­vo a su rue­da aun­que no te que­de ni una go­ta de fuer­za. ¿Sa­bes por qué lo in­ten­tas?, ¿Por qué lue­go cuen­tas tu ba­ta­lla con tan­ta pa­sión? Por­que te di­vier­te. ¿De ver­dad pien­sas que tú no eres de es­tos? ¿En­ton­ces por qué co­rres? ¿Aca­so tie­nes pri­sa? ¿Por qué te es­fuer­zas en na­dar y na­dar cuan­do se te da tan mal? ¿Por qué subes un puer­to tan du­ro en bi­ci si pue­des ha­cer­lo en co­che pa­ra dis­fru­tar de las mis­mas vis­tas? Ayer es­tu­ve en una prue­ba de moun­tain bi­ke ma­ra­tón y lo pa­sé real­men­te bien. Pri­me­ro, por­que me pe­gué una pa­li­za épi­ca y, se­gun­do, por­que no era un re­to (hu­mil­de­men­te, a es­tas al­tu­ras ha­cer 80 km con la bi­ci de mon­ta­ña ya no es nin­gún de­sa­fío) sino un jue­go com­par­ti­do con unos ami­gos, con la con­si­guien­te ex­ci­ta­ción pro­mo­vi­da por la di­ver­sión que con­si­guió que gas­ta­ra ese po­co más que el cuer­po siem­pre guar­da en la re­cá­ma­ra. Si me lo hu­bie­ra to­ma­do muy en se­rio, ese “pa­ja­rón” del final me hu­bie­ra re­sul­ta­do inacep­ta­ble. Ahí ha­bría aca­ba­do la prue­ba por­que me ha­bría in­dig­na­do con­mi­go mis­mo. Se­gu­ro que no ha­bría lle­ga­do a ese ni­vel de es­fuer­zo final y esa prue­ba se ha­bría bo­rra­do de mi me­mo­ria. To­do es­to vie­ne a co­la­ción de lo que es­toy vien­do ca­da vez más y más en nues­tra fa­mi­lia del triatlón: mu­cha gen­te des­me­di­da­men­te com­pro­me­ti­da con un ni­vel de en­tre­na­mien­to inasu­mi­ble, fí­si­ca y psi­co­ló­gi­ca­men­te, ha­cien­do en­ca­jes de bo­li­llos por in­cluir ex­te­nuan­tes se­sio­nes de en­tre­na­mien­to den­tro una vi­da de ciu­da­dano nor­mal. Per­so­nas mo­vi­das por el re­to de lle­gar a una dis­tan­cia, so­ñan­do só­lo con ver­se cru­zan­do una lí­nea de me­ta, en lu­gar de pen­sar al­go tan ele­men­tal co­mo si se van a di­ver­tir con el plan que im­pli­ca el re­to. El que in­ven­tó la fra­se del “No pain, no ga­me” no es­ta­ba equi­vo­ca­do, era una per­so­na muy sa­bia, el pro­ble­ma es que su ta­tua­dor era un po­co sor­do ade­más de dis­lé­xi­co, en­ten­dió mal las pa­la­bras y se equi­vo­có en el or­den de los fac­to­res, que cla­ra­men­te al­ter­nan dra­má­ti­ca­men­te el pro­duc­to. Pro­cu­ra que los re­tos que te pro­pon­gas te pro­por­cio­nen con­tí­nua di­ver­sión, así po­drás dar el má­xi­mo por­que si no, irre­me­dia­ble­men­te tu tiem­po co­mo de­por­tis­ta y co­mo triatle­ta… ten­drá las ho­ras con­ta­das.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.