Car­los Jo­ve­llar Mar­tí­nez His­to­ria de un lu­cha­dor

Triatlón - - TRIATLETAS -

Ten­go 36 años, soy de León y tra­ba­jo con un ta­xi. Mi his­to­ria es la de un chi­co que su­fre un ac­ci­den­te muy gra­ve y se nie­ga a re­sig­nar­se y ha­cer ca­so a los mé­di­cos que de­cían que me iba a que­dar co­jo y con mu­le­tas. Me ne­gué a acep­tar­lo y lu­ché pa­ra que no fue­ra así. Años des­pués, em­pe­cé en el mun­do del triatlon y aho­ra es mi ma­yor vi­cio, ha­bien­do he­cho es­te año un Half (Lis­boa). En Mar­zo de 2004, mien­tras pre­pa­ra­ba las opo­si­cio­nes a Po­li­cía Na­cio­nal, su­frí un ac­ci­den­te en el que es­tu­ve a pun­to de per­der la vi­da. Iba en mo­to y cho­có con­tra mí un co­che que ve­nía de fren­te; tan gra­ves fue­ron las le­sio­nes en la pier­na iz­quier­da que mis pa­dres lle­ga­ron a au­to­ri­zar su ampu­tación. Lle­gué en he­li­cóp­te­ro al hos­pi­tal, con la pier­na li­te­ral­men­te col­gan­do por los is­quios, apar­te de gra­ves le­sio­nes en las cos­ti­llas y bra­zo. Gra­cias al doc­tor Ri­car­do Men­cía sal­vé mi vi­da y, tras mú­ti­ples ope­ra­cio­nes, la pier­na. Los mé­di­cos de­cían que me que­da­ría en si­lla de rue­das, y des­pués las pre­vi­sio­nes cam­bia­ron a an­dar con una mu­le­ta de por vi­da. Per­dí la ró­tu­la y el ten­dón ro­tu­liano, par­te de la ca­be­za de la ti­bia y el pe­ro­né… Cuan­do ví las he­ri­das, que eran abier­tas, me en­tró una pe­que­ña cri­sis; pen­sé que nun­ca mas po­dría prac­ti­car de­por­te (siem­pre ha­bía he­cho). Pe­ro me di­je que te­nía que lu­char aun­que im­pli­ca­ra su­fri­mien­to; te­nía que vol­ver a ca­mi­nar so­lo. Me hi­cie­ron una plas­tias que con­sis­tía en es­ti­rar­me el cuá­dri­ceps pa­ra sus­ti­tuir el ten­dón ro­tu­liano y em­pal­mar­lo con la ti­bia, pe­ro el cuá­dri­ceps que­da­ba muy de­bi­li­ta­do. Du­ran­te cin­co me­ses hi­ce reha­bi­li­ta­ción, pe­ro al for­zar se de­bi­li­ta­ba y un día se rom­pió. Vol­ví al hos­pi­tal y me plan­tea­ron la po­si­bi­li­dad de ha­cer al­go que nun­ca se ha­bía rea­li­za­do en Es­pa­ña: im­plan­tar un ten­dón de Aqui­les de un ban­co de do­nan­tes pa­ra sus­ti­tuir el ro­tu­liano. Me pre­gun­ta­ron si me arries­ga­ba y res­pon­dí que sí. Mi tra­ta­mien­to des­per­tó la cu­rio­si­dad de los pre­pa­ra­do­res fí­si­cos del Real Ma­drid, cu­yos mé­di­cos me ayu­da­ron di­ri­gien­do la reha­bi­li­ta­ción que lue­go lle­va­ba a ca­bo con mi fi­sio Nie­ves San­tos, quien su­frió con­mi­go esos dos años de tra­ba­jo. Ha­cía se­sio­nes dia­rias de seis-ocho ho­ras, ma­ña­na y tar­de. Al no ha­ber re­fe­ren­cias, no sa­bía­mos cuan­to se po­día do­blar o for­zar; ha­bía que ir vien­do so­bre la mar­cha. Cos­tó mu­cho lle­gar a do­blar el ten­dón de Aqui­les pa­ra ha­cer la fun­ción del ro­tu­liano, has­ta que lle­gué a los 95 gra­dos de fle­xión (só­lo lle­go has­ta ahí). Hu­bo ba­jo­nes de mo­ral, pa­sos atrás... una vez nos pa­sa­mos con el es­fuer­zo y el ten­dón se des­ga­rró, te­nien­do que em­pe­zar de ce­ro. Fue­ron dos años de reha­bi­li­ta­ción que, gra­cias al apo­yo de mis pa­dres y her­mano, sa­lió bien. Al­gu­na vez pen­sé en ti­rar la toa­lla, pe­ro lu­chas por la gen­te que tie­nes al­re­de­dor y por tu fu­tu­ro. Fue increíble cuan­do por fín pu­de an­dar sin mu­le­tas, pri­me­ro en el agua y lue­go con in­cer­ti­dum­bre. La pri­me­ra vez que in­ten­té co­rrer, en una cin­ta en el gim­na­sio, me ma­reé. Lo vol­ví a in­ten­tar y en­ton­ces fui cons­cien­te de que co­rría; “si pue­do co­rrer, pue­do ha­cer lo que me dé la ga­na”, pen­sé. Ya mon­ta­ba en bi­ci­cle­ta an­tes de qui­tar­me las mu­le­tas (me ne­ga­ba a de­pen­der de na­die pa­ra des­pla­zar­me), así que em­pe­za­ba a te­ner cier­to fon­do fí­si­co. Pa­sa­dos unos años del ac­ci­den­te, me em­pe­cé a plan­tear com­pe­tir. Los mé­di­cos de­cían que mi ro­di­lla po­día no es­tar pre­pa­ra­da pa­ra eso, pe­ro las sen­sa­cio­nes eran bue­nas y aho­ra es­toy com­pi­tien­do… y no se me da mal te­nien­do en cuen­ta co­mo ten­go ‘la pier­ni­na’. Aquí ten­go que nom­brar y agra­de­cer a Pedro Ig­na­cio Cue­vas, quien me ani­mó a dar el pa­so de apun­tar­me a la es­cue­la de Triatlón en 2013, y a mi ami­go y ac­tual fi­sio Enoc Alon­so (no pue­do de­jar de ejer­ci­tar la pier­na, si lo de­jo pier­do ma­sa mus­cu­lar y se de­bi­li­ta). He vuel­to a dis­fru­tar y a en­con­trar una ilu­sión en­tre­nan­do y com­pi­tien­do, vien­do co­mo la gen­te te ani­ma… Com­pi­to en ca­te­go­rías nor­ma­les; sé que ten­go mis li­mi­ta­cio­nes, pe­ro mi plan­tea­mien­to es aca­bar las prue­bas y dis­fru­tar. El de Lis­boa 2014, en ma­yo, fue mi pri­mer triatlón. Hi­ce la dis­tan­cia olím­pi­ca; me sor­pren­dió mu­cho e hi­ce el pues­to 32 en la ge­ne­ral. Y ello pe­se a que tres me­ses an­tes –en fe­bre­ro- me dio una em­bo­lia pul­mo­nar que es­tu­vo a pun­to de cos­tar­me la vi­da y me tu­vo 10 días en el hos­pi­tal. Des­pués se­guí en­tre­nan­do con mis com­pa­ñe­ros, gen­te increíble y ma­ra­vi­llo­sa, y ha­cien­do otros triatlo­nes, tam­bién al­gún tri­cross (muy di­ver­ti­dos). Y es­te año ya he aca­ba­do mi pri­mer Half en Lis­boa en 4h 48´. ¿Iron­man? No lo des­car­to… Me gus­ta­ría que mi ex­pe­rien­cia sir­va de ejem­plo y ani­me a quien pue­da te­ner al­gu­na le­sión o pe­que­ña mi­nus­va­lía que le eche pa­ra atrás en es­te de­por­te, que des­de fue­ra pa­re­ce más du­ro y di­fí­cil de lo que en reali­dad es. Si yo he po­di­do, ellos tam­bién. ¡Fue­ra du­das!

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.