Emi­lio Arias Don­de hay una vo­lun­tad, hay un ca­mino.

Triatlón - - TRIATLETAS -

Ten­go 35 años y lle­vo tres en el mun­do del triatlón. Pa­re­ce que fue ayer cuan­do me plan­teé con tres ami­gos co­rrer un triatlón sprint y no os ha­céis una idea de lo inal­can­za­bles que me pa­re­cían en­ton­ces aque­llas dis­tan­cias. Yo, un ti­po me­dio­cre, siem­pre me­ti­do en el mun­di­llo de las ca­rre­ras po­pu­la­res, al­gu­na ma­ra­tón, me­dias y en ma­yor me­di­da las tí­pi­cas ca­rre­ras de 10 km de fin de se­ma­na, y allí es­ta­ba, en lo al­to del pan­ta­lán de la Ca­sa de Cam­po, a pun­to de lan­zar­me a pa­de­cer una an­sie­dad que ja­más ha­bía sen­ti­do, a pun­to de re­ci­bir gol­pes en el agua que me ha­rían ago­biar­me más si cabe, y a me­nos de 1h30´ de enamo­rar­me del triatlón de for­ma irre­me­dia­ble. No os pen­séis que lu­ché por me­ter­me a ro­dar en el gru­po de ca­be­za; en aquel mo­men­to no era ca­paz de na­dar más de 3 ó 4 lar­gos se­gui­dos a crol, y te­nía que in­ter­ca­lar­lo con al­guno a bra­za pa­ra ter­mi­nar esa dis­tan­cia. Eso por no ha­blar de la bi­ci, so­bre la que ape­nas era ca­paz de ha­cer 40 mi­nu­tos sin aca­bar des­tro­za­do. Des­de aquel día has­ta hoy han su­ce­di­do mu­chos cam­bios en mi vi­da gra­cias a en­tre­nos, ami­gos, cla­ses, ho­ras de lec­tu­ra, ti­ra­das lar­gas y al­gu­nas com­pe­ti­cio­nes, en con­cre­to dos triatlo­nes Sprint, dos Olim­pi­cos y tres Me­dios Iron­man. Y son to­das es­tas ex­pe­rien­cias las que me han he­cho ver po­si­ble el sue­ño de ser fi­nis­her en la dis­tan­cia Iron­man. Co­mo la ma­yo­ría de las per­so­nas que lee­mos es­ta re­vis­ta, mi ima­gi­na­ción no al­can­za a ver­me en un po­dio. De he­cho, nun­ca he vis­to una en­tre­ga de tro­feos, por­que creo que ese pe­que­ño ac­to que pre­mia a los me­jo­res se ha­ce cuan­do yo aún es­toy co­rrien­do. Mi sue­ño es lle­gar, cru­zar esa me­ta con una son­ri­sa de sa­tis­fac­ción, ver en la lle­ga­da a to­dos mis ami­gos, mi chi­ca y mi fa­mi­lia, com­par­tien­do mis lá­gri­mas de emo­ción… na­da más y na­da me­nos que ser ca­paz de na­dar los 3.8 km con mo­de­ra­ción, su­bir­me a la bi­ci y pe­da­lear 180 km con la es­pe­ran­za de re­cu­pe­rar lo que ha­bré per­di­do en el agua, y por úl­ti­mo co­rrer esos mal­di­tos 42 km con el co­ra­zón. Ese soy yo, un tío nor­mal que tu­ve la suer­te de dar con las per­so­nas ade­cua­das pa­ra es­tar hoy don­de es­toy: con Da­ni, que des­pués de do­blar­me diez ve­ces en un en­tre­na­mien­to de na­ta­ción de­ci­dió apa­dri­nar­me y en­se­ñar­me to­do lo que sé de nues­tro de­por­te; mis ami­gos, que de­ci­die­ron en­ro­lar­se en la lo­cu­ra de entrenar pa­ra ter­mi­nar el Iron­man de Ma­ri­na D´Or el pró­xi­mo 24 de Oc­tu­bre (Jo­sé, Car­los, Mar­cos, Al­ber­to, Iván, Ja­vi y Jor­ge); la suer­te de te­ner un en­tre­na­dor co­mo Hek­tor Lla­nos, quien nun­ca du­dó de nues­tra ca­pa­ci­dad pa­ra ter­mi­nar es­te re­to; y mi pa­re­ja, fa­mi­lia­res y ami­gos, que me apo­yan y com­par­ten con­mi­go es­te ob­je­ti­vo. De es­te sue­ño na­ce “Ha­cia el Iron­man”, un ca­nal de You­tu­be y Fa­ce­book don­de no hay áni­mo de lu­cro, no hay pa­tro­ci­nios y el úni­co ob­je­ti­vo es com­par­tir mi evo­lu­ción y ex­pe­rien­cia; una pá­gi­na don­de ver iden­ti­fi­ca­dos tus mie­dos, tus do­lo­res, tus acier­tos y tus erro­res, don­de po­der ver co­mo se fra­gua un sue­ño y re­cor­dar los tu­yos, o co­ger im­pul­so pa­ra em­pe­zar al­go nue­vo. Na­ció tam­bién de la ne­ce­si­dad de ad­qui­rir un com­pro­mi­so, no so­lo in­terno, sino tam­bién con los que lo si­guen a tra­vés de In­ter­net. Pe­ro so­bre to­do es­te ca­nal pre­ten­de lan­zar un men­sa­je mo­ti­va­dor y ha­cer a to­dos par­ti­ci­pes del le­ma de mi vi­da: “Don­de hay una vo­lun­tad, hay un ca­mino”.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.