NU­TRI­CIÓN AN­TI­IN­FLA­MA­TO­RIA

Triatlón - - SALUD DE HIERRO -

Cual­quier de­por­tis­ta es­tá en ries­go de caer le­sio­na­do en cual­quier mo­men­to. Pue­de ocu­rrir mien­tras es­tás prac­ti­can­do tu de­por­te o pue­de ser de la ma­ne­ra más ton­ta en cual­quier si­tua­ción co­ti­dia­na. La le­sión pue­de ser más o me­nos gra­ve, y las me­di­das que de­bas adop­tar pa­ra ha­cer­le fren­te pue­den re­que­rir más o me­nos in­ter­ven­cio­nes. Sea co­mo fue­re, cual­quier le­sión de­por­ti­va ne­ce­si­ta su­pe­rar un pro­ce­so fi­sio­ló­gi­co or­ga­ni­za­do que ase­gu­re una re­ge­ne­ra­ción to­tal del te­ji­do que se ha da­ña­do, y és­te es co­mún en to­das las si­tua­cio­nes. La pri­me­ra res­pues­ta in­na­ta de nues­tro cuer­po es la coa­gu­la­ción en la zo­na da­ña­da. Es­to evi­ta el es­ca­pe de ma­te­rial ce­lu­lar ha­cia la san­gre. Es­ta pri­me­ra fa­se du­ra en­tre uno o dos días. Se­gui­da­men­te, hay un pro­ce­so de in­fla­ma­ción ab­so­lu­ta­men­te ne­ce­sa­rio. El sín­to­ma de in­fla­ma­ción que ob­ser­va­mos es con­se­cuen­cia de una lle­ga­da de más san­gre y mo­lé­cu­las bio­quí­mi­cas que emi­ten se­ña­les de da­ño en la zo­na y que per­mi­ten la re­cu­pe­ra­ción. La fa­se in­fla­ma­to­ria sue­le du­rar unos cin­co días apro­xi­ma­da­men­te. A par­tir de ahí, hay una eta­pa de pro­li­fe­ra­ción, en la que se ac­ti­van las cé­lu­las de re­pa­ra­ción es­pe­cí­fi­cas de ca­da te­ji­do y, por úl­ti­mo, una fa­se final de re­mo­de­la­ción don­de el te­ji­do se re­ge­ne­ra com­ple­ta­men­te. La du­ra­ción de es­tas dos úl­ti­mas eta­pas es la que más va a va­riar se­gún el gra­do de nues­tra le­sión. Pue­de dar­se du­ran­te unos po­cos días o alar­gar­se has­ta uno o dos años.

Ob­je­ti­vo: el pun­to jus­to de in­fla­ma­ción

Co­mo ya he­mos co­men­ta­do, la in­fla­ma­ción es una res­pues­ta fi­sio­ló­gi­ca ab­so­lu­ta­men­te in­dis­pen­sa­ble pa­ra una co­rrec­ta re­cu­pe­ra­ción del te­ji­do da­ña­do. A ni­vel lo­cal, la lle­ga­da de más san­gre con más nu­trien­tes, oxí­geno y se­ña­les quí­mi­cas de re­pa­ra­ción per­mi­ten que las cé­lu­las le­sio­na­das de la zo­na es­tén en las con­di­cio­nes óp­ti­mas pa­ra ini­ciar su re­pa­ra­ción. Ade­más, es­te ma­yor flu­jo san­guí­neo per­mi­te una “lim­pie­za” del te­ji­do le­sio­na­do, re­ti­ran­do las mo­lé­cu­las per­ju­di­ca­das y que ya no nos sir­ven. Por lo tan­to, que exis­ta una li­ge­ra in­fla­ma­ción es al­go bueno y ne­ce­sa­rio. Sin em­bar­go, un ex­ce­so de in­fla­ma­ción, co­mo ocu­rre cuan­do el do­lor es cró­ni­co y pro­lon­ga­do, en­tor­pe­ce la re­pa­ra­ción y fo­men­ta que se si­ga des­tru­yen­do el te­ji­do da­ña­do. Es­to se ex­pli­ca a tra­vés de un con­cep­to de­no­mi­na­do hor­me­sis. La hor­me­sis es un fe­nó­meno de res­pues­ta a la do­sis y ven­dría a sig­ni­fi­car que de­ter­mi­na­dos pro­ce­sos o ac­cio­nes pue­den ser be­ne­fi­cio­sos en do­sis ba­jas pe­ro aca­bar re­sul­tan­do da­ñi­nos en do­sis ele­va­das. Los pro­ce­sos in­fla­ma­to­rios son un ejem­plo de ello. Pa­ra evi­tar es­te ex­ce­so de in­fla­ma­ción, la me­di­da que la ma­yo­ría de triatle­tas adop­ta es la de re­cu­rrir a me­di­ca­men­tos an­ti-in­fla­ma­to­rios. Sin em­bar­go, en los úl­ti­mos años di­ver­sas in­ves­ti­ga­cio­nes han de­mos­tra­do que un uso re­cu­rren­te de es­tos com­po­nen­tes, le­jos de ayu­dar­nos, pue­de ser per­ju­di­cial ya que en­mas­ca­ra el da­ño del te­ji­do y no de­jan que se pro­duz­can las res­pues­tas fi­sio­ló­gi­cas na­tu­ra­les de re­pa­ra­ción. Ade­más, hay que aña­dir que es­te ti­po de me­dia­ción no es es­pe­cí­fi­ca, si no que nor­mal­men­te, son fár­ma­cos con mu­chos te­ji­dos dia­na di­fe­ren­tes, no só­lo el mus­cu­lar, y pue­den apa­re­cer pro­ble­mas aña­di­dos con los efec­tos secundarios. La di­rec­triz se­ría to­mar es­tos me­di­ca­men­tos so­la­men­te en fa­ses agu­das de mu­cho do­lor. Lo que nos di­ce la cien­cia ac­tual­men­te

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.