NU­TRI­CIÓN PA­RA LA FA­SE DE RE­MO­DE­LA­CIÓN

Triatlón - - SALUD DE HIERRO -

OB­JE­TI­VO: te­ner los nu­trien­tes ade­cua­dos en el mo­men­to ade­cua­do

Una vez su­pe­ra­das las fa­ses más agu­das de in­fla­ma­ción y pro­li­fe­ra­ción, el te­ji­do le­sio­na­do de­be em­pe­zar a re­ge­ne­rar­se has­ta lle­gar, si se pue­de, al mis­mo es­ta­do que te­nía an­tes del da­ño. Nor­mal­men­te, si se lle­van a ca­bo unas bue­nas pau­tas de re­cu­pe­ra­ción, el nue­vo te­ji­do pue­de ser has­ta un 80% igual de fuer­te y re­sis­ten­te que el ori­gi­nal. Pa­ra que es­ta re­mo­de­la­ción del te­ji­do se dé co­rrec­ta­men­te, la cla­ve es­tá en que el cuer­po de­be en­con­trar­se en un es­ta­do anabó­li­co. Es­to sig­ni­fi­ca que nues­tro or­ga­nis­mo de­be te­ner to­dos aque­llos nu­trien­tes que le son ne­ce­sa­rios pa­ra po­der re­pa­rar las es­truc­tu­ras que se han da­ña­do sin re­cu­rrir a las re­ser­vas de otros te­ji­dos. Pa­ra que uno pue­da ha­cer­se una idea men­tal, no tie­ne sen­ti­do que cons­tru­ya­mos una pa­red qui­tan­do los la­dri­llos que he­mos pues­to al prin­ci­pio; de es­ta ma­ne­ra no avan­za­mos. Hay que te­ner to­dos los ma­te­ria­les ne­ce­sa­rios des­de el ini­cio. En es­ta eta­pa, las pau­tas ali­men­ta­rias ge­ne­ra­les que de­be­rías adop­tar son es­tas:

Lo pri­me­ro que los triatle­tas sue­len pen­sar cuan­do se les di­ce que no pue­den entrenar es que van a en­gor­dar. Es­to les lle­va, nor­mal­men­te, a una re­duc­ción drás­ti­ca de la ener­gía que in­gie­ren. Ol­vi­dan que un te­ji­do da­ña­do es un te­ji­do con ne­ce­si­da­des es­pe­cia­les au­men­ta­das y, por lo tan­to, el gas­to ca­ló­ri­co si­gue sien­do ele­va­do. Una in­ges­ta ener­gé­ti­ca in­su­fi­cien­te pue­de lle­var a los triatle­tas, de en­tra­da, a le­sio­nar­se más fá­cil­men­te y, du­ran­te el trans­cur­so de la le­sión, a no re­cu­pe­rar un es­ta­do de sa­lud óp­ti­mo rá­pi­da­men­te.

Es el nu­trien­te estrella en el de­por­te. Siem­pre apa­re­cen y siem­pre son im­por­tan­tes, a pe­sar de que la ma­yor par­te de la po­bla­ción los ha­ya “de­mo­ni­za­do”. Los car­bohi­dra­tos es­ti­mu­lan la pro­duc­ción de in­su­li­na, y és­ta es la hor­mo­na anabó­li­ca por ex­ce­len­cia. La di­fe­ren­cia en

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.