>

Triatlón - - SWIM BIKE RUN -

De las tres dis­ci­pli­nas que for­man el Triatlón, la ca­rre­ra a pie es la más le­si­va por el im­pac­to que su­po­ne pa­ra nues­tras ar­ti­cu­la­cio­nes y múscu­los en ca­da zan­ca­da. Es ló­gi­co pen­sar que pa­ra ser run­ner y cen­trar­se en la ca­rre­ra ex­clu­si­va­men­te hay que acu­mu­lar 5-6 se­sio­nes se­ma­na­les. Sin em­bar­go, al­gu­nas de es­tas se­sio­nes son de ro­da­jes lar­gos fá­ci­les y otras son se­sio­nes de re­cu­pe­ra­ción, y am­bos ti­pos de tra­ba­jo se pue­den rea­li­zar per­fec­ta­men­te, in­clu­so me­jor, so­bre las dos rue­das. El ci­clis­mo, le­jos de in­ter­fe­rir el de­sa­rro­llo y ma­yor ren­di­mien­to de la ca­rre­ra a pie, se com­ple­men­ta a la per­fec­ción. Así, po­de­mos rea­li­zar me­nos vo­lu­men en el seg­men­to de ca­rre­ra, dis­mi­nu­yen­do por lo tan­to el ries­go de le­sio­nes. La du­ra­ción en tiem­po de las se­sio­nes de ca­rre­ra de­pen­de­rán del ob­je­ti­vo que nos mar­que­mos, pe­ro siem­pre se­rá con unos ob­je­ti­vos es­pe­cí­fi­cos no sien­do ne­ce­sa­rio acu­mu­lar ki­ló­me­tros a es­tas al­tu­ras de la tem­po­ra­da. Re­cu­pé­ra­te con la na­ta­ción. Uti­li­za las se­sio­nes de na­ta­ción co­mo una for­ma de re­cu­pe­rar­te de la se­sio­nes de ca­rre­ra, que por lo ge­ne­ral nos sue­len de­jar con im­por­tan­te fa­ti­ga mus­cu­lar y ar­ti­cu­lar. La flo­ta­bi­li­dad, la au­sen­cia de im­pac­to y el me­nor pro­ta­go­nis­mo en el agua del tren in­fe­rior, ayu­dan a sol­tar la mus­cu­la­tu­ra, a la vez que es­ti­mu­la la cir­cu­la­ción san­guí­nea pa­ra fa­vo­re­cer la re­cu­pe­ra­ción. Rea­li­za se­sio­nes de en­tre 2060 mi­nu­tos, con ma­te­rial va­ria­do (ale­tas, pa­las, tu­ba, pull-boy, ta­bla) y ju­gan­do con el mis­mo. Apro­ve­cha es­tas se­sio­nes de re­cu­pe­ra­ción pa­ra dis­fru­tar na­dan­do, des­li­zar, flo­tar… sin la exi­gen­cia de unos rit­mos de­ter­mi­na­dos. Jue­ga con los rit­mos. Rea­li­zar me­nos vo­lu­men de en­tre­na­mien­to de ca­rre­ra no im­pli­ca que to­do lo de­ba­mos rea­li­zar al rit­mo-ob­je­ti­vo o a nues­tro rit­mo de um­bral, ya que es­ta zo­na tie­ne unos lí­mi­tes, no só­lo fi­sio­ló­gi­cos sino tam­bién men­ta­les. Jue­ga con los rit­mos de en­tre­na­mien­to, con tra­mos cor­tos por en­ci­ma del rit­mo ob­je­ti­vo, en­tre­na­mien­tos más ex­ten­si­vos por de­ba­jo del rit­mo ob­je­ti­vo y tra­ba­jar és­te de for­ma di­fe­ren­te, con re­pe­ti­cio­nes, pe­ro tam­bién con es­ca­las ae­ro, fartlek…

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.