El fac­tor Fa­ti­ga

Triatlón - - SWIM BIKE RUN -

La fa­ti­ga sue­le ve­ne­rar­se por­que for­ma par­te de esa ima­gen del “no pain, no gain” que tan­to pre­do­mi­na en el mun­do del ejer­ci­cio fí­si­co. Pe­ro po­ne en en­tre­di­cho lo que la ma­yo­ría de la gen­te pre­ten­de lo­grar con un pro­gra­ma de en­tre­na­mien­to de fuer­za: me­jo­rar su sa­lud, te­ner unos hue­sos y múscu­los más fuer­tes, con­ser­var su re­sis­ten­cia fí­si­ca y man­te­ner ac­ti­vo el me­ta­bo­lis­mo de las gra­sas. La fa­ti­ga dis­mi­nu­ye la fuer­za mus­cu­lar por­que re­du­ce el nú­me­ro de fi­bras mus­cu­la­res uti­li­za­das en ca­da ac­ción. Tam­bién afec­ta, de ma­ne­ra ne­ga­ti­va, al sis­te­ma ner­vio­so, lo cual re­sul­ta en una ra­len­ti­za­ción de la ac­ción del múscu­lo: ya no es po­si­ble mo­ver­lo con ra­pi­dez y es­to re­du­ce la po­ten­cia. La fa­ti­ga tam­bién ha­ce que la per­so­na sea más pro­cli­ve a le­sio­nar­se. Ten en cuen­ta es­tos otros fac­to­res, igual­men­te im­por­tan­tes: LA FA­TI­GA PUE­DE AU­MEN­TAR las hor­mo­nas del es­trés e in­ter­fe­rir con el sis­te­ma ae­ró­bi­co de que­ma de gra­sas. El en­treno de fuer­za na­tu­ral, en el que evi­tas fa­ti­gar­te, no cau­sa es­te ti­po de pro­ble­mas. LA FA­TI­GA PUE­DE CAU­SAR de­bi­li­dad mus­cu­lar. Un múscu­lo que es­tá fa­ti­ga­do con­trae me­nos fi­bras. Y lo que quie­res es entrenar tu sis­te­ma ner­vio­so pa­ra que con­trai­ga un nú­me­ro más ele­va­do de fi­bras mus­cu­la­res pa­ra así desa­rro­llar una fuer­za ma­yor. UN MÚSCU­LO FA­TI­GA­DO ne­ce­si­ta­rá bas­tan­te más tiem­po pa­ra re­cu­pe­rar­se. Los pro­gra­mas de pe­sas tra­di­cio­na­les re­co­mien­dan de­jar pa­sar 48 ho­ras pa­ra re­cu­pe­rar­se an­tes de vol­ver a entrenar. Pe­ro el en­tre­na­mien­to de fuer­za na­tu­ral pue­de rea­li­zar­se ca­da día de ma­ne­ra se­gu­ra (aun­que no siem­pre sea ne­ce­sa­rio).

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.