PEN­SAR AN­TES DE PEN­SAR

Triatlón - - EDITORIAL - Antonio del Pino. DI­REC­TOR

Al­gu­nos es­tu­dios se­rios de­fien­den que las per­so­nas que di­cen ta­cos son más ho­nes­tas. Pue­de que el que desa­rro­lla­ra es­ta in­ves­ti­ga­ción fue­ra un des­len­gua­do de mu­cho cui­da­do y que só­lo in­ten­ta­ra jus­ti­fi­car o ne­gar a la ma­yor su sín­dro­me de Tou­ret­te sin diag­nós­ti­co ni tra­ta­mien­to. Sin em­bar­go, sí veo al­go de verdad en que las per­so­nas que sa­ben apli­car un ta­co en el mejor mo­men­to, ade­más de ir por la vi­da con me­nos pre­sión en el pe­cho, sue­len te­ner más gra­cia y mues­tran ese to­que de vul­ga­ri­dad con­tro­la­da que, den­tro de un com­por­ta­mien­to pre­do­mi­nan­te­men­te co­rrec­to, da el ma­tiz de­fi­ni­ti­vo de cer­ca­nía y hu­ma­ni­dad que cap­ta la aten­ción de quien le es­cu­cha. Cla­ro que di­go ta­cos, más de los que de­be­ría, pe­ro siem­pre in­ten­tan­do que sea den­tro de un con­tex­to ade­cua­do pa­ra no per­der­me en la gro­se­ría gra­tui­ta, y tam­bién pa­ra evi­tar que el que me ro­dee sin sa­ber quién ni có­mo soy pue­da lle­gar a pen­sar que soy un au­tén­ti­co ga­ñán. Te­ner va­rios re­gis­tros en tu for­ma de ex­pre­sar­te es más que una bue­na ha­bi­li­dad, por­que cuan­do prac­ti­cas des­de tu ma­ne­ra de es­tar, al fi­nal tam­bién apren­des a fil­trar tus emo­cio­nes del mis­mo mo­do, es de­cir, eres ca­paz de con­tro­lar có­mo fi­jas tus sen­ti­mien­tos de­fi­ni­ti­vos va­lo­ran­do an­tes ca­da si­tua­ción. Apren­des a ob­ser­var, a pen­sar an­tes de ha­blar y por con­si­guien­te a ele­gir el sen­ti­mien­to que real­men­te te co­rres­pon­de con más jus­ti­cia. No tie­ne por qué ser el más éti­co, ni el más po­lí­ti­ca­men­te co­rrec­to, pe­ro se­rá el tu­yo con bas­tan­tes más ga­ran­tías. Hay que ser bas­tan­te ne­cio pa­ra con­fun­dir la sin­ce­ri­dad con la im­per­ti­nen­cia, la ma­la edu­ca­ción o la cruel­dad. Por eso, en es­te ejer­ci­cio de con­ten­ción o elec­ción del tono ade­cua­do a ca­da es­ce­na­rio, en­tras en un pro­ce­so mu­cho más útil que pre­ten­der que­dar siem­pre bien ante el ti­po de pú­bli­co al que te di­ri­ges. De he­cho, esa con­ten­ción ini­cial es lo úni­co que te ga­ran­ti­za ma­ni­fes­tar­te có­mo real­men­te eres o pre­fie­res ser. Es­ta gran vuel­ta que estoy dan­do an­tes de em­pe­zar con es­te edi­to­rial, que ya pa­re­ce más el epí­lo­go de un li­bro cu­tre de au­to­ayu­da, vie­ne a co­la­ción de al­gu­nas si­tua­cio­nes que se han da­do re­cien­te­men­te en nues­tra co­mu­ni­dad del triatlón. Des­de triatle­tas man­dan­do “a to­mar por cu­lo” a un juez que les san­cio­na, ya no por no res­pe­tar la dis­tan­cia que evi­te el be­ne­fi­cio del draf­ting, sino por es­tar den­tro de un pe­lo­tón for­ma­do por 50 co­rre­do­res una prue­ba Iron­man, has­ta la fu­rio­sa re­tro­ali­men­ta­ción vi­vi­da en re­des so­cia­les tras la vic­to­ria de un triatle­ta de pa­sa­do po­lé­mi­co por un ca­so de do­pa­je en otro de­por­te. Un juez se me­re­ce nues­tro má­xi­mo res­pe­to y ca­si di­ría que nues­tra sim­pa­tía por de­fi­ni­ción, ya que es quien ga­ran­ti­za que se cum­pla lo que mar­ca un re­gla­men­to que es­ta­ba ahí an­tes de que mu­chos co­no­cie­ran la pa­la­bra triatlón. Lue­go, he leí­do au­tén­ti­cas bar­ba­ri­da­des fue­ra de to­da con­si­de­ra­ción de­por­ti­va, ha­cia una per­so­na que cum­plió con su san­ción y que com­pi­te lí­ci­ta­men­te se­gún mar­ca el re­gla­men­to. Mi opinión al res­pec­to ya la plas­mé en re­des so­cia­les, pe­ro he vis­to con cier­to bo­chorno co­mo gen­te ca­bal a la que creo co­no­cer se de­jan lle­var por la al­ga­ra­bía pu­bli­can­do co­sas que ellos mis­mos, ca­ra a ca­ra, con­fie­san que son fru­to de un calentón. Por cir­cuns­tan­cias de la vi­da, con­vi­vo con de­por­tis­tas de­di­ca­dos al com­ba­te cuer­po a cuer­po y con ad­mi­ra­ción he asis­ti­do a la de­por­ti­va re­so­lu­ción de in­jus­tas si­tua­cio­nes con un es­tre­cha­mien­to de mano. En el ai­re se res­pi­ra ese “ya nos vol­ve­re­mos a ver las ca­ras tú y yo”, pe­ro allí no se cues­tio­na al juez, ni se le mi­ra y no se co­men­ta na­da más allá de lo que uno mis­mo ha­ya con­se­gui­do. Lo que ha­ya he­cho el otro, eso es co­sa su­ya. Po­dría pa­re­cer que el mé­to­do de per­sua­sión es que se tra­ta de de­por­tes en los que si te pa­sas de la raya al­guien te pue­de par­tir los dien­tes, pe­ro no es así. Es al­go cul­tu­ral que se ma­ma e in­terio­ri­za des­de crío. Pien­so que las re­des so­cia­les ya es­tán en un pun­to de ma­du­rez su­fi­cien­te co­mo pa­ra que to­dos se­pa­mos que no to­do es tan vir­tual y so­bre to­do que si real­men­te so­mos tan aman­tes del triatlón co­mo pre­su­mi­mos, aho­ra que nues­tro de­por­te es­tá “en pa­ña­les” de­be­ría­mos de mar­car­nos unas nor­mas de es­ti­lo. Yo no soy na­die pa­ra de­fi­nir na­da, ni el có­mo ni el cuán­to, pe­ro sí me gus­ta­ría que la ac­ti­tud es­tan­da­ri­za­da en el triatlón se con­so­li­da­ra co­mo uno de esos de­por­tes de al­ta es­cue­la, ele­gan­te y con es­ti­lo. Lue­go en nues­tro círcu­los per­so­na­les o fo­ro in­terno ca­da uno que ha­ga lo que le ven­ga en ga­na, pe­ro den­tro de la co­mu­ni­dad, creo muy ne­ce­sa­rio que sea­mos uno de esos de­por­tes se­rios en los que se gas­tan las ener­gías en to­mar bue­nas de­ci­sio­nes pa­ra aca­tar­las sin ex­cu­sas y en los que se con­fía en que las pro­pias com­pe­ti­cio­nes y el pa­so de las tem­po­ra­das pon­gan a ca­da uno en su si­tio.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.