PO­DOAC­TI­VA – MI­GUEL SU­BIRA

Triatlón - - SWIM BIKE RUN -

1.- ¿Cuál es la me­to­do­lo­gía de vues­tro aná­li­sis bio­me­cá­ni­co de la ca­rre­ra y a quién va di­ri­gi­do? El es­tu­dio que rea­li­za­mos a un co­rre­dor par­te de una en­tre­vis­ta ex­haus­ti­va pa­ra co­no­cer su his­to­rial clí­ni­co. Pos­te­rior­men­te, se rea­li­za la ex­plo­ra­ción mus­cu­lar y ar­ti­cu­lar en ca­mi­lla pa­ra va­lo­rar po­si­bles dis­me­trías que pue­dan afec­tar en la ca­rre­ra, des­com­pen­sa­cio­nes o li­mi­ta­cio­nes mus­cu­la­res y ar­ti­cu­la­res, etc. A tra­vés de una pla­ta­for­ma de cap­tu­ra de pre­sio­nes se va­lo­ran las dis­tri­bu­cio­nes de di­chas pre­sio­nes en es­tá­ti­ca y en di­ná­mi­ca. Pos­te­rior­men­te, es­tu­dia­mos su ca­rre­ra, bien en una pis­ta ins­tru­men­ta­da de al me­nos 20 me­tros (en los cen­tros Po­doac­ti­va Eli­te) o bien en una cin­ta de co­rrer (en el res­to de clí­ni­cas). En los ca­sos ne­ce­sa­rios po­de­mos usar plan­ti­llas con sen­so­res que se co­lo­can en la za­pa­ti­lla del atle­ta pa­ra es­tu­diar con pre­ci­sión el com­por­ta­mien­to de su pie en una su­per­fi­cie con­cre­ta. La fil­ma­ción con cá­ma­ra de al­ta ve­lo­ci­dad nos per­mi­te es­tu­diar con gran de­ta­lle y a cá­ma­ra len­ta la pi­sa­da del co­rre­dor. En los cen­tros Eli­te de Po­doac­ti­va he­mos in­cor­po­ra­do una tec­no­lo­gía com­ple­men­ta­ria, el sis­te­ma You­next 4D, que con­sis­te en un sis­te­ma de aná­li­sis ci­ne­má­ti­co en 3D del cuer­po, pu­dien­do me­dir to­do ti­po de pa­rá­me­tros so­bre cual­quier par­te de su cuer­po (ve­lo­ci­da­des an­gu­la­res, ran­gos, aná­li­sis de la téc­ni­ca me­dian­te el es­tu­dio de la po­si­ción del cuer­po, etc). Por úl­ti­mo dis­po­ne­mos del sis­te­ma Op­to­gait que per­mi­te ana­li­zar los tiem­pos de vue­lo y de apo­yo du­ran­te la ca­rre­ra, pu­dien­do ob­je­ti­var po­si­bles asi­me­trías o com­pro­bar el efec­to de un tra­ta­mien­to. El clien­te re­ci­be un in­for­me clí­ni­co de­ta­llan­do ca­da pa­so de la con­sul­ta. Si el po­dó­lo­go ob­ser­va la ne­ce­si­dad de una plan­ti­lla per­so­na­li­za­da, pro­ce­de a la to­ma del mol­de vir­tual del pie. Es­te pa­so in­cor­po­ra uno de nues­tros prin­ci­pa­les desa­rro­llos, el 3D Scan Sport Po­doac­ti­va, que su­po­ne una me­jo­ra res­pec­to a las tec­no­lo­gías que se uti­li­zan hoy en día ya que no ob­te­ne­mos mol­de fí­si­co, mi­ni­mi­zan­do el error en la me­di­da, si no una ima­gen muy pre­ci­sa del pie me­dian­te un es­cá­ner lá­ser. Una vez va­li­da­da es­ta ima­gen se en­vía al de­par­ta­men­to de in­ge­nie­ría pa­ra su di­se­ño, apli­can­do otro desa­rro­llo pro­pio con­sis­ten­te en la apli­ca­ción del cálcu­lo de ele­men­tos fi­ni­tos pa­ra con­se­guir la geo­me­tría y es­pe­sor óp­ti­mo de la plan­ti­lla. És­ta se fa­bri­ca en un ma­te­rial ex­clu­si­vo (Dy­na­mic Po­doac­ti­va) cu­yas pro­pie­da­des me­cá­ni­cas su­pe­ran a to­dos los ma­te­ria­les que he­mos tes­ta­do has­ta la fe­cha. Pa­ra Po­doac­ti­va la plan­ti­lla no es el fin si no el me­dio pa­ra resolver un pro­ble­ma de nues­tros clien­tes o la me­jo­ra del ren­di­mien­to y pre­ven­ción de le­sio­nes.

2.- ¿Vues­tros aná­li­sis bus­can el ori­gen de las le­sio­nes en fun­ción de la téc­ni­ca de ca­rre­ra y la mor­fo­lo­gía del co­rre­dor o tam­bién tie­nen un ca­rác­ter pre­ven­ti­vo? Ha­bi­tual­men­te nos en­con­tra­mos con dos ti­pos de co­rre­do­res: 1. Los que han su­fri­do una le­sión, con los cua­les nues­tro tra­ba­jo con­sis­te en va­lo­rar si esa le­sión ha po­di­do te­ner re­la­ción con su bio­me­cá­ni­ca y es­tu­diar qué tra­ta­mien­to pue­de ayu­dar­le a re­cu­pe­rar­se lo an­tes po­si­ble y a evi­tar re­ci­di­vas; 2. (Ca­da vez más fre­cuen­te): Co­rre­do­res que pre­ten­den es­tu­diar su bio­me­cá­ni­ca de ca­rre­ra pa­ra po­der an­ti­ci­par­se a la apa­ri­ción de de­ter­mi­na­das le­sio­nes. Ló­gi­ca­men­te, el cam­bio de téc­ni­ca de ca­rre­ra o el uso de una plan­ti­lla per­so­na­li­za­da no va a ga­ran­ti­zar­nos el he­cho de que no nos le­sio­ne­mos, por­que co­rrer es un ges­to agre­si­vo cuan­do se prác­ti­ca con in­ten­si­dad, pe­ro po­dre­mos mi­ni­mi­zar mu­chas de es­tas le­sio­nes. Tra­ba­jar con un sis­te­ma de in­te­li­gen­cia ar­ti­fi­cial que com­pa­ra los re­sul­ta­dos de los más de 200.000 pa­cien­tes tra­ta­dos has­ta la fe­cha es muy útil, ya que nos per­mi­te ade­lan­tar­nos a pro­ble­mas que ha­ya te­ni­do un co­rre­dor muy si­mi­lar en el pa­sa­do.

3.- Ade­más de las co­rrec­cio­nes que se pue­den rea­li­zar con el uso de plan­ti­llas per­so­na­li­za­das o un cal­za­do ade­cua­do, ¿ha­céis re­co­men­da­cio­nes so­bre la téc­ni­ca de ca­rre­ra pa­ra que los apo­yos sean más efi­cien­tes y me­nos le­si­vos? Sí. La téc­ni­ca de ca­rre­ra es muy im­por­tan­te pe­ro hay que en­ten­der que se tie­ne que per­so­na­li­zar a las ca­rac­te­rís­ti­cas del co­rre­dor y las dis­tan­cias que co­rre. Uno de los pro­ble­mas más ha­bi­tua­les que ve­mos es que un co­rre­dor quiere cam­biar su téc­ni­ca “de gol­pe” y a ve­ces eso re­sul­ta per­ju­di­cial. Por ejem­plo, cuan­do un co­rre­dor es­tá muy acor­ta­do mus­cu­lar­men­te, el cam­bio de téc­ni­ca de­be de ir uni­do a una pau­ta pro­gre­si­va de es­ti­ra­mien­tos. In­clu­so en al­gu­nos co­rre­do­res pue­de es­tar con­tra­in­di­ca­do el he­cho de cam­biar su téc­ni­ca. Nues­tro con­se­jo es que al igual que una plan­ti­lla de­be de ser per­so­na­li­za­da pa­ra ca­da co­rre­dor, por­que no ve­mos a dos co­rre­do­res que ten­gan el mis­mo pie y pi­sen igual, tam­bién la adap­ta­ción a la téc­ni­ca de ca­rre­ra de­be de ser per­so­na­li­za­da.

4.- Vues­tros in­for­mes so­bre los re­sul­ta­dos del test de bio­me­cá­ni­ca, ¿qué pa­rá­me­tros abar­can y qué ti­po de re­co­men­da­cio­nes in­clu­yen? El in­for­me in­clu­ye los si­guien­tes pun­tos: Va­lo­ra­ción mus­cu­lar y ar­ti­cu­lar rea­li­za­da en los test bio­me­cá­ni­cos; In­for­me del re­par­to de pre­sio­nes en es­tá­ti­ca y di­ná­mi­ca (pun­tos de so­bre­car­ga, cen­tro de pre­sio­nes, des­pla­za­mien­to cen­tro de ma­sas, es­ta­bi­lo­me­tría y tiem­pos de si­mul­ta­nei­dad di­ná­mi­ca); Aná­li­sis ci­ne­má­ti­co de la ca­rre­ra (tiem­pos de vue­lo, tiem­pos de apo­yo, si­me­tría/asi­me­tría en­tre am­bas ex­tre­mi­da­des); In­ter­pre­ta­ción del ví­deo en al­ta ve­lo­ci­dad (com­por­ta­mien­to de pie - prono/su­pi­na­ción-, to­bi­llo, ro­di­lla y ca­de­ra); Grá­fi­cas del aná­li­sis ci­ne­má­ti­co con el sis­te­ma You­next 4D (en cen­tros Po­doac­ti­va Éli­te); Pro­pues­ta de tra­ta­mien­to.

5.- Ade­más de la par­te c´orrec­ti­va y/o pre­ven­ti­va de le­sio­nes, ¿es útil un aná­li­sis bio­me­cá­ni­co pa­ra me­jo­rar el ren­di­mien­to? Por su­pues­to. Ade­más de que el he­cho de le­sio­nar­se me­nos ya su­po­ne una me­jo­ra en el ren­di­mien­to, tam­bién con­se­gui­re­mos es­to si me­jo­ra­mos la téc­ni­ca y op­ti­mi­za­mos el apo­yo me­dian­te una plan­ti­lla co­rrec­ta (en los ca­sos ne­ce­sa­rios). Con­si­de­ra­mos de vi­tal im­por­tan­cia tra­ba­jar con me­dios tec­no­ló­gi­cos avan­za­dos que per­mi­ten si­mu­lar vir­tual­men­te el com­por­ta­mien­to de la plan­ti­lla en el pie del co­rre­dor y com­pa­rar­la con el re­sul­ta­do ob­te­ni­do en co­rre­do­res muy si­mi­la­res an­tes de fa­bri­car­la, per­so­na­li­zan­do to­tal­men­te no so­lo la geo­me­tría de la plan­ti­lla a la for­ma del pie, si no tam­bién su es­pe­sor pa­ra in­ten­tar dar al pie la ma­yor fun­cio­na­li­dad y reac­ti­vi­dad po­si­ble.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.