YO IN­VEN­TÉ A BE­YON­CÉ

Ella te­nía nue­ve años y so­ña­ba con ser can­tan­te. Él aban­do­nó sus ne­go­cios pa­ra con­ver­tir­se en pro­mo­tor mu­si­cal y cum­plir su de­seo. Ha­bla­mos de Be­yon­cé y de su pa­dre, el hom­bre que la ca­ta­pul­tó a la fa­ma y la re­pre­sen­tó has­ta su rup­tu­ra en 2011. DAVID LÓ­PE

Vanity Fair (Spain) - - CONTENTS -

Ella te­nía nue­ve años y que­ría ser can­tan­te. Él de­jó los ne­go­cios pa­ra cum­plir su de­seo. En­tre­vis­ta­mos en ex­clu­si­va a Mat­hew Knowles, el hom­bre que ca­ta­pul­tó a la fa­ma a su hi­ja: Be­yon­cé.

Nun­ca du­dó?, le pre­gun­to. “No, nun­ca lo hi­ce. Si du­das te arries­gas a no triun­far”, res­pon­de ta­jan­te Mat­hew Knowles.

Han pa­sa­do ca­si 25 años des­de que es­te hom­bre de 53 años cam­bió de vida pa­ra de­di­car­se a la­mú­si­ca. Tras ha­ber tra­ba­ja­do du­ran­te dos dé­ca­das pa­ra gran­des em­pre­sas y des­pués de ha­ber crea­do su pro­pia com­pa­ñía de ven­ta de equi­pa­mien­to mé­di­co, en 1990 de­ci­dió que ha­bía lle­ga­do el­mo­men­to de dar un gi­ro ra­di­cal. Vol­vió en­ton­ces a la uni­ver­si­dad pa­ra apren­der ges­tión y pro­duc­ción mu­si­cal. Asis­tió a una vein­te­na de se­mi­na­rios por to­do Es­ta­dos Uni­dos. Y acu­dió in­clu­so a cla­ses don­de le en­se­ña­ron a ha­blar en pú­bli­co. Que­ría des­cu­brir qué era el ne­go­cio mu­si­cal, có­mo fun­cio­na­ba y em­pe­zar a crear la red de con­tac­tos que ne­ce­si­ta­ba pa­ra lle­var a ca­bo su plan.

El ob­je­ti­vo es­ta­ba cla­ro: lo­grar que su hi­ja, que era en­ton­ces una ni­ña de nue­ve años, triun­fa­se. “Yo, y lo di­go muy ho­nes­ta­men­te y con­mu­cha gra­ti­tud, ha­bía te­ni­do ya un gran éxi­to en el mun­do em­pre­sa­rial. Así que con­fia­ba to­tal­men­te en­mi ha­bi­li­dad, pe­ro tam­bién en la de mi hi­ja. La com­bi­na­ción no po­día fa­llar”. La se­gu­ri­dad en sí mis­mo que de­rro­cha mi in­ter­lo­cu­tor es sor­pren­den­te. No es­ca­ti­ma ad­je­ti- vos ro­tun­dos ni elo­gios cuan­do ha­bla de sí mis­mo. “Yo te­nía una vi­sión, por­que es im­por­tan­te ser un vi­sio­na­rio. Y no me in­tere­sa­ba lo que otros ha­bían he­cho an­tes. Nun­ca pre­gun­té qué ha­cían Mi­chael Jack­son oWhit­ney Hous­ton. No­me im­por­ta­ba. Yo te­nía­mi es­tra­te­gia”, aña­de. Ha­bla con cal­ma, mar­can­do las sí­la­bas y tra­tan­do de re­don­dear el dis­cur­so. Sa­be, por­que así se lo en­se­ña­ron, que una de las fór­mu­las pa­ra ha­cer lle­gar un men­sa­je es re­pe­tir­lo. Y así es como lo ha­ce. Pe­ro se­mues­tra cau­to en ex­ce­so, e in­clu­so in­có­mo­do, cuan­do las pre­gun­tas no se re­fie­ren so­lo a él, sino tam­bién a esa hi­ja cu­yo sue­ño, di­ce, fue siem­pre ser una es­tre­lla. Por­que aque­lla ni­ña es Be­yon­cé. Y él, sí, su pa­dre, el hom­bre que cons­tru­yó su per­fil, que la lan­zó a la fa­ma y que ges­tio­nó su ca­rre­ra has­ta que en 2011 ella de­ci­dió pres­cin­dir de él como re­pre­sen­tan­te.

—¿Tu­vo vi­sión su­fi­cien­te pa­ra sa­ber que no es­ta­ba ac­tuan­do como un pa­dre más que pien­sa siem­pre que su hi­ja es la más gua­pa, la que­me­jor can­ta o la más lis­ta?

— Sí, exac­ta­men­te. Yo soy un pa­dre y lo era en­ton­ces. Pe­ro te­nía un ne­go­cio y ya sa­bía lo que era el éxi­to. Ten­go un gra­do en Eco­no­mía y otro en Ad­mi­nis­tra­ción de Em­pre­sas, el ba­ga­je la­bo­ral, la educación, una ca­rre­ra de­mu­cho éxi­to y una hi­ja con mu­cho ta­len­to.

—¿No te­mía pre­sio­nar­la de­ma­sia­do? Ima­gino que re­cor­da­ría us­ted el ca­so de Joe Jack­son y sus hi­jos…

— No la pre­sio­né. Nun­ca lo hi­ce. No me pa­rez­co a Joe Jack­son. Sie­mSiem pre he di­cho que si Be­yon­cé hu­bie­ra que­ri­do ser mé­di­co, yo hu­bie­se tra­ta tra­ta­do de cons­truir­le un hos­pi­tal.

En la pri­ma­ve­ra de 2011 Be­yon­cé anun­ció el cam­bio. Mat­hew Knowles, su pa­dre, el hom­bre que de­jó su ca­rre­ra pa­ra de­di­car­se a la mú­si­ca con el plan de con­ver­tir­las a ella y a su her­ma­na me­nor So­lan­ge en es­tre­llas, de­ja­ría de ser su re­pre­sen­tan­te. “So­lo ha si­do una rup­tu­ra a ni­vel pro­fe­sio­nal”, di­jo ella. “Los ne­go­cios son los ne­go­cios y la fa fa­mi­lia es la fa­mi­lia”, con­fir­mó él.

La rup­tu­ra, sin em­bar­go, ha­bía em­pe­za­do a pro­du­cir­se cin­co años an­tes. Be­yon­cé lan­zó en 2006 su se­gun­do ál­bum en so­li­ta­rio, B’Day, tras ha­ber triun­fa­do ya con el pri­me­ro, Dan­ge­rously in lo­ve, tres años an­tes y, so­bre to­do, con el gru­po Des­tiny’s Child, un éxi­to de ven­tas mun­dial y la gran crea­ción de su pa­dre. To­do ha­bía ido bien has­ta en­ton­ces. Al me­nos pú­bli­ca­men­te no tras­cen­dían las dis­cre­pan­cias en­tre am­bos. Pe­ro con ese se­gun­do ál­bum la bre­cha pro­fe­sio­nal em­pe­zó a en­san­char­se. Du­ran­te la pro­mo­ción del dis­co en Nue­va York, Mat­hew Knowles no ocul­ta­ba a los pe­rio­dis­tas que ape­nas ha­bía par­ti­ci­pa­do en la pro­duc­ción. Su hi­ja em­pe­za­ba a in­de­pen­di­zar­se, tra­ta­ba de jus­ti­fi­car­lo él. Pe­ro con aque­lla in­de­pen­den­cia él em­pe­za­ba, tam­bién, a per­der el con­trol. Be­yon­cé ape­nas ha ha­bla­do du­ran­te es­tos años de su des­en­cuen­tro. “Nos lle­vó tiem­po en­ten­der­nos. Cuan­do cum­plí 18 años y em­pe­cé a ges­tio­nar mis asun­tos, él en­tró en shock. Y en­ton­ces tu­vi­mos nues­tras dis­cu­sio­nes, por­que a ve­ces yo le de­cía que no a al­go pe­ro él lo ha­cía igual­men­te”, ha ex­pli­ca­do ella. “Tar­dó un par de años en per­ca­tar­se de que yo era ya adul­ta, y no po­día obli­gar­me a ha­cer al­go que no que­ría”.

Sin em­bar­go, los la­zos per­so­na­les, fa­mi­lia­res, de la re­la­ción, tam­bién se rom­pie­ron. En 2010, Knowles se di­vor­ció de Ti­na, la ma­dre de la can­tan­te, des­pués de más de 30 años de­ma­tri­mo­nio. El pa­dre de la ar­tis­ta se ha­bía vis­to for­za­do po­cos me­ses an­tes a re­co­no­cer la pa­ter­ni­dad de un hi­jo de una re­la­ción ex­tra­ma­tri­mo­nial. El pa­sa­do mes de sep­tiem­bre la his­to­ria se re­pi­tió cuan­do el por­tal TMZ pu­bli­có una nue­va sen­ten­cia ju­di­cial que es­ta­ble­cía que Knowles es tam­bién el pa­dre de una ni­ña de cua­tro años hi­ja de una agen­te in­mo­bi­lia­ria.

3 Hoy Knowles evi­ta la po­lé­mi­ca. Y so­lo ha­bla de su hi­ja como ar­tis­ta. Pe­ro la ima­gen pú­bli­ca de los Knowles es­tá le­jos de ser la de una fa­mi­lia uni­da. Y hay tres bue­nos ejem­plos de ello. En 2013 Mat­hew se ca­sa­ba de nue­vo (con la ex­mo­de­lo Char­mai­ne Avery), pe­ro nin­gu­na de sus dos hi­jas asis­tió al en­la­ce. Tam­po­co acu­dió él, el pa­sa­do 15 de no­viem­bre, al de So­lan­ge en Nue­va Or­leans con el di­rec­tor de ví­deos mu­si­ca­les Alan Ferguson. El ter­cer epi­so­dio su­ce­dió el pa­sa­do ve­rano. Tras ha­ber­se co­no­ci­do unas se­ma­nas an­tes un en­fren­ta­mien­to en­tre el ra­pe­ro Jay Z, ma­ri­do de Be­yon­cé, y So­lan­ge, den­tro de un as­cen­sor, gra­ba­do por la cá­ma­ra de se­gu­ri­dad y fil­tra­do a In­ter­net, el pa­dre de las ar­tis­tas de­cla­ró que aque­lla no era una pe­lea real, sino un tru­co pa­ra atraer la aten­ción y ven­der más en­tra­das. Tres es­ce­nas que evi­den­cian las ten­sio­nes in­ter­nas en­tre los miem­bros de una fa­mi--

Slia que ha de­mos­tra­do que si al­go co­no­ce bien es la im­por­tan­cia de una bue­na ima­gen y si al­go sa­be es có­mo ven­der esa ima­gen. obre es­te pun­to sí se ex­pla­ya Knowles. Lo ha­ce con esa se­gu­ri­dad con la que me con­fie­sa en va­rias oca­sio­nes que ja­más du­dó de que triun­fa­rían. Por­que pa­ra él la mú­si­ca nun­ca fue el ne­go­cio. “Yo, si quie­ro es­cu­char mú­si­ca, voy a la igle­sia”, suel­ta. “Nun­ca he vis­to a Be­yon­cé como can­tan­te. Y es­pe­ro que nun­ca lo sea”, aña­de. Knowles me ex­pli­ca que pre­fie­re de­fi­nir a su hi­ja como una en­ter­tai­ner, una pa­la­bra sin tra­duc­ción al es­pa­ñol. El equi­va­len­te más cer­cano es ar­tis­ta, pe­ro esa ar­tis­ta que for­ma

“NUN­CA LAS PRE­PA­RÉ PA­RA EL FRA­CA­SO. SO­LO PRE­PA­RÉ A MIS HI­JAS PA­RA TRIUN­FAR”

par­te de la vas­ta in­dus­tria del es­pec­tácu­lo, don­de “no so­lo se tra­ta de can­tar, sino tam­bién de bai­lar, de ha­cer gran­des ví­deos, de lo­grar que la au­dien­cia se in­vo­lu­cre”. — Pe­ro su pa­sión, di­ce, y la de su hi­ja, era la mú­si­ca… — No, es­tá equi­vo­ca­do. Fue siem­pre en­tre­te­ner, el es­pec­tácu­lo, su ima­gen, ha­cer ví­deos in­creí­bles… Y te­ner una mar­ca como alia­da: Mer­ce­des, Ame­ri­can Ex­press, Mc­Do­nalds… Así que, cuan­do ha­bla de Be­yon­cé, de­be sa­ber que ella es una mar­ca y una ar­tis­ta. Pe­ro no so­lo ella, nin­guno de mis ar­tis­tas es sim­ple­men­te un can­tan­te. —¿Us­ted si­gue co­la­bo­ran­do con Be­yon­cé? —No, ella es tan in­te­li­gen­te y apren­dió tan­to de su pa­dre que lo ges­tio­na to­do con su equi­po. Y ese equi­po fue crea­do por mí. —¿ Aún le pi­de con­se­jo? — En al­gu­na oca­sión. —¿Pue­de dar­me un ejem­plo? —No, no quie­ro dar­le un ejem­plo. Ca­da ma­ña­na Mat­hew Knowles se sube a su bi­ci­cle­ta y pe­da­lea ocho ki­ló­me­tros por Hous­ton, su ciu­dad, don­de vi­ve des­de que se tras­la­dó a fi­na­les de los años se­ten­ta tras ha­ber­se cria­do en Ala­ba­ma. Allí na­cie­ron Be­yon­cé y So­lan­ge, en 1981 y 1986 res­pec­ti­va­men­te. Y allí fun­dó la dis­co­grá­fi­ca, Mu­sic World En­ter­tain­ment, con la que am­bas co­men­za­ron y que hoy re­pre­sen­ta amás de una vein­te­na de in­tér­pre­tes, so­bre to­do de gós­pel y soul. Des­pués desa­yu­na, mien­tras, me di­ce, ha­ce las pri­me­ras lla­ma­das de tra­ba­jo de la jor­na­da, an­tes de di­ri­gir­se a su ofi­ci­na pa­ra en­ca­de­nar reu­nio­nes y más con­fe­ren­cias has­ta la ho­ra de co­mer. Al­muer­za fren­te al or­de­na­dor, al tiem­po que lee su correo elec­tró­ni­co y res­pon­de cer­ca de 200 men­sa­jes al día. Los mar­tes y los jue­ves, ade­más, acu­de a la Uni­ver­si­dad Sout­hern Te­xas pa­ra en­se­ñar téc­ni­cas de em­pren­di­mien­to. Y los lu­nes da cla­ses tam­bién de in­dus­tria mu­si­cal. Ca­da mes, me­dio cen­te­nar de ar­tis­tas le en­vían sus tra­ba­jos pa­ra que los es­cu­che, por­que as­pi­ran a que se con­vier­ta en su re­pre­sen­tan­te. To­dos sa­ben, cla­ro, que es el hom­bre que creó a Be­yon­cé. Y aun­que con­fie­sa que “nun­ca va a vol­ver a ha­ber otra como ella”, me di­ce, enig­má­ti­co, que aho­ra es­tá “tra­ba­jan­do en al­go im­por­tan­te”.

Cuan­do le in­sis­to si no te­mió los ries­gos que asu­mía al de­jar su ca­rre­ra, o des­pués cuan­do ya lo ha­bía he­cho y em­pe­za­ba en la mú­si­ca, me res­pon­de ca­da vez­más enér­gi­co, ha­cien­do un lis­ta­do por­me­no­ri­za­do de to­dos los éxi­tos que han co­se­cha­do sus ar­tis­tas. “Yo no soy Joe Jack­son”, me re­pi­te. — ¿ Es­ta­ba tan se­gu­ro de que sus hi­jas triun­fa­rían? ¿No las pre­pa­ró pa­ra el fra­ca­so? —No, no lo hi­ce. Las pre­pa­ré pa­ra triun­far. — ¿Y como pa­dre no tu­vo el ins­tin­to pro­tec­tor de de­cir­les: de acuer­do, po­déis triun­far, pe­ro es­to tam­bién pue­de sa­lir mal? — No. Mi vi­sión era di­fe­ren­te. Yo les de­cía: ha­brá fa­llos y fra­ca­so, pe­ro apren­ded de ellos. El fra­ca­so es una opor­tu­ni­dad. To­dos fa­lla­re­mos, pe­ro hay que asu­mir­lo como una opor­tu­ni­dad pa­ra ser me­jo­res. El fra­ca­so nos per­mi­te ser me­jo­res. ¿Lo ha es­cri­to bien? Dé­je­me que se lo re­pi­ta una vez­más: fra­ca­sar es una opor­tu­ni­dad pa­ra me­jo­rar.

Su­pon­go que no se com­por­ta­ría igual con sus hi­jas que con otros ar­tis­tas. ¿ Es com­pli­ca­do en­con­trar el equi­li­brio en­tre ser el pa­dre y el re­pre­sen­tan­te? —Era muy di­fí­cil. Us­ted me ha­bla so­lo de Be­yon­cé, pe­ro Kelly Row­land vi­vía con no­so­tros. Y tam­bién es­tá So­lan­ge. Sien­to que ten­go tres hi­jas en la in­dus­tria. Como re­pre­sen­tan­te te­nía que to­mar de­ci­sio­nes du­ras que al­gu­nas ve­ces no eran las me­jo­res pa­ra Be­yon­cé, pe­ro sí pa­ra el gru­po. La clave es no ha­cer­lo de for­ma emo­cio­nal, sino ra­cio­nal. —¿Có­mo lo evi­ta­ba? — Era du­ro. Pe­ro si te com­pro­me­tes con un tra­ba­jo de­bes ha­cer­lo bien. —¿Pue­de dar­me un ejem­plo? — Cuan­do una de­ci­sión no fa­vo­re­cía a Be­yon­cé le ex­pli­ca­ba que te­nía­mos un ob­je­ti­vo a lar­go pla­zo pa­ra Des­tiny’s Child. Y des­pués de cua­tro dis­cos del gru­po ca­da una hi­zo su pro­pio ál- bu­men so­li­ta­rio. Era una es­tra­te­gia. Siem­pre ha ha­bi­do un plan muy es­ta­ble­ci­do a la ho­ra de de­ci­dir al­go pa­ra no ha­cer na­da de for­ma emo­cio­nal. —¿Tie­ne us­ted real­men­te tan­ta san­gre fría como pa­re­ce? — Pa­ra mí frial­dad sig­ni­fi­ca cal­ma. Sa­ber cons­truir un equi­po y te­ner una es­tra­te­gia a cor­to y lar­go pla­zo. Y en­ten­der el mer­ca­do y có­mo cam­bia. Des­tiny’s Child y Be­yon­cé han ven­di­do más dis­cos fue­ra de Amé­ri­ca que en su pro­pio país. Así que el fo­co siem­pre ha si­do glo­bal. Y pa­ra ello ne­ce­si­tas un so­cio glo­bal… Por ejem­plo, ha­ce diez años nos aso­cia­mos con Mc­Do­nalds, que era pa­tro­ci­na­dor del gru­po. No­so­tros no pre­ten­día­mos ven­der ham­bur­gue­sas y pa­ta­tas fri­tas, y nun­ca hu­bié­ra­mos que­ri­do que nos aso­cia­ran con ello, pe­ro sí po­día­mos apo­yar sus cam­pa­ñas fi­lan­tró­pi­cas.

—Ha­bla como si fue­ran nú­me­ros, una fór­mu­la. Pe­ro son ar­tis­tas, per­so­nas. Y hay egos, ce­los… Ima­gino que eso no es tan fá­cil de ges­tio­nar y pla­ni­fi­car.

—He si­do afor­tu­na­do. To­do el mun­do tie­ne ego. Pe­ro hay que dis­tin­guir el ego de la con­fian­za. Be­yon­cé no tie­ne ego, sino una con­fian­za ex­tre­ma en sí mis­ma.

—To­do el­mun­do tie­ne ego. No es al­go­ma­lo. Es di­fí­cil­de creer que ella no ten­ga un gran ego.

—Bueno, no en­tro en la par­te psi­co­ló­gi­ca. Creo que en­ten­de­mos el ego como al­go di­fe­ren­te.

“Ella es la je­fa”, de­cía el pa­sa­do mes de abril el ti­tu­lar de Ti­me. En por­ta­da, Be­yon­cé, ele­gi­da la per­so­na más in­flu­yen­te del mun­do. “Ha al­te­ra­do las re­glas de

“BE­YON­CÉ NO TIE­NE EGO, SINO UNA CON­FIAN­ZA EX­TRE­MA EN SÍ MIS­MA”

la in­dus­tria mu­si­cal y ro­to los ré­cords de ven­tas”, jus­ti­fi­ca­ba la re­vis­ta. Pa­ra otra pu­bli­ca­ción, For­bes, la ar­tis­ta es tam­bién la más po­de­ro­sa tras ha­ber com­ple­ta­do una gi­ra de 95 con­cier­tos con una me­dia de ga­nan­cias en ca­da uno de dos­mi­llo­nes de eu­ros. Pe­ro eso es so­lo lo que di­cen los me­dios con­ven­cio­na­les. Por­que la fuer­za de Be­yon­cé ra­di­ca en el po­ten­tí­si­mo per­fil que se ha la­bra­do en las re­des so­cia­les. En­tre fi­na­les de oc­tu­bre y fi­na­les de no­viem­bre se pu­bli­ca­ron en Twit­ter, don­de po­see una cuen­ta que nun­ca usa con 14 mi­llo­nes de se­gui­do­res, más de seis mi­llo­nes de co­men­ta­rios so­bre ella. Y en Ins­ta­gram, la pla­ta­for­ma que ha es­co­gi­do pa­ra crear su per­fil di­gi­tal, tie­ne 21 mi­llo­nes de se­gui­do­res. Allí ha pu­bli­ca­do ya más de 800 fo­to­gra­fías su­yas y de su fa­mi­lia: en ba­ña­dor en ve­rano, fren­te a la to­rre Eif­fel en París, en la bo­da de su her­ma­na So­lan­ge… Ca­da vez que cuel­ga una nue­va, más de me­dio mi­llón de per­so­nas con­fir­man, con un clic, que les gus­ta que lo ha­ga y le de­di­can cen­te­na­res de co­men­ta­rios en los que le pro­fe­san su de­vo­ción ab­so­lu­ta con to­do ti­po de ad­je­ti­vos y emo­ti­co­nos. Gra­cias a es­ta he­rra­mien­ta, a fi­na­les del año pa­sa­do lan­zó su quin­to ál­bum, Be­yon­cé, ca­si por sor­pre­sa, des­pués de anun­ciar­lo en sus re­des so­cia­les, y pro­vo­car una reac­ción de com­pra ma­si­va de sus fans. Ca­si un mi­llón de co­pias en me­nos de tres días.

—¿El éxi­to de Be­yon­cé se ajus­ta a esa vi­sión que tu­vo ha­ce 25 años? —Ab­so­lu­ta­men­te. —¿No le sor­pren­de la di­men­sión que ha al­can­za­do?

— No, por­que cons­trui­mos la ca­sa con pa­cien­cia. Pu­si­mos los pi­la­res pa­ra eso, pa­ra que fue­ra un éxi­to glo­bal. Así que no, no­me sor­pren­de.

—¿Es ella la pri­me­ra gran es­tre­lla de la era di­gi­tal?

— Sí, es­toy de acuer­do. Fí­je­se en lo que hi­zo el año pa­sa­do. Fue la pri­me­ra ar­tis­ta que pu­bli­có un ál­bum sin pu­bli­ci­dad ni pro­mo­ción, so­lo lan­zan­do los ví­deos de sus can­cio­nes en las re­des so­cia­les. Lo lo­gró por ha­ber cons­trui­do una mar­ca. Es un ejem­plo de su im­pac­to en la era di­gi­tal. Be­yon­cé tras­cien­de la mú­si­ca. Ha he­cho un gran tra­ba­jo con su fe­mi­nis­mo, con su apo­yo a las mu­je­res, mos­tran­do su in­de­pen­den­cia y ani­man­do a to­das a que lo sean. Es mu­cho más que una ar­tis­ta y pue­de ha­cer mu­cho por el mun­do.

EL CREA­DOR Y SU MU­SA Be­yon­cé po­sa en la al­fom­bra ro­ja de los Oscar 2009. A la de­re­cha, su pa­dre, Mat­hew Knowles, re­par­te car­te­les de su hi­ja a sus fans en Hy­de Park, Lon­dres, en 2003.

1

RE­GE­NE­RA­CIÓN

Du­ran­te losMTV (1) Vi­deoMu­sic Awards de 2014, ce­le­bra­dos en In­gle­wood, Ca­li­for­nia, Jay- Z subió al es­ce­na­rio a su hi­ja, Blue Ivy, mien­tras ac­tua­ba Be­yon­cé.

Be­yon­cé (con dos (2) años, en la fo­to abajo del to­do), subió es­ta fo­to fa­mi­liar con sus pri­mos a Twit­ter. Fue una de las imá­ge­nes que más co­men­ta­rios re­ci­bió.

2

4

HIJASDELAMÚSICA

El pa­sa­do­mes de abril (3) Be­yon­cé se vol­vió a su­bir a un es­ce­na­rio jun­to a su her­ma­na So­lan­ge Knowles. Fue du­ran­te el Fes­ti­val Coa­che­lla, Ca­li­for­nia.

Fo­to de es­tu­dio del (4) gru­poDes­tiny´s Child jun­to aMat­hew Knowles, pa­dre de Be­yon­cé y pro­duc­tor del con­jun­to (el pri­me­ro de la ar­tis­ta ame­ri­ca­na).

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.