LA JO­YA DE LA FA­MI­LIA

Su bi­sa­bue­la la rei­na Vic­to­ria Eu­ge­nia fue una de las res­pon­sa­bles de que Car­tier fue­ra re­co­no­ci­da co­mo “jo­ye­ro de los re­yes y rey de jo­ye­ros”. Si­mo­ne­ta Gó­mez-Ace­bo cum­ple 25 años en la ca­sa, de la que es di­rec­to­ra de co­mu­ni­ca­ción, y nos ha­bla de su idea

Vanity Fair (Spain) - - CON­TENTS - Por VIR­GI­NIA GAL­VÍN

Si­mo­ne­ta Gó­mez-Ace­bo, sin pro­to­co­los

Exac­ta­men­te a los quin­ce días de en­trar en Car­tier, Si­mo­ne­ta lla­mó a mi des­pa­cho pa­ra pe­dir­me un an­ti­ci­po so­bre su sa­la­rio. Me ex­tra­ñó, así que le pre­gun­té pa­ra qué lo que­ría. De­sea­ba in­vi­tar a una co­pa en una co­no­ci­da dis­co­te­ca, pa­ra co­rres­pon­der a las ve­ces en que la in­vi­ta­ban a ella, y no te­nía su­fi­cien­te di­ne­ro. El re­cuer­do aún me ha­ce son­reír”. La anéc­do­ta me la cuen­ta An­to­nio Can­dil, en­ton­ces di­rec­tor ge­ne­ral de la mar­ca y pri­mer je­fe de Si­mo­ne­ta Gó­mez- Ace­bo ( Ma­drid, 1968) a quien a pe­ti­ción de su pa­dre, Lui­sGó­mez-Ace­bo, con­tra­tó co­mo ven­de­do­ra cuan­do la fir­ma de lu­jo abrió su pri­me­ra bou­ti­que en Es­pa­ña, en 1990.

Han pa­sa­do 25 años. La mu­jer que ten­go sen­ta­da de­lan­te de mí, fu­man­do un ci­ga­rri­llo R1 tras otro, ba­jos en al­qui­trán y ni­co­ti­na, tras par­tir cui­da­do­sa­men­te ca­da fil­tro por la­mi­tad, es hoy di­rec­to­ra de co­mu­ni­ca­ción de Car­tier, co­no­ci­do co­mo “jo­ye­ro de re­yes y rey de jo­ye­ros” gra­cias a la ex­qui­si­ta clien­te­la de ca­be­zas co­ro­na­das que fue acu­mu­lan­do des­de que abrie­ra en Pa­rís en 1847. Al­ta, dis­tin­gui­da, de hue­so con­tun­den­te y voz pro­fun­da, atro­na­do­ra —“un ho­rror, oja­lá pu­die­ra cam­biar­la”— Ma­ría de Fá­ti­ma Si­mo­ne­ta Lui­sa Gó­me­zA­ce­bo y Bor­bón pre­fie­re ob­viar en su dis­cur­so a in­sig­nes pa­rien­tes su­yas, co­mo su bi­sa­bue­la Vic­to­ria Eu­ge­nia, que con­tri­bu­yó a con­ver­tir la fir­ma en le­yen­da con la ayu­da de pie­zas tan cé­le­bres co­mo la co­ro­na real de es­me­ral­das, ru­bíes y bri­llan­tes con la que la es­po­sa de Al­fon­so XIII po­só pa­ra un cua­dro de Ál­va­rez de So­to­ma­yor.

Sin em­bar­go, cuan­do de­jo caer su nom­bre jun­to a los de Ma­ría Bo­na­par­te, Gra­ce Van­der­bilt, Liz Tay­lor o la du­que­sa de Wind­sor, per­so­na­li­da­des apa­bu­llan­tes que lu­cie­ron im­por­tan­tes di­se­ños de la mar­ca, ella se li­mi­ta a con­ce­der: “Sí, bueno, ellas han crea­do un es­pí­ri­tu, han mar­ca­do ten­den­cia en sus épo­cas…”

¿Qué re­cuer­da us­ted de su pri­mer día de tra­ba­jo?, quie­ro sa­ber. “Yo te­nía 21

“SE PUE­DE SEN­TIR AMOR PRO­FUN­DO POR ES­PA­ÑA SIN SER MO­NÁR­QUI­CO, AUN­QUE EN MI CA­SO AM­BOS VAN UNI­DOS”

años y es­ta­ba muy ner­vio­sa. Me de­cía: ‘¿Pe­ro qué ha­go aquí, si no sé na­da del lu­jo?’. ¡Si es que no sa­bía na­da de la vi­da…!”.

An­to­nio Can­di l re­co­no­ce que al fi­char­la “te­nía al­gu­nas re­ser­vas, pe­ro se di­si­pa­ron. Nun­ca usó el nom­bre de la Fa­mi­lia Real, ja­más uti­li­zó sus ape­lli­dos pa­ra des­ta­car o sig­ni­fi­car­se. Se lo ga­nó con su tra­ba­jo”. Un día re­ci­bie­ron la vi­si­ta de Ma­ría de las Mer­ce­des de Bor­bón y Or­leans, y en un apar­te, re­cuer­da Can­dil, “co­gió mis ma­nos en­tre las su­yas yme di­jo: ‘Cui­de us­ted de­mi nie­ta”.

—Em­pe­zó a tra­ba­jar muy jo­ven por­que no le gus­ta­ba es­tu­diar y su­pa­dre de­cía que no que­ría va­gos en su ca­sa…

— Sí, pa­sé por va­rios co­le­gios y lue­go hi­ce un pri­mer año de uni­ver­si­dad, pe­ro no me di­ver­tía na­da. Yo apren­do más de la vi­da que de los li­bros, por mi ca­rác­ter ac­ti­vo, prag­má­ti­co. Así que me fui a Lon­dres a ha­cer un cur­so de ar­te en Sot­heby’s. Com­par­tía pi­so con cua­tro chi­cas y nos lle­vá­ba­mos di­vi­na­men­te. Yo me adap­to muy bien a to­do.

— Se­rá por­que es de fa­mi­lia nu­me­ro­sa, la ma­yor de cin­co her­ma­nos, to­dos va­ro­nes.

— Sí, eso ayu­da y ha­ce que si tie­nes que dor­mir con tres en un cuar­to, no pa­se na­da. Las fa­mi­lias nu­me­ro­sas no te­ne­mos con­cien­cia de in­di­vi­dua­li­dad. No exis­te el yo. Eres un nú­me­ro en­tre otros mu­chos. Y la­mía era muy mo­vi­da. Ima­gí­na­te a cin­co hi­jos con so­lo seis años de di­fe­ren­cia… Mi pa­dre era el ejem­plo, un hom­bre ín­te­gro, y mi­ma­dre una ma­dre co­ra­je. Más de una vez le pi­dió a mi pa­dre que pa­ra­ra el co­che: “Luis, si­gue tú que con es­ta tro­pa yo no voy a nin­gu­na par­te”.

Oyén­do­la uno co­rre el ries­go de pen­sar que es­tá con una mu­jer más. Una coe­tá­nea di­vor­cia­da — del mú­si­co Jo­sé Mi­guel Fer­nán­dez- Sas­trón— y ma­dre de tres hi­jos de 15, 19 y 23 años, que ac­tual­men­te lee Jue­go de tro­nos, re­ci­be cla­ses de bo­xeo a do­mi­ci­lio, be­be Co­caCo­la a es­puer­tas, un año le da por ha­cer mer­me­la­das y otro por apren­der a ela­bo­rar ve­las, y com­pra ca­si to­do por In­ter­net. Que sue­le re­pe­tir los mis­mos za­pa­tos de Za­ra con pla­ta­for­ma pa­ra los com­pro­mi­sos so­cia­les. Que una vez hi­zo la die­ta del bo­ca­di­llo y per­dió ocho ki­los. Co­mo us­ted y co­mo yo. Na­da co­que­ta, con­fi­den­te, tan enemi­ga de las pren­das ajus­ta­das co­mo­del pro­to­co­lo in­ne­ce­sa­rio. Ce­ro dra­má­ti­ca. Cer­ca­na, muy cer­ca­na, aun­que su ti­mi­dez —re­co­no­ce— la pue­de ha­cer pa­re­cer an­ti­pá­ti­ca en oca­sio­nes. Her­ma­na de cua­tro nom­bres pre­sen­tes en ma­yor o me­nor me­di­da en las re­vis­tas del co­ra­zón —Bruno, ca­sa­do con Bár­ba­ra Cano; Bel­trán (ex­ma­ri­do de la mo­de­lo Lau­ra Pon­te); Fer­nan­do (ex de Mó­ni­ca Mar­tín Lu­que), y Juan, ca­sa­do con la es­ta­dou­ni­den­se Wins­ton Car­ney—, con los que se reúne ca­da do­min­go a co­mer en ca­sa de su­ma­dre. Ha­bi­tual en el Ras­tri­llo Nue­vo Fu­tu­ro, que tam­bién pre­si­de su ma­dre.

Por­que no hay que ol­vi­dar que su ma­dre es do­ña Pi­lar de Bor­bón, her­ma­na del rey Juan Car­los, y ella es pri­ma del rey Fe­li­pe VI. O sea, que ha si­do tes­ti­go cer­cano y pri­vi­le­gia­do de la his­to­ria re­cien­te de Es­pa­ña. Que ha ju­ra­do ban­de­ra an­te la Guar­dia Real. Y que en­tre sus cre­den­cia­les es­tá pre­ci­sa­men­te esa, la gran­de­za de Es­pa­ña—“lo que sig­ni­fi­ca te­ner muy cla­ro que mi país tie­ne prio­ri­dad so­bre mu­chí­si­mas otras co­sas de mi vi­da”, ase­gu­ra—. Que su in­fan­cia y ju­ven­tud es­tu­vie­ron en el fo­co de la pren­sa so­cial, tes­ti­go de sus com­pe­ti­cio­nes a lo­mos de su ca­ba­llo Duz-Dan y de los ale­gres ve­ra­nos en Pal­ma de Ma­llor­ca. Tam­bién de su bo­da, el 12 de sep­tiem­bre de 1990, mu­cho an­tes que las de sus pri­mas las in­fan­tas Ele­na y Cris­ti­na. “La bo­da del año”, co­mo glo­sa­ron los cro­nis­tas, con un mi­llar de in­vi­ta­dos, lle­na de au­to­ri­da­des y re­pre­sen­tan­tes de la no­ble­za in­ter­na­cio­nal. Ella to­ca­da con la fa­mo­sa tia­ra ru­sa de pla­tino, per­las y dia­man­tes de su abue­la Ma­ría de las Mer­ce­des y con un es­pec­ta­cu­lar ves­ti­do de Dior.

Ese día lo re­cuer­da con cla­ri­dad Te­re­sa Bel­mon­te, la me­jor y más an­ti­gua ami­ga de Si­mo­ne­ta. La mis­ma con la que per­pe­tró inocen­tes gam­be­rra­das en el pa­tio del co­le­gio de mon­jas fran­ce­sas Saint Do­mi­ni­que, y que me la des­cri­be co­mo “jus­ta, re­fle­xi­va, op­ti­mis­ta, des­pren­di­da y to­zu­da, pe­ro so­lo quin­ce mi­nu­tos, juer­guis­ta has­ta que fue ma­dre, co­mo to­das, y muy cons­cien­te de la res­pon­sa­bi­li­dad y el pe­so de sus ape­lli­dos”. Y pro­si­gue: “Yo es­tu­ve con ella y con su­ma­dre mien­tras se ves­tían en la Al­mu­dai­na. Des­de la ven­ta­na veía­mos a mu­cha gen­te arre­mo­li­na­da fren­te a la ca­te­dral de Pal­ma de Ma­llor­ca. No­so­tras en ru­los y ro­pa in­te­rior. Do­ña Pi­lar de­cía: “¡Ay ma­dre, si mi­ra­sen aho­ra ha­cia arri­ba!”.

—Di­jo us­ted en una oca­sión que en los no­ven­ta fue “una ca­bra lo­ca”, pe­ro que siem­pre ha te­ni­do muy cla­ro quién era. — Creo que vis­to con la pers­pec­ti­va de hoy, y den­tro de la in­cons­cien­cia pro­pia de esa edad, mi ju­ven­tud fue enor­me­men­te sa­na, di­ver­ti­da y na­da tru­cu­len­ta.

—Da la sen­sa­ción de que la edu­ca­ron con cier­ta li­ber­tad.

— Sí, por­que mis pa­dres pen­sa­ban que tú tie­nes que ser el due­ño de tu des­tino, y mien­tras cum­plie­ras to­do les pa­re­cía bien. Creo que a ba­se de prohi­bir so­lo con­si­gues in­ten­si­fi­car el de­seo de lo prohi­bi­do.

— Siem­pre ha­bla con ad­mi­ra­ción de sus pa­dres e in­sis­te en la du­re­za de la vi­da de do­ña Pi­lar…

— Hom­bre, es que es muy du­ro na­cer en el exi­lio y es­tar trein­ta años le­jos de tu pa­tria, so­bre to­do con esa con­cien­cia de Es­pa­ña tan pro­fun­da y ese amor ili­mi­ta­do que sen­tía mi abue­lo, don Juan. Pa­ra mi ma­dre fue muy do­lo­ro­so, y eso a pe­sar de que son una fa­mi­lia muy ale­gre y po­si­ti­va que no

“CREO OUE LA UNI­CA RA­ZÓN PA­RA DES­HA­CER­ME DE UNA JO­YA CON VA­LOR SEN­TI­MEN­TAL ES LA NE­CE­SI­DAD. ES­MÁS IM­POR­TAN­TE­QUE MIS HI­JOS PUE­DAN ES­TU­DIAR”

llo­ra so­bre le­che de­rra­ma­da y que in­ten­ta sa­car lo me­jor de la peor cir­cuns­tan­cia.

—¿Cree que se pue­de sen­tir amor a Es­pa­ña sin ser mo­nár­qui­co?

— Sí, creo que sí. El mío vie­ne uni­do a un pro­fun­do amor y res­pe­to a la mo­nar­quía, pe­ro no tie­nen por qué ir li­ga­dos. Aho­ra, si van jun­tos, me­jor.

—Amí se­me si­gue ha­cien­do ra­ro lo de “Rey Fe­li­pe y Rei­na Le­ti­zia”, ¿y a us­ted?

—No, pa­ra na­da. Yo los veo muy aco­pla­dos y ade­más me sien­to muy or­gu­llo­sa del mag­ní­fi­co prin­ci­pio que es­tán te­nien­do los dos. Los ad­mi­ro mu­chí­si­mo.

Es me­dio­día y lu­ce un cie­lo de in­vierno ma­dri­le­ño, de ese que pa­sa del azul in­ten­so a los ci­rros y di­si­mu­la el frío con una luz bri­llan­te pro­yec­ta­da so­bre las fa­cha­das del ba­rrio de Cham­be­rí, don­de ha­ce­mos las fo­tos. Si­mo­ne­ta sa­le al bal­cón a fu­mar — fu­ma des­de los quin­ce años y so­lo una vez in­ten­tó de­jar­lo—, y ahí se per­mi­te es­pon­tá­neos co­men­ta­rios off the re­cord so­bre su fa­mi­lia, por sus nom­bres de pi­la, con­fia­da en que na­die trai­cio­na­rá su na­tu­ra­li­dad. Mi­rán­do­la pien­so que hay una Si­mo­ne­ta ca­sual, esa a la que lla­man “Si­mo” sus alle­ga­dos y sus com­pa­ñe­ros de tra­ba­jo, y otra re­gia, que no ol­vi­da ni un ins­tan­te quién es y el pe­so de la his­to­ria de su es­tir­pe. Una Si­mo que sa­le con Ma­rio­la Ore­lla­na, con Ro­sa­rio y Lo­li­ta Flo­res, y una Gó­mez- Ace­bo Bor­bón que ja­más hi­zo to­pless, co­mo­me con­fió su ami­ga, por­que te­nía bien cla­ro que un fo­tó­gra­fo po­día sor­pren­der­la. Una­mu­jer que, co­mo je­fa, ase­gu­ra te­ner “man­ga an­cha” —“creo que a mí no me to­ca ha­cer de pro­fe­so­ra, sino po­ner­me al ser­vi­cio de mi equi­po”— y que pa­re­ce so­bre­vo­lar sus pa­la­bras, que a me­nu­do sue­nan a sen­ten­cia, co­mo pa­ra do­tar­las de li­ge­re­za.

— ¿ Al­gu­na vez ha desea­do na­cer en una fa­mi­lia anó­ni­ma?

—Pues no, por­que tú na­ces con tus cir­cuns­tan­cias y eso te ayu­da a con­for­mar tu ca­rác­ter, así que de ha­ber cre­ci­do en una fa­mi­lia anó­ni­ma se­ría otra per­so­na.

—¿Cuál ha si­do el mo­men­to­más com­pli­ca­do de su vi­da?

— Han si­do dos. Pri­me­ro con la en­fer­me­dad de mi pa­dre, que tu­vo un cán­cer sie­te años, del que mu­rió. Y lue­go con mi ma­ri­do, al que le diag­nos­ti­ca­ron lo­mis­mo pe­ro que gra­cias a Dios es­tá per­fec­to.

— Cuan­do mu­rió su pa­dre us­ted se aca­ba­ba de ca­sar y su ma­dre se que­dó al fren­te de la fa­mi­lia.

— Sí, per­dió a su com­pa­ñe­ro de vi­da, era un ma­tri­mo­nio muy bien ave­ni­do, y que­dó al fren­te de una ca­sa con mu­chas de­man­das. Di­cién­do­se: “Y aho­ra ¿quién me ayu­da a mí?”. Siem­pre re­pi­te que con su nom­bre acer­ta­ron, por­que se ha sen­ti­do pi­lar, con mi­nús­cu­la, to­da su vi­da. Es la per­so­na a la que más ad­mi­ro, ja­más se rin­de, tie­ne un ala pro­tec­tor amuy gran­de y es­ta­mos muy uni­das. Aun­que ella siem­pre di­ce que nos quie­re a to­dos por igual, “pe­ro no a la vez ni al mis­mo tiem­po”.

—Us­ted se ca­só muy jo­ven, y se se­pa­ró en 2009. ¿Qué se apren­de de un di­vor­cio?

— Pues que el tras­fon­do del ca­ri­ño per­du­ra y tie­ne sen­ti­do, ¿ no? Aun­que mi di­vor­cio fue muy amis­to­so, muy tran­qui­lo. Lo que no sig­ni­fi­ca que de re­pen­te no te veas so­la y al bor­de del abis­mo y di­gas: “Uff, ¿ y aho­ra qué?”.

Apo­cos me­tros de don­de se desa­rro­lla la en­tre­vis­ta un vi­gi­lan­te de se­gu­ri­dad cus­to­dia las jo­yas del re­por ta­je. Un bo­tín im­pre­sio­nan­te que re­cuer­da el es­plen­dor de una ca­sa que fue pio­ne­ra en el uso del pla­tino, que se rin­dió al exo­tis­mo de la In­dia y al es­ti­lo Art Nou­veau de fi­na­les del si­glo XIX. Que re­vo­lu­cio­nó la al­ta jo­ye­ría in­cor­po­ran­do rep­ti­les, li­bé­lu­las, ser­pien­tes o la icó­ni­ca pan­te­ra re­cu­pe­ra­da una vez más pa­ra la úl­ti­ma co­lec­ción de la fir­ma.

— Us­ted tra­ba­ja ro­dea­da de lu­jo, ¿eso la anes­te­sia con­tra el asom­bro?

— Siem­pre he sa­bi­do dis­tin­guir muy bien va­lor y pre­cio. Pa­ra mí el ver­da­de­ro lu­jo es aque­llo que no se pue­de com­prar con di­ne­ro, co­mo ir a bus­car a mi hi­ja Ma­ría al co­le­gio y que­me di­ga que ha sa­ca­do una bue­na no­ta en ma­te­má­ti­cas.

—¿Cues­ta de­fen­der el lu­jo en tiem­pos de cri­sis?

— Afor­tu­na­da­men­te aun­que no­so­tros es­te­mos en cri­sis hay quien si­gue te­nien­do po­der ad­qui­si­ti­vo, y eso da tra­ba­jo a mu­chas per­so­nas. Pa­ra­mí es una enor­me suer­te tra­ba­jar ro­dea­da de pie­zas de jo­ye­ría tan im­pre­sio­nan­tes.

— ¿Cuá­les son a su jui­cio las ra­zo­nes pa­ra des­pren­der­se de una jo­ya úni­ca que ten­ga va­lor sen­ti­men­tal?

—Yo creo que la ne­ce­si­dad, no en­con­tra­ría otra ra­zón pa­ra des­ha­cer­me de al­go así. Pre­fie­ro que mis hi­jos pue­dan ir al co­le­gio y es­tu­diar que con­ser­var una jo­ya, que al fin y al ca­bo no de­ja de ser un ob­je­to.

PRE­SEN­CIA Si­mo­ne­ta lle­va jer­sey de pun­to de Es­ca­da, pan­ta­lón deMa­re­la, bra­za­le­te Lo­ve y co­llar Tri­nity, am­bos de Car­tier.

SOM­BRAS YHU­MO

Ves­ti­da con de Boss, jer­sey de Cru­cia­ni, pan­ta­lón de cua­dros de Ma­re­la y pul­se­ra Jus­te un Clou y pen­dien­tes

de Car­tier.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.