Vi­das pri­va­das: la di­se­ña­do­ra So­lan­ge Aza­gury-Par­trid­ge nos mues­tra su ca­sa.

Sus crea­cio­nes es­tá­nen los­mu­seos y cuel­gan de ac­tri­ces co­mo Em­ma Wat­son o Til­da Swin­ton. En­tra­mos en ca­sa de la jo­ye­ra más crea­ti­va de Lon­dres.

Vanity Fair (Spain) - - CON­TENTS - So­lan­ge Aza­gury- Par­trid­ge – C. ROUX Y B. RA­MA

Lle­ga un día en la vi­da de to­da mu­jer en el que se des­pier­ta es­pe­ran­do un dia­man­te”, ex­pli­ca So­lan­ge Aza­gury- Par­trid­ge ( Lon­dres, 1961). Ella de­ci­dió no es­pe­rar sen­ta­da. En 1987 re­co­rrió ca­da tien­da de Lon­dres en bus­ca de su ani­llo de com­pro­mi­so, pe­ro nin­gún so­li­ta­rio pa­re­cía per­fec­to. Así que de­ci­dió di­se­ñar­lo ella: una atre­vi­da ge­ma en oro y con un dia­man­te en bru­to. Los ma­te­ria­les po­co tra­ta­dos se han con­ver­ti­do en la se­ña de iden­ti­dad de es­ta crea­do­ra bri­tá­ni­ca, que abrió su pro­pio ta­ller en 1995. Po­co a po­co se fue ha­cien­do un nom­bre has­ta que sus arries­ga­das crea­cio­nes lle­ga­ron a oí­dos ( y ojos) de , que la lla­mó

Tom Ford pa­ra ha­cer­le una pro­pues­ta irre­cha­za­ble y la fi­chó co­mo di­rec­to­ra crea­ti­va de Bou­che­ron, una de las mar­cas de jo­ye­ría más pres­ti­gio­sas de Fran­cia. Era el año 2001 y en me­nos de un lus­tro con­si­guió afian­zar la­mar­ca y que el De­sign Mu­seum de Lon­dres la eli­gie­ra di­se­ña­do­ra del año.

So­lan­ge Aza­gury- Par­trid­ge vi­ve en Lon­dres jun­to a su ma­ri­do, el guio­nis­ta de ci­ne , y sus dos hi­jos,

Mu­rray Par­trid­ge y . El­ma­yor, de 23 años, aca­ba Otis Mar­di de ter­mi­nar sus es­tu­dios de Ge­mo­lo­gía en Bom­bay, In­dia, y es por aho­ra el úni­co que ha se­gui­do los pa­sos de su­ma­dre.

Pa­ra ella sus ami­gos ar­tis­tas son ca­si tan im­por­tan­tes co­mo su fa­mi­lia y siem­pre los tie­ne muy cer­ca. En su ofi­ci­na de May­fair com­par­te puer­ta con el di­se­ña­dor de al­ta cos­tu­ra .

Ro­land Mou­ret Co­mo bue­na in­gle­sa que­da a to­mar el té (no so­lo el de las cin­co) con

Phoe­be , la di­rec­to­ra crea­ti­va de Cé­li­ne, que Phi­lo ade­más vi­ve al la­do de su ca­sa de cam­po

en So­mer­set. Tam­bién co­la­bo­ra con la di­se­ña­do­ra ( her­ma­na

Char­lot­te Olym­pia de , an­ti­guo no­vio de Alex De­llal Car­lo­ta

), en la ela­bo­ra­ción de ac­ce­so­rios Ca­si­rag­hi pa­ra sus co­lec­cio­nes de za­pa­tos. Gra­cias al an­ti­cua­rio ,

Gor­don Wat­son es­pe­cia­lis­ta en si­glo XX, que fue pri­me­ro su je­fe y lue­go su ami­go, des­cu­brió la jo­ye­ría vin­ta­ge.. Eso, uni­do a su pa­sión por la In­dia y, so­bre to­do por Ma­rrue­cos, el país de sus raí­ces, con­for­man la mez­cla ex­plo­si­va que con­vier­te sus co­lec­cio­nes en ecléc­ti­cas y co­lo­ris­tas.

Su éxi­to ha si­do tal que al­gu­nas de sus pie­zas for­man par­te de la co­lec­ción per­ma­nen­te del Mu­sée des Arts De­co­ra­tifs du Lou­vre en Pa­rís y del Vic­to­ria & Al­bert Mu­seum de Lon­dres.

En 2009 dio el sal­to a Nue­va York y abrió su pri­me­ra tien­da enMa­di­son Ave­nue. El lo­cal es­tá fo­rra­do de al­fom­bras psi­co­dé­li­cas di­se­ña­das por la pro­pia So­lan­ge y tie­ne 630.000 cris­ta­les de Swa­rovs­ki in­crus­ta­dos en las pa­re­des, ade­más de una lám­pa­ra de ara­ña con dos­cien­tos qui­la­tes de dia­man­tes y vein­te ki­los de oro blan­co. Por aquí pa­san al­gu­nas de sus clien­tas, co­mo las ac­tri­ces ,

Em­ma Wat­son Til­da o , que han lu­ciS­win­ton Lu­pi­ta Nyong’o do sus di­se­ños en el me­jor es­ca­pa­ra­te de mo­da del mun­do: los Os­car.

No es su úni­ca in­cur­sión en el ci­ne. Tam­bién di­se­ñó jo­yas pa­ra Blan­ca­nie­ves y la le­yen­da del ca­za­dor (2012), en la que una ma­lí­si­ma lu­cía un

Char­li­ze The­ron ani­llo ne­gro te­rro­rí­fi­co. Qué bueno que So­lan­ge no de­ci­die­ra es­pe­rar su dia­man­te sen­ta­da.

So­lan­ge en su ca­sa de Lon­dres.

FO­TO­GRA­FÍA DE NEIL GA­VIN

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.