La en­tre­vis­ta más ex­tre­ma a Pi­lar Ey­re.

Vanity Fair (Spain) - - CON­TENTS - – PA­LO­MA SI­MÓN.

Es­cri­be rá­pi­do y co­rri­ge len­to por con­se­jo de Ana Ma­ría Ma­tu­te. Y vi­ve igual. “Me fal­ta un pul­món, así que no ten­go la ba­se fí­si­ca de una per­so­na nor­mal. Por eso he desa­rro­lla­do una ener­gía vi­tal in­creí­ble”, ex­pli­ca. “No sé si vi­vi­ré mu­cho o po­co, pe­ro sí que lo ha­ré in­ten­sa­men­te. El día que no sea así, que ba­je el te­lón y adiós muy bue­nas”, di­ce Pi­lar Ey­re (Bar­ce­lo­na, 1951). Sus com­pa­ñe­ros en el dia­rio El Mun­do la lla­man Pi­llar Ey­re, “y has­ta me nom­bra­ron una de las sol­te­ras de oro del pa­no­ra­ma na­cio­nal, lo que me cos­tó una ins­pec­ción de Ha­cien­da”. La pe­rio­dis­ta y es­cri­to­ra es fi­na­lis­ta del Pre­mio Pla­ne­ta con Mi co­lor fa­vo­ri­to es ver­te, una no­ve­la de amor lo­co de la que avan­za se­gun da­par­te, yque le gus­ta­ría ver en el ci­ne in­ter­pre­ta­da por “Ana Be­lén, una ac­triz de mi quin­ta; o por Su­san Sa­ran­don, que es ma­yor que yo, que cons­te”.

Tan­tos años de­nun­cian­do que el Pla­ne­ta es ton­go…

Lo que he pu­bli­ca­do es que es un pre­mio por en­car­go. Pe­ro yo no sa­bía na­da. Cuan­do Car­men Po­sa­das di­jo mi nom­bre, me que­dé en blan­co.

“Tres días de amor y se­xo en­ce­rra­dos en una ha­bi­ta­ción” es su par­ti­cu­lar si­nop­sis del li­bro. ¿Por qué le da pu­dor ha­blar de Ca­ta­lu­ña?

Es una de las con­tra­dic­cio­nes más evi­den­tes de mi ca­rác­ter. Mi vi­da pri­va­da so­lo me con­cier­ne a mí. Lo de Ca­ta­lu­ña tie­ne otro al­can­ce.

¿Con qué li­bro se iría a la ca­ma an­tes que con un hom­bre?

Me he pe­lea­do con mis pa­re­jas por leer en la ca­ma, y no pre­ci­sa­men­te El ka­ma­su­tra. La no­che es pa­ra otras co­sas, de­cían.

Ci­fra las aman­tes del Rey en 1.500. Al­gu­nas, com­pa­ñe­ras de pro­fe­sión. ¿Le abu­rre el nue­vo mo­nar­ca por su fi­de­li­dad con­tu­maz a do­ña Le­ti­zia?

Los re­yes ya no dan ti­tu­la­res ju­go­sos, pe­ro es me­jor que sean gri­ses. Co­mo de­cía Wins­ton Chur­chill, “la de­mo­cra­cia tie­ne que ser abu­rri­da”. La mo­nar­quía, tam­bién.

¿Quién es más se­duc­tor, don Juan Car­los o Ju­lio Igle­sias?

Al mo­nar­ca no le he co­no­ci­do co­mo a Ju­lio Igle­sias. Pe­ro sí, es un se­duc­tor, y de ha­ber­nos cru­za­do, al­gu­na lo­cu­ra ha­bría­mos co­me­ti­do. Ju­lio es un con­quis­ta­dor na­to. Te ha­ce sen­tir la­más be­lla. Es hu­mil­de, mo­des­to, muy li­gón. Al­gu­na co­sa pa­só; él no se acuer­da, pe­ro yo sí.

Pa­blo Igle­sias le pa­re­ce sexy. ¿Lo su­yo ya es vi­cio? Me ha­bría gus­ta­do en la uni­ver­si­dad: un po­co des­ali­ña­do, na­da co­que­to. Pe­ro si me lo ima­gino sol­tán­do­se el pe­lo en cier­ta cir­cuns­tan­cia… Un ges­to tan fe­me­nino te ba­ja la li­bi­do al ins­tan­te.

‘Cuan­to más co­noz­co a los Bor­bo­nes, más quie­ro a mi pe­rro’. Lo del pe­rio­dis­mo cor­te­sano no va con us­ted.

La pu­bli­ca­ción de La so­le­dad de la rei­na en 2012 me aca­rreó ame­na­zas de muer­te, boi­co­teos y el des­pi­do (de Te­le 5). Y al fi­nal quien me sal­vó fue el Rey. Su en­torno le con­mi­nó a que­re­llar­se con­tra mí y que se prohi­bie­ra la di­fu­sión de­mis li­bros, lo que ha­bría su­pues­to mi muer­te pro­fe­sio­nal. Él pre­gun­tó, “¿ Ha men­ti­do? Si no mien­te no va­mos a ha­cer na­da”. Mi cua­te Jor­ge Ze­pe­da y yo le he­mos man­da­do nues­tros li­bros a Le­ti­zia, y nos ha en­via­do una car­ta muy ama­ble. Da­do el ca­rác­ter ve­lei­do­so que me ca­rac­te­ri­za me he vuel­to mo­nár­qui­ca.

¿Se ha de­va­lua­do la cró­ni­ca so­cial?

No, se ha de­mo­cra­ti­za­do y en­ri­que­ci­do. Aho­ra tie­ne to­dos los in­gre­dien­tes de una gran tra­ge­dia. Y cum­ple una la­bor so­cial: nos ayu­da a ol­vi­dar nues­tras pe­nas co­ti­dia­nas. Isa­bel Pan­to­ja ya era un per­so­na­je en mi épo­ca de In­ter­viú (me­dia­dos de los ochen­ta). En­tre ella y Pa­lo­ma Cue­vas, me en­tre­tie­ne mu­cho más Pan­to­ja. Es co­mo An­na Mag­na­ni, su vi­da es una pe­lí­cu­la del neo­rrea­lis­mo ita­liano: hay tra­ge­dia, pri­sión, pro­ble­mas fa­mi­lia­res… Soy mor­bo­sa, sí. To­dos lo so­mos.

Di­ce que quie­re ser co­rres­pon­sal de gue­rra. ¿No tu­vo bas­tan­te con Te­le 5?

Me lo he pa­sa­do muy bien en los pla­tós. La te­le­ba­su­ra no exis­te, tam­po­co los gé­ne­ros. So­lo el buen o el mal pe­rio­dis­mo. Eso sí, en la épo­ca fuer­te de las ter­tu­lias, cuan­do sa­lías llo­ran­do, mis ami­gos co­rres­pon­sa­les de gue­rra me de­cían que se su­fría más que en la gue­rra de Irak.

FO­TO­GRA­FÍA DE MAR­CE­LA CA­BAL

APA­SIO­NA­DA

Pi­lar Ey­re es fi­na­lis­ta del Pla­ne­ta por su no­ve­laMi co­lor fa­vo­ri­to es ver­te.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.