la EX­CLU­SI­VA

Creó con Iña­ki Ur­dan­ga­rin el Ins­ti­tu­to Nóos, una aso­cia­ción sin áni­mo de lu­cro que re­ci­bió seis mi­llo­nes de eu­ros de las Ad­mi­nis­tra­cio­nes Pú­bli­cas, di­ne­ro que su­pues­ta­men­te des­via­ron a sus so­cie­da­des pri­va­das. Die­go To­rres se en­fren­ta hoy a 16,5 años de p

Vanity Fair (Spain) - - CONTENTS - LOUR­DES GAR­ZÓN EVA LA­MAR­CA

Die­go To­rres, ex­so­cio de Iña­ki Ur­dan­ga­rin, se con­fie­sa.

Es­te hom­bre que son­ríe tí­mi­da­men­te y po­sa dó­cil­men­te ha ma­ne­ja­do du­ran­te cua­tro años, con frial­dad y fir­me­za, si­len­cios y fil­tra­cio­nes, an­da­na­das de emails que, en teo­ría, do­cu­men­ta­ban su de­fen­sa pe­ro que tam­bién ex­plo­ta­ban como gra­na­das de ra­ci­mo des­de los juz­ga­dos has­ta las pri­me­ras pá­gi­nas de la pren­sa. Le he­mos vis­to de­cla­rar ho­ras y ho­ras an­te el juez Jo­sé Cas­tro y el fis­cal Pe­dro Ho­rrach y afe­rrar­se a la es­tra­te­gia de que to­dos los con­ve­nios fir­ma­dos, mien­tras era so­cio del yerno del rey, Iña­ki Ur­dan­ga­rin, con en­ti­da­des pú­bli­cas en el Ins­ti­tu­to Nóos, una aso­cia­ción sin áni­mo de lu­cro, eran le­ga­les y trans­pa­ren­tes. Su lí­nea de de­fen­sa ha si­do en­re­ve­sa­da y muy agre­si­va en la for­ma, pe­ro sim­ple en el fon­do: to­do lo que hi­ci­mos es­tu­vo bien. Nos ase­gu­ra­mos de que fue­ra le­gal y be­ne­fi­cio­so pa­ra to­dos los im­pli­ca­dos. Tan­to, que con­ta­ba con el vis­to bueno, la apro­ba­ción y la par­ti­ci­pa­ción de miem­bros de la Fa­mi­lia Real. Así que, ve­nía a de­cir, cues­tio­nar­lo es cues­tio­nar la ins­ti­tu­ción que ben­de­cía nues­tros ne­go­cios.

To­rres, 49 años, se en­fren­ta hoy a los de­li­tos de pre­va­ri­ca­ción, frau­de a la Ad­mi­nis­tra­ción, mal­ver­sa­ción de cau­da­les pú­bli­cos, de­li­to con­tra la Ha­cien­da Pú­bli­ca, fal­se­dad do­cu­men­tal, es­ta­fa y blan­queo de ca­pi­ta­les por, pre­sun­ta­men­te, ha­ber uti­li­za­do el Ins­ti­tu­to Nóos pa­ra des­viar más de seis mi­llo­nes de eu­ros de fon­dos pú­bli­cos. LaFis­ca­lía pi­de pa­ra él una pe­na de 16,5 años de pri­sión; Ma­nos Lim­pias, 22,5 años. La fian­za fi­ja­da pa­ra To­rres as­cien­de a 15.803.958 eu­ros. Su es­po­sa, Ana Ma­ría Te­jei­ro, es­tá acu­sa­da por la Fis­ca­lía de blan­queo de ca­pi­ta­les y Ho­rrach pi­de pa­ra ella una pe­na de 2 años de pri­sión y 961.666 eu­ros de fian­za.

Es­ta es la pri­me­ra en­tre­vis­ta de

“El abo­ga­do de Iña­ki ME OFRE­CIÓ 200.000 EU­ROS y un tra­ba­jo en Te­le­fó­ni­ca en Ar­gen­ti­na a cam­bio de asu­mir más res­pon­sa­bi­li­dad en el ca­so.

Otros lle­ga­ron al mi­llón”

Die­go To­rres des­pués de cua­tro años de ins­truc­ción en los que la Mo­nar­quía ha cam­bia­do pa­ra siem­pre en Es­pa­ña. En par­te de­bi­do a es­ta cau­sa ju­di­cial... Na­die ima­gi­na­ba ha­ce un lus­tro que Cris­ti­na de Bor­bón y Gre­cia se­ría juz­ga­da por dos de­li­tos fis­ca­les, ni que su ma­ri­do, Iña­ki Ur­dan­ga­rin, ha­ría fren­te a una pe­ti­ción de 19,5 años de pri­sión acu­sa­do de­mal­ver­sa­ción de cau­da­les pú­bli­cos, pre­va­ri­ca­ción, frau­de a la Ad­mi­nis­tra­ción, es­ta­fa, fal­se­dad do­cu­men­tal, de­li­to con­tra Ha­cien­da y blan­queo de ca­pi­ta­les. Na­die ima­gi­na­ba ha­ce un lus­tro que la Co­ro­na se con­ver­ti­ría en una de las ins­ti­tu­cio­nes pú­bli­cas peor va­lo­ra­das ni que la pu­bli­ca­ción de co­rreos ín­ti­mos de la Fa­mi­liaReal pon­dría en evi­den­cia su sen­ti­do de la le­ga­li­dad y de la ejem­pla­ri­dad. Gra­cias a To­rres su­pi­mos, en­tre otras co­sas, que el 1 de oc­tu­bre de 2007 Iña­ki Ur­dan­ga­rin es­cri­bía a su so­cio: “Ten­go un men­sa­je de par­te del rey y es que le ha co­men­ta­do a Cris­ti­na pa­ra que­me lo di­ga, que le lla­ma­rá [Francisco] Camps a Pe­dro [Pe­re­lló] pa­ra co­men­tar­le el te­ma de la ba­se del Pra­da y que en prin- ci­pio no ha­brá pro­ble­ma y que nos ayu­da­rán a te­ner­la [en re­fe­ren­cia a un nue­vo equi­po de vela, ade­más del Desafío Es­pa­ñol, pa­ra par­ti­ci­par en laCo­pa del Amé­ri­ca]”. En de­fi­ni­ti­va, na­die ima­gi­na­ba ha­ce un lus­tro la ab­di­ca­ción­del rey Jua­nCar­los.

Ha re­ser­va­do Die­go Tor res mu­ni­ción pa­ra el se­gun­do asal­to, pa­ra el jui­cio? “La ne­ce­sa­ria pa­ra mi de­fen­sa”, di­ce él. Vi­nien­do de al­guien a quien se le au­gu­ra­ba un ne­grí­si­mo fu­tu­ro le­gal car­gan­do con to­da la res­pon­sa­bi­li­dad, un hom­bre úni­co y so­lo que, al fi­nal, ha si­do ca­paz de po­ner un pa­lo en la rue­da del Es­ta­do, es di­fí­cil que no sue­ne ame­na­zan­te.

To­rres y su abo­ga­do Ma­nuel González Pee­ters han si­do ca­pa­ces de con­se­guir la má­xi­ma proeza del ma­go: des­viar la aten­ción del pú­bli­co mien­tras cor­ta­ban a la mu­jer en dos. To­dos he­mos ob­ser­va­do el co­ne­jo y na­die la chis­te­ra. He­mos­mi­ra­do ató­ni­tos en la di­rec­ción que ellos, con sen­ti­do del es­pec­tácu­lo (esos emails a la “lo­vely wo­man” Co­rin­na, esos chis­tes fá­ci­les de­lDu­queEm-Pal­ma- do...), nos­mar­ca­ban. Han es­con­di­do sus de­bi­li­da­des, in­ten­si­fi­ca­do sus for­ta­le­zas y evi­den­cia­do con du­re­za las fla­que­zas de su con­tra­rio. Un jue­go de es­ca­pis­mo que a Ur­dan­ga­rin y a su le­tra­do — ele­gi­do no tan­to por su ex­pe­rien­cia como pe­na­lis­ta, sino por ser su ami­go y com­pa­ñe­ro de te­nis— Ma­rio Pas­cua­lVi­ves, les ha co­gi­do tan des­pre­ve­ni­dos como a la opi­nión pú­bli­ca. En­tre­te­ni­dos con los fue­gos ar­ti­fi­cia­les, no he­mos cues­tio­na­do, has­ta aho­ra, los in­te­rro­gan­tes que a Die­go To­rres y so­lo a él le to­ca des­pe­jar: ¿por qué ma­ne­ja­ba de­ce­nas de so­cie­da­des? O ¿por qué fue él quien, se­gún la acu­sa­ción y los im­pli­ca­dos, or­de­nó crear una es­truc­tu­ra fi­du­cia­ria pa­ra des­viar di­ne­ro a pa­raí­sos fis­ca­les?

To­rres no tie­ne pri­sa. Nun­ca la ha te­ni­do. Si al­go ha pe­di­do to­dos es­tos años, en nues­tros in­nu­me­ra­bles en­cuen­tros, ha si­do tiem­po y pa­cien­cia. La po­si­bi­li­dad de ex­pli­car­se. De con­ven­cer ca­si por ago­ta­mien­to. Es­ta ma­ña­na, de­lan­te del fo­tó­gra­fo, ro­dea­do por un equi­po de pro­duc­ción, son­ríe y obe­de­ce. O, más bien, ejer­ce la fuer­za de la fal­sa su­mi­sión: na­da de tra­jes de mar­ca, ves­ti­rá su pro­pia ro­pa; nin­gún co­che de lu­jo en las fo­tos; ese pe­rro que co­rre­tea es­ca­le­ras arri­ba y abajo no es su­yo y no quie­re que lo pa­rez­ca por­que él ya tie­ne uno; es­ta ca­sa en la que se desa­rro­lla la se­sión de fo­tos no es de su pro­pie­dad. Ha de que­dar cla­ro que no­so­tros he­mos ele­gi­do es­te es­pa­cio por­que des­de aquí se di­vi­sa to­da la Ciu­dad Con­dal, su cen­tro de ope­ra­cio­nes y pai­sa­je de su vida des­de 1983. Aquí se tras­la­dó a vi­vir con 18 años des­de Maó, enMe­nor­ca, el lu­gar en el que aún re­si­den su ma­dre y su her­ma­na. El mar de fon­do es so­lo en apa­rien­cia inofen­si­vo y es­te tre­men­do cie­lo gris es una tor­men­ta. To­rres no es un hom­bre sim­pá­ti­co, pe­ro en cier­ta for­ma re­sul­ta afa­ble, un pun­to naíf. A me­dio ca­mino en­tre un pro­fe­sor me­ticu­loso y un con­ta­ble preo­cu­pa­do por­que no le cua­dran los nú­me­ros. Per­fec­cio­nis­ta por mu­cho que pre­su­ma de des­pis­ta­do. Con el pun­to de arro­gan­cia y de te­me­ri­dad que da es­tar acos­tum­bra­do a ser el lis­to de la cla­se.

La en­tre­vis­ta, que ten­drá lu­gar un día des­pués de la se­sión de fo­tos en un am­bien­te tran­qui­lo, du­ra­rá seis ho­ras. Apre­gun­tas con­cre­tas, res­pues­tas in­ter­mi­na­bles. To­rres tien­de a la so­bre­ex­pli­ca­ción, al cir­cun­lo­quio, fru­to de ha­ber de­di­ca­do do­ce ho­ras al día, cua­tro años de su vida, a pre­pa­rar su de­fen­sa. Con el tiem­po se ha con­ver­ti­do en un fun­da­men­ta­lis­ta de la pre­ci­sión. De ello de­pen­de en par­te su su­per­vi­ven­cia. El re­sul­ta­do es, no una con­ver­sa­ción, sino un mo­nó­lo­go con­ti­nuo que el in­ter­lo­cu­tor se em­pe­ña en rom­per con pre­gun­tas. No evi- ta las res­pues­tas, sim­ple­men­te ar­gu­men­ta has­ta la ex­te­nua­ción. Las du­das so­bre el ca­so es­tán muy cla­ras. ¿Por qué se aso­ció con el yerno del rey? ¿Qué ser­vi­cios con­cre­tos rea­li­za­ba el Ins­ti­tu­to Nóos? ¿ Por qué las Ad­mi­nis­tra­cio­nes Pú­bli­cas les pa­ga­ron más de seis mi­llo­nes de eu­ros por unos even­tos que, se­gún el juez, no cos­ta­ron ese di­ne­ro? ¿Qué re­ci­bie­ron los po­lí­ti­cos a cam­bio? ¿Se apro­pia­ron To­rres yUr­dan­ga­rin del di­ne­ro pú­bli­co? ¿ Has­ta qué pun­to se ex­plo­tó la pre­sen­cia de la Ca­sa Real? ¿ Por qué la in­fan­ta y su se­cre­ta­rio eran miem­bros de la jun­ta di­rec­ti­va de Nóos? ¿Qué ges­tio­nes, fa­vo­res o in­ter­me­dia­cio­nes rea­li­za­ron otros­miem­bros de la Fa­mi­liaReal en sus ne­go­cios? ¿Qué le han ofre­ci­do o pue­den ofre­cer­le pa­ra que car­gue con la res­pon­sa­bi­li­dad del ca­so? ¿Qué pre­sio­nes ha su­fri­do y cuá­les ha ejer­ci­do él? ¿Qué nuevos de­ta­lles es­tá dis­pues­to a re­ve­lar en es­ta hui­da ha­cia ade­lan­te que, pa­re­ce, se­rá el jui­cio oral?

“El rey Juan Carlos hi­zo ges­tio­nes pa­ra con­se­guir

110MILLONES DE EU­ROS. To­do es­tá por es­cri­to. Ayu­dó la in­fan­ta Cris­ti­na,

ayu­dó Gar­cía Revenga... Ayu­da­ron to­dos”

“Pe­pe Blan­co me­dió pa­ra que el PSOE de Ba­lea­res

NO PI­DIE­RA UNA co­mi­sión de investigación par­la­men­ta­ria so­bre

el Illes Ba­lears Fò­rum”

— Se­ñor To­rres, ¿va a ir us­ted a la cár­cel?

— Si hay al­go de jus­ti­cia, es­toy con­ven­ci­do de que no. Soy inocen­te y lo pue­do de­mos­trar. El úni­co mie­do que ten­go es que no se­me de­je en­se­ñar las prue­bas, que no se me es­cu­che.

—¿Y su ex­so­cio, Iña­ki Ur­dan­ga­rin, al que le pi­den 19,5 años, irá a pri­sión? — Lo des­co­noz­co. —¿Qué le pa­re­ce la “desimpu­tación” de la in­fan­ta por par­te del fis­cal, que el juez la de­vuel­va al ban­qui­llo acu­sán­do­la de dos de­li­tos fis­ca­les y que Ma­nos Lim­pias re­cla­me pa­ra ella 8 años? —No ten­go na­da que de­cir. —Asu­mu­jer se la con­si­de­ra res­pon­sa­ble del per­so­nal de las em­pre­sas de Nóos. La Fis­ca­lía la acu­sa de blan­queo y plantea una pe­na de dos años de pri­sión. Ma­nos Lim­pias le atri­bu­ye los mis­mos de­li­tos que a us­ted y pi­de 19,5 años.

—Me pa­re­ce ab­so­lu­ta­men­te inade­cua­do y fue­ra de lu­gar.

— El fis­cal y el juez ase­gu­ran que exis­ten mul­ti­tud de co­rreos elec­tró­ni­cos que no ha­cen más que re­fle­jar la im­por­tan­cia y el pa­pel re­le­van­te que po­seía su­mu­jer en re­la­ción a la di­rec­ción y ges­tión dia­ria de las di­fe­ren­tes so­cie­da­des que con­for­ma­ban el en­tra­ma­do del Ins­ti­tu­to Nóos.

— Es­to no es cier­to y lo voy a de­mos­trar.

—¿Qué le pa­re­ce que el fis­cal di­ga que la in­fan­taC­ris­ti­na y Car­lo­sGar­cíaRe­ven­ga eran “sim­ples ele­men­tos de­co­ra­ti­vos” que acep­ta­ron ser miem­bros deNóos?

— Es ab­so­lu­ta­men­te fal­so que fue­ran ele­men­tos de­co­ra­ti­vos.

—¿Va a de­vol­ver us­ted el di­ne­ro pa­ra ate­nuar su pe­na?

— El di­ne­ro se em­pleó pa­ra el fin lí­ci­to pa­ra el que se re­ci­bió y así cons­ta acre­di­ta­do. Yo no ten­go nin­gún pro­ble­ma en ir a jui­cio pa­ra de­mos­trar­lo.

— ¿ Lle­ga­rá a un pac­to an­tes de ir a jui­cio?

—¿Pac­to? ¿Qué pac­to? No hay nin­gún pac­to so­bre la me­sa.

—¿Guar­da in­for­ma­ción des­co­no­ci­da y re­le­van­te pa­ra el jui­cio?

— No guar­do in­for­ma­ción. La que po­seo la he uti­li­za­do y otra que co­noz­co pue­de ser­vir pa­ra afron­tar la acu­sa­ción.

—¿ A quién va a afec­tar? ¿ A los acu­sa­dos? ¿ A la Mo­nar­quía? ¿ A los nuevos re­yes? —A la ver­dad. —¿Se­rá sor­pren­den­te pa­ra la opi­nión pú­bli­ca?

—No voy a de­cir na­da que pue­da leer­se en clave de ame­na­za.

—¿Cree que si hu­bie­ran de­vuel­to en un pri­mer­mo­men­to el di­ne­ro que les so­li­ci­ta­ban hu­bie­ran lle­ga­do has­ta aquí?

— In­sis­to, el di­ne­ro re­ci­bi­do fue lí­ci­to y no en­tien­do lo de la de­vo­lu­ción de al­go que es le­gí­ti­mo.

— A es­tas al­tu­ras, ¿al­guien cree to­da­vía en su inocen­cia?

— Hay al­go que po­ca gen­te re­cuer­da. To­dos nues­tros pro­yec­tos han si­do pú­bli­cos. Cien­tos de per­so­nas los han vis­to, han asis­ti­do, fue­ron nues­tros clien­tes. To­da esa gen­te sa­be per­fec­ta­men­te lo que he­mos he­cho. Lo que pa­sa es que cuan­do al­go tie­ne la mag­ni­tud me­diá­ti­ca de es­te ca­so hay que ser muy va­lien­te pa­ra le­van­tar la voz y de­cir: “Yo no lo veo así”.

— ¿ De qué ha­bría si­do jus­to que les acu­sa­ran?

—Ami jui­cio, de na­da. Si al­guien tie­ne sospechas en al­gún mo­men­to lo ló­gi­co es que in­ves­ti­gue, me pa­re­ce muy bien. Y yo en­can­ta­do de ayu­dar como ya he he­cho. En es­te ca­so na­die ha apor­ta­do­más in­for­ma­ción que yo. —¿No han he­cho en­ton­ces na­da ile­gal? — No. Cons­ti­tui­mos una em­pre­sa de con­sul­to­ría en 2003, Nóos Con­sul­to­ría, que tie­ne un ori­gen muy dis­tin­to al que se ha con­ta­do. Yo era pro­fe­sor de ESA­DE e Iña­ki cur­só un más­ter allí, pe­ro nun­ca coin­ci­di­mos. Le co­no­cí­más tar­de, cuan­do la em­pre­sa en la que él tra­ba­ja­ba, Oc­ta­gon, nos pi­dió al en­ton­ces se­cre­ta­rio de ESA­DE, Mar­cel Pla­ne­llas, y a mí que hi­cié­ra­mos un pro­yec­to de con­sul­to­ría es­tra­té­gi­ca. Iña­ki era uno de nues­tros prin­ci­pa­les in­ter­lo­cu­to­res. Sa­bía­mos que te­nía­mu­cho in­te­rés en de­di­car­se a la con­sul­to­ría en te­mas de pa­tro­ci­nio y mi co­le­ga de ESA­DE nos di­jo: “Oye, tú sa­bes mu­cho de de­por­te y tú de es­tra­te­gia, ¿por qué no unís fuer­zas y ha­céis una con­sul­to­ría de ca­li­dad en te­mas de pa­tro­ci­nio de­por­ti­vo?”.

Cons­ti­tui­mos en el in­vierno de 2002 la em­pre­sa Nóos Con­sul­to­ría y en 2003 em­pie­zan a pu­bli­car­se no­ti­cias ne­ga­ti­vas so­bre el he­cho de que Iña­ki se de­di­que a te­mas de con­sul­to­ría en em­pre­sas pri­va­das. No­so­tros pen­sá­ba­mos que, como él no co­bra­ba de laCa­saReal y era un pro­fe­sio­nal in­de­pen­dien­te, po­día tra­ba­jar como cual­quier con­sul­tor. Pe­ro re­sul­ta que no, que no po­día ser tan in­de­pen­dien­te ni ha­cer cual­quier co­sa.

—Y en­ton­ces crea­ron el Ins­ti­tu­to Nóos.

— Ca­sa Real ma­ni­fes­tó que, más que de­di­car­se a con­sul­to­ría con em­pre­sas pri­va­das, se­ría bueno que tra­ba­ja­ra en te­mas de in­te­rés ge­ne­ral. Se crea­ron dos gru­pos de tra­ba­jo: uno con gen­te de Zar­zue­la, como Carlos Gar­cía Revenga, y otro con pro­fe­so­res de ESA­DE, pa­ra ver qué se po­día ha­cer y de ahí sur­gió la idea de que Iña­ki li­de­ra­se al­gún ti­po de ins­ti­tu­ción que hi­cie­ra pu­bli­ca­cio­nes, in­ves­ti­ga­cio­nes, con­gre­sos y que los be­ne­fi­cia­rios no fue­ran em­pre­sas con­cre­tas, sino co­lec­ti­vos am­plios. Lo vi­mos muy ló­gi­co y muy in­tere­san­te. Es­te es un pro­yec­to de Iña­ki, im­pul­sa­do por Ca­sa Real, y los que le co­no­ce­mos co­la­bo­ra­mos. Mien­tras que Nóos Con­sul­to­ría era una em­pre­sa en la que dos so­cios, él y yo, te­nía­mos ca­da uno el 50 por cien­to, el Ins­ti­tu­to Nóos es una aso­cia­ción de pro­fe­sio­na­les cons­ti­tui­da ini­cial­men­te con cin­co so­cios fun­da­do­res: Iña­ki Ur­dan­ga­rin, yo, la in­fan­ta Cris­ti­na, su ase­sor, Carlos Gar­cía Revenga, y Mi­guel Te­jei­ro, que es mi cu­ña­do, pe­ro era tam­bién des­de ha­cía tiem­po el ase­sor fis­cal de Iña­ki y Cris­ti­na. La jun­ta di­rec­ti­va es­tá for­ma­da por los­mis­mos cin­co so­cios. Por lo tan­to, el Ins­ti­tu­to Nóos es­ta­ba con­tro­la­do por­ma­yo­ría ab­so­lu­ta por miem­bros que tra­ba­jan pa­ra la Ca­sa Real. Des­de la aso­cia­ción Ins­ti­tu­to Nóos hi­ci­mos in­ves­ti­ga­cio­nes, se­mi­na­rios, con­gre­sos... Co­sas que uno no ha­ce pa­ra ga­nar di­ne­ro. Tie­nes mu­cha suer­te si cu­bres los gas­tos.

— Sin em­bar­go, a tra­vés de es­ta aso­cia­ción, que ter­mi­nó de­di­cán­do­se a la or­ga­ni­za­ción de con­gre­sos, in­gre­sa­ron en cua­tro años más de seis mi­llo­nes de eu­ros pro­ce­den­tes de Ad­mi­nis­tra­cio­nes Pú­bli­cas.

— El Ins­ti­tu­to Nóos fac­tu­ró en 2004 1.200.000 eu­ros. En 2005, 2,9 mi­llo­nes. En 2006 jus­to tres mi­llo­nes. En 2007, 2,2 mi­llo­nes. Ca­si diez mi­llo­nes en to­tal. Pe­ro en es­ta can­ti­dad hay pro­yec­tos de investigación, pu­bli­ca­cio­nes... Y es ver­dad que du­ran­te dos años una bue­na par­te de la ac­ti­vi­dad del Ins­ti­tu­to se cen­tró en las cum­bres de Valencia y Ba­lea­res, co­sa que es­ta­ba den­tro de la­mi­sión fun­da­cio­nal del Ins­ti­tu­to. Yo he he­cho la grá­fi­ca de mis in­gre­sos en con­sul­to­ría an­tes, du­ran­te y des­pués de tra­ba­jar con Iña­ki y hay una li­ge­ra ba­ja­da en los años que tra­ba­jé con él.

— ¿Cuál era su me­dia de fac­tu­ra­ción cuan­do tra­ba­ja­ba so­lo como con­sul­tor y en el Ins­ti­tu­to Nóos?

— En 2002, cuan­do aún es­ta­ba so­lo, fac­tu­ré unos 850.000 eu­ros. El primer año con Iña­ki la fac­tu­ra­ción por so­cio cae a los 300.000 eu­ros y des­pués cre­ce bas­tan­te en vo­lu­men, pe­ro en ac­ti­vi­da­des que no ge­ne­ran be­ne­fi­cios. En 2009, otra vez ya so­lo, fac­tu­ro al­go­más de 850.000 eu­ros y es­to es con­sul­to­ría pura. Me ga­no­mu­cho me­jor la vida so­lo que en el Ins­ti­tu­toNóos.

— Se­gún el­Fis­cal, los in­gre­sos enNóos en 2005 fue­ron de 3,6 mi­llo­nes de eu­ros. — Fue­ron de ca­si tres. — Así que sí se ga­na­ba bien la vida

“Iña­ki era un pa­que­te: los co­no­ci­mien­tos de­por­ti­vos,

LOS CON­TAC­TOS... ¿ Có­mo pue­des va­lo­rar qué par­te vie­ne del mun­do del

de­por­te o de la Ca­sa Real? Es muy di­fí­cil...”

con Iña­ki. Pe­ro si us­ted cree que no, ¿por qué se aso­ció en­ton­ces con él?

—Prin­ci­pal­men­te por su co­no­ci­mien­to del de­por­te.

— ¿ No por sus con­tac­tos, por su re­la­ción con las Ad­mi­nis­tra­cio­nes Pú­bli­cas y po­si­bles clien­tes? ¿Ha­bría lle­ga­do tan le­jos sin él?

— Evi­den­te­men­te a él era más fá­cil que le con­tes­ta­ran al te­lé­fono. Nos lla­ma­ba mu­chí­si­ma gen­te que te­nía ga­nas de co­no­cer­lo y char­lar con él. Pe­ro yo ha­bía tra­ba­ja­do con al­gu­nas de esas em­pre­sas an­tes. No hay tan­ta di­fe­ren­cia en­tre tra­ba­jar con o sin Iña­ki.

— Así que, se­gún us­ted, ¿ la re­la­ción con la Ca­sa Real era to­tal­men­te irre­le­van­te?

— Iña­ki era un pa­que­te: los co­no­ci­mien­tos de­por­ti­vos, los con­tac­tos... ¿Có­mo pue­des va­lo­rar qué par­te vie­ne del mun­do del de­por­te y qué par­te vie­ne por­que es de la Ca­sa Real? Es muy di­fí­cil...

— Qui­zá por eso se pi­de a los miem­bros de la Fa­mi­lia Real que no ten­gan ne­go­cios pri­va­dos.

—¡Pues que le hu­bie­ran di­cho que no po­día tra­ba­jar! ¡Y al po­bre Iña­ki le hu­bie­ran he­cho un gran fa­vor! ¡Pe­ro es que le di­je­ron que sí, nos lo su­per­vi­sa­ron, nos di­je­ron que es­ta­ba to­do per­fec­to! ¿Y aho­ra nos la­va­mos las ma­nos?

En las Na­vi­da­des de 2002 Ur­dan­ga­rin y To­rres cons­ti­tu­ye­ron Nóos Con­sul­to­ría Es­tra­té­gi­ca. El nom­bre de es­ta so­cie­dad li­mi­ta­da, que com­par­tían al 50%, se con­fun­de con la del Ins­ti­tu­to Nóos, una aso­cia­ción sin áni­mo de lu­cro que con­tra­ta­ba a Nóos Con­sul­to­ría Es­tra­té­gi­ca en mu­chas de sus ac­ti­vi­da­des. No fue la úni­ca. Se­gún el juez, los dos so­cios crea­ron un “en­tra­ma­do de em­pre­sas”, con­sul­to­ras em­pre­sa­ria­les (Shi­riai­ma­su, Vir­tual Stra­te­gies o Ai­zoon, pro­pie­dad de los du­ques de Pal­ma), que emi­tían fac­tu­ras al Ins­ti­tu­to Nóos, “como si hu­bie­ran pres­ta­do ser­vi­cios a la mis­ma, pa­ra va­ciar­la del di­ne­ro pú­bli­co re­ci­bi­do”. Ade­más, les acu­san de ha­ber cru­za­do fac­tu­ras fal­sas en­tre to­das las so­cie­da­des vin­cu­la­das con el fin de re­du­cir ga­nan­cias y evi­tar pa­gar im­pues­tos. Du­ran­te el re­gis­tro de las se­des, la po­li­cía en­con­tró una ano­ta­ción ma­nus­cri­ta que de­cía: “Ob­je­ti­vo: re­du­cir en 275.000 eu­ros el be­ne­fi­cio de Nóos Con­sul­to­ría”.

—El fis­cal y el juez ase­gu­ran­que el 90% de su fac­tu­ra­ción era a or­ga­nis­mos pú­bli­cos y que los fon­dos del Ins­ti­tu­to Nóos aca­ba­ban en sus so­cie­da­des li­mi­ta­das.

“Qui­zá ne­gar­lo to­do y echar­le la cul­pa a los de­más ES UNA ES­TRA­TE­GIA bá­si­ca y es­pe­ra­ble, pe­ro no lo en­tien­do. Lo hi­ci­mos bien, lo su­per­vi­sa­ron y lo po­de­mos de­mos­trar”

—Nóos Con­sul­to­ría, nues­tra em­pre­sa pri­va­da, no se nu­tría del Ins­ti­tu­to, pe­ro le ha­cía tra­ba­jos, como se los ha­cía a otras em­pre­sas, y co­brá­ba­mos por esos tra­ba­jos. Vir­tual, Ai­zoon, Nóos Con­sul­to­ría Es­tra­té­gi­ca son em­pre­sas que han tra­ba­ja­do en con­sul­to­ría, que te­nían em­plea­dos, te­nían clien­tes y que han fac­tu­ra­do por ser­vi­cios pres­ta­dos. Si en un­mo­men­to da­do el Ins­ti­tu­toNóos ha ne­ce­si­ta­do ser­vi­cios y los han pres­ta­do per­so­nas con­tra­ta­das por nues­tras em­pre­sas, lo ile­gal hu­bie­ra si­do que esa em­pre­sa hu­bie­ra em­plea­do su plan­ti­lla pa­ra el Ins­ti­tu­toNóos y no hu­bie­ra emi­ti­do la fac­tu­ra”.

—En de­fi­ni­ti­va: se es­ta­ban con­tra­tan­do a sí mis­mos.

—El Ins­ti­tu­toNóos es­ta­ba con­tra­tan­do a pro­fe­sio­na­les. Al­gu­nos de ellos no te­nían na­da que ver con el Ins­ti­tu­to Nóos, la ma­yo­ría­de ellos sí. Por ejem­plo, el equi­po­que di­se­ñó e im­ple­men­tó el Fò­rum­de Ba­lea­res en 2005 es­ta­ba for­ma­do por 50 per­so­nas, al­gu­nas no te­nían na­da que ver con no­so­tros, pe­ro 20 eran plan­ti­lla de Nóos Con­sul­to­ría. No hay la me­nor du­da de su de­di­ca­ción. Los pue­do mos­trar en fo­to, en ví­deo o apor­tar cien­tos de co­rreos. Y ló­gi­ca­men­te el cos­te de­be tras­la­dar­se al clien­te que, en es­te ca­so, era el Ins­ti­tu­to Nóos.

Así que sus em­pre­sas pri­va­das tra­ba­ja­ban pa­ra el Ins­ti­tu­to Nóos, pe­ro tam­bién pa­ra otras aso­cia­cio­nes o em­pre­sas. Se­gún us­ted, ¿qué por­cen­ta­je de las ga­nan­cias de su em­pre­sa pri­va­da Nóos Con­sul­to­ría Es­tra­té­gi­ca pro­ve­nía del Ins­ti­tu­to Nóos? —Nun­ca ha si­do la par­te ma­yo­ri­ta­ria. Aho­ra­mis­mo no pue­do ser más con­cre­to.

—¿Y el res­to de so­cie­da­des? ¿Qué por­cen­ta­je de sus ga­nan­cias pro­ve­nían del Ins­ti­tu­to Nóos?

—Aho­ra­mis­mono lo sé, no ten­go es­tos da­tos.

—Vol­va­mos a los sa­la­rios. ¿Cuán­to co- bra­ban des­de Nóos Con­sul­to­ría?

— Al prin­ci­pio te­nía­mos un sa­la­rio muy ba­jo que lue­go au­men­tó. En 2003 co­bra­mos 2.100 eu­ros bru­tos al tri­mes­tre. En 2004 fue­ron 9.000 y en 2005, 16.000.

— ¿Y con eso pue­de uno com­prar­se, co­mohi­zoUr­dan­ga­rin, un­pa­la­ce­te­de­más de6mi­llo­nes­de eu­ros y re­for­mar­lo­por 2,5 mi­llo­nes más? ¿Y us­ted una ca­sa va­lo­ra­da en un mi­llón yme­dio de eu­ros, un ve­le­ro y dos co­ches?

— No me co­rres­pon­de a mí ex­pli­car có­mo pu­do Iña­ki com­prar­se el pa­la­ce­te. Yo el pa­tri­mo­nio que ten­go son in­mue­bles ad­qui­ri­dos des­de los años no­ven­ta, an­tes de co­no­cer a Iña­ki, fru­to de­mi aho­rro du­ran­te mu­chos años de­di­cán­do­me a la con­sul­to­ría. Ten­go po­cos vi­cios y he aho­rra­do. ¿Có­mo com­pré mi úl­ti­ma ca­sa? Pues por­que me iban bien las co­sas, ven­dí el pi­so en el que vi­vía y pu­se­mis aho­rros y me hi­po­te­qué al­go­más. Los nú­me­ros son ele­va­dos, pe­ro si eres un con­sul­tor pro­fe­sor de ESA­DE con 20 años de ca­rre­ra pro­fe­sio­nal, les ase­gu­ro que el ban­co da­ba sal­tos de ale­gría.

—¿Di­ría us­ted que Iña­kiUr­dan­ga­rin es una per­so­na am­bi­cio­sa?

— Cuan­do le co­no­cí te­níau­nas ga­nas lo­cas de ser pro­fe­sio­nal­men­te in­de­pen­dien­te, va­ler­se por sí mis­mo, mon­tar al­go pro­pio. En ese­mo­men­to no era una per­so­na es­pe­cial­men­te am­bi­cio­sa en lo eco­nó­mi­co. Es ver­dad que en 2006 se pro­du­jo un cam­bio im­por­tan­te en su ca­rác­ter y en su for­ma de ac­tuar. Pe­ro de eso no voy a ha­blar.

—Re­sul­ta sor­pren­den­te que al­guien que quie­ra­dar ese sal­to, bus­can­do in­de­pen­den­cia per­so­nal, in­clu­ya en la jun­ta di­rec­ti­va del Ins­ti­tu­to Nóos a la in­fan­ta y a su se­cre­ta­rio. So­bre to­do, cuan­do el pro­to­co­lo de Ca­sa Real no per­mi­te a sus­miem­bros for­mar par­te de la jun­ta di­rec­ti­va de una en­ti­dad sin áni­mo de lu­cro has­ta que es­ta no tie­ne una an­da­du­ra de diez años.

—Es­tán por­que era el pro­yec­to de Iña­ki, crea­do por re­co­men­da­ción de Ca­sa Real y ¿có­mo iba a es­tar me­jor acom­pa­ña­do que con los que le su­per­vi­san y apo­yan?

—¿No es­ta­ban como re­cla­mo, pa­ra dar la sen­sa­ción de que el Ins­ti­tu­to Nóos te­nía el se­llo real, de que la Ca­sa Real es­ta­ba de­trás de to­do?

—Pa­ra na­da, pa­ra na­da.

Tie­ne la sen­sa­ción de que Iña­ki Ur­dan­ga­rin pien­sa que se si­guie­ron al dic­ta­do to­das las in­di­ca­cio­nes que vi­nie­ron de Zar­zue­la? —Ab­so­lu­ta­men­te. Él es­ta­ba tan con­ven­ci­do como yo, por­que fue lo que hi­ci­mos. He apor­ta­do al su­ma­rio co­rreos que pue­den pa­re­cer ton­tos, por ejem­plo, uno don­de una se­cre­ta­ria pre­gun­ta al se­cre­ta­rio de la rei­na qué im­pre­so­ras com­prar y que mues­tra el con­tac­to dia­rio con la Ca­sa Real. Si uno pre­gun­ta qué im­pre­so­ras com­prar, ¿có­mo no va a pre­gun­tar por las co­sas im­por­tan­tes?

—Efec­ti­va­men­te, ha apor­ta­do co­rreos con in­fi­ni­dad de de­ta­lles do­més­ti­cos, pe­ro nin­guno en el que se in­for­me a Ca­sa Real de los gran­des pro­yec­tos.

— Sí hay co­rreos di­rec­tos al rey Juan Carlos so­bre el Valencia Sum­mit. Aun­que de la ma­yo­ría de las co­sas se in­for­ma­ba ver­bal­men­te. Iña­ki, la in­fan­ta y Gar­cía Revenga in­for­ma­ban al rey, aun­que yo no es­toy en esas co­mu­ni­ca­cio­nes. Yo me reunía ca­da po­co tiem­po con Iña­ki y Carlos Gar­cía Revenga y le con­tá­ba­mos pro­yec­tos como el Valencia Sum­mit o Illes Ba­lears Fò­rum, con el di­ne­ro que nos iban a dar, to­do... Yél da­ba su opi­nión y de­ci­día. A ve­ces esas reu­nio­nes eran con la in­fan­ta. Sé que de vez en cuan­do, no co­noz­co la fre­cuen­cia, te­nían reu­nio­nes con el rey. Y, tal y como he de­mos­tra­do con al­gu­nos co­rreos, el rey ha­cía ges­tio­nes pa­ra con­se­guir pa­tro­ci­nios o pa­ra que vi­nie­ra una per­so­na­li­dad al Valencia Sum­mit. Ayu­dó pa­ra con­se­guir el pa­tro­ci­nio de Louis Vuit­ton, por ejem­plo. To­do es­to es­tá por es­cri­to y no­me pa­re­ce que ha­ya na­da ma­lo en ello.

—¿Carlos Gar­cía Revenga asis­tía con Iña­ki a reu­nio­nes

con em­pre­sas pre­sen­tán­do­se como “ase­sor de la Ca­sa Real”?

— Sí, a mu­chí­si­mas. Con BMW, con To­yo­ta oMo­tor­press Ibé­ri­ca, por ejem­plo. De he­cho, a mu­chas asis­tía él so­lo. Cuan­do mon­ta­mos elVa­len­cia Sum­mit, Revenga vi­si­tó a va­rios de los po­ten­cia­les pa­tro­ci­na­do­res. Ade­más, en la­ma­yo­ría de los ca­sos, Carlos era ami­go de­mu­chos de ellos.

—¿Y la in­fan­ta Cris­ti­na ha­cía trá­mi­tes di­rec­tos pa­ra Nóos?

— Sí, y no lo di­go afean­do nin­gún com­por­ta­mien­to. La in­fan­ta in­ter­vino, por ejem­plo, en un pro­yec­to con Te­le­fó­ni­ca, otro en Al­ca­lá de He­na­res… ¿Pe­ro cuá­les son las fun­cio­nes de los miem­bros de una jun­ta di­rec­ti­va en una aso­cia­ción de pro­fe­sio­na­les? Apo­yar la mi­sión fun­da­men­tal con sus con­tac­tos, con sus re­cur­sos, con sus ideas… Lo más nor­mal del­mun­do es que los­miem­bros de la jun­ta ayu­den. Ayu­dó la in­fan­ta Cris­ti­na, ayu­dó Carlos Gar­cía Revenga… Ayu­da­ron to­dos.

—Do­ñaC­ris­ti­na, sin em­bar­go, en su­de­cla­ra­ción di­jo que us­te­des se ha­bían vis­to dos ve­ces en cua­tro años —“una co­mi­da y una ce­na pe­ro no­más”—. ¿Es así?

—Yo con­si­de­ra­ba que Iña­ki era­mi ami­go. He­mos via­ja­do mu­cho jun­tos, du­ran­te años he pa­sa­do más ho­ras con él que con mi mu­jer. Ha­blá­ba­mos de los ni­ños, íba­mos a ve­ces jun­tos a bus­car­los… Con Cris­ti­na el con­tac­to ha si­do me­nor, pe­ro tam­bién ha exis­ti­do. Ce­le­bra­mos su cum­plea­ños, al que tam­bién asis­tió la in­fan­ta Ele­na, en el res­tau­ran­te El Jar­dí de l’Aba­des­sa en Bar­ce­lo­na. Fui a su ca­sa bas­tan­tes ve­ces, tan­to al pi­so que es­ta­ba fren­te a ESA­DE como a la ca­sa nue­va… No éra­mos uña y car­ne, pe­ro han ve­ni­do a ce­nar a ca­sa un par de ve­ces, fui­mos to­dos jun­tos a Lan­za­ro­te, a la pla­ya a co­mer con la prin­ce­sa Alexía y su ma­ri­do…

—¿Le sor­pren­dió la de­cla­ra­ción deUr­dan­ga­rin an­te el juez?

— Qui­zá ne­gar­lo to­do y echar­le la cul­pa a los de­más es una es­tra­te­gia de de­fen­sa bá­si­ca y es­pe­ra­ble, pe­ro sin­ce­ra­men­te no lo en­tien­do. Lo hi­ci­mos bien, nos lo su­per­vi­sa­ron, lo po­de­mos de­mos­trar. ¿Por qué hay que de­cir “yo no sa­bía”? Amí no se­me ocu­rri­ría de­cir ni una so­la men­ti­ra por­que, como to­do el­mun­do sa­be, los ser­vi­cios de se­gu­ri­dad del Es­ta­do ve­nían ca­da 15 días, su­per­vi­sa­ban la se­gu­ri­dad y ha­cían co­pias de to­do. Ni pue­do men­tir ni ten­go ra­zo­nes pa­ra ha­cer­lo. Con ex­pli­car­lo es su­fi­cien­te pa­ra ex­cul­par­nos. To­rres ase­gu­ra no ser un di­na­mi­te­ro. Afir­ma con­tun­den­te que se ha vis­to “obli­ga­do” a ilus­trar la ver­dad con de­ce­nas de co­rreos que evi­den­cia­ban el gra­do de co­no­ci­mien­to y par­ti­ci­pa­ción de Ca­sa Real en los ne­go­cios de Ur­dan­ga­rin. Una co­la­bo­ra­ción que ellos han ne­ga­do una y otra vez. Qui­zá uno de los más ex­plí­ci­tos lo es­cri­bía en 2007 el duque de Pal­ma, tras el des­fi­le mi­li­tar del 12 de oc­tu­bre, la úl­ti­ma vez que la Fa­mi­liaReal po­só jun­ta. De Iña­ki Ur­dan­ga­rin a Die­go To­rres, 23.54 ho­ras: “Die­go, a ver si ha­bla­mos ma­ña­na por­que es im­por­tan­te. SM [Su Ma­jes­tad] me ha co­men­ta­do un po­si­ble pa­tro­ci­na­dor im­por­tan­te y al ir­me el domingo quie­ro de­jar­lo en tus ma­nos bien ata­do. Sé que es sá­ba­do, pe­ro se­rá so­lo un mi­nu­to”. Lo que el rey Juan Carlos ha­bía con­se­gui­do eran 110 mi­llo­nes de eu­ros pa­ra pa­tro­ci­nar el pro­yec­to Ay­re, la pues­ta en mar­cha de un nue­vo equi­po de vela, ade­más del Desafío Es­pa­ñol, en la Co­pa de­lA­mé­ri­ca. El­me­ce­nas era el rey de Ara­bia Sau­dí, Ab­da­lá bin Ab­de­la­ziz, gran ami­go del mo­nar­ca.

—El re­ydon Jua­nCar­los ne­go­cióun­pa- tro­ci­nio de 110 mi­llo­nes pa­ra el pro­yec­to Ay­re que fi­nal­men­te no lle­gó a ma­te­ria­li­zar­se. ¿Qué por­cen­ta­je le ha­bría co­rres­pon­di­do a Iña­ki Ur­dan­ga­rin de es­ta can­ti­dad?

— Ay­re es un mag­ní­fi­co ejem­plo de có­mo la Fa­mi­lia Real co­no­cía y apo­ya­ba pro­yec­tos en los que es­ta­ba in­vo­lu­cra­do Iña­ki Ur­dan­ga­rin. El en­ton­ces prín­ci­pe Fe­li­pe pre­si­día el pro­yec­to, la in­fan­ta Cris- ti­na ase­so­ra­ba enun área y la in­fan­taE­le­na en otra, Revenga es­ta­ba in­vo­lu­cra­do en el te­ma y el rey Juan Carlos ha­cía ges­tio­nes pa­ra con­se­guir 110millones de eu­ros. Nun­ca ha­bla­mos de re­tri­bu­cio­nes eco­nó­mi­cas. Lo ra­zo­na­ble en ges­tio­nes de pa­tro­ci­nio es que se fac­tu­re en­tre un 10 y un 15%. Es ver­dad que, por al­gu­nos co­rreos que es­tán en el su­ma­rio, se en­tien­de que Iña­ki es­ta­ba es­pe­ran­do co­brar­lo, aun­que no sé si hu­bie­ra po­di­do ha­cer­lo. En Nóos nun­ca co­brá­ba­mos co­mi­sio­nes.

—¿Me­dió don Juan Carlos en más ne­go­cios ade­más de en el pro­yec­to Ay­re?

—Me cons­ta, por­que he es­ta­do de­lan­te du­ran­te al­gu­nas con­ver­sa­cio­nes te­le­fó­ni­cas, que en nu­me­ro­sas oca­sio­nes Iña­ki le ha co­men­ta­do al­go o le ha pe­di­do ayu­da. Hay otros co­rreos que lo de­mues­tran. Pe­ro ¿qué es un ne­go­cio?

— Con­se­guir 110 mi­llo­nes de eu­ros es un ne­go­cio.

— Sí, eso sí, pe­ro en ge­ne­ral la ayu­da del rey era me­diar pa­ra que al­guien asis­tie­ra, pa­ra que una per­so­na nos es­cu­cha­ra. Es­toy con­ven­ci­do de que co­no­cía la reunión con Ri­ta Bar­be­rá y Francisco Camps en Zar­zue­la. El rey ha he­cho ges­tio­nes y ha ayu­da­do en nu­me­ro­sas oca­sio­nes, pe­ro no es un ne­go­cio que ven­ga a tu cum­bre el di­rec­tor de la Fór­mu­la 1. ¿Es­tá mal que el rey con­si­ga­que sal­ga ade­lan­te un­pro­yec­to es­pa­ñol pa­ra la Co­pa de­lA­mé­ri­ca? Ho­nes­ta­men­te, yo no lo veo mal.

—¿Y si su yerno se hu­bie­ra lle­va­do 11 mi­llo­nes de eu­ros como con­se­cuen­cia de esa ges­tión?

— Eso po­si­ble­men­te ha­bría es­ta­do, como se di­ce aquí, lleig, feo, sí. Pe­ro no su­ce­dió.

—¿Co­no­cía Fe­li­peVI sus ne­go­cios? ¿In­ter­vino de al­gu­na ma­ne­ra?

— Ob­via­men­te pa­ra élno era nin­gún se­cre­to el Ins­ti­tu­to Nóos y pro­yec­tos como el Ille­sBa­lears Fò­ru­moAy­re, al que dio el vis­to bueno pa­ra pre­si­dir­lo, en­tre otros…

— ¿ In­si­núa que apor­ta­rá co­rreos que de­mues­tren la par­ti­ci­pa­ción de Fe­li­pe VI?

—Mi abo­ga­do y yo aportaremos lo que con­si­de­re­mos ne­ce­sa­rio pa­ra mi de­fen­sa. Yno­quie­ro­que es­to se en­tien­da co­mou­na ame­na­za ve­la­da.

“Las cum­bres de Valencia y Ba­lea­res fue­ron de­fi­ci­ta­rias pa­ra el Ins­ti­tu­to Nóos. Pe­ro el

ob­je­ti­vo era ha­cer­las, no lu­crar­se”

Us­ted le di­jo al juez: “Sien­to­mu­cho res­pe­to por la ins­ti­tu­ción mo­nár­qui­ca”. ¿Si­gue te­nién­do­lo?

—No sé qué pue­do con­tes­tar… Leo el su­ma­rio, ato ca­bos y se­me po­nen los pe­los de pun­ta. Por ejem­plo, cuan­do te en­te­ras de que un al­to fun­cio­na­rio del Mi­nis­te­rio de Ha­cien­da, Fe­de­ri­co Ru­bio Car­va­jal, le ha­ce la de­cla­ra­ción a don Juan Carlos pa­ra que en Sui­za no de­cla­re lo que es­tá co­bran-

do­de he­ren­cia… El­mis­mo­que se loha­ce a Iña­ki y Cris­ti­na.

—Valencia y Ba­lea­res fir­ma­ron con us­te­des con­ve­nios pa­ra or­ga­ni­zar con­gre­sos por va­lor de­más de seis mi­llo­nes de eu­ros. Como pres­ta­ción de ser­vi­cios de­be­ría ha­ber­se so­me­ti­do a un con­cur­so pú­bli­co.

—No era una idea que nos com­pra­ban, sino un pa­tro­ci­nio. Y un pa­tro­ci­nio sig­ni­fi­ca: “Si quie­res po­ner tu lo­go aquí, cues­ta tan­to”.

—No ha­bla­mos de las em­pre­sas pri­va­das como La Cai­xa, To­yo­ta o Air Eu­ro­pa que pa­tro­ci­na­ron los even­tos, sino de ad­mi­nis­tra­cio­nes que fir­ma­ban con us­te­des con­ve­nios y que te­nían la obli­ga­ción de sa­car a con­cur­so la eje­cu­ción de las cum­bres de Valencia y Ba­lea­res.

— En mi opi­nión no lo han he­cho mal. Ano­so­tros la Ad­mi­nis­tra­ción Pú­bli­ca nos trans­mi­tió en to­do mo­men­to que era co­rrec­to. Pe­po­te Ba­lles­ter, di­rec­tor ge­ne­ral de De­por­tes en Ba­lea­res, de­cla­ró an­te el juez Cas­tro: “No se po­nían en du­da los pre­cios que fi­ja­ba Nóos”. ¿ Al­gu­na vez al­guien lo hi­zo?

— El pre­cio de un pa­tro­ci­nio siem­pre lo fi­ja el pa­tro­ci­na­do. En ge­ne­ral se ne­go­cia po­co. Te in­tere­sa o no.

— El fis­cal di­ce que los pre­cios eran des­pro­por­cio­na­dos y su cu­ña­do, Mar­co Te­jei­ro, ge­ren­te de Nóos, con­fe­só que los even­tos de Valencia y Ba­lea­res cos­ta­ron un 80% me­nos de lo que se pa­gó por ellos y que us­te­des se re­par­tie­ron el so­bran­te.

—He apor­ta­do to­das y ca­da una de las fac­tu­ras de ca­da uno de los even­tos y cons­te que, se­gún la ley de con­ve­nio, no ten­go nin­gu­na obli­ga­ción de guar­dar­las. Laú­ni­ca jus­ti­fi­ca­ción que de­bo dar al juez es el con­tra­to de pa­tro­ci­nio, es de­cir, mi fac­tu­ra a Valencia o Ba­lea­res. Ten­go que de­mos­trar que he he­cho la ac­ti­vi­dad. Y la ac­ti­vi­dad se reali­zó.

—El fis­cal ase­gu­ra que sí de­be jus­ti­fi­car el des­tino del di­ne­ro, al igual que el en­te pú­bli­co de­be fis­ca­li­zar el desa­rro­llo del con­ve­nio. De he­cho, el juez y el fis­cal ase­gu­ran que de las fac­tu­ras que pre­sen­ta­ron, fal­tan por jus­ti­fi­car unos 700.000 eu­ros en el ca­so de Ba­lea­res y más de 2 mi­llo­nes en el ca­so de Valencia.

—No es cier­to, es­tá to­do so­bra­da­men­te do­cu­men­ta­do en las fac­tu­ras. In­clu­so he­mos pe­di­do que de­cla­ren los pro­vee­do­res pa­ra que con­fir­men su ve­ra­ci­dad y el juz­ga­do lo ha de­ne­ga­do.

—Mu­chos de esos pro­vee­do­res han ase­gu­ra­do­que las fac­tu­ras no se co­rres­pon­den con los tra­ba­jos rea­li­za­dos.

—No es cier­to y pue­do de­mos­trar­lo una por una… Ade­más, las cum­bres de Valencia y Ba­lea­res re­sul­ta­ron de­fi­ci­ta­rias pa­ra el Ins­ti­tu­to Nóos. —¿Cuán­to di­ne­ro han per­di­do? — Hu­bo pér­di­das, es­tá de­mos­tra­do, pe­ro no es al­go sor­pren­den­te. El ob­je­ti­vo era ha­cer la cum­bre, no lu­crar­se.

—El fis­cal no di­ce eso. Por ejem­plo, se- gún sus cálcu­los, el Ins­ti­tu­to Nóos re­ci­bió pa­ra el Valencia Sum­mit 2005, 1.044.000 eu­ros de en­ti­da­des pú­bli­cas. Ade­más de 510.110 eu­ros de com­pa­ñías pri­va­das en con­cep­to de pa­tro­ci­nio. El fis­cal res­ta las fac­tu­ras impu­tables al even­to (375.672 eu­ros) y ase­gu­ra que us­te­des se han apro­pia­do de 1.178.438 eu­ros.

—Es ab­so­lu­ta­men­te fal­so y ade­más es­tá de­mos­tra­do.

— Ha­cien­da cal­cu­la, ade­más, que se emi­tie­ron fac­tu­ras cruzadas, que no res­pon­dían a ser­vi­cios reales, por va­lor de ocho mi­llo­nes de eu­ros. Y que us­ted era quien da­ba las ór­de­nes de ha­cer­las.

— No exis­te nin­gu­na fac­tu­ra emi­ti­da por no­so­tros por tra­ba­jos no rea­li­za­dos. Y se co­rres­pon­den ade­más a pre­cios de mer­ca­do.

— Isabel Vi­lla­lon­ga, sub­se­cre­ta­ria de Pre­si­den­cia de Valencia, se ne­gó a pa­gar­les 123 fac­tu­ras del pro­yec­to Jue­gos Eu­ro­peos (que, por cier­to, nun­ca se ce­le­bró) por con­si­de­rar­las fal­sas. Su­ma­ban ca­si dos mi­llo­nes de eu­ros.

— No es cier­to. Se nos con­tra­tó pa­ra ela­bo­rar un es­tu­dio de via­bi­li­dad y una ho­ja de ru­ta, pa­ra sa­ber qué de­bía ha­cer Valencia si que­ría la or­ga­ni­za­ción de esos jue­gos, nun­ca pa­ra or­ga­ni­zar­los. Hay gas­tos rea­li­za­dos por va­lor de 130.000 eu­ros que no nos han pa­ga­do.

—¿En­ton­ces la se­ño­ra Vi­lla­lon­ga, que le ha en­se­ña­do las fac­tu­ras al juez, mien­te?

— Lo que le pue­do de­cir es que no es ver­dad. En to­do ca­so le ase­gu­ro que no­so­tros no emi­ti­mos fac­tu­ras por va­lor de dos mi­llo­nes de eu­ros.

—Tam­bién se les acu­sa de con­tra­tar em­plea­dos fan­tas­ma. El juez ase­gu­ra que lo ha­cía su mu­jer: con­tra­ta­ba a per­so­nas en pa­ro a pun­to de ju­bi­lar­se pa­ra que co­ti­za­ran los años que les fal­ta­ban en la se­gu­ri­dad so­cial y el di­ne­ro de la nó­mi­na se lo re­par­tían us­ted y su so­cio.

—El Ins­ti­tu­to Nóos no ha te­ni­do em­plea­dos fan­tas­ma.

— Han de­cla­ra­do va­rios y lo han ad­mi­ti­do. Y us­ted mis­mo di­jo an­te el juez que con­tra­ta­ron “por ha­cer­le un fa­vor” a una se­ño­ra sin pa­gar­le, por­que era la ma­dre de una co­no­ci­da.

—No, eso no es así. To­da per­so­na con­tra­ta­da ha pres­ta­do el ser­vi­cio pa­ra el que fue ele­gi­da y se asig­nó a la em­pre­sa co­rres­pon­dien­te en fun­ción del tra­ba­jo. Sí que es ver­dad que hay una dis­cu­sión so­bre una se­rie de em­plea­dos de Ai­zoon, la em­pre­sa de Iña­ki y Cris­ti­na, pe­ro eso es co­sa su­ya. Co­bra­ron de­ce­nas de­mi­llo­nes de di­ne­ro pú­bli­co por­que los di­ri­gen­tes po­lí­ti­cos es­ta­ban dis­pues­tos a pa­gar­les ( Pe­po­te Ba­lles­ter ad­mi­tió: “Ma­tas­me dio la or­den de que to­do lo que vi­nie­ra de Iña­ki re­ci­bie­ra el vis­to bueno”). ¿Qué ga­na­ban los po­lí­ti­cos a cam­bio? ¿Ese acer­ca­mien­to a la Fa­mi­lia Real en qué se sus­tan­cia­ba?

— Es ab­so­lu­ta­men­te fal­so que les di­je­ran que to­do lo que vi­nie­ra de Iña­ki se apro­ba­ra, por­que el pro­pio Pe­po­te nos di­jo que no a mu­chas co­sas. En to­do ca­so, yo no pue­do es­tar en la­men­te de las per­so­nas que to­ma­ron las de­ci­sio­nes, pe­ro lo que hi­cie­ron es pa­tro­ci­nar un even­to y ese even­to res­pon­día a una ne­ce­si­dad real y tu­vo un im­pac­to real po­si­ti­vo.

—¿ Pe­ro los po­lí­ti­cos re­ci­bie­ron al­go a cam­bio de ce­le­brar ese even­to?

—No, no, no, no, no.

—¿Sa­be si el ex­pre­si­den­te del Go­bierno, Jo­sé Luis Ro­drí­guez Za­pa­te­ro, me­dió pa­ra que el PSOE de Ba­lea­res no pi­die­ra una co­mi­sión de investigación par­la­men­ta­ria so­bre el Illes Ba­lears Fò­rum?

— Za­pa­te­ro no. Pe­pe Blan­co, el en­ton­ces vi­ce­se­cre­ta­rio de or­ga­ni­za­ción del PSOE, sí. He apor­ta­do co­rreos que de­mues­tran có­mo hay per­so­nas im­por­tan­tes del PSOE que hi­cie­ron ges­tio­nes con el je­fe de la Ca­sa Real.

—¿Quién acon­se­jó a Iña­ki Ur­dan­ga­rin que pa­ra cier­tos ne­go­cios era me­jor que tu­vie­ra cuen­tas en el ex­tran­je­ro?

— Creo que eso de­ben pre­gun­tár­se­lo a él.

—¿Quién era el úl­ti­mo te­ne­dor de esas cuen­tas? ¿ Al­guien de su en­torno más cer­cano? —No les pue­do con­tes­tar a eso. —Y us­ted, ¿por qué te­nía cuen­tas en An­do­rra y Lu­xem­bur­go? El fis­cal lo de­fi­nió como “un aho­rro fis­cal­men­te opaco”.

— Sí, tu­ve una y lue­go tras­pa­sé el di­ne­ro a otra. Y eso es le­gal por­que lo de­cla­ré. Yo te­nía unas cuen­tas en An­do­rra. Lle­gó un mo­men­to en el que pa­re­cía que el mer­ca­do fi­nan­cie­ro se hun­día y en­ton­ces de­ci­dí mo­ver ese di­ne­ro a Lu­xem­bur­go, pe­ro eso no es ile­gal.

—¿Esos in­gre­sos que ha­cía eran pro­ce­den­tes de fon­dos pú­bli­cos de los que se ha­bía apro­pia­do? —No, de nin­gu­na ma­ne­ra. — El fis­cal acu­sa a su mu­jer de ser la per­so­na que eje­cu­ta­ba esos mo­vi­mien­tos de cuen­tas, cons­cien­te de que las so­cie­da­des a las que se in­gre­sa­ba el di­ne­ro, Blos­som Hills y De Goes LTD, eran pan­ta­llas fi­du­cia­rias. —Es fal­so y se de­mos­tra­rá. — Su cu­ña­do, Mar­co Te­jei­ro, ge­ren­te de Nóos, con­fe­só an­te el juez que crea­ron la so­cie­dad Blos­som Hills, en Be­li­ce, y De Goes Cen­ter for Sta­kehol­der Ma­na­ge­ment, en Reino Uni­do, pa­ra des­viar fon­dos ha­cia el ex­tran­je­ro, ocul­tar los ver­da­de­ros be­ne­fi­cios y con­se­guir así una tri­bu­ta­ción fis­cal más be­ne­fi­cio­sa en Es­pa­ña.

—Lo que Mar­co di­jo no es ver­dad y lo sa­be. Su pre­ten­di­da y for­za­da con­fe­sión es un cú­mu­lo de men­ti­ras. Cual­quier per­so­na pue­de ima­gi­nar por qué es­tá min­tien­do en es­te­mo­men­to. La de­ses­pe­ra­ción tie­ne esas co­sas.

—¿Por qué te­nían us­te­des un tes­ta­fe­rro, Gus­ta­vo Al­ber­to New­ton He­rre­ra?

—Yo no te­nía de tes­ta­fe­rro a na­die. To­rres es, por pri­me­ra vez, her­mé­ti­co. Ya le su­ce­dió en su pri­me­ra de­cla­ra­ción an­te lapo­li­cía. Lle­va­ba 40 ho­ras sin dor­mir y sin ape­nas co­mer. Pe­ro pa­re­cía se­reno has­ta­que le ate­na­za­ron las pre­gun­tas so­bre en­tra­ma­dos so­cie­ta­rios, pa­raí­sos fis­ca­les, di­ne­ro cru­zan­do fron­te­ras y tes­ta­fe­rros. Se hi­zo el si­len­cio. “¿Ha per­di­do us­ted la me­mo­ria?”, ob­ser­va­ron an­te él. “Es­to es muy se­rio, ten­go que in­for­mar­me so­bre el te­ma”. Al­gu­nas de es­tas cues­tio­nes si­guen as­fi­xián­do­le.

—¿En to­do es­te tiem­po, al­guien le ha ofre­ci­do ne­go­ciar?

— La úni­ca ofer­ta que se ha he­cho en mi pre­sen­cia ha si­do­por­par­te­del abo­ga­do de Ur­dan­ga­rin, Ma­rio Pas­cual Vi­ves, que me ofre­ció 200.000 eu­ros y un tra­ba­jo en Te­le­fó­ni­ca en Ar­gen­ti­na a cam­bio de asu­mir ma­yor cuo­ta de res­pon­sa­bi­li­dad en el ca­so. Di­je que no. ¿Sa­ben lo­que­me do­le­ría lle­gar a un pac­to y re­co­no­cer al­go que no es ver­dad? Soy rea­cio a cual­quier pac­to­que no sea la ver­dad.

— Se ha ha­bla­do tam­bién de una ne­go­cia­ció­nen la­que us­te­dem­pe­zó­pi­dien­do30 mi­llo­nes y ter­mi­nó dis­pues­to a co­brar seis a cam­bio de car­gar con la res­pon­sa­bi­li­dad.

—Yo no he pe­di­do nin­gu­na can­ti­dad y mi abo­ga­do no ha pe­di­do nin­gu­na can­ti­dad. A no­so­tros sí que se nos han ofre­ci­do can­ti­da­des y las he­mos re­cha­za­do. —¿Cuán­to? — Han lle­ga­do a ofre­cer­nos has­ta un mi­llón. —¿Quién? —No le pue­do con­tes­tar. —¿Y us­ted no le pi­dió pac­tar al fis­cal? —No. — Cuén­te­nos có­mo es Ur­dan­ga­rin.

—Yo he co­no­ci­do dos Iña­kis: el­que tra­ba­ja­ba con­mi­go en Nóos era una per­so­na ex­tro­ver­ti­da y con mu­cha sen­si­bi­li­dad con el equi­po. Yo soy mu­cho­más ana­lí­ti­co, ra­cio­nal, más de leer. Lue­go hay otro Iña­ki, el de des­pués de su sa­li­da de Nóos, del que no quie­ro ha­blar.

—¿Cuán­do fue la úl­ti­ma vez que tu­vie­ron con­tac­to?

—Des­de que dis­cu­ti­mos en 2007 no he vuel­to a ha­blar con él. Có­mo sur­gie­ron las pri­me­ras desave­nen­cias? —No fue una pe­lea con­cre­ta, sino un pe­rio­do de se­pa­ra­ción bas­tan­te lar­go. Iña­ki se frus­tró te­rri­ble­men­te con la sa­li­da de Nóos y se ago­bió por­que aca­ba­ban de com­prar­se la ca­sa y to­da­vía no co­bra­ba de los con­se­jos de ad­mi­nis­tra­ción que le ha­bían pro­me­ti­do. Se pu­so ner­vio­so, em­pe­zó a pe­dir ayu­da eco­nó­mi­ca y se lan­zó a pro­yec­tos con los que yo no es­ta­ba de acuer­do. Se que­ja­ba de que yo me opo­nía, de­que to­do me pa­re­cía mal…

— Pe­ro us­te­des dis­cu­tie­ron por di­ne­ro.

—Es ver­dad que hu­bo una se­ma­na en 2007 en la­que tu­vi­mos dis­cu­sio­nes por te­mas eco­nó­mi­cos. En esa épo­ca ya no tra­ba­já­ba­mos jun­tos y él me re­co­men­dó pa­ra una con­sul­to­ría con Per­nod Ri­card. Yo nun­ca he pe­di­do co­mi­sión por al­go así. Con­si­de­ro que en es­te ne­go­cio fun­cio­na el “hoy por ti yma­ña­na por mí”, pe­ro él sí lohi­zo. Ya­de­más el 50%. Yo le di­je: “Va­mos a ver, ya no so­mos so­cios, te he com­pra­do tu par­te en Nóos Con­sul­to­ría, ya no es­tás en el Ins­ti­tu­to Nóos y soy yo quien pa­ga a mis em­plea­dos. Igual me pue­des pe­dir el 20%, pe­ro si te doy el 50% de la fac­tu­ra­ción, ¡por el amor de Dios, pier­do di­ne­ro! Así, no me pa­ses nin­gún tra­ba­jo más…”. —Y ahí ter­mi­nó su re­la­ción… — Sí. Des­pués le de­jé un men­sa­je en su con­tes­ta­dor di­cién­do­le: “Mi­ra Iña­ki, he­mos si­do ami­gos mu­cho tiem­po, he­mos co­la­bo­ra­do mu­cho jun­tos, creo que es­to que me pi­des no es ra­zo­na­ble, pién­sa­lo y te da­rás cuen­ta”. Pe­ro­me res­pon­dió con un men­sa­je su­per frío: “No te­ne­mos más que ha­blar”, y des­pués le en­vió uno a mi mu­jer de “lo la­men­to mu­cho y adiós”.

—¿ Ha re­ci­bi­do us­ted ame­na­zas, pre­sio­nes?

— He­mos en­con­tra­do pa­pe­les re­mo­vi­dos en el des­pa­cho de­mi abo­ga­do y en­mi do­mi­ci­lio. Un día sa­lí de ca­sa pa­ra lle­var a mi hi­ja al co­le­gio y tu­ve que vol­ver por­que ha­bía ol­vi­da­do al­go. En­con­tré la ins­ta­la­ción eléc­tri­ca del sa­lón des­col­ga­da. No sé

si es­ta­ban po­nien­do el mi­cró­fono o qui­tán­do­lo. Me cons­ta que me han se­gui­do y que se han mon­ta­do dis­po­si­ti­vos po­li­cia­les.

—¿Y us­ted ha ame­na­za­do con ti­rar de la man­ta? —De nin­gu­na ma­ne­ra, nun­ca ja­más. —¿Ha te­mi­do por su vida? —En oca­sio­nes sí. —¿Por qué ha pre­sen­ta­do an­te el juez co­rreos ín­ti­mos de Ur­dan­ga­rin e in­clu­so del rey don Juan Carlos, la rei­na So­fía y Co­rin­na zu Sayn-Witt­gens­tein?

—Nun­ca he apor­ta­do co­rreos ín­ti­mos, son emails pro­fe­sio­na­les en­via­dos des­de la cuen­ta del Ins­ti­tu­to Nóos o que se han de­ja­do en el des­pa­cho y se han em­plea­do pa­ra res­pon­der al juez so­bre pre­gun­tas con­cre­tas. Si Iña­ki le ex­pli­ca a Revenga en un correo elec­tró­ni­co sus pla­nes pro­fe­sio­na­les y a mí se me di­ce que to­do es­to no su­ce­dió, es­toy obli­ga­do a pre­sen­tar ese correo. El co­men­ta­rio jo­co­so de la fir­ma “el Duque Em- Pal­ma-Do” es su pro­ble­ma. Y he­mos en­tre­ga­do so­lo lo jus­to y ne­ce­sa­rio pa­ra pro­bar mi inocen­cia.

—¿Y qué re­le­van­cia te­nían los co­rreos con las su­pues­tas in­fi­de­li­da­des de Iña­ki?

—Pa­ra el ca­so, nin­gu­na. No los he­mos apor­ta­do, ni los he­mos te­ni­do. —¿Las co­no­cía de an­te­mano? —Eso es su vida pri­va­da. Da la sen­sa­ción de que us­ted lle­va­ba to­do es­te tiem­po guar­dan­do es­ta in­for­ma­ción por si la ne­ce­si­ta­ba en un fu­tu­ro. Cu­brién­do­se las es­pal­das.

—No. ¡Qué más que­rría ha­ber guar­da­do yo de for­ma sis­te­má­ti­ca to­das las co­sas! Lo que pa­sa es que he te­ni­do años pa­ra re­vi­sar ar­chi­va­do­res, dis­cos du­ros y re­co­pi­lar la in­for­ma­ción. Ten­go una ín­fi­ma par­te de lo que hu­bo.

— En to­dos es­tos años, ¿al­guien se ha mo­vi­do al­gu­na vez por ven­gan­za?

—Ha ha­bi­do al­gún ca­so que sí, pe­ro no mu­chos.

—¿Yus­ted se ha mo­vi­do al­gu­na vez por ven­gan­za o por in­dig­na­ción?

— In­dig­na­ción he sen­ti­do mu­chas ve­ces, sí, pe­ro in­ten­to ser una per­so­na muy ra­cio­nal. To­do lo que he apor­ta­do te­nía un sen­ti­do, nun­ca he he­cho na­da lle­va­do por la emo­ción.

Co­no­cer a Die­go To­rres ha si­do una ca­rre­ra de re­sis­ten­cia. Ne­ce­si­ta­mos tres años de emails y con­ver­sa­cio­nes te­le­fó­ni­cas pa­ra que acep­ta­ra ver­nos. Des­de en­ton­ces, he­mos te­ni­do de­ce­nas de en­cuen­tros pa­ra ob­ser­var có­mo es el hom­bre al que la gen­te mi­ra con des­ca­ro pa­sear con an­dar bam­bo­lean­te; el se­ñor que, in­ge­nuo, se ha de­ja­do cre­cer la bar­ba pa­ra ocul­tar su ima­gen pú­bli­ca de mons­truo ven­ga­ti­vo y jus­ti­cie­ro que aquel día des­cen­dió la cues­ta de los juz­ga­dos de Pal­ma en­re­da­do en se­cre­tos. Cons­cien­te de que so­lo se pue­de es­cri­bir de al­guien tra­tan­do de en­ten­der­lo, To­rres pro­pi­ció ci­tas, en días y lu­ga­res di­fe­ren­tes, con tres ti­pos de per­so­nas: los que creen en su inocen­cia y si­guen a su la­do; los que con­fían en él pe­ro du­dan: “Bueno, co­no­ce­mos có­mo es, su va­lía, su exi­gen­cia… Pe­ro cuan­do el río sue­na, agua lle­va… To­dos so­mos hu­ma­nos, igual me­tió la mano, su­cum­bió a la ten­ta­ción”; y los que creen que se ha “pa­sa­do de lis­to” y ha in­ter­pre­ta­do la le­gis­la­ción de una ma­ne­ra que so­lo él ve le­gal. To­dos, sin em­bar­go, lo des­cri­bie­ron de la mis­ma for­ma: un es­tu­dian­te de Ad­mi­nis­tra­ción y Di­rec­ción de em­pre­sas más que in­te­li­gen­te, bri­llan­te, pri­me­ro de su pro­mo­ción; un con­sul­tor hi­per­for­ma­do, au­to­di­dac­ta pro­fun­do que siem­pre iba por de­lan­te de las ten­den­cias del­mer­ca­do, me­tó­di­co, or­ga­ni­za­do, pru­den­te; un hom­bre per­se­ve­ran­te y per­fec­cio­nis­ta pa­ra quien los días no te­nían ho­ras su­fi­cien­tes. Un ami­go po­co so­cia­ble, re­ser­va­do, ho­nes­to e in­so­bor­na­ble, al que no le gus­ta per­der si cree que tie­ne ra­zón y que no se per­do­na­ría a sí­mis­mo ha­ber fa­lla­do a los su­yos. To­dos coin­ci­die­ron tam­bién en una afir­ma­ción: “Si ha he­cho al­go mal, que pa­gue por ello, pe­ro la me­dia­ti­za­ción de la jus­ti­cia, en un pro­ce­so de cua­tro años que aún no ha de­mos­tra­do su cul­pa­bi­li­dad, lo ha des­tro­za­do. A él y a su fa­mi­lia”.

— Des­de que to­do es­ta­lló, ¿có­mo ha cam­bia­do su vida, de qué vi­ve?

— Sin prác­ti­ca­men­te nin­gu­na ac­ti­vi­dad pro­fe­sio­nal des­de que ha em­pe­za­do el ca­so y 24 ho­ras del día de­di­ca­do ami de­fen­sa. Me le­van­to por las ma­ña­nas y lo pri­me­ro que ha­go es abrir la agen­da y mar­car­me los objetivos del día pa­ra el ca­so. La vela me ha en­se­ña­do que cuan­do tie­nes mie­do del tem­po­ral te pa­ra­li­zas y te­mue­res. Pa­ra se­guir ade­lan­te hay que pen­sar so­lo en la si­guien­te ola. Y eso ha­go, aun­que vi­vo si­tua­cio­nes muy, muy di­fí­ci­les. No pue­do pa­gar el agua, la luz o la ca­le­fac­ción y no pue­do po­ner en ven­ta mi ca­sa por­que es­tá em­bar­ga­da.

—¿Cree que va a vol­ver a tra­ba­jar al­gu­na vez en su vida?

—Es­toy ab­so­lu­ta­men­te con­ven­ci­do de que soy inocen­te y pue­do de­mos­trar­lo. Es­pe­ro que bas­te pa­ra po­der vol­ver a tra­ba­jar.

—¿ Có­mo­les va a ex­pli­car es­to a sus dos hi­jos?—Son jo­ven­ci­tos, pe­ro muy ma­du­ros. No ne­ce­si­tan que les ex­pli­que na­da por­que me han vis­to tra­ba­jar mu­cho to­da­mi vida. He te­ni­do una suer­te tre­men­da con ellos. —¿Y su mu­jer? —Mi mu­jer es una per­so­na­muy sen­sa­ta, muy ca­ri­ño­sa, que ges­tio­na­muy bien las emo­cio­nes. Tam­bién ten­go una gran suer­te en eso. Siem­pre he­mos es­ta­do­muy uni­dos. Si no fue­ra así, no sé có­mo lo so­por­ta­ría­mos. Me sien­to muy apo­ya­do por ella. Cuál es su ma­yor mie­do? ¿Qué le ha­ce des­per­tar­se por las no­ches? —Es di­fí­cil. Mi ma­yor mie­do no lo sé. Mi ma­yor preo­cu­pa­ción es po­der ex­pli­car to­do es­to que yo sé. Que soy inocen­te y ten­go ava­lan­chas de prue­bas pa­ra do­cu­men­tar­lo.

—¿Se sien­te ca­paz de sa­lir in­dem­ne de to­do es­to? — Sí, si el sis­te­ma fun­cio­na se­gu­ro que sí. —¿Cuál ha si­do el ma­yor error que ha co­me­ti­do des­de que co­no­ció a Iña­ki? —Ha­ber tra­ba­ja­do con él. —¿Cuál se­ría su fi­nal ideal y jus­to? —La li­bre ab­so­lu­ción. —¿Pe­ro qué cree us­ted que va a pa­sar en reali­dad?

— Es evi­den­te que el ce­re­bro va a de aquí pa­ra allá. Hay mu­chos días que pien­so­que­nos lovamos a lle­var de ca­lle­por­que soy muy ra­cio­nal y no pue­do com­pren­der que no ga­nen la ver­dad y la ra­zón. Pe­ro los me­dios me ha­béis en­se­ña­do que la ver­dad no siem­pre im­por­ta. Im­por­ta la­per­cep­ción.

—¿Se ha sen­ti­doal­gu­na vez trai­cio­na­do por Iña­ki?

— No, me sien­to ab­so­lu­ta­men­te sor­pren­di­do por la lí­nea de de­fen­sa que ha se­gui­do has­ta aho­ra, pe­ro no trai­cio­na­do.

—¿Qué tie­ne que de­cir an­te la idea ge­ne­ra­li­za­da de que us­ted era el lis­to e Iña­ki el ton­to?

— Com­pa­ra­do con al­guno de mis bri­llan­tes co­le­gas yo soy el­más ton­to de los ton­tos. —¿Y com­pa­ra­do con Ur­dan­ga­rin? —Pa­ra na­da. Ni él era el ton­to ni yo el lis­to. �

“Yo te­nía cuen­tas en An­do­rra y lue­go de­ci­dí mo­ver ese di­ne­ro a Lu­xem­bur­go, pe­ro eso no es ile­gal”

PAC­TE­MOS “¿ Pac­to? ¿Qué pac­to?

No hay nin­gún pac­to so­bre la me­sa”, con­tes­ta To­rres cuan­do

se le pre­gun­ta por un acuer­do.

ADECLARAR

Die­go To­rres y su­mu­jer Ana­Ma­ría Te­jei­ro des­cien­den la ram­pa de los juz­ga­dos de Pal­ma en fe­bre­ro de 2013.

FA­MI­LIA REAL Los du­ques de Pal­ma y don Juan Carlos,

du­ran­te los pre­mios Lau­reus en 2006.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.