HONG KONG, UNO Y TRINO

El no­ve­lis­ta HÉCTOR ABAD FA­CIO­LIN­CE des­cu­bre la ciu­dad de las som­bri­llas como ba­las de es­tu­dian­te, de los ri­cos os­ten­to­sos y los po­bres al­ter­na­ti­vos.

Vanity Fair (Spain) - - FIRMA -

Así como hay va­rias Del­his y mu­chos Ma­dri­les (me ex­tra­ña que el DRAE no trai­ga es­ta pa­la­bra), Hong­ko­nes hay más de diez. El que a mí más me gus­ta es el Hon­gKong de los an­ti­cua­rios, pe­ro no voy a re­fe­rir­me a él aquí; me vol­ve­ría eterno. Les con­ta­ré, muy bre­ve­men­te, de otros tres Hong­ko­nes que co­no­cí a me­dia­dos de no­viem­bre de es­te año 14 que ago­ni­za.

El pri­me­ro es unHon­gKong tem­po­ral, pro­vi­sio­nal, el de la­pro­tes­ta es­tu­dian­til. Ydi­go pro­vi­sio­nal por­que es­te pe­da­zo de ciu­dad de ca­lles in­va­di­das, trá­fi­co in­te­rrum­pi­doy­mi­les de som­bri­llas, más pron­to que tar­de tie­ne que ter­mi­nar. No he vis­to nun­ca­ma­ni­fes­tan­tes más se­re­nos, edu­ca­dos e in­clu­so gla­mou­ro­sos. Su sím­bo­lo es un pa­ra­guas abier­to y ama­ri­llo. ¿No es el pa­ra­guas lo opues­to a una pie­dra, au­na­bom­ba­mo­lo­to­voau­na ca­ta­pul­ta? La som­bri­lla es, si mu­cho, un ar­ma de­fen­si­va: de la llu­via, del sol. Ce­rra­do po­dría te­ner al­go de es­pa­da o de po­rra, pe­ro el pa­ra­guas de los es­tu­dian­tes hong­ko­ne­ses es­tá siem­pre abier­to. Fue con pa­ra­guas abier­tos que se de­fen­die­ron­de­los­ga­ses­que­les lan­zóha­ceun mes la po­li­cía. Tan­ta agre­si­vi­dad (de par­te de las fuer­zas­del or­den) no­seha­bía­vis­toha­cía de­ce­nios en­la­pa­cí­fi­ca­ciu­dad. Yme­nos con­tra es­tu­dian­tes que no que­bra­ban vi­tri­nas, que no ti­ra­ban pie­dras ni vol­ca­ban au­tos. So­lo de­cían, en to­no­muy pau­sa­do, que su idea de de­mo­cra­cia era dis­tin­ta a la que te­nían las au­to­ri­da­des del Par­ti­do Co­mu­nis­ta Chino.

Es­tu­ve ha­blan­do con ellos y la pri­me­ra co­sa ex­tra­ña es que in­clu­so ahí, en la ca­lle, pa­ra po­der en­trar al si­tio de reu­nio­nes (una te­la plás­ti­ca so­bre el as­fal­to) es obli­ga­to­rio qui­tar­se los za­pa­tos. To­dos es­tán­des­cal­zos, como en cual­quier sa­lón que se res­pe­te; en una es­qui­na ves es­co­bas y fre­go­nas. Lue­go te ofre­cen té, con agua­muy ca­lien­te que les dan los ve­ci­nos. Y mien­tras to­mas té en ta­ci­tas de por­ce­la­na que sa­can de las mo­chi­las, te ex­pli­can sus­mo­ti­vos. Sa­ben que no los des­alo­ja­ron a la fuer­za pa­ra no aguar la fies­ta del Fo­ro de la Alian­za Pa­cí­fi­co (APEC). Pe­ro sa­ben tam­bién que des­pués de­lFo­ro ten­drán que lle­gar a un acuer­do.

Del Hon­gKong de los es­tu­dian­tes pa­sé un ins­tan­te­alHon­gKong­de los­mi­llo­na­rios chi­nos que­vie­ne­na­quí y se­pa­sea­ne­nRoll­sRoy­ce. Com­pran oro y dia­man­tes pues no hay otra ma­ne­ra de es­con­der el di­ne­ro de la co­rrup­ción, y van a ho­te­les fas­tuo­sos que pa­gan en efec­ti­vo, por­que el ma­yor pla­cer de la ri­que­za — pa­ra ellos— con­sis­te en la os­ten­ta­ción. Los tu­ris­tas po­bres, en cam­bio, va­nao­tros si­tios. Asi­tios­don­de a los ri­cos les da­mie­do ir. Los tu­ris­tas con po­cos­me­dios se aglo­me­ran en los hos­ta­les de las cua­tro man­za­nas que ro­dean al in­men­so edi­fi­cio de las Chung­kin­gMan­sions. No hay na­da más ba­ra­to ni na­da­más vi­vo ni na­da­me­nos lim­pio enHon­gKong. Los al­ter­na­ti­vos ha­blan del si­tio con lu­jo de de­ta­lles pa­ra que los ri­cos sien­tan que al­go se es­tán per­dien­do, que es­tán ex­clui­dos de la vida real. Se en­vi­dian mu­tua­men­te. Los ri­cos­creen­queen­sus lu­jos de dia­man­tes, ho­te­les y Rolls- Roy­ce, hay al­go frío y so­so que Chung­king Man­sions no tie­ne. ¿Dón­de es­ta­rá la vida, aquí o allí? Los que com­pran ca­ro creen que no es ahí; los que com­pran ba­ra­to pien­san que no es allá. Los po­bres se dis­fra­zan de ri­cos, y los ri­cos de po­bres, pa­ra ir a cu­rio­sear. Unos y otros ha­cen una so­la co­sa: com­prar. Aquí, Ro­lex au­tén­ti­cos; allá, Ro­lex fal­sos.

La­vi­da, pa­ra­mí, es­táe­no­tra­par­te. Es­tá en los an­ti­cua­rios, sí, pe­ro so­bre to­do en ese ta­piz de plás­ti­co que los ma­ni­fes­tan­tes no pi­san con za­pa­tos, y en su­mo­do pau­sa­do de­dis­cu­tir­mien­tras to­ma­nel téen ta­ci­tas­de por­ce­la­na que sa­can de las mo­chi­las lle­nas de li­bros. �

En la ima­gen, vis­ta de Hong Kong al

atar­de­cer.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.