Éra­se un ‘BON VI­VANT’

Cuan­do An­selm Gui­se se mu­dó a El­mo­re Court, la man­sión in­gle­sa era al­go así como un fes­ti­val eterno. Hoy las co­sas han cam­bia­do...

Vanity Fair (Spain) - - VANITY ZOOM - –SOPHIA MO­NEY- COUTTS

Era el sue­ño de cual­quier sol­te­ro: he­re­dar una ma­jes­tuo­sa ca­sa se­ño­rial y mi­les de acres en el fron­do­so con­da­do de Glou­ces­ters­hi­re ( G. B.), mu­dar­se con sus me­jo­res ami­gos, or­ga­ni­zar fies­tas de tres días y pe­dir co­mi­da rá­pi­da cuan­do to­dos em­pie­zan a es­tar ham­brien­tos. Y es­to hi­zo An­selm Gui­se cuan­do he­re­dó El­mo­re Court de su an­ciano tío, el úl­ti­mo , en 2007. Sir John Gui­se An­selm, de 43 años, es irre­sis­ti­ble­men­te en­can­ta­dor y tan des­preo­cu­pa­do que fue ex­pul­sa­do de la Uni­ver­si­dad de Bris­tol por fal­ta de aten­ción y en­tró en la in­dus­tria de la mú­si­ca. Él es uno de los cua­tro co­fun­da­do­res de Gla­de, un fes­ti­val de ve­rano que se ce­le­bra­ba en Berks­hi­re has­ta que un año fue clau­su­ra­do por las au­to­ri­da­des de­bi­do a la can­ti­dad de dro­gas que allí se con­su­mían. “Siem­pre su­pe que iba a he­re­dar es­te lu­gar y en 2007, dos se­ma­nas an­tes del año de Gla­de, re­ci­bí una lla­ma­da di­cién­do­me que mi tío es­ta­ba muy en­fer­mo, así que tu­ve que ve­nir a El­mo­re”, ex­pli­ca An­selm.

Los Gui­ses han vi­vi­do en El­mo­re Court des­de 1262 y la ca­sa se cons­tru­yó en 1580, aun­que no tie­ne na­da que ver con la ac­tual. “Cuan­do An­selm lle­gó no ha­bía ti­ra­dor en la puer­ta prin­ci­pal ni nin­gu­na ne­ce­si­dad, por­que su tío siem­pre te­nía per­so­nal pa­ra abrir­la an­tes de que lla­ma­ras”, di­ce , de 34

Sa­rah años, la mu­jer de An­selm. Sa­rah es co­fun­da­do­ra del Se­cret Gar­den Party Fes­ti­val y am­bos se co­no­cie­ron en el cir­cui­to mu­si­cal. Na­tu­ral­men­te él le pro­pu­so ma­tri­mo­nio en Glas­ton­bury y se ca­sa­ron en la ca­sa fa­mi­liar de ella en Lan­cas­hi­re, en 2011. Cuan­do la jo­ven se mu­dó, en El­mo­re to­da­vía vi­vían los ami­gos hip­pies sol­te­ros de

An­selm. “En2009, or­ga­ni­za­mos una fies­ta con 350 per­so­nas y vino la po­li­cía pa­ra de­cir­nos que el rui­do era in­so­por­ta­ble y de­bía­mos fi­na­li­zar­la. Pe­ro el­mis­mo po­li­cía se ca­só aquí”, cuen­ta él son­rien­do.

Cla­ro que con las fies­tas no se pa­gan las fac­tu­ras. Y aun­que el tío de An­selm se preo­cu­pó de man­te­ner con­ten­to al per­so­nal du­ran­te los trein­ta años que vi­vió en El­mo­re y les pa­ga­ba re­li­gio­sa­men­te, la ca­sa se de­te­rio­ró. An­selm, Sa­rah y sus ami­gos hip­pies pa­sa­ron mu­chas no­ches al­re­de­dor de la me­sa de la co­ci­na dis­cu­tien­do qué po­dían ha­cer pa­ra sa­lir ade­lan­te. En­ton­ces al­guien men­cio­nó las bo­das. ¡Bin­go!

Los tra­ba­jos de res­tau­ra­ción de la man­sión em­pe­za­ron en 2012 y nue­ve días des­pués Sa­rah tu­vo a su se­gun­da hi­ja,

( ya te­nían un hi­jo, , na­ci­do Ly­ra Wyl­der en 2010). “Fue una pe­sa­di­lla. Ha­bía por lo­me­nos 50 obre­ros por to­das par­tes y en su ma­yo­ría eran mu­cha­chos con los que coin­ci­día­mos en los fes­ti­va­les, por lo que no te­nían dón­de vi­vir y dor­mían en nues­tros so­fás”, di­ce Sa­rah.

Nue­ve me­ses des­pués se com­ple­tó la re­no­va­ción, que cos­tó al­go más de 1.800.000 eu­ros. El sa­lón de bai­le, cons­trui­do en un edi­fi­cio apar­te, es una crea­ción ecológica del ar­tis­ta bri­tá­ni­co

. Y los ami­gos sol­te­ros de Bru­ce Mun­ro An­selm se han ido. Bueno, ca­si to­dos. Uno de ellos vi­ve en El­mo­re y ha em­pe­za­do a tra­ba­jar como di­rec­tor de even­tos de la man­sión.

VI­DAS PRI­VA­DAS

An se l m y S a rah Gu i se

AYER Y HOY Arri­ba, An­selm Gui­se y su mu­jer Sa­rah con sus hi­jos Ly­ra yWyl­der po­san en el Gran Hall de El­mo­re Court. So­bre es­tas lí­neas, las cam­pa­nas ori­gi­na­les pa­ra lla­mar al ser­vi­cio. A la iz­da., la puer­ta de en­tra­da del si­glo XIV res­tau­ra­da ha­ce dos años.

DI­NAS­TÍA A la iz­quier­da, la chi­me­nea que de­co­ra el sa­lón prin­ci­pal. Arri­ba, los so­fás y si­llo­nes que se con­ser­van des­de el si­glo XVII. A la de­re­cha, los pro­pie­ta­rios de la man­sión El­mo­re Court, An­selm y Sa­rah Gui­se, en su mo­to­ci­cle­ta de co­lec­cio­nis­ta. Abajo, la im­pre­sio­nan­te cris­ta­le­ra de­co­ra­da con los es­cu­dos de ar­mas no­bi­lia­rios de la fa­mi­lia Gui­se a tra­vés de los si­glos.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.