¡ Fe­liz San Des-Va­len­tín!

Su­pe­ra­da la tre­gua na­vi­de­ña y pa­sa­do San Va­len­tín, to­ca pre­sen­tar la de­man­da de di­vor­cio. Y ce­le­brar­lo con una D-Day Party, la nue­va mo­da­li­dad de fies­ta te­má­ti­ca que arra­sa en­tre la éli­te neo­yor­qui­na.

Vanity Fair (Spain) - - VANITY ZOOM -

Se le co­no­ce como el nue­vo Día D: el primer día há­bil des­pués de San Va­len­tín, cuan­do los te­lé­fo­nos de los dis­tin­gui­dos des­pa­chos de los abo­ga­dos ma­tri­mo­nia­lis­tas más fa­mo­sos de Man­hat­tan em­pie­zan a so­nar como si de un lo­cu­to­rio pa­ra in­mi­gran­tes se tra­ta­se. La ex­pli­ca­ción al inusi­ta­do vo­lu­men de lla­ma­das es que, a al­gu­nos clien­tes, la idea de po­ner fin a su ma­tri­mo­nio les ron­da la ca­be­za des­de ha­ce tiem­po; pe­ro son los ex­ce­sos del día de los enamo­ra­dos los que re­vien­tan el ter­mos­ta­to de la re­la­ción.

Mu­chos con­si­de­ran como pe­río­do de tre­gua el que abar­ca de las Na­vi­da­des a Año Nue­vo: es de te­rri­ble mal gus­to rom­per con al­guien en fe­chas tan emo­ti­vas. Si la de­ci­sión no se ha to­ma­do con an­te­rio­ri­dad, hay que es­pe­rar a que ex­pi­re la úl­ti­ma co­pa de cham­pán, se aca­ben los bom­bo­nes en for­ma de co­ra­zón y se ago­ten las tar­je­tas Hall­mark con osi­tos que se abra­zan an­te una pues­ta de sol pa­ra des­pa­re­jar­se fi­nal y cons­cien­te­men­te. El te­ma es­tá to­man­do un ca­riz tal que em­pie­zan a pro­li­fe­rar las fies­tas Día D, ce­le­bra­cio­nes te­má­ti­cas pa­ra le­van­tar el áni­mo de los di­vor­cia­dos, y que ya se co­no­cen como las más sal­va­jes del año. Ten­go una ami­ga que ve­nía pla­nean­do su D-Day Party des­de ha­cía años. Ru­bia, es­plén­di­da y ro­zan­do los 40, sa­bía que su ma­ri­do, un co­no­ci­do po­pe de Wall Street con dos ex­mu­je­res en su ha­ber, aca­ba­ría por re­em­pla­zar­la por al­guien­más jo­ven. Lle­ga­do el­mo­men­to, sin ren­co­res, y con la cuen­ta del ban­co ex­po­nen­cial­men­te más abul­ta­da que cuan­do lo co­no­ció, un par de años atrás, mi ami­ga or­ga­ni­zó el ága­pe. En cuan­to él se mu­dó a un ho­tel, in­vi­tó al do­mi­ci­lio con­yu­gal en el Up­per East Si­de al ‘quién es quién’ de la ciu­dad, y les di­jo que ba­ja­ran a la cé­le­bre bodega de su to­da­vía­ma­ri­do, que ocu­pa­ba to­do el só­tano, y des­cor­cha­ran a pla­cer.

Por ra­zo­nes ob­vias, na­die re­cuer­da na­da de la fies­ta. Sal­vo que, en un mo­men­to da­do, unos cuan­tos in­vi­ta­dos pa­sa­dos ( pa­sa­dí­si­mos) de co­pas y sus­tan­cias va­rias se que­da­ron atra­pa­dos en el mon­ta­car­gas, y hu­bo que lla­mar a los bom­be­ros. A pe­sar del frío y la nie­ve, el hom­bre que de­rri­bó la puer­ta ( ha­cha en mano) lle­va­ba pan­ta­lo­nes cor­tos, y pa­re­cía sa­ca­do del ca­len­da­rio de bom­be­ros deNue­vaYork; de he­cho, ha­bía si­do por­ta­da en al­gu­na edi­ción an­te­rior. Hoy es el nue­vo ma­ri­do de mi ami­ga. Se mu­da­ron a las afue­ras y es­pe­ran un be­bé. Cuan­do les pre­gun­tan có­mo se co­no­cie­ron, so­lo di­cen que des­pués de Sa­nVa­len­tín. To­do lo de­más es pa­sa­do. �

ILUS­TRA­CIÓN DE PE­PE ME­DI­NA

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.