El ROCK de Chiu­ri & Pic­cio­li

En seis años han lo­gra­do lo que pa­re­cía im­po­si­ble: rein­ven­tar la ele­gan­cia clá­si­ca de la ca­sa, acer­car­la a la ge­ne­ra­ción Ins­ta­gram y su­bir las ven­tas. To­do, con un equi­po de ar­te­sa­nos re­ju­ve­ne­ci­do. Nos en­con­tra­mos en Roma con Ma­ria Gra­zia Chiu­ri y Pier­pao

Vanity Fair (Spain) - - AGENDA -

Be­llo, be­llo, be­llis­si­mo!”, ex­cla­ma Ma­ria Gra­zia Chiu­ri mien­tras una mo­de­lo ca­mi­na len­ta­men­te ha­cia un gru­po de di­se­ña­do­res y estilistas que la con­tem­plan con aten­ción. Lu­ce un ves­ti­do de ga­sa de co­lor cre­ma y for­mas geo­mé­tri­cas, ador­na­do con ex­pre­si­vos sím­bo­los flo­ra­les de sa­tén cho­co­la­te. Se­gun­dos des­pués, me­dia do­ce­na de per­so­nas ata­via­das con in­ma­cu­la­das ba­tas de al­go­dón blan­co en­tran en la sa­la y son­ríen con ti­mi­dez. Chiu­ri y el hom­bre que per­ma­ne­ce sen­ta­do a su la­do, Pier­pao­lo Pic­cio­li, se le­van­tan y aplau­den. El ves­ti­do es una de las crea­cio­nes en fa­se de desa­rro­llo de la colección de al­ta cos­tu­ra oto­ño- in­vierno 2014, que Chiu­ri y Pic­cio­li, di­rec­to­res crea­ti­vos de Va­len­tino, pre­sen­ta­ron en ju­lio en París. Y el aplau­so, el re­co­no­ci­mien­to al es­fuer­zo de los re­cién lle­ga­dos a los ta­lle­res de la mai­son; a los em­plea­dos que han co­si­do los mo­ti­vos en sa­tén con tan­ta de­li­ca­de­za que las pun­ta­das ape­nas se ven. No­va­tos que ofre­cen un as­pec­to de to­do me­nos tra­di­cio­nal.

Pa­ra em­pe­zar, va­rios son hom­bres; has­ta ha­ce po­co, en los ta­lle­res de al­ta cos­tu­ra de Va­len­tino so­lo ha­bía mu­je­res. Tam­bién son sor­pren­den­te­men­te jó­ve­nes pa­ra una in­dus­tria do­mi­na­da por pe­ti­te mains de­más edad. La fir­ma ha te­ni­do que am­pliar su plan­ti­lla pa­ra sa­tis­fa­cer una de­man­da cre­cien­te des­de el nom­bra­mien­to de Chiu­ri y Pic­cio­li, ha­ce seis años. En la ac­tua­li­dad, va­rios de los 67 ar­te­sa­nos de la ca­sa ron­dan los 20 años. Los ta­lle­res bu­llen de jó­ve­nes con bar­ba y chi­cas con de­por­ti­vas fluo­res­cen­tes.

Sus je­fes no pa­re­cen en­con­trar­se fue­ra de lu­gar. Chiu­ri, de 50 años, y Pic­cio­li, de 48, ofre­cen un as­pec­to más cer­cano al de roc­ke­ros in­dies que al de un par de mo­dis­tos de al­ta cos­tu­ra. Las prue­bas de ves­tua­rio se desa­rro­llan ba­jo los tra­vie­sos que­ru­bi­nes que de­co­ran los te­chos del Pa­laz­zo Mig­na­ne­lli, la im­po­nen­te man­sión de fi­na­les del si­glo XVII, jun­to a la Pla­za de Es­pa­ña de Roma, que al­ber­ga des­de 1988 la se­de de Va­len­tino. Los di­se­ña­do­res pa­re­cen ves­ti­dos pa­ra ac­tuar en el Fes­ti­val de Coa­che­lla.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.