IMA­GI­NA UNACASA

El ar­qui­tec­to tai­lan­dés Ku­la­pat Yan­tra­sast ha trans­for­ma­do su ca­sa de Ca­li­for­nia en el me­jor ejem­plo de su al­bo­ro­ta­da ima­gi­na­ción: hor­mi­gón, cris­tal y ace­ro, pa­sión por la na­tu­ra­le­za y una de­co­ra­ción ecléc­ti­ca con va­si­jas pro­ce­den­tes de nau­fra­gios o lám­pa

Vanity Fair (Spain) - - AGENDA -

Ku­la­pat Yan­tra­sast re­cuer­da per­fec­ta­men­te el mo­men­to en el que atis­bó su des­tino como ar­qui­tec­to. Te­nía 10 años. Mien­tras dor­mía en la ca­sa de su fa­mi­lia, en Bang­kok, le des­per­tó el rui­do de una pa­red des­plo­mán­do­se en su dor­mi­to­rio (su pa­dre ha­bía asu­mi­do el re­di­se­ño de la ca­sa). “No fue agra­da­ble— re­co­no­ce Yan­tra­sast—, pe­ro hi­zo que me die­ra cuen­ta de que po­de­mos trans­for­mar nues­tro en­torno”.

Su ca­sa en Ve­ni­ce, Ca­li­for­nia, es prue­ba de ello. Edi­fi­ca­da ha­ce dos años en una par­ce­la de 465me­tros cua­dra­dos, la amal­ga­ma de tres plan­tas de hor­mi­gón, cris­tal y ace­ro des­ta­ca en­tre las sencillas ca­si­tas de ma­de­ra del ve­cin­da­rio. Eri­gi­da en una ca­lle sin sa­li­da, pa­re­ce el bar­co vo­la­dor de una ci­vi­li­za­ción fu­tu­ris­ta que ha­ya echa­do el an­cla en una is­la de in­dí­ge­nas. Una es­truc­tu­ra de po­li­car­bo­na­to so­bre­sa­le del te­ja­do como una pa­sa­re­la de de­sem­bar­co. De­trás hay una grúa que se uti­li­za como mon­ta­car­gas pa­ra su­bir plan­tas en ma­ce­tas y ca­jas de vino a la cu­bier­ta su­pe­rior. Los pa­ne­les tras­lú­ci­dos de co­lor blan­co de las ven­ta­nas del ter­cer pi­so pa­re­cen ve­las. El dor­mi­to­rio prin­ci­pal des­can­sa so­bre el ga­ra­je como si fue­ra la ca­bi­na de man­do, sus­ten­ta­da por el ti­po de co­lum­na de hor­mi­gón que po­dría sos­te­ner un pa­so ele­va­do en una au­to­pis­ta.

Las vi­si­tas en­tran por la se­gun­da plan­ta, des­pués de atra­ve­sar un jar­dín con plan­tas afri­ca­nas, su­bir unas es­ca­le­ras y ro­dear una pis­ci­na que ocu­pa la par­te de­lan­te­ra de la ca­sa como si fue­ra un fo­so. Una pa­red con puer­tas co­rre­de­ras de cris­tal que co­mu­ni­ca la sa­la de es­tar prin­ci­pal con la pis­ci­na tam­bién de­ja en­trar a rá­fa­gas el so­ni­do del océano Pa­cí­fi­co. Esa ex­po­si­ción a la ca­lle no le mo­les­ta a Yan­tra­sast, quien re­co­no­ce que le gus­ta la sen­sa­ción de vi­vir en com­pa­ñía de la ciu­dad y no so­la­men­te en ella. Es­te flui­do in­ter­cam­bio en­tre el in­te­rior y el ex­te­rior se de­be en par­te al le­ga­do de su aso­cia­ción du­ran­te sie­te años con el ar­qui­tec­to ja­po­nés ga­na­dor del pre­mio Pritz­ker Ta­dao An­do. En 1996, des­pués de que Yan­tra­sast, que aho­ra tie­ne 45 años, fi­na­li­za­ra su más­ter y su te­sis doc­to­ral en la Uni­ver­si­dad de To­kio, co­men­zó a tra­ba­jar como tra­duc­tor y ges­tor de pro­yec­tos pa­ra An­do en to­dos sus en­car­gos fue­ra de Ja­pón.

Su primer pro­yec­to fue el Mu­seo de Ar­te Mo­derno de Fort Worth, Te­xas. Con­si­de­ra­do como uno de los me­jo­res ejem­plos de ar­qui­tec­tu­ra de mu­seos en el país, el edi­fi­cio cuen­ta con un in­te­rior que co­nec­ta con el pai­sa­je ex­te­rior: una fi­lo­so­fía que Yan­tra­sast ha adop­ta­do con en­tu­sias­mo. El ar­qui­tec­to tam­bién mues­tra una re­ve­ren­cia ca­si in­fan­til por el hor­mi­gón gris tex­tu­ri­za­do fa­vo­ri­to de An­do. “Me en­can­ta el hor­mi­gón, sí — ad­mi­te—. No me gus­tan las es­truc­tu­ras de ma­te­ria­les cos­to­sos. Cuan­do lle­gué a Es­ta­dos Uni­dos fue lo que me­nos me agra­dó”.

Yan­tra­sast lle­gó a Los Án­ge­les en 2003 y jun­to con Yoi­chi­ro Ha­ko­mo­ri, un an­ti­guo com­pa­ñe­ro de cla­se de To­kio, fun­dó wHY Ar­chi­tec­tu­re en Cul­ver City. En ape­nas 10 años, el ne­go­cio de Yan­tra­sast ha cre­ci­do rá­pi­da­men­te en un sec­tor que sue­le ser len­to a la ho­ra de re­com­pen­sar a los nuevos ta­len­tos. “Di­cen que la ar­qui­tec­tu­ra es una pro­fe­sión de hom­bres de edad avan­za­da — sos­tie­ne Yan­tra­sast—, por­que hay que de­mos­trar ma­du­rez. Y por­que hay que te­ner co­no­ci­mien­tos y ex­pe­rien­cia. Pe­ro yo no he he­cho más que em­pe­zar”.

Yan­tra­sast es­tá sol­te­ro, aun­que no es un so­li­ta­rio. Su vida pro­fe­sio­nal y per­so­nal se dan ci­ta en su ca­sa, que sir­ve de la­bo­ra­to­rio de las ideas que con­ci­be con sus 36 em­plea­dos. Tam­bién es el es­ce­na­rio de en­cuen­tros men­sua­les: char­las pro­ta­go­ni­za­das por al­gún ar­tis­ta o di­se­ña­dor, con be­bi­das sa­ca­das de la ca­ja de he­rra­mien­tas de un me­cá­ni­co que ha­ce las ve­ces de ba­rra. “To­da la ca­sa es­muy há­ga­lo us­ted mis­mo”, co­men­ta con una car­ca­ja­da. Si­llas cu­bier­tas de fiel­tro y lám­pa­ras de pe­lo sin­té­ti­co semezclan con un par de bu­ta­cas au­xi­lia­res pla­tea­das del di­se­ña­dor po­la­co Oskar Zie­ta, una pol­tro­na de car­tón on­du­la­do de Frank Gehry y un si­llón de pa­pel pren­sa­do de pa­nal de abe­ja de To­ku­jin Yos­hio­ka.

La ma­yor par­te de la ca­sa es­tá lle­na de pro­to­ti­pos de HOW, el la­bo­ra­to­rio de di­se­ño que re­pre­sen­ta la H de wHY. “Las co­sas son ca­ras — ex­pli­ca Yan­tra­sast—. Por eso pre­fie­ro di­se­ñar mis pro­pias si­llas y lám­pa­ras”. Un so­fá blan­co que pa­sa de te­ner un la­do a ser do­ble me­dian­te la re­or­ga­ni­za­ción de sus al­moha­do­nes es un ejem­plo de ello. O una­me­sa de di­bu­jo que se pue­de ele­var pa­ra los cóc­te­les y ba­jar pa­ra las ce­nas.

Yan­tra­sast sien­te un ca­ri­ño es­pe­cial por sus ob­je­tos fa­vo­ri­tos: va­si­jas fo­si­li­za­das de un nau­fra­gio, unas he­rra­mien­tas pa­ra te­jer al­fom­bras pro­ve­nien­te de Tur­quía… Gran par­te de su ro­pa la fir­ma Com­me des Ga­rçons, una mar­ca que ad­mi­ra por su di­se­ño de­cons­trui­do: “Me de­bí de com­prar una to­ne­la­da de esas cha­que­tas su­yas que tie­nen las cos­tu­ras al des­cu­bier­to”. Como esas cha­que­tas, ex­pli­ca, su ca­sa no es al­go ter­mi­na­do. “Pa­re­ce una obra en cons­truc­ción”. �

MÍ­NI­MO A la iz­quier­da, el sa­lón con vis­tas a la pis­ci­na. A la de­re­cha, dis­tin­tas

es­tan­cias de la vi­vien­da, de­co­ra­da con ob­je­tos que Yan­tra­sast ha ido

re­co­pi­lan­do.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.