Gol­pes de Efec­to

LAS GRAN­DES CA­SAS COM­PI­TEN POR DE­FI­NIR EL NUE­VO ‘CO­OL’ ( Y AL­GU­NAS LO CON­SI­GUEN)

Vanity Fair (Spain) - - VANIDADES - – RA­QUEL PELÁEZ

Hay una nó­mi­na de di­se­ña­do­res de pri­me­ra lí­nea que lu­chan des­de ha­ce va­rias tem­po­ra­das por con­se­guir eso que in­ven­tó ( y que lo­gra Pra­da Miuc­cia con tan­ta fa­ci­li­dad ca­da vez que se lo pro­po­ne): desafiar lo es­té­ti­ca­men­te co­rrec­to, lo “ele­gan­te”, lo pre­vi­si­ble, sin es­tre­llar­se co­mer­cial­men­te ( y con­ver­tir los des­fi­les en es­pec­tácu­los que co­que­teen tan­to con el pop como con la al­ta cul­tu­ra). Ese re­to es to­da­vía más di­fí­cil si uno tie­ne que li­diar con las tra­zas de un le­ga­do his­tó­ri­co. ¿Có­mo­mi­rar al fu­tu­ro sin re­nun­ciar a las re­fe­ren­cias de ar­chi­vos uni­ver­sal­men­te respetados y mil ve­ces re­in­ter­pre­ta­dos? A es­ta pre­gun­ta con­tes­tan , en

Raf Si­mons Dior, y , en Vuit­ton,

Nicolas Ghes­quiè­re de una for­ma iné­di­ta: mi­ni­ma­lis­mo con un eco fu­tu­ris­ta ( y al­gu­na pin­ce­la­da his­to­ri­cis­ta). Los tiem­pos de la tea­tra­li­dad y la lo­cu­ra del ana­gra­ma de­fi­ni­ti­va­men­te han pa­sa­do. “La colección deDior es elAp­ple Watch de la mo­da”, di­jo el crí­ti­co

Tim

pa­ra re­su­mir la mo­der­ni­dad de lo que aca­ba­ba Blanks de con­tem­plar. Y es que en la ca­rre­ra por lo “co­ol”, los gi­gan­tes del lu­jo ha­cen co­sas in­ve­ro­sí­mi­les:

pro­po­ne pa­ra Bot­te­ga Ve­ne­ta, la fi­rTo­mas Maier ma que ha con­ver­ti­do los te­ji­dos ex­pe­ri­men­ta­les en la nue­va cos­tu­ra, ro­pa de gim­na­sio; y

J. W. An­der­son re­nue­va to­tal­men­te a Loe­we en una me­ta­mor­fo­sis que no se ha de­te­ni­do ni an­te el bol­so Ama­zo­na, que aho­ra es una pie­za de van­guar­dia. Otros so­por­tan la res­pon­sa­bi­li­dad de un nom­bre his­tó­ri­co con fór­mu­las más tri­lla­das, pe­ro igual­men­te efec­ti­vas. en Bur­berry — por

Ch­ris­top­her Bai­ley ejem­plo— abor­da la enési­ma re­vi­sión del trench, de los cua­dros, del ar­chi­co­no­ci­do es­pí­ri­tu bri­tish y del des­fi­le con can­tan­te so­lis­ta; en Cha­nel

Karl vuel­ve a ejer­cer de maes­tro de ce­re­moLa­ger­feld nias de un show que es tan­to una cam­pa­ña pu­bli­ci­ta­ria co­mo­mo­da (elG­rand Pa­lais se con­vir­tió es­ta vez en una ca­lle lle­na de mu­je­res ma­ni­fes­tán­do­se por “sus de­re­chos”); y la pe­núl­ti­ma colección de

(el mun­do aún no sa­bía Fri­da Gian­ni­ni que pron­to aban­do­na­ría Guc­ci) vol­vía a ren­dir ho­me­na­je a una dé­ca­da fan­tás­ti­ca del si­gloXX (en in­vierno fue­ron los se­sen­ta, en pri­ma­ve­ra le ha to­ca­do a los se­ten­ta). La ter­ce­ra vía es la que to­man y

Va­len­tino . Ellos se que­dan con la con­cep­ción Dol­ce & Gab­ba­na an­ti­gua de lo sun­tuo­so, lo ri­co, lo pre­cio­so y no tie­nen mie­do a re­pe­tir­se: adue­ñar­se de la ico­no­gra­fía ita­lia­na una y otra vez y con­ver­tir­la en mo­da es su ofi­cio. Y tam­bién su for­ma de ser mo­der­nos.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.