Ins­pi­ra­ción

el mis­te­rio­so dries van no­ten re­ve­la su ima­gi­na­rio en el mu­seo de su ciu­dad.

Vanity Fair (Spain) - - VANIDADES - – m. DE la cal­za Da

An­tes de que se pu­sie­ran de mo­da las es­tra­te­gias de co­mu­ni­ca­ción her­mé­ti­cas y la fi­gu­ra del di­se­ña­dor inac­ce­si­ble, ya es­ta­ba él. Dries (Am­be­res, 1958) es pre­van No­ten cur­sor de mu­chas co­sas, en­tre ellas de una ac­ti­tud.

Re­ser­va­do, co­rrec­to, la ver­sión del gentle­man del Be­ne­lux, pre­fie­re que sean sus crea­cio­nes las que ha­blen y nos que­de­mos con ga­nas de sa­ber qué di­ría quien se es­con­de de­trás. Por al­go

es coe­táMar­gie­la neo, y bel­ga. Van No­ten for­mó par­te de esa es­pe­cie de revolución es­tu­dian­til que sur­gió de la pres­ti­gio­sa es­cue­la de mo­da de Am­be­res, la Ro­yal Aca­demy, y com­par­tió mi­li­tan­cia den­tro de los Ant­werp Six con otros nom­bres con­so­li­da­dos como o Ann De­meu­le­mees­ter Wal­ter

. Tras ca­si trein­ta años van Bei­ren­donck de ca­rre­ra, de es­tam­pa­dos, exo­tis­mo, lu­jo in­te­lec­tua­li­za­do, el mu­seo de su ciu­dad, el MoMu, le de­di­ca una re­tros­pec­ti­va, Ins­pi­ra­tions, en la que des­ta­pa su ima­gi­na­rio. Con­tem­plar el pa­nel de re­fe­ren­cias de un di­se­ña­dor es lo más pa­re­ci­do a re­bus­car en sus ca­jo­nes pri­va­dos. Un ac­to de ge­ne­ro­si­dad del bel­ga que nos per­mi­te hus­mear en el te­rreno de sus in­quie­tu­des y sus gus­tos. El ro­jo chi­llón de , la is­la de

Roth­ko Ca­pri, los ga­bi­ne­tes de cu­rio­si­da­des re­na­cen­tis­tas... De ahí par­tió to­do.

Re­DoN­Do El di­se­ña­dor bel­ga, abajo, ma­te­ria­li­za su vo­ca­bu­la­rio

es­té­ti­co

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.