Van Gogh

Vanity Fair (Spain) - - IN­VES­TI­GA­CIÓN -

Gogh so­lía chu­par cuan­do re­fle­xio­na­ba), le echa­ban sal al té y has­ta le co­la­ron una ser­pien­te en la ca­ja de pin­tu­ras.

Vin­cent su­frió un aco­so si­mi­lar en to­dos los lu­ga­res en los que re­ca­ló. El pro­pio Re­né ad­mi­tió to­do en su­ma­du­rez. Pe­ro exis­tía otro tes­ti­mo­nio, lar­ga­men­te ol­vi­da­do: el de una da­ma de una fa­mi­lia dis­tin­gui­da de Au­vers que rom­pió la omer­tà del pue­blo al ase­gu­rar que Van Gogh se en­con­tra­ba muy le­jos del tri­gal cuan­do se efec­tuó el dis­pa­ro: es­ta­ba en el ca­mino de la vi­lla de los Se­cré­tan. Re­né ne­gó to­da in­ter­ven­ción en la muer­te. So­lo re­co­no­ció ha­ber­le en­tre­ga­do una pis­to­la que “fun­cio­na­ba cuan­do que­ría”. Fue una cues­tión de “suer­te” que se dis­pa­ra­se ese día. Y ase­gu­ró que ya se ha­bía mar­cha­do de Au­vers cuan­do ocu­rrió el in­ci­den­te. A mi­tad de la tem­po­ra­da es­ti­val, por cier­to. Gogh por ac­ci­den­te. Tam­bién le con­ta­ron que es­tos jó­ve­nes no se lo ha­bían di­cho a la po­li­cía por te­mor a ser acu­sa­dos de ase­si­na­to. Y que el ho­lan­dés de­ci­dió ha­cer un úl­ti­mo ac­to de mar­ti­rio y pro­te­ger­los. El tes­ti­mo­nio de una de las fuen­tes de Re­wald que­dó re­gis­tra­do.

Fi­nal­men­te, ex­pre­sa­mos nues­tro apo­yo a la nue­va teo­ría en un apén­di­ce fi­nal deVan Gogh: The li­fe, re­dac­ta­do co­mo si de un in­for­me ju­rí­di­co se tra­ta­ra. En­tre los ad­mi­ra­do­res de Van Gogh no fue bien re­ci­bi­da. Se ne­ga­ban a que la le­yen­da se ex­tin­guie­ra. “No pue­de ser co­rrec­to”, afir­mó uno de ellos. “Es­te no es el Van Gogh del que ha­bla la can­ción Starry, starry night [del can­tau­tor es­ta­dou­ni­den­se Don McLean]”.

En 2013, dos ex­per­tos vin­cu­la­dos al Mu­seo Van Gogh de Áms­ter­dam, Louis van Til­borgh y Teio Mee­den­dorp, pu­bli­ca­ron una crí­ti­ca ne­ga­ti­va de nues­tro li­bro en The Bur­ling­ton Re­view, una re­vis­ta de ar­te bri­tá­ni­ca. Sus ob­je­cio­nes se ba­sa­ban en una fuen­te de du­do­sa va­li­dez: un pan­fle­to au­to­edi­ta­do por un his­to­ria­dor de Au­vers que ase­gu­ra­ba ha­ber des­cu­bier­to el ar­ma del sui­ci­dio, ilo­ca­li­za­ble des­de ha­cía tiem­po. Su ha­llaz­go ha­bía si­do po­si­ble gra­cias a una des­crip­ción de fi­na­les de los años cin­cuen­ta de Paul hi­jo, que ja­más ha­bía vis­to la he­ri­da de la pis­to­la. Y su te­sis se apo­ya­ba en el aná­li­sis del re­vól­ver de unos pe­ri­tos ba­lís­ti­cos cu­yos nom­bres no de­ta­lla­ban.

El doc­tor Vin­cent Di Maio, uno de los ex­per­tos en ba­lís­ti­ca más re­co­no­ci­dos in­ter­na­cio­nal­men­te, ya ha­bía desa­rro­lla­do una lar­ga y pres­ti­gio­sa ca­rre­ra pro­fe­sio­nal cuan­do, po­cas se­ma­nas des­pués de que con­tac­tá­se­mos con él, al­can­zó una enor­me no­to­rie­dad en Es­ta­dos Uni­dos. Di Maio fue ci­ta­do a de­cla­rar co­mo tes­ti­go cla­ve en el jui­cio de Geor­ge Zim­mer­man. En fe­bre­ro de 2012, Zim­mer­man, un vi­gi­lan­te vo­lun­ta­rio de

una ur­ba­ni­za­ción de Flo­ri­da, ma­tó a ti­ros a Tray­von Mar­tin, un es­tu­dian­te afro­ame­ri­cano de 17 años.

El doc­tor Di Maio ac­ce­dió, re­nun­cian­do a sus ho­no­ra­rios, a com­pa­rar las prue­bas fo­ren­ses que se pre­sen­ta­ban en nues­tro li­bro con la ver­sión de Van Til-borgh y Mee­den­dorp, que con­ce­día gran im­por­tan­cia a la des­crip­ción de la he­ri­da de Paul hi­jo. Es­te des­cri­bió “un círcu­lo ma­rrón y otro mo­ra­do al­re­de­dor” del ori­fi­cio de ba­la.

Ese “círcu­lo mo­ra­do”, se­gún los dos his­to­ria­do­res del ar­te, “era pro­duc­to del im­pac­to de la ba­la, y de­mos­tra­ba que el ar­ma te­nía que ha­ber­se dis­pa­ra­do a que­ma­rro­pa”. Tam­bién afir­ma­ban que la cir­cun­fe­ren­cia ma­rrón “era con­se­cuen­cia de las he­ri­das de pól­vo­ra, e in­di­ca­ba que el ca­ñón se en­con­tra­ba cer­ca del pe­cho”. Con­cluían que, pa­ra ha­ber de­ja­do una mar­ca así, “la zo­na del im­pac­to te­nía que ha­ber es­ta­do des­nu­da”. “¿ O es que al­guien le ha­bía pe­di­do a Van Gogh que se subie­ra la ca­mi­sa?”, aña­dían so­ca­rro­nes.

El doc­tor Di Maio dis­cre­pó en ca­si to­dos los pun­tos. ¿El círcu­lo mo­ra­do? No obe­de­ce a la cor­ta dis­tan­cia en­tre el ar­ma y el cuer­po de Van Gogh. “Se tra­ta de un san­gra­do sub­cu­tá­neo pro­ce­den­te de los va­sos san­guí­neos que atra­vie­sa la ba­la, y sue­le ob­ser­var­se en in­di­vi­duos que no mue­ren de for­ma in­me­dia­ta”, re­dac­tó el ex­per­to en su in­for­me. “Ni su pre­sen­cia ni su au­sen­cia im­pli­can na­da”.

En cuan­to a la cir­cun­fe­ren­cia de to­nos ma­rro­nes, Di Maio ase­gu­ró que “so­lo in­di­ca una en­tra­da de ba­la”. Aun­que se acep­ta­ra la for­ma en que Van Til­borgh y Mee­den­dorp des­cri­bían la he­ri­da, pro­se­guía Di Maio, “a una per­so­na le re­sul­ta­ría su­ma­men­te di­fí­cil dis­pa­rar­se un ti­ro en esa zo­na [el cos­ta­do iz­quier­do] con la mano iz­quier­da. El mé­to­do más sen­ci­llo con­sis­ti­ría en ro­dear con los de­dos la par­te pos­te­rior de la em­pu­ña­du­ra, y ac­cio­nar el ar­ma con el pul­gar. Qui­zá ten­dría que ha­ber­la apo­ya­do en la mano de­re­cha pa­ra es­ta­bi­li­zar­la. Dis­pa­rar con la mano de­re­cha se­ría to­da­vía más ab­sur­do: ha­bría si­do ne­ce­sa­rio co­lo­car el bra­zo de­re­cho por en­ci­ma del pe­cho y, de nue­vo, ro­dear la par­te pos­te­rior de la em­pu­ña­du­ra con los de­dos; tam­bién ac­cio­nar el ar­ma con el pul­gar, y qui­zá des­pués sos­te­ner­la con la mano iz­quier­da pa­ra es­ta­bi­li­zar­la”. Van Gogh era dies­tro.

En am­bas hi­pó­te­sis, ob­ser­vó Di Maio, “la per­so­na pre­sen­ta­ría que­ma­du­ras de pól­vo­ra en la pal­ma de la mano que hu­bie­ra sos­te­ni­do el ar­ma”. El doc­tor acla­ró que en la dé­ca­da de 1890 los car­tu­chos se car­ga­ban con pól­vo­ra ne­gra; la blan­ca aca­ba­ba de in­ven­tar­se (en 1884) y so­lo se em­plea­ba en cier­tos mo­de­los de ri­fles mi­li­ta­res. “Al que­mar­se, el 56 por cien­to de su­ma­sa se con­vier­te en un re­si­duo só­li­do, por eso las he­ri­das in­fli­gi­das a que­ma­rro­pa con pól­vo­ra ne­gra pre­sen­tan un as­pec­to­muy su­cio”, ex­pli­có Di Maio.

Si Van Gogh hu­bie­se apre­ta­do el ga­ti­llo, aún en una de las ex­tra­ñas con­tor­sio­nes que la lo­ca­li­za­ción de la he­ri­da dic­ta­ba, tal y co­mo pre­ten­dían Van Til­borghy Mee­den­dorp (mien­tras, ade­más, se subía la ca­mi­sa), “lo más pro­ba­ble es que el ar­ma hu­bie­se es­ta­do en con­tac­to con su cuer­po”, re­ve­la Di Maio. En tal ca­so, “se ha­brían en­con­tra­do ho­llín, pól- vo­ra y que­ma­du­ras en torno a la he­ri­da cu­ya pre­sen­cia ha­bría si­do evi­den­tí­si­ma. No se des­cri­be nin­guno de es­tos ele­men­tos [en los in­for­mes fo­ren­ses], lo que in­di­ca­ría que la bo­ca de la pis­to­la es­ta­ba, co­mo po­co, a una dis­tan­cia de en­tre 30 y 60 cen­tí­me­tros (más cer­ca de 60 que de 30)”. Nin­gu­na de las 12 per­so­nas que, su­pues­ta­men­te, vie­ron al pin­tor en­tre el ba­la­zo y su muer­te, di­jo ha­ber de­tec­ta­do esas “evi­den­tí­si­mas” que­ma­du­ras de pól­vo­ra. ¿ La con­clu­sión de Di Maio? “A te­nor de los in­di­cios mé­di­cos, Van Gogh no se in­fli­gió la he­ri­da. Di­cho de otro mo­do: no se pe­gó un ti­ro”.

Si el pin­tor no dis­pa­ró el ar­ma, ¿quién lo hi­zo? Por un la­do, te­ne­mos a un in­so­len­te jo­ven de 16 años afi­cio­na­do a las his­to­rias de ti­ro­teos del Sal­va­je Oes­te, que es­tá ju­gue­tean­do con el ar­ma le­tal y se ha de­di­ca­do a ator­men­tar al ex­tra­ño pin­tor. Tam­bién con­ta­mos con una tes­ti­go que vio a Van Gogh en el ca­mino que con­du­cía a la vi­lla fa­mi­liar de los Se­cré­tan la no­che del dis­pa­ro; y es­tán los per­sis­ten­tes ru­mo­res lo­ca­les que apun­tan a que el ar­tis­ta no se sui­ci­dó, sino que lo ma­ta­ron unos “mu­cha­chos”; ha­bla­du­rías trans­mi­ti­das por un des­ta­ca­do in­te­lec­tual en los años trein­ta an­tes de que El lo­co del pe­lo ro­jo im­pu­sie­ra otra ver­sión de los acon­te­ci­mien­tos.

Por otro la­do, es­tá el tes­ti­mo­nio fan­ta­sio­so de un ami­go ren­co­ro­so que que­ría dar­se im­por­tan­cia ( Ber­nard), y mu­rió con­ven­ci­do de que Van Gogh le ha­bía arre­ba­ta­do el re­co­no­ci­mien­to que le co­rres­pon­día. Y los chis­mes di­vul­ga­dos por un an­ciano Paul Ga­chet hi­jo, que se pa­só la vi­da lu­crán­do­se gra­cias a la repu­tación de Van Gogh ( pu­bli­có cró­ni­cas de su re­la­ción con el pin­tor y ven­dió va­rias de sus obras al Mu­seo del Lou­vre). Y co­no­ce­mos las fan­ta­sías, ca­da vez más im­pre­ci­sas, de Ade­li­ne Ra­voux, quien po­só de ni­ña (ate­rro­ri­za­da) pa­ra un re­tra­to rea­li­za­do por un hom­bre ex­tra­ño que de­vino más tar­de en un pin­tor fa­mo­so: una mu­jer que me­dio si­glo des­pués se de­jó lle­var por las le­yen­das de Holly­wood.

Ha­ce años, cuan­do nues­tras in­ves­ti­ga­cio­nes co­men­za­ron a arro­jar las con­clu­sio­nes an­tes ex­pues­tas, un con­ser­va­dor del Mu­seo Van Gogh nos va­ti­ci­nó la suer­te que iban a co­rrer es­tas blas­fe­mias, que con­tra­de­cían la ver­sión ca­nó­ni­ca so­bre la vi­da del pin­tor. “Creo que ha­bría si­do muy pro­pio de Vin­cent lo de pro­te­ger a los chi­cos, y uti­li­zar el ac­ci­den­te co­mo una for­ma ines­pe­ra­da de aca­bar con una vi­da lle­na de pe­nu­rias”, re­co­no­ció vía email. “El ma­yor pro­ble­ma con el que van a en­fren­tar­se cuan­do pu­bli­quen su teo­ría es que el sui­ci­dio ha que­da­do más ome­nos gra­ba­do en el ima­gi­na­rio de va­rias ge­ne­ra­cio­nes has­ta eri­gir­se en una es­pe­cie de ver­dad que no re­quie­re prue­bas. El sui­ci­dio de Van Gogh ha pa­sa­do a ser el fi­nal apo­teó­si­co de la his­to­ria de un már­tir del ar­te. Su co­ro­na de es­pi­nas”. �

“Los in­di­cios mé­di­cos in­di­can que Van Gogh no se pe­gó un ti­ro”, ase­gu­ra el fo­ren­se Vin­cent di Maio

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.