La REI­NA SOY YO

CÓ­MO CON­TRO­LA LETIZIA ZAR­ZUE­LA URDANGARIN, SU GRAN ENEMI­GO YEL FIN DE SU CRI­SIS CO­NEL REY FE­LI­PE

Vanity Fair (Spain) - - PORTADA - Por AL­BER­TO PIN­TE­ÑO Y PA­LO­MAS IMÓN• Fo­to­gra­fía de UXÍO DA VILA

Lle­gó a Pa­la­cio con po­cos apo­yos. Cues­tio­na­da. Y se gran­jeó un enemi­go ma­yor­que el rey Juan Car­los: Iña­ki Urdangarin. Diez años des­pués, y tras sor­tear to­dos los obs­tácu­los, Letizia, la pri­me­ra rei­na ple­be­ya de la Mo­nar­quía es­pa­ño­la, en tan so­lo un año le ha­da do lavuel­ta a las en­cues­tas. Se ha con­ver­ti­do en la ta­bla de sal­va­ción de una ins­ti­tu­ción da­ña­da por los es­cán­da­los . AL­BER­TO PIN­TE­ÑO y PA­LO­MA SI­MÓN ha­blan con sus per­so­nas más cer­ca­nas y des­cu­bren có­mo ha­su­pe­ra­do lac­ri­sis ma­tri­mo­nial con Fe­li­pe... y la­de la pro­pia Co­ro­na.

Seis y cuar­to de la ma­ña­na. Sue­na el des­per­ta­dor en el Pa­be­llón de los Prín­ci­pes. La rei­na re­ci­be a su pe­lu­que­ra de con­fian­za, la mis­ma des­de sus tiem­pos de pre­sen­ta­do­ra en Te­le­vi­sión Es­pa­ño­la. Ya pei­na­da, ba­ja a la co­ci­na pa­ra pre­pa­rar con tran­qui­li­dad el desa­yuno a Leo­nor y So­fía. Es ella quien las des­pier­ta y las vis­te. Ce­rea­les, lác­teos, fru­ta, e in­fu­sio­nes. Un­me­nú con­tun­den­te, pe­ro sano. Mien­tras las ni­ñas se di­ri­gen al co­le­gio, ella apro­ve­cha pa­ra leer la pren­sa y, si hay ac­to ofi­cial, ele­gir ves­ti­do. Así arran­ca una jor­na­da de Letizia. Sin don­ce­llas ni ayu­das de cá­ma­ra. Es la

“Al prin­ci­pio exis­tía una en­ten­te cor­dial, has­ta que Letizia su po­que Iña­ki [Urdangarin] po­nía a Fe­li­pe en con­tra de ella”

tó­ni­ca de un rei­na­do que em­pe­za­ba el 19 de ju­nio de 2014, no sin an­tes su­pe­rar mu­chos es­co­llos.

La pri­me­ra rei­na ple­be­ya de la Mo­nar­quía es­pa­ño­la lle­gó a pa­la­cio cues­tio­na­da. Mu­chos du­da­ban de la ido­nei­dad de una pro­fe­sio­nal de cla­se me­dia, di­vor­cia­da, nie­ta de un ta­xis­ta e hi­ja de una sin­di­ca­lis­ta pa­ra con­traer ma­tri­mo­nio con el he­re­de­ro de la Co­ro­na. Víc­ti­ma del me­nos­pre­cio de un sec­tor de la no­ble­za, en la Fa­mi­lia Real tam­po­co se lo pu­sie­ron fá­cil. Si con sus pa­rien­tes po­lí­ti­cos los víncu­los nun­ca lle­ga­rían a es­tre­char­se, con su sue­gro la fal­ta de sin­to­nía era evi­den­te. To­do cam­bió con la pro­cla­ma­ción. “Úl­ti­ma­men­te, y sub­ra­yo, úl­ti­ma­men­te, don Juan Car­los me ha co­men­ta­do en pri­va­do que Letizia lo es­tá ha­cien­do muy bien”, re­ve­la Fer­nan­do Óne­ga. Aun­que el mo­nar­ca emé­ri­to no era su úni­co opo­nen­te. “Urdangarin siem­pre fue el enemi­go nú­me­ro uno de Letizia en la Fa­mi­lia Real, in­clu­so an­tes de que es­ta­lla­ra el ca­so Nóos”, re­ve­la una per­so­na que co­no­ce des­de ni­ña a la rei­na. “Ni el rey ni las in­fan­tas. Iña­ki”, in­sis­te. An­ta­ño ami­gos y con­fi­den­tes, Cris­ti­na e Iña­ki pa­sa­ron de co­bi­jar en su ca­sa de Bar­ce­lo­na el no­viaz­go en­tre Fe­li­pe y Letizia a ser con­si­de­ra­dos per­so­nas non gra­tas. Es­ta ás­pe­ra re­la­ción con la fa­mi­lia po­lí­ti­ca jun­to al de­cli­ve de una ins­ti­tu­ción to­ca­da por los in­ci­den­tes de Bot­sua­na y la apa­ri­ción de Co­rin­na zu Sayn-Witt­gens­tein pu­sie­ron en ja­que a los en­ton­ces prín­ci­pes. Ten­sio­nes que agra­va­ron una cri­sis ma­tri­mo­nial que tras­cen­dió a los me­dios en 2013. Ru­mo­res tan in­sis­ten­tes que obli­ga­ron a La Zar­zue­la a dar ex­pli­ca­cio­nes. Des­de la Ca­sa Real se ha­bló de “al­ti­ba­jos” en la pa­re­ja. “Sí, atra­ve­sa­ron una cri­sis. Y gor­da. Nos te­mi­mos los peor”, ad­mi­te al­guien que du­ran­te esa épo­ca es­ta­ba muy uni­do a ella.

Nóos, Bot­sua­na, Co­rin­na... Letizia ha sor­tea­do la peor eta­pa de la Mo­nar­quía des­de 1975 y ha sa­bi­do rein­ven­tar­se du­ran­te la úl­ti­ma dé­ca­da. Ha apren­di­do a con­te­ner­se; a li­diar con el pro­to­co­lo y con el per­so­nal de pa­la­cio. A ga­nar­se el fa­vor de la opi­nión pú­bli­ca. Ha pa­sa­do de ser el miem­bro me­nos va­lo­ra­do de la Fa­mi­lia Real a su­pe­rar el 67 por cien­to de po­pu­la­ri­dad en los úl­ti­mos son­deos. En ape­nas un año, se ha eri­gi­do en la fi­gu­ra más vi­si­ble de una ins­ti­tu­ción que atra­ve­sa­ba sus ho­ras más ba­jas. Hoy ro­za los ni­ve­les de acep­ta­ción en­tre la ciu­da­da­nía de los me­jo­res tiem­pos de don Juan Car­los y do­ña So­fía. Cuan­do con­tra­jo ma­tri­mo­nio con Fe­li­pe muy po­cos con­fia­ban en que Letizia se re­ve­la­ría co­mo la ta­bla de sal­va­ción de la Co­ro­na. Hoy, la rei­na es otra. Y la Mo­nar­quía, tam­bién.

En­tre el “Sí, quie­ro” en la Ca­te­dral de la Al­mu­de­na y la “Mo­nar­quía re­no­va­da pa­ra un tiem­po nue­vo” que Fe­li­pe VI pro­cla­mó en su dis­cur­so del pa­sa­do 19 de ju­nio en las Cor­tes me­dian diez años de lu­ces y som­bras. De alegrías con los na- ci­mien­tos de Leo­nor y So­fía; y pe­nas co­mo el fa­lle­ci­mien­to de Éri­ka Or­tiz o de su abue­la En­ri­que­ta. Un lar­go ca­mino ha­cia la pro­cla­ma­ción que, muy po­cos sa­ben, pu­do que­dar trun­ca­do por un ac­ci­den­te que pu­do ser fa­tal.

Su­ce­dió una tar­de llu­vio­sa de oc­tu­bre de 2003. Po­cos días an­tes del anun­cio que lo cam­bia­ría to­do. Co­mo ca­da jor­na­da, Letizia Or­tiz se di­ri­gía des­de Val­de­ber­nar­do a los es­tu­dios de Ra­dio Te­le­vi­sión Es­pa­ño­la, en Ma­drid, pa­ra pre­pa­rar el in­for­ma­ti­vo. “Con­du­cía su pro­pio co­che a gran ve­lo­ci­dad. Le gus­ta­ba co­rrer”, re­cuer­da hoy Alfredo Ur­da­ci. Re­cli­na­do so­bre la si­lla, el que fue­ra su je­fe en el en­te pú­bli­co, re­me­mo­ra el su­ce­so en su des­pa­cho co­mo di­rec­tor de In­for­ma­ti­vos de 13 TV, en Boa­di­lla del Mon­te. “Al sa­lir del tú­nel que en­la­za la M-30 con la ca­lle O´Don­nell la sor­pren­dió una trom­ba de agua. Los vehícu­los se agol­pa­ban en la vía. Ella in­ten­tó fre­nar, sin po­der evi­tar el aqua­pla­ning, y pro­vo­có una co­li­sión múl­ti­ple. ‘Es­tá us­ted vi­va de mi­la­gro, se po­dría ha­ber ma­ta­do’, le re­cri­mi­na­ron los efec­ti­vos del SA­MUR. An­tes que a ellos, Letizia hi­zo una so­la lla­ma­da te­le­fó­ni­ca. Fue al prín­ci­pe Fe­li­pe. Él la cal­mó y en­vió has­ta el lu­gar de los he­chos a dos agen­tes de la Guar­dia Real, que la con­du­je­ron en mo­to a To­rres­pa­ña. Al lle­gar es­ta­ba muy ner­vio­sa. Se to­mó una ti­la y si­guió tra­ba­jan­do to­da la tar­de —ase­gu­ra Ur­da­ci—. Aque­llo le po­día ha­ber cos­ta­do un dis­gus­to”.

Esa no­che, Letizia pre­sen­tó uno de sus úl­ti­mos in­for­ma­ti­vos en Te­le­vi­sión Es­pa­ño­la. El 1 de no­viem­bre la Ca­sa Real emi­tía un co­mu­ni­ca­do en el que anun­cia­ba su com­pro­mi­so con el he-- re­de­ro de la Co­ro­na. Su vi­da da­ba un vuel­co. La fu­tu­ra rei­na de Es­pa­ña de­ja­ría su pro­fe­sión y su pi­so de Mo­ra­ta­laz. Y so­lo vol­ve­ría a con­du­cir en con­ta­das oca­sio­nes.

Su prin­ci­pal co­me­ti­do se­ría adap­tar­se a su nue­vo pa­pel, apren­der a li­diar con el pro­to­co­lo y a desen­vol­ver­se en el en­gra­na­je de La Zar­zue­la. Des­de el prin­ci­pio tu­vo un gru­po de in­con­di­cio­na­les que hoy si­guen a su la­do. En­tre ellos des­ta­ca Jo­sé Ma­nuel Zu­le­ta y Ale­jan­dro. “La per­so­na en quien más con­fía”, con­fir­man des­de Ca­sa Real. El je­fe de la Se­cre­ta­ría de la rei­na, te­nien­te co­ro­nel de Ca­ba­lle­ría, es su mano de­re­cha. Du­que de Abran­tes y mar­qués del Due­ro, acom­pa­ña a Letizia en to­das sus ac­ti­vi­da­des ins­ti­tu­cio­na­les. Siem­pre dos pa­sos por de­trás, el aris­tó­cra­ta y mi­li­tar ob­ser­va. Ja­más in­ter­fie­re. Su dis­cre­ción, ra­ya­na en el her­me­tis­mo, tie­ne en Jor­di Gutiérrez, di­rec­tor de Co­mu­ni­ca­ción de la Ca­sa, su com­ple­men­to. Gutiérrez, pe­rio­dis­ta de for­ma­ción, es quien con­tes­ta las pre­gun­tas in­có­mo­das de ma­ne­ra ta­jan­te, pe­ro con una son­ri­sa. Quien anun­cia que es­ta “Mo­nar­quía re­no­va­da” es tam­bién una “Mo­nar­quía sin ti­tu­la­res dia­rios. Ni los da ni los va a dar. He­mos atra­ve­sa­do una eta­pa de an­sie­dad in­for­ma­ti­va que se tra­du­cía en una no­ti­cia

dia­ria. Que­re­mos re­cu­pe­rar la nor­ma­li­dad ins­ti­tu­cio­nal de ha­ce 20 años”, re­ve­la. La “nor­ma­li­dad” que pre­ce­dió a la tor­men­ta. An­tes de que los es­cán­da­los y la co­rrup­ción al­can­za­ran a la más al­ta ins­ti­tu­ción del Es­ta­do.

Enemi­gos Ín­ti­mos

22 de ju­lio de 2010. El juez Cas­tro, que ins­tru­ye el ca­so Pal­ma Are­na, abre una pie­za se­pa­ra­da pa­ra in­ves­ti­gar las su­pues­tas ac­ti­vi­da­des de­lic­ti­vas del Ins­ti­tu­to Nóos, que pre­si­de Iña­ki Urdangarin. Un año y me­dio más tar­de el du­que de Pal­ma es apar­ta­do de la agen­da ofi­cial de Ca­sa Real por su “com­por­ta­mien­to no ejem­plar”. Des­de el prin­ci­pio, Letizia se pro­te­ge del ma­tri­mo­nio Urdangarin-Bor­bón, re­la­ción que ya se en­con­tra­ba des­gas­ta­da. “Al prin­ci­pio exis­tía una en­ten­te cor­dial, has­ta que Letizia su­po que Iña­ki po­nía a Fe­li­pe en con­tra de ella”, ase­gu­ra un tes­ti­go di­rec­to de es­te de­te­rio­ro en la amis­tad con los du­ques de Pal­ma, da­to que tam­bién co­rro­bo­ra una de las per­so­nas del círcu­lo de con­fian­za de la rei­na. Los co­rreos del ex­ju­ga­dor de ba­lon­mano fil­tra­dos por la pren­sa pu­sie­ron en evi­den­cia, tiem­po des­pués, la mo­fa de la que Letizia era ob­je­to por par­te de su cu­ña­do. “Si an­tes la re­la­ción era fría, tras el ca­so Nóos se hi­zo in­sos­te­ni­ble”, con­ti­núa su alle­ga­do. Evi­ta­ba po­sar co­ne­llos en las fo­tos ofi­cia­les. O lo ha­cía a re­ga­ña­dien­tes. Letizia se ali­neó con la es­tra­te­gia de La Zar­zue­la. “Cuan­do es­ta­lla el Ca­so Nóos, Ra­fael Spot­torno, el en­ton­ces je­fe de la Ca­sa, to­mó una de­ci­sión muy du­ra, pe­ro acer­ta­da: la de apar­tar a Iña­ki Urdangarin y a la in­fan­ta Cris­ti­na de to­da ac­ti­vi­dad ofi­cial”, ex­pli­ca un ex al­to car­go de pa­la­cio. “Tan­to el rey emé­ri­to co­mo el ac­tual tu­vie­ron cla­ro des­de el prin­ci­pio que ha­bía que ais­lar el pro­ble­ma. Des­de en­ton­ces, no creo que ha­yáis vis­to nin­gu­na ima­gen del rey con su her­ma­na”. So­lo se en­con­tra­ron con la opo­si­ción de la rei­na So­fía, que in­sis­tía en man­te­ner la fa­mi­lia uni­da. Tan­to es así, que en la con­me­mo­ra­ción del 50 ani­ver­sa­rio de la muer­te del rey Pa­blo de Gre­cia pu­so en un aprie­to a los en­ton­ces prín­ci­pes de As­tu­rias al con­vo­car tam­bién a la in­fan­ta Cris­ti­na. Fe­li­pe y Letizia hi­cie­ron lo im­po­si­ble por evi­tar una ins­tan­tá­nea jun­tos. “Era un ac­to fa­mi­liar, no ofi­cial. No­pu­di mos ha­cer na­da”, la men­tan des de La Zar­zue­la. Esa mis­ma fuen­te con­fir­ma que en el pri­mer desa­yuno del equi­po tras la pro­cla­ma­ción, en ju­lio de 2014, Jai­me Al­fon­sín, ac­tual je­fe de la Ca­sa, apos­tó por man­te­ner a Cris­ti­na e Iña­ki le­jos. “Nun­ca ha­bla­mos de Bot­sua­na, Co­rin­na o Nóos. Ella es muy dis­cre­ta con eso”, ase­gu­ran des­de su círcu­lo más ín­ti­mo.

La re­la­ción de Letizia con la fa­mi­lia de Fe­li­pe “nun­ca fue flui­da”, re­la­ta una per­so­na del en­torno más cer­cano del rey. “Yaho­ra es dis­tan­te”, aña­de. “En las dos úni­cas oca­sio­nes en las que coin­ci­dí con la to­da­vía prin­ce­sa de As­tu­rias ella se­mos­tró ten­sa y en­va­ra­da. Tor­pe. En la bo­da del prín­ci­pe Ni­co­lás de Gre­cia y Ta­tia­na Blat­nik, en agos­to de 2010, una ce­le­bra­ción es­tric­ta­men­te fa­mi­liar, sin pren­sa, en la is­la grie­ga de Spet­ses, se le­van­tó en me­dio de la ce­na pa­ra sen­tar­se jun­to a su ma­ri­do. Nin­gún ma­tri­mo­nio com­par­tía me­sa. Nos que­da­mos ató­ni­tos”, re­cuer­da una in­vi­ta­da a la bo­da.

El pe­rio­dis­ta Fer­nan­do Óne­ga, que vi­si­tó con fre­cuen­cia al rey Juan Car­los pa­ra la pre­pa­ra­ción del li­bro El hom­bre que pu­do rei­nar, ase­gu­ra que “la úl­ti­ma opor­tu­ni­dad de en­cuen­tro fa­mi­liar se­pro­du­jo en Na­vi­dad. Al fi­nal, no se con­su­mó. Enun­mo­men­to da­do, Fe­li­pe le di­jo a don Juan Car­los: ‘De­bo te­le­fo­near a Cris­ti­na pa­ra pe­dir­le que no ven­ga’. Y su pa­dre le con­tes­tó: ‘Esa lla­ma­da la ten­go que ha­cer yo’. Pe­ro­la lla­ma­da no­se pro­du­jo”. “Ni Fe­li­pe ni Letizia asis­tie­ron a la fies­ta de Na­vi­dad que ofre­ció la in­fan­ta

Pi­lar en su ca­sa de Puer­ta de Hie­rro”, ates­ti­gua un fa­mi­liar cer­cano, que con­fir­ma que en­tre el rey y su her­ma­na el con­tac­to es inexis­ten­te. To­do lo con­tra­rio que con los Or­tiz-Ro­ca­so­lano. Pa­lo­ma Ro­ca­so­lano es uno de los pun­ta­les de Letizia. “Aun­que cui­da a su pa­dre, con quien vi­ve, le ayu­da con sus hi­jas”, cons­ta­ta una de las per­so­nas que ha fre­cuen­ta­do a Pa­lo­ma. El pa­dre de la rei­na, el pe­rio­dis­ta Je­sús Or­tiz, si­gue tam­bién de cer­ca los pro­gre­sos de Leo­nor y So­fía, y has­ta se las ha lle­va­do de via­je a Can­ta­bria. El círcu­lo ín­ti­mo de Letizia, más allá de su fa­mi­lia, lo con­for­man sus ami­gas de siem­pre, to­das pe­rio­dis­tas. Un gru­po de fie­les que, in­sis­ten, “no ha­blan de tra­ba­jo con la rei­na”. Se sue­len re­unir ca­da dos se­ma­nas, bien en ca­sa de al­gu­na de ellas, bien en un res­tau­ran­te. Allí es Letizia, a se­cas.

Un Des­pa­cho en RTVE

Las lu­ces se aca­ban de apa­gar. Va a dar co­mien­zo la pe­lí­cu­la Dos vi­das, del ale­mán Georg Maas, cuan­do dos per­so­nas irrum­pen en la sa­la de los ci­nes Ideal, en la pla­za Ja­cin­to Be­na­ven­te de Ma­drid. Su som­bra se pro­yec­ta so­bre la pan­ta­lla y al­gún es­pec­ta­dor los re­co­no­ce. Ha­ce so­lo un mes que han si­do pro­cla­ma­dos re­yes. “Des­de que es rei­na sa­le más que nun­ca, otra co­sa es que los pa­pa­raz­zi no lo do­cu­men­ten —ase­gu­ran des­de su en­torno—. Siem­pre la fo­to­gra­fían cuan­do acu­de al ci­ne, o con los pan­ta­lo­nes ro­tos, pe­ro en reali­dad vi­si­ta mu­chí­si­mas ex­po­si­cio­nes de for­ma pri­va­da y sin re­per­cu­sión pú­bli­ca”. ¿Las úl­ti­mas? La de Ni­ko­la Tes­la en la Fun­da­ción Te­le­fó­ni­ca, a la que acu­dió con el rey y sus hi­jas; y Me­ta­mor­fo­sis. Vi­sio­nes fan­tás­ti­cas de Sta­re­witch, Švank­ma­jer y los her­ma­nos Quay, en La Ca­sa En­cen­di­da. “Me di­jo con en­tu­sias­mo que es­ta­ban mu­chos de sus re­fe­ren­tes cul­tu­ra­les: Wal­ser, Kaf­ka, Bau­de­lai­re, Pa­so­li­ni... In­sis­tió mu­cho en que fue­ra a ver­la. Es­tá muy pen­dien­te de la vi­da cul­tu­ral de Ma­drid y cuan­do tie­ne un hue­co a me­dio­día apro­ve­cha pa­ra acu­dir a es­te ti­po de ci­tas”, re­ve­la Ma-tías Ro­drí­guez, co­di­rec­tor de la em­pre­sa de RRPP Muy Per­so­nal Co­mu­ni­ca­ción y ami­go des­de su épo­ca de pe­rio­dis­ta en RTVE. Los re­yes ce­nan en res­tau­ran­tes del ba­rrio de Jus­ti­cia o de Las Le­tras; se sor­pren­den con el ci­ne de Car­los Ver­mut o el hu­mor del Ul­tras­how de Mi­guel No­gue­ra, o leen las no­ve­las de Agus­tín Fer­nán­dez Ma­llo. En su tiem­po li­bre tam­bién fre­cuen­tan el Tea­tro Real, han si­do es­pec­ta­do­res de obras co­mo la adap­ta­ción ope­rís­ti­ca de Bro­ke­back Moun­tain y Tris­tán e Isol­da.

Gus­tos que Letizia in­tro­du­jo en la pa­re­ja y a los­que no qui­so re­nun­ciar co­mo hi­zo con su pro­fe­sión. Aun­que hu­bo un tiem­po, po­co an­tes de la bo­da real, en el que has­ta se lle­gó a plan­tear la po­si­bi­li­dad de que la hoy rei­na con­ti­nua­se con su tra­ba­jo. “Ella in­ten­tó se­guir ejer­cien­do co­mo pe­rio­dis­ta. Du­ran­te tres se­ma­nas reali­zó lla­ma­das in­sis­ten­te­men­te, pro­po­nien­do in­clu­so ocu­par pues­tos sin gran re­le­van­cia. El en­ton­ces di­rec­tor de RTVE, Jo­sé An­to­nio Sán­chez, y yo nos reuni­mos con La Zar­zue­la pa­ra va­lo­rar las op­cio­nes, una de las cua­les con­sis­tía en ha­bi­li­tar un des­pa­cho des­de el que Letizia di­ri­gie­se pro­gra­mas es­pe­cia­les. Pe­ro era ca­si im­po­si­ble man­te­ner en se­cre­to en qué iba a es­tar tra­ba­jan­do la prin­ce­sa de As­tu­rias. To­do aca­ba­ría por mag­ni­fi­car­se. El asun­to se lle­gó a con­sul­tar con otras Ca­sas Reales eu­ro­peas. Fi­nal­men­te, la idea se desechó”, re­ve­la el ex je­fe de los Ser­vi­cios In­for­ma­ti­vos de TVE.

18de fe­bre­ro de 2015. Fun­déu, la Fun­da­ción del Es­pa­ñol Ur­gen­te —crea­da por la Agen­cia EFE y el BBVA—, ce­le­bra su dé­ci­mo ani­ver­sa­rio. El an­ti­guo pa­la­cio del mar­qués de Sa­la­man­ca es­tá re­ple­to de aca­dé­mi­cos de la RAE y pro­fe­sio­na­les del pe­rio-----

dis­mo co­mo Darío Vi­lla­nue­va, So­le­dad Ga­lle­go-Díaz, Vic­to­ria Pre­go, Raúl del Po­zo o Luis Ma­ría An­són, en­tre otros. Letizia es­tá có­mo­da y se no­ta. Sube al atril y di­ri­ge su dis­cur­so a los in­vi­ta­dos con una per­fec­ta dic­ción. Ges­ti­cu­la. Ac­túa co­mo si de un Te­le­dia­rio se tra­ta­se. Na­da más aca­bar el ac­to, bus­ca a sus co­le­gas de pro­fe­sión pa­ra in­ter­cam­biar im­pre­sio­nes. “Me sien­to es­pe­cial­men­te con­ten­ta por acom­pa­ña­ros hoy”, con­fie­sa.

“Ella mis­ma es­cri­be sus dis­cur­sos, pe­ro son con­ve­nien­te­men­te re­vi­sa­dos por quie­nes tie­nen la res­pon­sa­bi­li­dad de ges­tio­nar la ins­ti­tu­ción”, afir­ma Ma­tías Ro­drí­guez. “Tam­bién me­te plu­ma en los de Fe­li­pe, a quien le gus­ta mu­cho es­cri­bir —con­fir­ma un an­ti­guo co­le­ga de pro­fe­sión—. Él los re­dac­ta mano a mano con el je­fe de la Ca­sa, Jai­me Al­fon­sín”. Co­mo si de una re­por­te­ra en ac­ti­vo se tra­ta­ra, en 2004 Letizia irrum­pió en La Zar­zue­la “li­bre­ta y bo­lí­gra­fo en mano. Fue pre­gun­tan­do uno a uno a to­dos los em­plea­dos qué ha­cían y có­mo o cuán­to tiem­po lle­va­ban tra­ba­jan­do allí. Esa ac­ti­tud le gran­jeó el res­pe­to de los tra­ba­ja­do­res, que in­ter­pre­ta­ron el ges­to co­mo el de al­guien que lle­ga pa­ra po­ner­se ma­nos a la obra”, des­cu­bre al­guien que la fre­cuen­tó en­ton­ces en RTVE.

Letizia adop­ta esa­mis­ma ac­ti­tud in­ci­si­va y cu­rio­sa en los ac­tos ofi­cia­les. Pa­ra lo bueno y pa­ra lo­ma­lo. Se le es­ca­pa un “tía” cuan­do in­ter­pe­la. Rom­pe el pro­to­co­lo con fre­cuen­cia. Co­mo el pa­sa­do 29 de enero. “Me­nu­do ca­breo se ha co­gi­do don Fe­li­pe”. El co­men­ta­rio, ca­za­do al vue­lo en­tre uno de los asis­ten­tes al 25 ani­ver­sa­rio de An­te­na 3, re­su­me una de las anéc­do­tas de la ga­la. El rey es­pe­ra­ba a su es­po­sa a las puer­tas de la se­de del Ayuntamiento­de la ca­pi­tal. Con él aguar­da­ban la al­cal­de­sa, Ana Bo­te­lla; el­mi­nis­tro­de In­dus­tria, Jo­sé Ma­nuel So­ria, el pre­si­den­te del Con­gre­so, Je­sús Po­sa­da, y otras per­so­na­li­da­des. Esa mis­ma no­che, el je­fe del Es­ta­do vo­la­ría a Etio­pía en so­li­ta­rio. Do­ña Letizia se re­sis­tía a aban­do­nar el ac­to. “Sue­le pa­sar cuan­do Su Ma­jes­tad se sien­te có­mo­da”, di­ce Jor­di Gutiérrez mien­tras mi­ra el re­loj de re­fi­lón. “Nos ten­dría­mos que ha­ber mar­cha­do ya”, re­co­no­ce. La pri­sa del equi­po de se­gu­ri­dad de la rei­na no era me­nor que la del di­rec­tor de Co­mu­ni­ca­ción de la Ca­sa Real.

Los re­yes ha­bían lle­ga­do al Pa­la­cio de Ci­be­les al­re­de­dor de las nue­ve; po­sa­ron en el pho­to­call y si­guie­ron el dis­cur­so del con­se­je­ro de­le­ga­do de la ca­de­na. Des­pués, se mez­cla­ron con el pú­bli­co. Do­ña Letizia char­ló en va­rios círcu­los con po­lí­ti­cos y pe­rio­dis­tas. Jo­sé Ma­nuel Zu­le­ta aguar­da­ba mien­tras do­ña Letizia ha­bla­ba con an­ti­guos co­le­gas de pro­fe­sión, se ha­cía sel­fies con los ac­to­res de Far­ma­cia de Guar­dia o con­fe­sa­ba al ac­tor Mi­guel Án­gel Sil­ves­tre que su her­ma­na Tel­ma y ella veían Un pa­so ade­lan­te, la po­pu­lar se­rie que emi­tió la ca­de­na en­tre 2002 y 2005. Cuan­do es­tre­chó to­das las ma­nos que con­si­de­ró con­ve­nien­te y con­ver­só con quien se acer­có a sa­lu­dar­la, Letizia aban­do­nó el Ayun­ta­mien­to. Fue­ra, el frío arre­cia­ba.

Es una­mu­jer im­pul­si­va, muy di­rec­ta. Ha te­ni­do que cons­truir­se un per­so­na­je y aca­tar que su po­si­ción ha de ser neu­tral. Su pa­pel con­sis­te en es­tar de­trás del rey. No ser, no sen­tir, no opi­nar. Le ha cos­ta­do­mu­cho tra­ba­jo asu­mir­lo”, re­fle­xio­na Ur­da­ci. Tan­to, co­mo so­bre­lle­var la ac­ti­tud del rey emé­ri­to o de los du­ques de Pal­ma, que a pun­to es­tu­vie­ron “de di­la­pi­dar la he­ren­cia que iba a asu­mir su­ma­ri­do”, aña­de. A fi­na­les de 2013 has­ta la pren­sa ge­ne­ra­lis­ta re­co­gía las dispu­tas en pú­bli­co de los prín­ci­pes, las sa­li­das de tono de Letizia y la frial­dad en­tre am­bos en los ac­tos. In­clu­so se pu­bli­ca­ron las ca­pi­tu­la­cio­nes ma­tri­mo­nia­les en ca­so de se­pa­ra­ción. “El ca­so Nóos le afec­tó mu­cho. Se mos­tra­ba dis­tan­te, a la de­fen­si­va. Pe­ro si hu­bo mal ro­llo en­tre am­bos, ya des­apa­re­ció. Aho­ra van de la ma­ni­ta”, zan­ja un ex al­to car­go de la Ca­sa. La pro­cla­ma­ción, y el an­cla­je a la Co­ro­na, pa­re­cen ha­ber re­for­za­do los la­zos afec­ti­vos de Fe­li­pe y Letizia. “El equi­po se ha for­ta­le­ci­do. Fe­li­pe es el je­fe del Es­ta­do; ella es la rei­na con­sor­te, con res­pon­sa­bi­li­da­des, pe­ro de dis­tin­ta ín­do­le. No hay con­fu­sión ni zo­nas gri­ses ni ti­tu­beos”, ase­gu­ra su ami­go Ma­tías Ro­drí­guez. Ja­mes Cos­tos, em­ba­ja­dor de Es­ta­dos Uni­dos en Es­pa­ña, que co­no­ce bien a Fe­li­pe y Letizia (los in­vi­tó a su ca­sa de Ca­li­for­nia), iden­ti­fi­ca a los re­yes con “una nue­va ge­ne­ra­ción que re­pre­sen­ta el es­pí­ri­tu em­pre­sa­rial, la in­no­va­ción, la aper­tu­ra y la trans­pa­ren­cia”.

“Me di­jo que en esa ex­po­si­ción es­ta­ban mu­chos de sus re­fe­ren­tes cul­tu­ra­les: Wal­ser, Bau­de­lai­re, kaf­ka, pa­so­li­ni...” (Ma­tías Ro­drí­guez)

“Va a Ha­cer Co­sas Im­por­tan­tes”

Adi­fe­ren­cia de do­ña So­fía, Letizia no fue edu­ca­da pa­ra guar­dar las apa­rien­cias. Tam­bién en ese sen­ti­do ha aca­ba­do por im­po­ner su es­ti­lo. Si la rei­na emé­ri­ta fue pa­ra ella un ejem­plo du­ran­te los pri­me­ros años de ma­tri­mo­nio con Fe­li­pe, to­do cam­bió con Nóos. Fuen­tes de Ca­sa Real con­fir­ma­ban año y me­dio an­tes de la pro­cla­ma­ción que “Letizia vue­la so­la”. Se im­pli­ca a fon­do en las cau­sas que aban­de­ra. Su co­no­ci­mien­to de la dia­be­tes o las en­fer­me­da­des ra­ras es “ex­haus­ti­vo”. Se do­cu­men­ta co­mo si de pre­pa­rar un re­por­ta­je se tra­ta­ra. Igual que cuan­do tra­ba­ja­ba en TVE. Es más: su in­te­rés por to­do lo con­cer­nien­te a la sa­lud se re­mon­ta a esa eta­pa. Un com­pa­ñe­ro de pro­fe­sión re­cuer­da có­mo Letizia “acom­pa­ña­ba un día a la se­ma­na al sub­di­rec­tor de In­for­ma­ti­vos de TVE de la épo­ca, An­drés Mar­tín Velasco, a vi­si­tar a su her­mano, en­fer­mo de leu­ce­mia, al hos­pi­tal. El ges­to sa­lía de ella; no era im­pos­ta­do”. Ha­ce es­ca­sas se­ma­nas Letizia acu­dió de for­ma pri­va­da a un hos­pi­tal de cui­da­dos pa­lia­ti­vos. El pa­dre de uno de sus me­jo­res ami­gos es­ta­ba allí in­gre­sa­do. Du­ran­te esa vi­si­ta al­gu­nos fa­mi­lia­res de en­fer­mos la abor­da­ron: “¡Có­mo te pa­re­ces a la rei­na!”. “Soy yo, soy yo”, in­sis­tía. No la cre­ye­ron y has­ta en­se­ñó fo­tos de su mó­vil de las in­fan­tas pa­ra pro­bar su iden­ti­dad. “¡Eso lo has sa­ca­do de In­ter­net!”, le re­pe­tían.

“Su in­quie­tud por ser­vir a la so­cie­dad va­más allá de su po­si­ción co­mo rei­na de Es­pa­ña”, re­fle­xio­na el car­dió­lo­go Va­len­tín Fus­ter, pre­mio Prín­ci­pe de As­tu­rias de

Se le­van­ta a las seis y cuar­to de la ma­ña­na, le pre­pa­ra el desa­yuno a sus hi­jas. Ha­ce ‘ foo­ting’ y mon­ta en bi­ci en Zar­zue­la . No tie­ne en­tre­na­dor

In­ves­ti­ga­ción Cien­tí­fi­ca y Téc­ni­ca 1996 y ami­go per­so­nal de Fe­li­pe des­de en­ton­ces. “Co­noz­co a la rei­na des­de ha­ce tiem­po, y no aban­de­ra la de­fen­sa de la sa­lud o la edu­ca­ción por su con­di­ción de mu­jer del je­fe del Es­ta­do. Lo lle­va den­tro. Va a ha­cer co­sas im­por­tan­tes”, in­sis­te el di­rec­tor ge­ne­ral del CNIC. De ahí que te­mas has­ta aho­ra ta­bú ha­yan irrum­pi­do en la agen­da real. Tan so­lo una se­ma­na des­pués de la pro­cla­ma­ción, el 24 de ju­nio de 2014, los re­yes or­ga­ni­zan una de sus pri­me­ras au­dien­cias. En la con­vo­ca­to­ria, ni pre­si­den­tes de Co­mu­ni­da­des Au­tó­no­mas ni em­pre­sa­rios. Ni tan si­quie­ra los po­de­res del Es­ta­do. No. Fe­li­pe y Letizia re­ci­ben a 350 re­pre­sen­tan­tes de ONG: Down Es­pa­ña, Aten­ción a la Pa­rá­li­sis Ce­re­bral, Con­fe­de­ra­ción de Sor­dos, Se­cre­ta­ria­do Gi­tano... y el co­lec­ti­vo gay. Era la pri­me­ra vez que los re­yes aus­pi­cia­ban un en­cuen­tro con la Pla­ta­for­ma de Gays, Les­bia­nas, Bi­se­xua­les y Tran­se­xua­les. Y en el Pa­la­cio de El Pardo. “La rei­na So­fía no tu­vo pa­la­bras muy acer­ta­das ha­cia no­so­tros [ha­ce re­fe­ren­cia a las de­cla­ra­cio­nes que se re­co­gie­ron en el li­bro de Pi­lar Ur­bano, La rei­na, muy de cer­ca]. Pa­ra Juan Car­los no exis­tía­mos. Letizia es to­do lo con­tra­rio”, ex­pli­ca Bo­ti Gar­cía Ro­dri­go, pre­si­den­ta de la Pla­ta­for­ma. Tras el ac­to, los re­yes hi­cie­ron co­rri­llos, Letizia se acer­có a Bo­ti, le ex­ten­dió la mano y le di­jo:

—Mu­chas gra­cias por asis­tir. Con­ti­núa con tu la­bor en pro de la vi­si­bi­li­dad. En­tien­do bien tus pa­la­bras. Es­to im­por­ta mu­cho.

“Letizia per­te­ne­ce a una ge­ne­ra­ción to­tal­men­te dis­tin­ta a la de do­ña So­fía. Se de­ja ase­so­rar. No ac­túa. Siem­pre­me pi­de mis dis­cur­sos pa­ra no pi­sar­me. Es­te año has­ta me di­jo: ‘Oye, que es­to al fi­nal no lo has men­cio­na­do’. Y tie­ne una ideo­lo­gía so­cial que, sin ser de iz­quier­das, le ha­ce es­tar al tan­to de lo que pa­sa, de los pro­ble­mas de la ciu­da­da­nía”, afir­ma Lu­ciano Poyato, pre­si­den­te de la Pla­ta­for­ma Na­cio­nal del Vo­lun­ta­ria­do. En su día se es­pe­cu­ló so­bre si la fu­tu­ra rei­na de Es­pa­ña era re­pu­bli­ca­na, lai­ca y de iz­quier­das. Ur­da­ci lo des­mien­te. “Nun­ca ha­bla­mos de po­lí­ti­ca. Pe­ro lo que sí te pue­do de­cir es que, an­tes de ca­sar­se con Fe­li­pe, era una mu­jer tre­men­da­men­te con­ser­va­do­ra en lo con­cer­nien­te al ma­tri­mo­nio. A ve­ces cae­mos en la li­ge­re­za de pen­sar que al­guien di­vor­cia­do es li­be­ral”, ad­vier­te el aho­ra di­rec­tor de In­for­ma­ti­vos de 13 TV.

Al­ta Co­ci­na en Pa­la­cio

“Pan­ce­ta ibé­ri­ca en cal­do de tru­fa con bo­le­tus. Ca­ra­bi­ne­ro con en­sa­la­da de con­tras­tes y ca­viar de acei­te. Ba­ca­lao con­fi­ta­do con za­naho­ria, na­ran­ja y txan­gu­rro. Cho­co­la­te que des­apa­re­ce con to­ques de ca­fé de Colombia”. Un me­nú van­guar­dis­ta pa­ra sor­pren­der a los 110 in­vi­ta­dos a la ce­na en ho­nor al pre­si­den­te de Colombia, Juan Ma­nuel San­tos. Y un cam­bio evi­den­te. La al­ta co­ci­na es­pa­ño­la, re­pre­sen­ta­da por el chef dos es­tre­llas Mi­che­lin Ra­món Freixa, irrum­pe en el Pa­la­cio Real. Una apues­ta per­so­nal de la rei­na. Le in­tere­sa es­pe­cial­men­te la ali­men­ta­ción. Se sa­be de me­mo­ria las re­co­men­da­cio­nes de la FAO y la OMS. Su­per­vi­sa per­so­nal­men­te los me­nús de las ce­nas de ga­la y de­ci­de qué se de­be co­mer. De­tes­ta la bo­lle­ría in­dus­trial, los pro­duc­tos ma­nu­fac­tu­ra­dos y las má­qui­nas ex­pen­de­do­ras. Es muy es­tric­ta con ella y con los de­más. ¡Nos da un co­ña­zo con el ta­ba­co!”, re­ve­la una ami­ga.

Otra de las me­di­das que ha pro­mo­vi­do es la me­jo­ra en la or­ga­ni­za­ción de la Ca­sa: “Es una es­truc­tu­ra ca­da vez más or­ga­ni­za­da y fun­cio­na de for­ma más efi­caz”, ad­mi­ten des­de La Zar­zue­la. “Se in­ten­ta que los ac­tos ofi­cia­les se ce­le­bren en días la­bo­ra­bles, pe­ro no siem­pre es po­si­ble”, con­clu­yen. “Es­tá con­ven­ci­da de que el fu­tu­ro del país se­ría más es­pe­ran­za­dor si los ho­ra­rios fue­ran dig­nos y le mo­les­tan las crí­ti­cas, por­que cree que si se pro­nun­cia en es­te asun­to, lo ha­ce por los de­más”, con­fir­man des­de su en­torno. Es fre­cuen­te que la rei­na tra­ba­je tam­bién des­de sus de­pen­den­cias per­so­na­les, don­de tie­ne ha­bi­li­ta­do un “ám­bi­to de tra­ba­jo”. Aun­que su des­pa­cho ofi­cial es­tá en la plan­ta pri­me­ra de La Zar­zue­la. Una es­tan­cia pe­que­ña, asép­ti­ca, con una me­sa, un or­de­na­dor, mu­chos li­bros y re­tra­tos fa­mi­lia­res. “No es na­da re­pre­sen­ta­ti­vo, co­mo de je­fe en cual­quier mi­nis­te­rio”, des­cri­ben des­de Ca­sa Real.

Es­cru­ti­nio Fí­si­co

“El pro­ble­ma que afron­tan es­tas ro­yals jó­ve­nes y mo­der­nas es equi­li­brar la vi­sión que tie­nen de sí mis­mas con las ex­pec­ta­ti­vas pú­bli­cas que ge­ne­ran. Sus he­re­de­ras lo ten­drán más fá­cil”, pre­vé Suzy Men­kes. La edi­to­ra in­ter­na­cio­nal de Vo­gue pu­bli­có el pa­sa­do ve­rano un ar­tícu­lo muy crí­ti­co con la so­bre­ex­po­si­ción me­diá­ti­ca de las prin­ce­sas he­re­de­ras y las so­be­ra­nas eu­ro­peas. Con la pre­sión a las que las so­me­te una so­cie­dad más preo­cu­pa­da por su in­du­men­ta­ria que por la la­bor que desa­rro­llan. “A Letizia el es­cru­ti­nio fí­si­co le mo­les­ta, pe­ro no le ob­se­sio­na. Sim­ple­men­te le en­fu­re­ce que eclip­se su men­sa­je—ase­gu­ra un ín­ti­mo—. Es tre­men­da­men­te aus­te­ra, no apre­cia los re­ga­los os­ten­to­sos”. Ella mis­ma es­co­ge su ves­tua­rio, no tie­ne en­la­ce con las mar­cas ni es­ti­lis­ta, com­pra las pren­das o las en­car­ga por ca­tá­lo­go. “Lo que le in­tere­sa es ir co­rrec­ta. No bus­ca ni la ten­den­cia ni la ele­gan­cia ni na­da de eso”, zan­ja Ma­tías Ro­drí­guez. So­bre sus po­lé­mi­cos re­to­ques es­té­ti­cos, sus más ín­ti­mos acla­ran: “So­lo se ha ope­ra­do la na­riz, ja­más se to­có el men­tón y es com­ple­ta­men­te fal­so, co­mo se ha pu­bli­ca­do, que va­ya a so­me­ter­se a una bra­quio­plas­tia [in­ter­ven­ción pa­ra tra­tar la fla­ci­dez de los bra­zos]. ¡Pe­ro si es pu­ra fi­bra!”. Ano­che­ce en La Zar­zue­la. Si no ha te­ni­do un ac­to ves­per­tino, Letizia cie­rra una jor­na­da ja­lo­na­da de reunio­nes de tra­ba­jo o re­pa­so de la agen­da ofi­cial. Tam­bién bus­ca un hue­co pa­ra ha­cer ejer­ci­cio. “Le gus­ta ha­cer foo­ting por las in­me­dia­cio­nes de Pa­la­cio omon­tar en bi­ci­cle­ta. Y no, no tie­ne en­tre­na­dor per­so­nal”, re­ve­la una de las per­so­nas que­me­jor la co­no­ce. Y to­dos sus ami­gos coin­ci­den en al­go: Letizia pa­re­ce es­tar al fin en su pa­pel, el de rei­na. “La ve­mos mu­cho­más fe­liz aho­ra. Pe­ro ella in­sis­te en que son­ríe y tra­ba­ja igual que an­tes”. �

“Sé una pri­me­ra

ver­sión de ti,

no una se­gun­da

ver­sión de al­guien”

– Judy Gar­land

4

5

2

7

Fe­li­pe VI y Letizia en Fran­cia el 22 de ju­lio.

Po­co des­pués de la pro­cla­ma­ción, los re­yes em­pren­die­ron una gi­ra de pre­sen­ta­ción por va­rios

paí­ses eu­ro­peos. fe­li­pe y letizia,

año ce­ro

LaRei­na

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.