ARANTXA Sán­chez Vi­ca­rio ¿ ARRUI­NA­DA O MI­LLO­NA­RIA?

¿ Mien­te en la gue­rra con­tra sus pa­dres?

Vanity Fair (Spain) - - PORTADA - Por DA­VID LÓ­PEZ

De­bía ha­ber si­do una de las no­ti­cias de los pe­rió­di­cos del sá­ba­do 29 de ju­nio de 2013. “Los Sán­chez Vi­ca­rio fir­man la paz”, ha­brían di­cho los ti­tu­la­res. O al me­nos así es­ta­ba pre­vis­to que reac­cio­na­ra la pren­sa tras el co­mu­ni­ca­do que la fa­mi­lia ha­bía pre­pa­ra­do pa­ra los me­dios. Tres pá­rra­fos fir­ma­dos por los pa­dres de la ex­te­nis­ta (Emi­lio Sán­chez y Ma­ri­sa Vi­ca­rio), Arantxa y su ma­ri­do, Jo­sep San­ta­ca­na, que nun­ca has­ta hoy han vis­to la luz: “He­mos de­ci­di­do re­sol­ver de for­ma de­fi­ni­ti­va to­das aque­llas cues­tio­nes que dis­tan­cia­ban a la fa­mi­lia [...] des­de el apre­cio y el res­pe­to mu­tuo [...] y sin que exis­ta con­tra­pres­ta­ción, in­dem­ni­za­ción ni com­pen­sa­ción al­gu­na en­tre las par­tes. [...] To­dos la­men­ta­mos los he­chos y

"ES­TOY EN LA RUI­NA. QU IE­RO QUE MI FA­MI­LIA EX­PLI­QUE POR QUE TEN­GO DEU­DAS"

acon­te­ci­mien­tos que nos han lle­va­do al en­fren­ta­mien­to pú­bli­co”. Tres pá­rra­fos me­di­dos a la co­ma que aca­ba­ban, por fin, con más de un año de gue­rra fa­mi­liar pú­bli­ca des­de que en fe­bre­ro de 2012 la ex­te­nis­ta pu­bli­ca­ra sus me­mo­rias, Arantxa, ¡va­mos! (Ed. La Es­fe­ra de los Li­bros), en las que acu­sa­ba a su fa­mi­lia de ha­ber­mal­ver­sa­do la for­tu­na de 45mi­llo­nes de eu­ros que ella cal­cu­la­ba ha­ber ga­na­do a lo lar­go de su ca­rre­ra. “Arantxa ne­ce­si­ta­ba re­cu­pe­rar su pres­ti­gio. Sen­tía que, a pe­sar de to­do lo que se ha­bía es­for­za­do en la vi­da, no te­nía el re­co­no­ci­mien­to que me­re­cía”, des­ve­la una de las per­so­nas que tra­ba­jó con ella en la edi­ción del li­bro. Ase­gu­ra que la de­por­tis­ta que­ría mos­trar­se co­mo una víc­ti­ma de las de­ci­sio­nes de su pa­dre y con­tar có­mo ha­bía si­do su vi­da de sa­cri­fi­cio. “El re­sul­ta­do fue ca­tár­ti­co: te­nía ga­nas de vo­mi­tar to­do lo que sen­tía. Y lo hi­zo”.

Pe­ro el día 28 de ju­nio de 2013 las me­mo­rias de Arantxa ya eran his­to­ria y el co­mu­ni­ca­do fa­mi­liar es­ta­ba pre­pa­ra­do y dis­pues­to pa­ra ser fir­ma­do an­tes de lan­zar­se a la pren­sa. So­lo fal­ta­ban las rú- bri­cas de la pro­ta­go­nis­ta, sus pa­dres, su her­mano me­diano, el tam­bién ex­te­nis­ta Ja­vier, y de los pro­fe­sio­na­les que les ha­bían ase­so­ra­do du­ran­te años y a los que la de­por­tis­ta ha­bía acu­sa­do igual­men­te de cua­tro de­li­tos de apro­pia­ción in­de­bi­da, ad­mi­nis­tra­ción frau­du­len­ta, des­leal­tad pro­fe­sio­nal y fal­se­dad.

La vís­pe­ra, el día 27 por la ma­ña­na, Arantxa Sán­chez Vi­ca­rio ha­bía da­do, ade­más, el pa­so de­fi­ni­ti­vo pa­ra con­fir­mar que la paz era real: an­te no­ta­rio, en un ac­ta per­so­nal ha­bía con­fir­ma­do su vo­lun­tad de “desis­tir” de cual­quier ac­ción ju­di­cial “sin na­da más que pe­dir o re­cla­mar”. In­clu­so se ha­bía re­trac­ta­do de la de­nun­cia que ha­bía pues­to en el pa­sa­do con­tra el abo­ga­do Bo­na­ven­tu­ra Cas­te­lla­nos, ase­sor fis­cal de su pa­dre du­ran­te la ca­rre­ra de la de­por­tis­ta. El tex­to ad­mi­tía que el tra­ba­jo de Cas­te­lla­nos “te­nía co­mo fi­na­li­dad pre­ser­var el pa­tri­mo­nio y no ha­cer- lo des­apa­re­cer”. To­do pa­re­cían ges­tos con­ci­lia­do­res has­ta que, de re­pen­te, la paz se que­bró. El acuer­do no se fir­mó, no hu­bo co­mu­ni­ca­do de pren­sa ni no­ti­cia. Días des­pués, Arantxa re­gre­sa­ba al mis­mo no­ta­rio de Bar­ce­lo­na y re­vo­ca­ba su re­nun­cia.

Vier­nes 20 de fe­bre­ro de 2015. Bar­ce­lo­na. La mu­jer que fue ca­paz de de­rro­tar a la nú­me­ro 1 del mun­do Stef­fi Graf en la fi­nal del tor­neo de Ro­land Ga­rros con­fie­sa an­te la juez en­car­ga­da de in­ves­ti­gar la que­re­lla que pre­sen­tó con­tra su pa­dre, su her­mano Ja­vier, el abo­ga­do Bo­na­ven­tu­ra Cas­te­lla­nos y el ges­tor Fran­cis­co de Pau­la Oro: “Es­toy arrui­na­da”. La de­por­tis­ta ex­pli­ca que en el pa­sa­do in­ten­tó lle­gar a un acuer­do fa­mi­liar por­que es­ta­ba “de­ses­pe­ra­da”. In­sis­te en que se apro­ve­cha­ron de ella y la de­ja­ron en la rui­na, sin di­ne­ro pa­ra afron­tar las deu­das mi­llo­na­rias que tie­ne, prin­ci­pal­men­te, con el Ban­co de Lu­xem­bur­go. La en­ti­dad, que ava­ló la mul­ta de Ha­cien­da tras ser con­de­na­da por frau­de fis­cal, aho­ra le re­cla­ma cer­ca de sie­te mi­llo­nes de eu­ros.

—¿Por qué no se hi­zo us­ted car­go de sus cuen­tas cuan­do fue ma­yor de edad? —le in­quie­re la jue­za.

—Te­nía ple­na con­fian­za en ellos —ad­mi­te Arantxa, que ter­mi­na con una du­ra de­cla­ra­ción: “Es­toy en la rui­na y quie­ro que­mi fa­mi­lia me ex­pli­que por qué ten­go deu­das. Ha­cien­da y Lu­xem­bur­go me re­cla­man can­ti­da­des que no pue­do pa­gar”.

Los abo­ga­dos de la fa­mi­lia son los úni­cos pre­sen­tes en la sa­la. Ni el pa­dre, aque­ja­do de alz­héi­mer ni su her­mano Ja­vier tie­nen que de­cla­rar. Na­die es­cu­cha la du­re­za con la que Arantxa tes­ti­fi­ca.

Cua­tro de mar­zo de 2015. Han pa­sa­do tan so­lo dos se­ma­nas y la ex­te­nis­ta vuel­ve a los juz­ga­dos. Es­ta vez Arantxa se en­cuen­tra ca­ra a ca­ra con su­ma­dre. Ha­ce cin­co años que no se ven. Fren­te a ella, la de­por­tis­ta exi­ge la de­vo­lu­ción de 120.000 eu­ros de un fon­do de in­ver­sión co­mún con sus pa­dres cu­yo di­ne­ro, ase­gu­ra, le per­te­ne­ce ex­clu­si­va­men­te a ella. La de­man­da es una­más de las que ha in­ter­pues­to con­tra su fa­mi­lia. Es la me­nor de to­das, por cuan­tía y por la im­por­tan­cia del ca­so, pe­ro vuel­ve a evi­den­ciar el re­cru­de­ci­mien­to de la gue­rra fa­mi­liar.

Es muy tris­te. Pa­té­ti­co. Han re­gre­sa­do al pun­to de par­ti­da. To­do si­gue igual que ha­ce tres años, las re­la­cio­nes si­guen tan frías co­mo en­ton­ces”, ad­mi­ten des­de el en­torno más cer­cano a los Sán­che­zVi­ca­rio. Ni el pa­dre ni la ma­dre ni su her­mano Ja­vier se han cru­za­do pa­la­bra con Arantxa des­de ha­ce años. Emi­lio Sán­chez Vi­ca­rio, el ma­yor de la sa­ga es­pa­ño­la más fa­mo­sa del te­nis mun­dial, es el úni­co que tien­de puen­tes en­tre su her­ma­na y el res­to de la fa­mi­lia. Él es quien se ha es­for­za­do por tra­tar de pro­pi­ciar un acuer­do. So­bre to­do, por ha­cer­lo en pri­va­do. Des­deMia­mi, don­de aca­ba­de inau­gu­rar una aca­de­mia­de te­nis, se dis­cul­pa. “Es una si­tua­ción muy du­ra y com­pli­ca­da, pre­fie­ro no ha­blar”. Arantxa tam­bién evi­ta pro­nun­ciar­se. “De­mo­men­to no­quie­re ha­cer en­tre­vis­tas”, se ex­cu­sa uno de sus abo­ga­dos. Sin em­bar­go per­so­nas muy pró­xi­mas a la fa­mi­lia sí ha­blan. Pre­ten­den que se co­noz­can to­dos los de­ta­lles del ca­so. Co­nel acuer­do de un es­cru­pu­lo­so off the re­cord, con­fie­san: “Arantxa pien­sa que sus pa­dres po­seen mu­cho di­ne­ro. Cuan­do fa­llez­can se da­rá cuen­ta de has­ta qué pun­to se equi­vo­ca”.

Du­ran­te es­tos tres años de ba­ta­llas ju­di­cia­les, fa­mi­lia­res y me­diá­ti­cas, Arantxa ha vis­to có­mo sus de­man­das, in­ter­pues­tas con­tra los su­yos en An­do­rra y en Bar­ce­lo­na, los dos lu­ga­res don­de te­nía di­ne­ro, que­da­ban, en prin­ci­pio, des­es­ti­ma­das. La jus­ti­cia se ne­ga­ba a otor­gar­le la ra­zón. Ella in­sis­tía. Re­cu­rría am­bas sen­ten­cias. Y... el 27 de ju­nio, mi­nu­tos des­pués de que la es­tre­lla del te­nis hu­bie­ra fir­ma­do an­te no­ta­rio su vo­lun­tad de “desis­tir de cual­quier ac­ción ju­di­cial sin na­da más que pe­dir o re­cla­mar”, la Au­dien­cia Pro­vin­cial de Bar­ce­lo­na or­de­na­ba re­abrir el ca­so. “Una vic­to­ria pa­ra Arantxa”, anun­cia­ba su abo­ga­do. La con­tien­da, una vez más, se en­cen­día.

“Sus pa­la­bras des­tro­za­ron el acuer­do —nos con­fir­ma una de las per­so­nas

im­pli­ca­das en el pro­ce­so—. Les exi­gi­mos que se re­trac­ta­ran, pe­ro se ne­ga­ron. De­ci­di­mos no se­guir ade­lan­te por­que no po­día­mos per­mi­tir que la gen­te cre­ye­ra que sus acu­sa­cio­nes eran cier­tas y que el pac­to se lo­gra­ba gra­cias a su ge­ne­ro­si­dad”. Ja­vier Val, abo­ga­do de Ja­vier Sán­chez Vi­ca­rio, con­fir­ma con du­re­za que su po­si­ción hoy es la mis­ma que en­ton­ces: “No va­mos a pac­tar na­da por­que no te­ne­mos na­da que pac­tar. Sus ac­cio­nes son in­fun­da­das y va­cuas. En­ten­de­mos que sus pa­dres quie­ran re­cu­pe­rar la ar­mo­nía con ella, pe­ro no­so­tros no va­mos a tran­si­gir”.

Pe­ro, ¿ga­nó Arantxa 45 mi­llo­nes de eu­ros y su fa­mi­lia se los ro­bó? ¿Es­tá arrui­na­da? ¿Vi­ve, co­mo­di­ce, de su ma­ri­do? ¿Dón­de es­tá y qué ha­ce hoy quien ha si­do una de las me­jo­res de­por­tis­tas es­pa­ño­las de la his­to­ria?

Arantxa co­gió su pri­me­ra ra­que­ta con cin­co años. Que­ría ser co­mo su her­mano ma­yor, Emi­lio, su hé­roe. En 1985 se hi­zo pro­fe­sio­nal. Te­nía so­lo 14 años. Su pa­dre, in­ge­nie­ro de Mi­nas yMon­tes, de­jó su ca­rre­ra pa­ra de­di­car­se a la de su hi­ja. Su­ma­dre, ama de ca­sa, apar­có su vi­da bar­ce­lo­ne­sa pa­ra via­jar con ellos. Am­bos vi­vie­ron siem­pre de ella y de las ga­nan­cias que en­se­gui­da em­pe­za­ron a lle­gar. Ya no se se­pa­ra­ron de su la­do. Des­de que Arantxa lle­gó al cir­cui­to pro­fe­sio­nal su ma­dre se con­vir­tió, ade­más, en una fi­gu­ra so­bre­pro­tec­to­ra. En­ton­ces es­cu­cha­ba ru­mo­res so­bre el am­bien­te lés­bi­co de los ves­tua­rios y pen­sa­ba que al­gu­na ju­ga­do­ra ma­yor po­día apro­ve­char­se de su hi­ja. Qui­so te­ner­la siem­pre vi­gi­la­da y con­tro­la­da. Aque­llo du­ró has­ta que Arantxa se re­ti­ró en 2002.

“La so­bre­pro­tec­ción y la pre­sión eran cons­tan­tes, pe­ro creo que ella no era cons­cien­te. Es­ta­ba tan acos­tum­bra­da que no de­bió de per­ca­tar­se has­ta que de­jó de ju­gar y echó la vis­ta atrás”, adu­ce Jo­sé Luis Fe­rran­do, res­pon­sa­ble de la mul­ti­na­cio­nal IMG en Es­pa­ña y re­pre­sen­tan­te de la de­por­tis­ta des­de que era ado­les­cen­te. Fe­rran­do se ha man­te­ni­do al mar­gen del ca­so has­ta hoy, cuan­do ha­bla­mos por te­lé­fono. “Es­ta si­tua­ción es­muy tris­te pa­ra­mí. Era una chi­ca­muy que­ri­da, pe­ro creo que tu­vo un en­torno ex­ce­si­va­men­te tu­te­lar que ejer­ció una pre­sión tre­men­da”.

—¿Ga­nóA­rant­xa 45mi­llo­nes de eu­ros du­ran­te su ca­rre­ra?

—No, la ci­fra real es­ta­ría en­tre los 30 y los 35.

—¿Có­mo va­lo­ra las acu­sa­cio­nes que ha­ce hoy a su fa­mi­lia?

— Su pa­dre in­ter­ve­nía mu­chí­si­mo. Era el que de­ci­día to­do. Po­nía, qui­ta­ba... Arantxa le dio po­de­res pa­ra ha­cer­lo. Cuan­do fue ma­yor de edad en IMG le di­ji­mos que ya era mo­men­to de que ella de­ci­die­se, pe­ro no qui­so asu­mir esa res­pon­sa­bi­li­dad. To­do lo que hi­zo su pa­dre fue si­guien­do su pro­pia es­tra­te­gia, pe­ro siem­pre con bue­na in­ten­ción, de bue­na fe. Es­toy con­ven­ci­dí­si­mo de ello.

Sán­chez Vi­ca­rio asu­mió el con­trol to­tal de esas em­pre­sas y de su pa­tri­mo­nio en 2009, po­cos me­ses des­pués de ca­sar­se con San­ta­ca­na. En aquel­mo­men­to el pa­tri­mo­nio de la te­nis­ta lo ges­tio­na­ba una ase­so­ría fis­cal en Sui­za. En di­ciem­bre de 2008, an­tes de que es­ta­lla­ra el ca­so Ma­doff, la ex­te­nis­ta dis­po­nía de fon­dos in­ver­ti­dos por ca­si 10 mi­llo­nes de eu­ros ade­más de cer­ca de una vein­te­na de in­mue­bles en Es­pa­ña, des­de pi­sos has­ta ga­ra­jes.

Vier­nes, 31 de enero de 2014. Ata­via­da con un ves­ti­do blan­co mo­tea­do de co­ra­zo­nes ro­jos, Arantxa son­ríe jun­to al DJ fran­cés Da­vid Guet­ta. Am­bos po­san so­bre un es­ce­na­rio. Son, co­mo les anun­cia el pre­sen­ta­dor del even­to, dos de las pri­me­ras ce­le­bri­ties que han com­pra­do una vi­vien­da en la pro­mo­ción de dos to­rres Pa­rai­so Bay, en Ed­ge­wa­ter, una de las zo­nas más lu­jo­sas de Mia­mi, en la ori­lla de Bahía Viz­caí­na. Allí Arantxa se­rá ve­ci­na de otros de­por­tis­tas co­mo el ba­lon­ces­tis­ta Ma­nu Gi­nó­bi­li o la ex­te­nis­ta Ve­nus Wi­lliams. “Es fa­bu­lo­so. Ma­ra­vi­llo­so. Tie­ne par­ques, pis­ci­nas, can­chas de te­nis... Yto­do con­mu­cha ar­mo­nía. Es­toy en­can­ta­da”, con­fie­sa la es­pa­ño­la a la pre­sen­ta­do­ra que cu­bre el even­to de pre­sen­ta­ción del que, en bre­ve, se­rá su nue­vo ho­gar.

Arantxa em­pe­zó a pa­sar lar­gas tem­po­ra­das enMia­mi en 2013. Des­de 2014 vi­ve ins­ta­la­da en un apar­ta­men­to que com­pró a fi­na­les de 2010 en la zo­na fi­nan­cie­ra de Bric­kell. An­ti­gua zo­na de gran­des man­sio­nes, es­te dis­tri­to es co­no­ci­do por la abun­dan­cia de la­ti­noa­me­ri­ca­nos, la ma­yo­ría di­rec­ti­vos del sec­tor de las fi­nan­zas, y por la com­bi­na­ción de los ras­ca­cie­los de las gran­des em­pre­sas con las to­rres de apar­ta­men­tos de lu­jo con vis­tas al mar. En una de ellas, The Pa­la­ce, si­tua­da en el pa­seo ma­rí­ti­mo,

con gim­na­sio, pis­ci­na, can­cha de te­nis y ja­cuz­zi vi­ven Arantxa y San­ta­ca­na. Los pre­cios os­ci­lan en­tre los 400.000 dó­la­res de los apar­ta­men­tos de dos ha­bi­ta­cio­nes has­ta los tres mi­llo­nes de los áti­cos. A prin­ci­pios de 2016 se mu­da­rá a su nue­va vi­vien­da, un áti­co va­lo­ra­do, se­gún nos des­ve­la la com­pa­ñía pro­mo­to­ra, en ca­si dos mi­llo­nes y me­dio de eu­ros, en un edi­fi­cio en el que to­das las ca­sas mi­ran al océano y que dis­po­ne in­clu­so de spa pri­va­do. “Es­ta­mos fe­li­ces de que ella sea una de nues­tras clien­tes. La ado­ra­mos”, con­fie­sa uno de los di­rec­ti­vos de la cons­truc­to­ra.

Pe­ro el ma­tri­mo­nio no se li­mi­ta a com­prar. Du­ran­te los úl­ti­mos me­ses, ade­más, se ha de­di­ca­do tam­bién a ven­der su pa­tri­mo­nio in­mo­bi­lia­rio en Es­pa­ña. En­tre otros, el cha­let de lu­jo de 750me­tros cua­dra­dos que Arantxa po­seía en Es­plu­gues de Llo­bre­gat, don­de era ve­ci­na de Sha­ki­ra y Pi­qué, va­lo­ra­do en cer­ca de cin­co mi­llo­nes de eu­ros, y cu­yo due­ño es aho­ra, se­gún fi­gu­ra en elRe­gis­tro de la Pro­pie­dad, un ma­tri­mo­nio ru­so. Tam­bién ha ven­di­do su re­si­den­cia de For­men­te­ra por cin­co­mi­llo­nes de eu­ros a una pa­re­ja ita­lia­na. ¿Por qué afir­ma es­tar arrui­na­da? Ni Sán­chez Vi­ca­rio ni su­ma­ri­do ni su abo­ga­do, Juan Jo­sé Bur­gos Bosch, han que­ri­do ex­pli­car sus mo­vi­mien­tos pa­tri­mo­nia­les.

La fa­mi­lia de la te­nis­ta, sin em­bar­go, sí tie­ne una teo­ría al res­pec­to. Se­gún afir­man sus pa­dres a tra­vés de sus abo­ga­dos, las ac­cio­nes ju­di­cia­les es­tán “sien­do apro­ve­cha­das por la de­man­dan­te y su es­po­so pa­ra ur­dir, sin com­ple­jo al­guno, una nue­va ocul­ta­ción de su pa­tri­mo­nio y de­jar a sus acree­do­res sin po­si­bi­li­dad al­gu­na de re­sar­ci­mien­to”. Los Sán­chez Vi­ca­rio van aun más allá. Pa­ra ellos, las acu­sa­cio­nes “no obe­de­cen a la de­fen­sa de unos in­tere­ses le­gí­ti­mos, sino más bien a una­me­ra ven­det­ta fa­mi­liar aus­pi­cia­da y di­ri­gi­da, apa­ren­te­men­te, por San­ta­ca­na”.

A la fa­mi­lia de la te­nis­ta no le gus­tó nun­ca su ma­ri­do. An­tes de ca­sar­se su pa­dre en­car­gó a la agen­cia de de­tec­ti­ves Mé­to­do 3 que le in­ves­ti­ga­se. Des­cu­brie­ron que San­ta­ca­na te­nía un pa­sa­do de deu­das, de­man­das y ne­go­cios fa­lli­dos. Par­te del in­for­me ter­mi­nó fil­tra­do a los me­dios de co­mu­ni­ca­ción y la ima­gen de su pro­me­ti­do que­dó en en­tre­di­cho. Se­gún ex­pli­có Arantxa en sus me­mo­rias, él­mis­mo le ha­bía re­ve­la­do ya su pa­sa­do. Des­de en­ton­ces, y han pa­sa­do ya­más de sie­te años des­de que se co­no­cie­ron, no se han se­pa­ra­do.

La pa­re­ja ha rehe­cho su vi­da enMia­mi. Arantxa tra­ba­ja aho­ra co­mo di­rec­to­ra del pro­gra­ma de de­por­tes del co­le­gio pri­va­doMET School e im­par­te en oca­sio­nes cla­ses par­ti­cu­la­res de te­nis a mi­llo­na­rios de la ciu­dad. San­ta­ca­na es­tá vol­ca­do en la ges­tión del pa­tri­mo­nio fa­mi­liar. Él fue quien in­ten­tó com­prar otro pi­so de lu­jo en Bar­ce­lo­na ha­ce tres años, don­de la pa­re­ja pre­ten­día mu­dar­se y que Arantxa, se­gún con­fir­ma el ven­de­dor, vi­si­tó en va­rias oca­sio­nes. Él fue quien, en abril de 2014, co­mo cons­ta en el Re­gis­tro Mer­can­til, abrió tres nue­vas em­pre­sas en Es­pa­ña, to­das con el­mis­mo fin: la com­pra­ven­ta de fin­cas y la cons­truc­ción y re­for­ma de in­mue­bles. Ytam­bién ha si­do quien se ha ocu­pa­do de po­ner or­den en las so­cie­da­des de Arantxa. En 2010 nom­bró co­mo ad­mi­nis­tra­dor a Vi­cen­te Me­rino, su tes­ta­fe­rro, un ca­ta­lán que ocu­pa­ba el­mis­mo car­go, se­gún el Re­gis­tro Mer­can­til, en más de una de­ce­na de so­cie­da­des y que des­de di­ciem­bre fi­gu­ra co­mo li­qui­da­dor de las em­pre­sas de la te­nis­ta, que ha­brían en­tra­do así en pro­ce­so de di­so­lu­ción a pe­sar de for­mar par­te aún de la cau­sa ju­di­cial. Me­rino de­bía ha­ber de­cla­ra­do en el juz­ga­do en fe­bre­ro. Pe­ro no lo hi­zo. Ale­gó un pro­ble­ma de an­sie­dad. Le lo­ca­li­zo en su vi­vien­da par­ti­cu­lar. Es jue­ves, son las on­ce de la ma­ña­na y atien­de al te­lé­fono de su do­mi­ci­lio “Yo es­toy des­vin­cu­la­do ya de San­ta­ca­na. Te­nían que dar­me de ba­ja y no me han da­do. Pe­ro ya no sé na­da de él”.

—¿No es ex­tra­ño que le aca­ben de nom­brar li­qui­da­dor de las em­pre­sas y di­ga us­ted que es­tá des­vin­cu­la­do? ¿No pre­fie­re ex­pli­car cuál es la si­tua­ción?

—La vi­da ya es ex­tra­ña des­de que na­ce­mos has­ta que mo­ri­mos y de dón­de pro­ce­de­mos y a dón­de va­mos. Pues es­to es lo mis­mo. Es ex­tra­ño. Qué­de­se us­ted con eso, que es ex­tra­ño. Y bas­ta.

La po­si­bi­li­dad de que la gue­rra fa­mi­liar de los Sán­chez Vi­ca­rio se re­suel­va hoy con un acuer­do co­mo aquel que tu­vie­ron lis­to pa­ra fir­mar se ha com­pli­ca­do aún más que en­ton­ces. Emi­lio Sán­chez Vi­ca­rio si­gue in­ten­tán­do­lo. Pe­ro los acu­sa­dos con­fían en que, si no pac­tan an­tes, el ca­so ter­mi­ne ar­chi­ván­do­se. Creen que la jue­za ten­drá en cuen­ta aquel ac­ta notarial que la pro­pia Arantxa fir­mó o de­ta­lles co­mo que su ad­mi­nis­tra­dor no acu­die­se a de­cla­rar y que es­té li­qui­dan­do las em­pre­sas.

La ex­te­nis­ta, por su par­te, dispu­ta dos par­ti­dos en uno: en Es­pa­ña acu­sa a sus pa­dres y pro­cla­ma su rui­na; en Mia­mi son­ríe en la fies­tas y pre­su­me de vi­da de es­tre­lla. Tam­bién jue­ga así con su fa­mi­lia.

se va a mu­dar a una nue­va ca­sa, un ati­co en mia mi va­lo­ra­do en 2,5 mi­llo­nes de eu­ros

Co­mo si sa­ca­ra y res­ta­ra a la vez. Man­tie­ne la cau­sa ju­di­cial abier­ta, el con­flic­to pú­bli­co pe­ro, en pa­ra­le­lo, tra­ta de al­can­zar un acuer­do que evi­te el desen­la­ce in­cier­to en los juz­ga­dos. De­cla­ra an­te la juez que no se ha­bla con na­die de su fa­mi­lia y, a la vez, es­cri­be una car­ta a su her­mano Emi­lio: “Te pa­so lo que ha­bla­mos ayer por la no­che […] pa­ra po­der zan­jar to­dos los te­mas tan­to a ni­vel pe­nal co­mo los ci­vi­les que vie­nen y po­drán ve­nir des­pués, y así de­jar de ha­cer­nos más da­ño”.

Arantxa alar­ga el pun­to co­mo si fue­ra uno de esos pe­lo­teos des­de el fon­do de la can­cha en aque­llas in­ten­sas fi­na­les de Grand Slam que dispu­taba en los no­ven­ta con­tra Mo­ni­ca Se­les o Graf. En­ton­ces na­die du­da­ba de su co­ra­je, de su fuer­za, de que pu­die­ra ga­nar. Hoy su match ball es­tá en el ai­re. Pen­dien­te, co­mo su­ce­día en­ton­ces tam­bién a ve­ces, de la de­ci­sión de un juez, pe­ro ya no de pis­ta. Aun­que, es­ta vez, sin nin­gún tro­feo en jue­go y con po­cas op­cio­nes, pa­se lo que pa­se, de que na­die va­ya a ce­le­brar na­da. �

1

5

3

2

4

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.