LOS ‘ EMAILS’ DE LA IRA

Al prin­ci­pio, la co­di­rec­to­ra de Sony, Amy Pas­cal, pen­só que eles­que­le to ro­jo que apa­re­cíaen­su or­de­na­dor era una bro­ma. Des­pués su­po que Sony aca­ba­ba de ser ata­ca­da por hac­kers’. De­ce­nas de emails’ pri­va­dos, con­ver­sa­cio­nes ylos­suel­dos de los ac­to­res más f

Vanity Fair (Spain) - - CONTENTS - FO­TO MON­TA JE DE SEAN MCCA­BE

To­do pa­re­cía una bro­ma, has­ta que hac­kea­ron los or­de­na­do­res de Sony y mi­les de emails con los suel­dos de las es­tre­llas de Holly­wood in­va­die­ron la red. ¿ El mo­ti­vo? La pe­lí­cu­la La en­tre­vis­ta, una sá­ti­ra so­bre el lí­der nor­co­reano.

Alas 8:30 de la ma­ña­na, Amy Pas­cal lle­gó a su ofi­ci­na si­tua­da en las de­pen­den­cias de Sony, en Ca­li­for­nia. Pas­cal, de 56 años, se cuen­ta en­tre las per­so­nas más po­de­ro­sas de Holly­wood. Ha­bía lo­gra­do que le asig­na­ran el am­plio des­pa­cho que ocu­pó, en­tre 1930 y 1940, Louis B. Ma­yer, cuan­do los es­tu­dios de Sony al­ber­ga­ban la se­de de la Me­tro-Goldywn-Ma­yer.

En la épo­ca de Ma­yer, los se­cre­tos de la pro­duc­to­ra es­ta­ban a sal­vo, pues­to que no sa­lían de las cua­tro pa­re­des de una sa­la in­so­no­ri­za­da en la que es­ta­ba el te­lé­fono y que se en­con­tra­ba jun­to al des­pa­cho del pro­duc­tor. Pas­cal no creía ne­ce­si­tar esa sa­la in­so­no­ri­za­da. Co­mo to­dos los de­más, se co­mu­ni­ca­ba a tra­vés del email. Sin em­bar­go, aque­lla ma­ña­na, mien­tras da­ba co­mien­zo a su jor­na­da, des­cu­brió que un ex­tra­ño fan­tas­ma le ha­bía pi­ra­tea­do el or­de­na­dor. En la pan­ta­lla se veía un res­plan­de­cien­te es­que­le­to de un co­lor ro­jo san­gre que mos­tra­ba unos col­mi­llos jun­to a las si­guien­tes pa­la­bras: “Pi­ra­tea­do por #GOP [Guar­dia­nes de la Paz, en cas­te­llano]”.

Por en­ci­ma del es­que­le­to se leía una omi­no­sa ad­ver­ten­cia: “He­mos ob­te­ni­do to­dos sus da­tos in­ter­nos, así co­mo sus se­cre­tos, in­clui­dos los más con­fi­den­cia­les. Si no nos obe­de­cen, mos­tra­re­mos al mun­do los da­tos que apa­re­cen más aba­jo”. Esos da­tos con­sis­tían en cin­co en­la­ces que lle­va­ban a los ar­chi­vos in­ter­nos del gi­gan­te del en­tre­te­ni­mien­to.

Pas­cal creyó que aque­llo era una bro­ma. Sin em­bar­go, lla­mó a Mi­chael Lyn­ton, de 55 años, con­se­je­ro de­le­ga­do y pre­si­den­te de Sony Pic­tu­res. Lyn­ton le di­jo que ya le ha­bían avi­sa­do de la ame­na­za. El di­rec­tor fi­nan­cie­ro de la em­pre­sa, Da­vid Hend­ler, le ha­bía lla­ma­do pa­ra ex­pli­car­le que es­ta­ban su­frien­do el ata­que ci­ber­né­ti­co de la or­ga­ni­za­ción Guar­dia­nes de la Paz. Iban a apa­gar to­do el sis­te­ma in­for­má­ti­co de Sony, in­clui­das la red de tra­ba­jo, in­ter­net y to­das las pá­gi­nas di­ri­gi­das a clien­tes, pa­ra li­mi­tar el al­can­ce de los da­ños. Pi­die­ron a los 3.500 em­plea­dos de los es­tu­dios que apa­ga­ran en­se­gui­da sus or­de­na­do­res y se cer­cio­ra­ran de que ni los te­lé­fo­nos ni las ta­ble­tas es­ta­ban co­nec­ta­dos a la co­ne­xión inalám­bri­ca. Aque­llo pa­re­cía ser una mo­les­tia tem­po­ral. “Un pro­ble­ma de un día”, dic­ta­mi­nó un su­per­vi­sor de Sony. Pas­cal re­to­mó su jor­na­da la­bo­ral, re­ple­ta de reunio­nes con pro­duc­to­res, agen­tes y eje­cu­ti­vos.

El 24 de no­viem­bre era un día tran­qui­lo en el des­pa­cho de la pro­duc­to­ra de Seth Ro­gen y su so­cio Evan Gold­berg, ubi­ca­da en los es­tu­dios de Sony. Ro­gen se en­con­tra­ba au­sen­te; Gold­berg, de­lan­te del or­de­na­dor. “Uno de los ti­pos que tra­ba­ja­ban en el de­par­ta­men­to de mon­ta­je vino a to­da pri­sa y me di­jo que des­ac­ti­va­ra la wi­fi del mó­vil y del iPad”, re­cuer­da Gold­berg. “Yo le pre­gun­té: ‘¿Por qué?’. Y úni­ca­men­te me con­tes­tó: ‘¡Sony aca­ba de su­frir un ata­que in­for­má­ti­co! ¡Se lo ten­go que con­tar a to­dos los de­más’, y se­mar­chó co­rrien­do a di­fun­dir la no­ti­cia”.

Cuan­do Gol­berg sa­lió de su ofi­ci­na, el am­bien­te en el es­tu­dio, nor­mal­men­te ale­gre, pa­re­cía sa­ca­do de una es­ce­na de Juer­ga has­ta el fin, una co­me­dia de Ro­gen y Gold­berg de 2013, en la que Ja­mes Fran-co or­ga­ni­za una fies­ta con sus ami­gos de la vi­da real du­ran­te un apo­ca­lip­sis de fic­ción.

De pron­to, Sony se en­con­tra­ba en una era pre­di­gi­tal. Quien ha­bía per­pe­tra­do el ata­que in­for­má­ti­co con­tra la com­pa­ñía no so­lo ha­bía sus­traí­do los da­tos in­ter­nos, lo ha­bía bo­rra­do to­do a su pa­so. Los em­plea­dos se vie­ron obli­ga­dos a co­mu­ni­car­se me­dian­te no­tas en pa­pel, lla­ma­das rea­li­za­das des­de sus mó­vi­les per­so­na­les... Se creó un cen­tro de se­gui­mien­to en una sa­la es­pe­cial del edi­fi­cio Ge­ne Kelly. Va­rios miem­bros muy des­ta­ca­dos del equi­po eje­cu­ti­vo de Sony em­pe­za­ron a man­te­ner reunio­nes pa­ra tra­zar un plan de ac­ción. Sin em­bar­go, con­ta­ban con muy po­cas pis­tas al mar­gen de los or­de­na­do­res de la em­pre­sa, en los que úni­ca­men­te po­día ver­se el es­que­le­to y la si­guien­te ad­ver­ten­cia: “De­ci­dan qué van a ha­cer has­ta el 24 de no­viem­bre, a las 23:00 (GMT)”. Cuan­do esa ho­ra lle­gó y pa­só sin que na­da hu­bie­ra su­ce­di­do, los eje­cu­ti­vos de Sony, in­clui­dos Lyn­ton y Pas­cal, ex­ha­la­ron un sus­pi­ro de ali­vio. Pe­ro aque­llo no era más que la cal­ma que pre­ce­de a la tor­men­ta. La si­tua­ción pa­re­cía sa­ca­da de una pe­lí­cu­la, y tam­bién la ha­bía ori­gi­na­do una pe­lí­cu­la. Una co­me­dia ti­tu­la­da La en­tre­vis­ta.

Seth Ro­gen y Evan Gold­berg, am­bos de 32 años, ha­bían si­do guio­nis­tas fi­jos de Da Ali G Show, un pro­gra­ma de Sa­cha Ba­ron Cohen, pro­ta­go­nis­ta de Bo­rat. El fil­me, una atre­vi­da co­me­dia de Cohen de 2006, ha­bía de­mos­tra­do que se po­día pre­sen­tar una sá­ti­ra de un país en­te­ro sin que su­ce­die­ra na­da gra­ve por ello. A Ro­gen se le ocu­rrió una idea: “una pe­lí­cu­la so­bre un pe­rio­dis­ta que con­si­gue una en­tre­vis­ta con un per­so­na­je que tie­ne muy ma­la fa­ma, y a quien des­pués abor­da la CIA pa­ra que ase­si­ne a di­cho per­so­na­je”, re­me­mo­ra.

Ro­gen, Gold­berg y Dan Ster­ling, guio­nis­ta con quien am­bos co­la­bo­ran, de­ci­die­ron que ha­bía un fi­lón có­mi­co en Co­rea del Nor­te y en su des­pó­ti­co lí­der, Kim Jong Il, que por aquel en­ton­ces te­nía 69 años. Se­gún la pro­pa­gan­da, Kim Jong Il ha­bía na­ci­do du­ran­te un do­ble ar­coí­ris, ha­bía apren­di­do a an­dar a las tres se­ma­nas, ha­bía es­cri­to 1.500 li­bros en la uni­ver­si­dad y ha­bía com­pues­to seis ópe­ras.

Pa­ra el dic­ta­dor, las pe­lí­cu­las su­po­nían una vía de es­ca­pe, y aca­bó de­jan­do su im­pron­ta en la in­dus­tria ci­ne­ma­to­grá­fi­ca de su país “co­mo guio­nis­ta, pro­duc­tor, eje­cu­ti­vo y crí­ti­co; se hi­zo aman­te de

“ESOS ‘EMAILS’ NOS PER­MI­TIE­RON CO­NO­CER MU­CHAS CON­VER­SA­CIO­NES SE­CRE­TAS”

(UNA GEN­TE)

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.