CI­TA CON EL JE­QUE

De to­dos los pa­la­ce­tes que la aris­to­cra­cia bri­tá­ni­ca po­seía en Lon­dres so­lo uno, Dud­ley Hou­se, si­gue sien­do hoy una re­si­den­cia pri­va­da. El je­que ca­ta­rí Ha­mad bin Ab­da­lá al Tha­ni, de 33 años, ha res­tau­ra­do es­ta man­sión de 4.000 me­tros cua­dra­dos y le ha dev

Vanity Fair (Spain) - - CONTENTS - Por JA­MES RE­GI­NA­TO FO­TO­GRA­FÍA DE JO­NAT­HAN BEC­KER

De to­dos los pa­la­ce­tes que la aris­to­cra­cia po­seía en Lon­dres so­lo Dud­ley Hou­se si­gue sien­do una re­si­den­cia pri­va­da. El je­que ca­ta­rí Ha­mad bin Ab­da­lá al Tha­ni abre las puer­tas de es­ta man­sión de 4.000me­tros cua­dra­dos.

“AL LA­DO DE ES­TE LU­GAR, EL PA­LA­CIO DE BUC­KING­HAM PA­RE­CE ANO­DINO”, CO­MEN­TÓ ISA­BEL II

En otra épo­ca, en In­gla­te­rra, hu­bo ca­si el mis­mo nú­me­ro de es­plén­di­das man­sio­nes cam­pes­tres que de re­si­den­cias igual­men­te pa­la­cie­gas en Lon­dres. Du­ran­te los si­glos XVIII y XIX se con­si­de­ra­ba de ri­gor man­te­ner tam­bién un pa­la­ce­te en la me­tró­po­li. De­bi­do a los im­pe­ra­ti­vos eco­nó­mi­cos y a los es­tra­gos que cau­sa­ron los bom­bar­deos ale­ma­nes en la II Gue­rra Mun­dial, de los cien­tos de edi­fi­cios de es­te ti­po que en su mo­men­to exis­tie­ron so­lo han so­bre­vi­vi­do unos po­cos; y los que per­sis­tie­ron se di­vi­die­ron ha­ce mu­cho tiem­po pa­ra trans­for­mar­los en apar­ta­men­tos, em­ba­ja­das, ofi­ci­nas o clu­bes.

Dud­ley Hou­se, si­tua­da en el nú­me­ro 100 de Park La­ne y re­si­den­cia lon­di­nen­se de la fa­mi­lia Ward des­de la dé­ca­da de 1730, co­rrió una suer­te si­mi­lar. Sin em­bar­go, gra­cias a una in­gen­te for­tu­na pro­ce­den­te del gol­fo Pér­si­co, la vi­vien­da aca­ba de ser res­tau­ra­da pa­ra que al­can­ce un es­plen­dor qui­zá su­pe­rior al ori­gi­nal.

Tras una mi­nu­cio- sa re­for­ma de seis años, la re­si­den­cia, de 4.000me­tros cua­dra­dos y 17 dor­mi­to­rios, es el úni­co pa­la­cio aris­to­crá­ti­co de Lon­dres que fun­cio­na co­mo ho­gar pri­va­do de una úni­ca fa­mi­lia. Tam­bién es, su­pues­ta­men­te, el do­mi­ci­lio pri­va­do más ca­ro de Gran Bre­ta­ña, cu­yo va­lor se si­túa en torno a los 350 mi­llo­nes de eu­ros. Sin em­bar­go, más im­pac­tan­te que es­ta can­ti­dad re­sul­ta el co­men­ta­rio que hi­zo la rei­na Isa­bel II ha­ce unos me­ses, cuan­do acu­dió a una ce­na ce­le­bra­da en Dud­ley Hou­se: “Al la­do de es­te lu­gar, el pa­la­cio de Buc­king­ham pa­re­ce más bien ano­dino”, se co­men­ta que le di­jo ale­gre­men­te a su ama­ble an­fi­trión.

Nos re­fe­ri­mos a su al­te­za el je­que Ha­mad bin Ab­da­lá al Tha­ni. Miem­bro de la fa­mi­lia real ca­ta­rí, es el hi­jo de 33 años del je­que Ab­da­lá bin Ja­li­fa al Tha­ni (her­mano del an­ti­guo emir del país), y pri­mo her­mano del ac­tual emir, el je­que Ta­mim bin Ha­mad al Tha­ni.

Has­ta el 25 de enero, el pú­bli­co ha po­di­do com­pro­bar có­mo se ma­ni­fies­ta la opu­len­cia del ca­ta­rí tras vi­si­tar una ex­po­si­ción ce­le­bra­da en el Me­tro­po­li­tan Mu­seum of Art de Nue­va York, en la que se han mos­tra­do al­gu­nas de sus ad­qui­si­cio­nes más re­cien­tes, lla­ma­da Trea­su­res from In­dia: Je­wels from the Al-Tha­ni Co­llec­tion [Te­so­ros de la In­dia: Jo­yas de la co­lec­ción Al Tha­ni], una mues­tra in­te­gra­da por es­pec­ta­cu­la­res ob­je­tos de­co­ra­ti­vos que for­ma­ron par­te de los bie­nes de ma­ra­jás, ni­zams, sul­ta­nes y em­pe­ra­do­res de la In­dia en­tre los si­glos XVII y XX. La ex­po­si­ción, co­mi­sa­ria­da por Na­vi­ma Na­jat Hai­dar, miem­bro del Me­tro­po­li­tan, de­be­ría ha­ber ser­vi­do pa­ra de­mos­trar que Al Tha­ni no es un ri­quí­si­mo je­que co­mo los de­más. “Ha­mad co­men­zó a re­unir su co­lec­ción ha­ce cin­co años. Me ha im­pre­sio­na­do mu­cho la can­ti­dad de ob­je­tos es­plén­di­dos que ha si­do ca­paz de ad­qui­rir en un pe­río­do tan bre­ve”, de­cla­ra Hai­dar.

Se­gu­ra­men­te las can­ti­da­des ili­mi­ta­das de di­ne­ro ayu­dan, pe­ro da la im­pre­sión de que al je­que Ha­mad lo ins­pi­ran, so­bre to­do, el in­creí­ble en­tu­sias­mo y la pa­sión que sien­te por el ar­te y las an­ti­güe­da­des. Gra­cias a es­te fer­vor ha ac­ce­di­do a par­ti­ci­par en es­te per­fil so­bre su per­so­na, al­go que ha­ce por pri­me­ra vez, y a abrir las puer­tas de Dud­ley Hou­se pa­ra que fo­to­gra­fie­mos la vi­vien­da.

Las pa­la­bras “Com­me je fus” [Co­mo fui] re­sul­tan fá­cil­men­te vi­si­bles des­de Hy­de Park, fren­te al cual se en­cuen­tra Dud­ley Hou­se. El le­ma se lee en el enor­me es­cu­do de ar­mas de la fa­mi­lia Ward. Los Ward, un an­ti­guo li­na­je, al­can­za­ron gran ri­que­za a prin­ci­pios del si­glo XIX, cuan­do se des­cu­brie­ron unas enor­mes re­ser­vas de car­bón en las fin­cas que po­seían en el con­da­do de Staf­fords­hi­re.

Lord Dud­ley (a quien la es­cri­to­ra Ma­da­me de Staël con­si­de­ra­ba “el úni­co hom­bre con sen­ti­mien­tos de to­da In­gla­te­rra”) pu­so en­mar­cha una gran am­plia­ción de la ca­sa del nú­me­ro 100 de Park La­ne que la fa­mi­lia lle­va­ba ocu­pan­do des­de la dé­ca­da de 1730, pa­ra que re­fle­ja­ra la me­jo­ra de su ri­que­za y de su po­si­ción. En 1885, el mo­men­to en que los Ward le

sa­ca­ron el ma­yor ren­di­mien­to eco­nó­mi­co a las mi­nas, en­car­ga­ron la crea­ción de un es­plén­di­do sa­lón de bai­le de pa­re­des de­co­ra­das con pan de oro, es­pe­jos y una ara­ña, y tam­bién de una ga­le­ría de cua­dros con co­lum­nas de már­mol ilu­mi­na­da por la par­te su­pe­rior, en­tre cu­yos te­so­ros se en­con­tra­ban dos te­las de Ra­fael. Esa sun­tuo­si­dad hi­zo que Dud­ley Hou­se se con­vir­tie­ra en uno de los si­tios fa­vo­ri­tos de Ber­tie, el ar­dien­te prín­ci­pe de Ga­les (que des­pués de con­ver­ti­ría en Eduar­do VII), y su aman­te, la ac­triz Li­llie Langtry, pa­ra sus ci­tas amo­ro­sas.

Afi­na­les del si­glo XIX, los desor­bi­ta­dos gas­tos ne­ce­sa­rios pa­ra man­te­ner una re­si­den­cia tan es­plén­di­da co­mo Dud­ley Hou­se al­can­za­ron ci­fras prohi­bi­ti­vas, in­clu­so pa­ra una fa­mi­lia que se­guía sien­do ri­ca. En 1895, el se­gun­do con­de de Dud­ley ven­dió el 100de Park La­ne a sir Jo­seph Ro­bin­son, mag­na­te su­da­fri­cano de los dia­man­tes.

En 1912 sir John Hu­bert Ward, her­mano me­nor del se­gun­do con­de, vol­vió a ad­qui­rir la ca­sa re­cu­rrien­do a la for­tu­na de su es­po­sa, una he­re­de­ra es­ta­dou­ni­den­se lla­ma­da Jean Tem­ple­ton Reid. Los Dud­ley-Ward vi­vie­ron ca­si 30 años de gran bri­llo so­cial en la re­si­den­cia, mien­tras se ven­dían y se de­rruían mu­chos de los otros pa­la­ce­tes fa­mi­lia­res de Lon­dres. Es­te úl­ti­mo pe­río­do de es­plen­dor que­dó arra­sa­do en 1940, cuan­do las bom­bas ale­ma­nas oca­sio­na­ron gra­ves da­ños en Dud­ley Hou­se, que pos­te­rior­men­te se trans­for­mó en un edi­fi­cio de ofi­ci­nas.

En 2005, con ape­nas 24 años, el je­que Ha­mad se en­te­ró de que exis­tía la po­si­bi­li­dad de que ven­die­ran el edi­fi­cio. “Unos años an­tes, en un li­bro, ha­bía vis­to unas fo­to­gra­fías an­ti­guas de la ca­sa”, me cuen­ta una tar­de, en uno de los sa­lo­nes de la man­sión. “Era un edi­fi­cio de gran be­lle­za, aun­que en muy mal es­ta­do”. El je­que nun­ca ha si­do ca­paz de re­sis­tir­se a lo be­llo. “Mi ob­se­sión por la be­lle­za em­pe­zó cuan­do era jo­ven”, di­ce co­mo si es­tu­vie­ra ha­blan­do de una adic­ción.

Aun­que su pa­dre fue pri­mer mi­nis­tro de Ca­tar en­tre 1996 y 2007, su fa­mi­lia (Ha­mad es el ma­yor de seis her­ma­nos, y tie­ne una her­ma­nas­tra fru­to del pri­mer ma­tri­mo­nio del pro­ge­ni­tor) pa­sa­ba lar­gas tem­po­ra­das en Fran­cia, país en el que po­seían un châ­teau si­tua­do a las afue­ras de Pa­rís. Mien­tras es­tu­dia­ba Cien­cias Po­lí­ti­cas en la Uni­ver­si­dad de Co­ventry, Ha­mad man­te­nía una sui­te en el ho­tel Cla­rid­ge’s, y la ca­pi­tal bri­tá­ni­ca fue atra­yén­do­lo ca­da vez más. “Así que les di­je a mis pa­dres: ‘Creo que de­be­ría­mos dis­po­ner de una se­de fa­mi­liar en Lon­dres”. “Des­pués, un día, cuan­do me en­te­ré de que Dud­ley Hou­se es­ta­ba dis­po­ni­ble, los lla­mé in­me­dia­ta­men­te”.

Las per­so­nas con las que Ha­mad com­par­te Dud­ley Hou­se con­ma­yor fre­cuen­cia son­dos de sus her­ma­nos: el je­que Suhaim, de 28 años, y el je­que Fahad, de 26. En los úl­ti­mos tiem­pos, am­bos jó­ve­nes han sur­gi- do apa­ren­te­men­te de la na­da pa­ra con­ver­tir­se en “la nue­va su­per­po­ten­cia”, se­gún los han de­no­mi­na­do los ex­per­tos de la hí­pi­ca bri­tá­ni­ca. To­do co­men­zó ha­ce po­cos años, cuan­do el je­que Fahad, con cier­to es­pí­ri­tu tra­vie­so y mien­tras es­tu­dia­ba, com­pró un ca­ba­llo sin con­tár­se­lo a su fa­mi­lia y lo ins­cri­bió en una ca­rre­ra. Fahad no tar­dó en con­ven­cer a su her­mano ma­yor de que fun­da­ra las em­pre­sas Qa­tar Ra­cing, que en la ac­tua­li­dad en­tre­na a más de 300 pu­ra­san­gres en to­do el mun­do, y Qa­tar Bloods­tock, que po­see más de 150 se­men­ta­les, ye­guas de cría y po­tros. Las dos com­pa­ñías son sub­si­dia­rias del con­glo­me­ra­do QIPCO [Con­sor­cio de In­ver­sión y Desa­rro­llo de Pro­yec­tos de Ca­tar, en sus si­glas en in­glés], que se ha con­ver­ti­do en el ma­yor pa­tro­ci­na­dor de las com­pe­ti­cio­nes hí­pi­cas bri­tá­ni­cas. Pe­ro fue la de­ci­sión de la rei­na de per­mi­tir que QIPCO se con­vir­tie­ra en el pri­mer so­cio co­mer­cial, con ca­rác­ter ofi­cial, del Ro­yal As­cot de ju­nio lo que ha si­tua­do a los her­ma­nos Al Tha­ni en lo más al­to del es­ca­la­fón de­por­ti­vo y tam­bién de la so­cie­dad.

En la ac­tua­li­dad, en Lon­dres, to­do el mun­do ha­bla del je­que Ha­mad de Park La­ne, al­me­nos en de­ter­mi­na­dos círcu­los. Sus so­fis­ti­ca­das ce­nas se en­cuen­tran en­tre los even­tos más desea­dos. Por lo vis­to, la rei­na ha acu­di­do a ellas en numeros as oca­sio­nes (“Al­gu­nas”, re­co­no­ce Ha­mad con cau­te­la). “Co­mo an­fi­trión, no po­dría ser más per­fec­to”, de­cla­ra Lily Spen­cer- Chur­chill, du­que­sa viu­da de Marl­bo­rough. “El ca­viar, los vi­nos ele­gi­dos, las flo­res... Lo­gra crear un am­bien­te má­gi­co

“LA LÍ­NEA QUE SE­PA­RA LA ELE­GAN­CIA DE LA VUL­GA­RI­DAD EW MUY FI­NA”, DI­CE EL JE­QUE

y los in­vi­ta­dos reac­cio­nan a ello. Las­mu­je­res se po­nen ves­ti­dos lar­gos y lu­cen sus jo­yas. Sa­les de allí co­mo si es­tu­vie­ras flo­tan­do. Con­si­gue lle­var­te a otro mun­do: a uno de per­fec­ción ab­so­lu­ta”.

“Ges­tio­na la ca­sa co­mo si aque­llo fue­ra Down­ton Ab­bey”, aña­de lady Eli­za­beth An­son, la or­ga­ni­za­do­ra más ex­clu­si­va de even­tos de In­gla­te­rra y pri­ma her­ma­na de la rei­na. “A las seis de la tar­de los em­plea­dos se po­nen pa­ja­ri­ta blan­ca y frac. Pe­ro él no pre­ten­de alar­dear, no lo ne­ce­si­ta en ab­so­lu­to. Úni­ca­men­te ha­ce las co­sas si­guien­do el es­ti­lo de la ca­sa, a la ma­ne­ra en que to­do se lle­va­ba a ca­bo has­ta la II Gue­rra Mun­dial. Tie­ne un gus­to ex­qui­si­to; con es­to quie­ro de­cir que la vul­ga­ri­dad bri­lla por su au­sen­cia”, afir­ma An­son, quien ha pla­ni­fi­ca­do nu­me­ro­sos even­tos jun­to al je­que Ha­mad a lo lar­go de los úl­ti­mos tres años. El 27 de oc­tu­bre de 2014, el ca­ta­rí pre­pa­ró una inau­gu­ra­ción pri­va­da y una ce­na en el Me­tro­po­li­tan de Nue­va York pa­ra la aper­tu­ra de Trea­su­res from In­dia, a la que acu­die­ron 150 in­vi­ta­dos de pri­mer or­den. Lady Eli­za­beth su­per­vi­só la se­lec­ción y el ves­tua­rio de 104 ca­ma­re­ros que pa­re­cían mo­de­los, a los que se ata­vió me­ticu­losa­men­te con pa­ja­ri­tas blan­cas y fracs, así co­mo con guan­tes blan­cos. La pro­por­ción tan ele­va­da que ha­bía en­tre em­plea­dos e in­vi­ta­dos so­lo fue uno de los ele­men­tos que hi­cie­ron de esa ve­la­da, con to­da se­gu­ri­dad, una de las ce­nas pri­va­das de inau­gu­ra­ción más es­plén­di­das que ja­más se ha­yan vis­to en el Me­tro­po­li­tan. En el Gran Sa­lón se co­lo­ca­ron unos mo­nu­men­ta­les ja­rro­nes de hie­lo (ta­lla­dos a mano por ar­te­sa­nos traí­dos de In­gla­te­rra), en los que se gra­bó el bla­són de los Al Tha­ni, co­ro­na­dos por co­lo­sa­les com­po­si­cio­nes de hor­ten­sias ver­des.

Da­do que él tam­bién po­dría ser con­si­de­ra­do una es­pe­cie de ma­ra­já, re­sul­ta muy apro­pia­do que el je­que Ha­mad ten­ga una afi­ni­dad es­pe­cial con los mag­ní­fi­cos ob­je­tos im­pe­ria­les de la ex­po­si­ción. Em­pe­zó a co­lec­cio­nar­los en 2009, tras vi­si­tar la mues­tra Maha­ra­jas ce­le­bra­da en el Vic­to­ria and Al­bert Mu­seum, en la que se in­cluían va­rias pie­zas ver­da­de­ra­men­te asom­bro­sas. “Pen­sé que se­ría ma­ra­vi­llo­so po­der te­ner un ob­je­to se­me­jan­te”, re­cuer­da que sin­tió en esa oca­sión. Cin­co años des­pués po­see 300. “Mi gran de­bi­li­dad son los to­ca­dos y las da­gas”. Lo­ca­li­zar las pie­zas no ha si­do ta­rea fá­cil. Po­cas de ellas si­guen en la In­dia. Las fa­mi­lias no­bles del país las ven­die­ron ha­ce mu­cho tiem­po, en es­pe­cial des­pués de que la na­ción se in­de­pen­di­za­ra en 1947. A prin­ci­pios del si­glo XX, los ma­ra­jás ha­bían lle­va­do enor­mes car­ga­men­tos de jo­yas a Car­tier y a otros jo­ye­ros pa­ri­si­nos, pa­ra que las vol­vie­ran a ta­llar y en­gas­tar si­guien­do el art dé­co y otros es­ti­los eu­ro­peos. Cuan­do lo aque­ja el in­som­nio, el je­que Ha­mad sue­le que­dar­se has­ta la ma­dru­ga­da re­vi­san­do ca­tá­lo­gos y li­bros de re­fe­ren­cia pa­ra lo­ca­li­zar pie­zas que quie­re ad­qui­rir. “Cuan­do me des­pier­to sue­lo te­ner un e-mail su­yo, en­via­do so­bre las tres de la­ma­ña­na, en el que­me di­ce, por ejem­plo: ‘He vis­to una re­fe­ren­cia de es­te jig­ha [ jo­ya pe­que­ña que lle­va­ban los em­pe­ra­do­res mo­go­les en el tur­ban­te] en tal o cual co­lec­ción en 1931. Des­cu­bre dón­de se en­cuen­tra pa­ra que po­da­mos com­prar­lo”, me ex­pli­ca Amin Jaf­fer, quien or­ga­ni­zó Maha­ra­jas en el Vic­to­ria and Al­bert y que ac­tual­men­te es el di­rec­tor in­ter­na­cio­nal de ar­te asiá­ti­co de Ch­ris­tie’s. “Soy una per­so­na ob­se­si­va —re­co­no­ce su al­te­za—, pe­ro se­lec­ti­va”. Por des­lum­bran­tes que sean sus jo­yas, así co­mo su ca­sa, él ase­gu­ra que hu­ye del ex­ce­so: “La lí­nea que se­pa­ra la ele­gan­cia de la vul­ga­ri­dad es muy fi­na. Hoy to­do el mun­do quie­re com­prar obras de los mis­mos ar­tis­tas y te­ner las mis­mas co­sas. Me pa­re­ce muy gro­se­ro”. Des­pués de re­co­rrer la es­tan­cia con la mi­ra­da du­ran­te un ins­tan­te, no pue­de evi­tar ex­pre­sar cier­ta sa­tis­fac­ción tras sus años de in­ten­sa de­di­ca­ción a Dud­ley Hou­se y sus co­lec­cio­nes: “El re­sul­ta­do no es­tá mal”, con­clu­ye. �

“La man­sión Dud­ley es­tá va­lo­ra­da en más de 350 mi­llo­nes de eu­ros y se con­si­de­ra el do­mi­ci­lio pri­va­do más ca­ro de In­gla­te­rra”

La fa­cha­da de ac­ce­so de Dud­le­yHou­se, en Park La­ne, en ju­lio de 1890. Pro­ce­de de una se­rie de fo­tos to­ma­das por el se­gun­do con­de

de Dud­ley. UNA JO­YA EN PARK LA­NE

La rei­na Isa­bel II y el je­que Al Tha­ni

con­ver­san en As­cot du­ran­te las com­pe­ti­cio­nes del Bri­tish Cham­pions Day, el 19 de oc­tu­bre

de 2013.

en las ca­rre­ras

Dud­le­yHou­se

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.